Noticias de Arquitectura


The architecture of recession
marzo 7, 2009, 3:21 pm
Filed under: Contemporanea | Etiquetas:

Jonathan Glancey
guardian.co.uk, Friday 6 March 2009 17.22 GMT
Article history

The economic crisis has put paid to the trophy building projects of the last 20 years, but architects need not despair – the wheel will turn

‘Bigger. Faster. Stronger. Shinier’: Norman Foster’s Swiss Re building, London. Photograph: Philippa Lewis/© Edifice/Corbis

The mantra of zealous modern architects in Britain, Europe and the United States during the great depression of the 1930s was “form follows function”. They bided their time, nurtured their ideals and came to prominence in the decades following the second world war. Since then, modern architecture has passed up, down and through many aesthetic – “form follows fashion” – and economic hoops.

Today, as architects of the global stature of Frank Gehry, Norman Foster and Richard Rogers lay off staff – half of them, in Gehry’s case – the mantra ringing through their minds is very probably “form follows finance”. Just look at the extraordinary worldwide construction boom of the past decade. Entire cities – London, Leeds, downtown Los Angeles, Berlin, Beijing and Shanghai – have grown, changed shape and shot up into the sky in a gung-ho manner that makes some of them almost unrecognisable from the way they were such a short while ago.

As the good times rolled with the madcap antics of international banking and promiscuous credit, the very shape of so much architecture and so many buildings began to change. Out went austere or ascetic minimalism, and in came a kaledeiscopic, cinematic new architecture featuring the fecund talents of the likes of Frank Gehry, Zaha Hadid, Daniel Libeskind and Rem Koolhaas, together with a host of younger architects for whom form appeared to follow fancy – although, in reality, it was following in the wake of a colossal economic boom.

Alongside this urgent flowering of sensational new design, came wave after wave of new skyscrapers. Bigger. Faster. Stronger. Shinier. By the time recession hit home late last year, there were plans afoot to hide what remained of the old City of London in a forest of new office towers, supported by both the former mayor of London, Ken Livingstone, and by his successor, Boris Johnson. There were plans to do much the same in Paris, with President Sarkozy actively promoting a new generation of towers for which the word “bling” would be too be too posh by half. Chicago was to have been dominated by a spiral skyscraper designed by the master of urban bling, Santiago Calatrava. And, so it went on.

And, now? A break in construction, certainly, but after the deluge? What then? Of course, it’s difficult to be sure of future developments in architecture, and yet there is a tendency for architectural action to be followed by reaction, and reaction by further reaction. The collapse of the British economy at the time of the oil crisis and three-day week of 1973-4, for example, spelled the end of straight-up-and-down modernist design, of public-sector architecture, concrete high-rise estates, concrete low-rise estates and Brutalism. A world that had been led by the heroes of post-war British modernists, among then Erno Goldfinger and Denys Lasdun, seemed to have come to a sudden stop.

When the going got good again, postmodern design, all bright colours, visual jokes, architectural puns, allusions, elisions, illusions swept into view. Architects such as Terry Farrell popped up with comic relief in the form of his TV-am studios in Camden Town, or architecture in the guise of a knowing street urchin. Piers Gough and his team at CZWG let rip with zany apartment blocks in London’s up-and-coming Docklands. Even the man who more or less invented architectural postmodernism, Robert “less is a bore” Venturi, was shipped in from the States, with his wife Denise Scott-Browne, to design the controversial new Sainsbury Wing of the National Gallery in Trafalgar Square.

But, when the economy dipped again at the end of the 1980s, po-mo was out, and a new wave of expressive modernism, the “iconic” architecture, effectively took its place. So what now? Recessions are a time for architects to rethink their game. They need not despair, but, rather, regroup for the next boom. For a while, I think there may well be a reaction to the fireworks of the past decade. Architects such as the Tokyo practices of Toyo Ito and Sanaa (currently at work on the design of this summer’s Serpentine Gallery pavilion in Kensington Gardens) point to one highly inventive, yet gentle future.

Equally, there may well be a return– up to a point – in public architecture and design. Indeed, government investment in building might even be necessary to help kick-start the UK economy in the months ahead. Schools. Hospitals. Colleges. Training centres. All of these would require architects to think out of the “iconic” box. Commercial skyscrapers and big-name museums and galleries have been flashy in recent years to draw maximum attention to themselves and to their promoters. This wouldn’t be necessary, or even desirable, in the case of clinics and schools.

A new modesty, then? Yes, for a while. But, when the wheel of fortune turns up again, expect a reaction to the New Modesty. Expect, at the very least, a Modesty Blaze, and then new forms of architecture that those being made redundant from their jobs, and those about to leave architecture school, are only beginning to formulate. And, by the way, applications to British architecture schools have never been higher. Architecture, more than most arts, requires, and even demands, optimism even in the face of the most severe economic downturns. The Empire State Building began to rise the very moment Wall Street crashed. Depression has not, after a shaky financial start, hindered its rise into the firmament of all-time architectural wonders.

Anuncios


Diez en arquitectura
septiembre 15, 2007, 5:12 am
Filed under: Contemporanea, Pais, ZABALBEASCOA

Europa está a la cabeza de los proyectos arquitectónicos. Una generación de profesionales ha tomado el relevo a las firmas más prestigiosas y sus nombres se codean ya con los grandes del siglo XX. Los nuevos estudios buscan soluciones sostenibles antes que la fama.

ANATXU ZABALBEASCOA 09/09/2007

Cuando Anne Lacaton y Jean Philippe Vassal recibieron el encargo de remodelar la plaza de Léon Aucoc, una pequeña sombra en un barrio de Burdeos, fueron a ver el lugar. Observaron los alcorques de los árboles, el polvo del pavimento. Se sentaron en los bancos, buscaron las papeleras, se fijaron en el grosor de la acera y, finalmente, presentaron un presupuesto para mantener en buen estado lo que había. Ése fue su diseño: no intervenir. Dar un paso atrás en arquitectura es algo atípico. Pero contener la urgencia de dejar una huella en el territorio es a veces, y paradójicamente, la condición indispensable para lograr, llegado el caso, dejar esa huella permanente, una construcción que termine por asimilarse a un lugar sin parecer impuesta. Así, aunque todos los proyectos de esta pareja de arquitectos franceses conservan el patrimonio existente y aunque sus propuestas sean siempre económicas y siempre lógicas, sus trabajos se leen hoy como revolucionarios. Y podrían verse como el estandarte de buena parte de la arquitectura que viene. La que, a falta de poder competir con los estudios de novecientos empleados que se reparten la construcción de las nuevas ciudades, compiten por la autoría de los museos del mundo y se disputan el rascacielos más alto, se concentra en preocupaciones que devuelven a la arquitectura sus atributos más básicos.

A la estela de las dos grandes tendencias europeas, el modelo suizo -de formas sencillas y acabados exquisitos, discretos y con materiales duraderos, el clásico de nuestro tiempo- y el modelo holandés -industrial, osado, rápido y eficaz-, aparece una voluntad de hacer callada, discreta, buscando más solucionar que clasificarse. Es la apuesta de muchos de los jóvenes ante el errante liderazgo de las estrellas. Nunca tan pocos arquitectos habían construido tanto. Firmas como la de Norman Foster (que roza los 1.000 empleados) se reparten los mayores proyectos del mundo. Así, a las nuevas generaciones les quedan cuatro opciones: llamar a la puerta de los grandes y subirse a uno de sus barcos; tratar inocentemente de emular su camino y lanzarse a construir en los nuevos territorios asiáticos; contentarse con las migajas o idear otras estrategias. Hemos elegido 10 estudios europeos internacionales con ideas propias. Están los que, como los franceses Jacob & MacFarlane, empezaron por dentro y sólo con gran cautela empiezan a sacar la cabeza fuera. Hay grupos, como OFIS, que en un país como Eslovenia, donde había mucho por hacer, han apostado por trabajar bien antes que rápido, y han creído que ser singular era más importante que ser espectacular. Entre los holandeses, MVRDV y UN-Studio apuestan más por preguntar que por responder. En España, Tuñón y Mansilla no sólo han tomado el relevo, sino que se han convertido en los arquitectos más prometedores de nuestro país. Ellos, como los hermanos portugueses Aires Mateus, también han elegido la técnica del paso atrás. De buscar en el pasado antes de dar palos de ciego en el futuro. En Inglaterra ha sido una arquitecta, Sarah Wigglesworth, la que ha llevado nuevos aires a la construcción high tech. La sostenibilidad y la opción de hacer gran arquitectura desde la pequeña escala acerca al estudio londinense con el que en Praga lidera Ivan Kroupa, que ha sabido demostrar cómo con tan sólo una casa se puede obtener fama mundial.

Con ese material trabajan hoy los arquitectos en un momento sin líderes claros y con un mundo complejo y frágil. Con todo, junto a estos 10 estudios, hay otros con ideas, preguntas y proyectos que no están pidiendo paso. Están avanzando. Y con su avance, cambian la arquitectura y el lugar donde vivimos.



Fotos de Arquitectura
agosto 25, 2007, 5:20 am
Filed under: Contemporanea


Arquitectura y tiempo
julio 28, 2007, 3:27 pm
Filed under: Contemporanea, Milenio

La crítica: espacios
Arquitectura y tiempo

Apesar de ser una invención humana, el tiempo pasa inevitablemente. Sin embargo, el significado de su paso sobre las obras que realizamos depende de la interpretación que decidamos darle.

26-Julio-07

Las casas duran un poco más que los hombres, pero cuando las construimos, muchas veces tenemos la ilusión de que serán eternas. Todo proceso de construcción es reversible y, además, siempre que se construye algo se tiene que destruir otra cosa. Otras artes no están sujetas tan estrictamente al tiempo, no obstante, todas (desde la música hasta la pintura) requieren de un lapso temporal para su producción. Una reflexión interesante del artista visual estadunidense Tom Friedman sugiere su postura frente al tema: “Toma la misma cantidad de tiempo imaginar un instante que toda la eternidad”.

La arquitectura y el tiempo están entrelazadas de muchas formas y son interdependientes. Uno de los modos de echar en el olvido una civilización pasada es demoler sus monumentos, una práctica tan común actualmente como lo era en la antigüedad.

El ser humano tiene la creencia de que la autenticidad de un edificio deriva no sólo de la personalidad de su autor, sino del grado en que representa los más altos valores de la sociedad en que éste vive.

Hoy en día estos “valores unitarios” son difíciles de identificar. Muy frecuentemente han sido sustituidos por las ideas del supuesto genio o de la autorrealización de los arquitectos. Este fenómeno ha obligado a que su autenticidad –y de ahí la aceptación social de la arquitectura y de las obras de arte en general– dependa en gran medida del talento personal del artista, que es de índole subjetivo y en muchas ocasiones incluso cuestionable (recomiendo leer el ensayo: Eduard Seckler Architecture and the flow of time).

Quizá éstas sean las razones por las cuales los monumentos de la actualidad envejecen tan rápidamente. Pero el fenómeno puede ser visto también con optimismo. En nuestra sociedad, altamente influida por los medios de comunicación, los hitos urbanos podrían renovarse cada diez años.

Lorenzo Rocha



Nueva mirada a la arquitectura contemporánea
julio 4, 2007, 11:22 pm
Filed under: Contemporanea, Vanguardia

Andalucía es la segunda comunidad autónoma en número de obras catalogadas en el siglo XX

MARGOT MOLINA – Sevilla – 29/06/2007

Ya se sabe que la buena arquitectura no se acabó con el Barroco e, incluso, algunos admiran los edificios del Movimiento Moderno; pero de ahí a valorar obras como un búnker, una gasolinera, una central hidroeléctrica o una depuradora hay un trecho. Precisamente ese trecho es el que se han propuesto recorrer las fundaciones Docomomo Ibérico, Mies van der Rohe y Caja de Arquitectos, que han elaborado el Inventario de la Arquitectura del siglo XX en España. El proyecto, coordinado por el arquitecto sevillano Carlos García Vázquez, incluye 5.600 obras en España que, según los especialistas, necesitan una protección especial para evitar que desaparezcan. Andalucía, con 1.063 de ellas, es la segunda comunidad en España en cuanto a número de arquitecturas del siglo XX. La primera es Madrid, con 1.237, y la tercera Cataluña, con 1.005.

Lo importante de este trabajo, además de la cantidad de obras analizadas e incluidas, es que por primera vez se consideran dignas de protección tipologías hasta ahora denostadas como viviendas de protección oficial, polígonos, edificios industriales, jardines, espacios interiores u obras civiles. “El hecho de que estas arquitecturas no se identifiquen como patrimonio las hace especialmente vulnerables. Corren un gran peligro de desaparecer frente a operaciones urbanísticas especulativas”, afirmó Lluís Hortet, director de Docomomo Ibérico y de la Fundación Mies van der Rohe, el pasado miércoles en Sevilla.
En busca de protección

El proyecto, que comenzó en 2005 e incluye también la arquitectura del siglo pasado en Gibraltar y en varias regiones del sur de Francia, ofrece ya el inventario de unos 6.000 bienes inmuebles en Internet (www.archxx-sudoe.es) aunque todavía no está completamente terminado. Los promotores del inventario lanzarán una publicación a finales de julio y tienen previsto una muestra itinerante. “Ésta es la primera fase, nuestro próximo objetivo es realizar una selección de 3.000 obras para pedir a las distintas Administraciones que las protejan, pero no sólo de la demolición; sino también de las intervenciones que, en algunos casos, son muy agresivas”, precisó García Vázquez, profesor en la Escuela de Arquitectura de Sevilla.

“En Andalucía el Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH) lleva años catalogando la arquitectura del siglo XX y el trabajo ha sido mucho más fácil que en otras comunidades porque hemos colaborado con ellos. Por ejemplo en Sevilla hay 293 bienes catalogados, en Córdoba, 214 y en Granada, 119”, precisa el coordinador.

A pesar de que se ha avanzado mucho en la protección de las obras del Movimiento Moderno, la arquitectura contemporánea sólo representa el 5% de la protegida en Andalucía. “No se trata sólo de una cuestión de sensibilidad cultural; sino también profesional, porque interesa a los arquitectos; turística, porque puede generar rutas y, por tanto, económica”, añade Lluís Hortet.

Fotografías: Las imágenes proceden de http://www.archxx-sudoe.es



Pabellón Mies van der Rohe acogerá premio europeo arquitectura contemporánea
enero 28, 2007, 11:42 pm
Filed under: Barcelona, Contemporanea, Mies

El pabellón Mies van der Rohe de Barcelona acogerá el próximo 14 de mayo el Premio de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea que, con una dotación de 50.000 euros, premiará una de las siete obras finalistas como la mejor construida en Europa en los últimos dos años.

Entre las siete obras finalistas figuran dos españolas: el edificio Veles e Vents de Valencia, proyectado por David Chipperfield y Fermín Vázquez, y el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla-León, obra de Luis Mansilla y Emilio Muñón, tal como ha comunicado hoy la Fundación Mies van der Rohe.

Además, el jurado que preside el arquitecto Ricky Burdett ha destacado un total de 33 obras que, por su calidad excepcional, se incluirán en la exposición y en el catálogo del premio de este año.

Esta treintena de obras han sido elegidas de una lista inicial de 273 proyectos propuestos por un grupo de expertos internacionales independientes y por las asociaciones de arquitectos de los países europeos, tal y como especifica la nota.

Cuatro de estas 33 obras seleccionadas son barcelonesas: la Torre Agbar, creada por Jean Nouvel; el mercado de Santa Caterina, de Enric Miralles y Benedetta Tagliabue; la biblioteca Jaume Fuster, de Josep Antoni Llinás y las viviendas Illa de la Llum en Diagonal Mar de Ignancio Patricio y Lluís Clotet.

Además, en esta lista definitiva de los trabajos seleccionados para exponerlos y publicarlos figuran dos madrileñas (la nueva área terminal del aeropuerto de Barajas hecha por Richard Rogers y el Ecobulevar de Vallecas ideado por Ecosistema Urbano Arquitectos), una granadina (la intervención que ha hecho el arquitecto Antonio Jiménez en la muralla nazarí y su entorno) y una canaria (la Torre Woermann de Abalos & Herreros).

Este premio de arquitectura europea se completa con la adjudicación de 10.000 euros al arquitecto emergente.

Terra Actualidad – EFE