Noticias de Arquitectura


Frank Gehry considers an accomplished past and uncertain future
marzo 1, 2009, 10:27 pm
Filed under: Ghery | Etiquetas:
Frank Gehry

Anne Cusack / Los Angeles Times
Renowned architect Frank Gehry turns 80 today.
As the renowned architect turns 80, the recession slows down his remaining grand projects.
By CHRISTOPHER HAWTHORNE, Architecture Critic
March 1, 2009
Frank Gehry, who turned 80 on Saturday, is the most famous architect in the world by a healthy margin. He is also, arguably, the most significant talent in American architecture since Frank Lloyd Wright. His firm, Gehry Partners, has streamlined a process in which his free-flowing sketches are turned into digital designs and then into dazzlingly unorthodox buildings around the world.

The success of Walt Disney Concert Hall, an acoustical and architectural triumph, has solidified his sometimes rocky relationship with Los Angeles, where he arrived with his family from Toronto in 1947 as a teenager. He has become a surprising pop-culture icon, designing a jewelry line for Tiffany and starring in a documentary by the late Sydney Pollack and in cartoon form in an episode of “The Simpsons.” He remains engaged in a range of new work, designing a huge branch of the Guggenheim Museum for a waterfront site in Abu Dhabi and fine-tuning a proposal that is among four finalists for the Dwight Eisenhower memorial in Washington, D.C.

And yet if Gehry now stands atop a mountain he spent much of his career trying to ascend — driven by a fierce ambition he has often tried to conceal beneath what he calls an aw-shucks persona — he does so at a moment when the mountain itself is beginning to crumble beneath his feet. After a decade in which a handful of leading architects became global stars — with Gehry leading the charge — and private and government clients alike were willing to finance jaw-dropping feats of architectural innovation, funding for new construction has suddenly vanished, as if overnight.

Most distressing of all for Gehry, two projects that he saw as capstones to his career, gigantic mixed-use developments on L.A.’s Grand Avenue and at Brooklyn’s Atlantic Yards, have both been put on hold.

“I’ve had a disappointing year, couple of years, with Grand Avenue and Brooklyn,” he said in a wide-ranging conversation in his office last week in which he was by turns ruminative, weary and hopeful. “All my life I’ve wanted to do projects like that, and they never came to me. And then all of a sudden I had two of them. I invested the last five years in them, and they’re both stopped. So it leaves a very hollow feeling in your bones.”

In response to the global slowdown, Gehry, like many of his peers, has been forced to radically cut his staff, which he said is now half the size it was just a year ago. In a broader sense, the virtuosic approach to design that Gehry has embodied since his Guggenheim Museum in Bilbao, Spain, opened to rapturous acclaim in 1997 faces an increasingly pointed critique within his profession.

For young architects, the way Gehry has organized his office and integrated new technology remains an inspiration. But for some of them, his recent work also represents the excesses of a decade that combined easy money and architectural celebrity. They are less interested in the bravura, photogenic icons that Gehry has lately produced — so-called signature buildings by a so-called starchitect — and more compelled by eco-friendly designs or anti-poverty efforts such as those aimed at providing affordable housing in rural areas. Other young architects are looking beyond the star model of architectural practice and toward communal, even anonymous, design initiatives.

Much of that shift is unsurprising, even predictable: a generational changing of the guard. But the extent of Gehry’s global prominence over the last decade and the speed with which the credit crunch has choked off building plans are both unique in the history of architecture. For a while, it seemed Gehry could hardly hire new staff quickly enough, and the building models in his studio — this one slated for Panama, that one for Princeton — were almost literally piled atop one another. The office now seems quiet.

And Gehry is clearly stung by the charge that his most mammoth projects — the Brooklyn development, in particular, which was originally planned to include as many as 16 towers — have been vehicles for self-aggrandizement forced on unwilling communities. After all, he has long painted himself as a lonely talent pushed to the periphery of the profession in the early decades of his career by myopic developers and less-principled colleagues.

In his mind, he doesn’t run roughshod over the little guy, as he has been accused of doing by neighborhood activists in Brooklyn. He is the little guy.

Given recent setbacks, he said, he is glad he accepted the commission in Abu Dhabi. His sprawling new Guggenheim, which he insists remains on track, is one anchor of a proposed cultural district called Saadiyat Island that would jut dramatically into the Persian Gulf. He is clearly thrilled to be working again with Thomas Krens, the former Guggenheim Museum director now spearheading the Abu Dhabi development.

“I was reluctant at first to do it,” Gehry said. “I thought, ‘I don’t want to go there now. It’s too far, it’s a new culture, I’m too old to get into it.’ And Krens prevailed and got me to go. And you know, if I hadn’t taken that job, the office would be a lot smaller today. It may very well help me get through this downturn.”

At 80, Gehry remains a hungry consumer of new ideas and images and remains noticeably sensitive to perceived slights — retaining the chip on his shoulder that has long provided him with a competitive edge over more sanguine peers.

Though he said he makes an effort not to spend too much time dwelling on the past or thinking about how his partners might get along without him, he hasn’t been able to banish such notions altogether. He acknowledges that he worries about what will become of his office without him and that he is actively considering various options for the future shape of Gehry Partners.

“I try not to look back,” he said. “There’s not much use in that. But when you get to my age, you get anxiety about succession.”

In certain ways, Gehry is better positioned than most of his famous globe-trotting colleagues to handle the economic crisis and the lower budgets and smaller staffs that come with it. He sheathed his early houses and commercial projects, after all, with provocatively cheap materials. Riffing on the messy, vital work of Robert Rauschenberg and other artists, he built his reputation one section of chain link and one sheet of corrugated metal or cardboard at a time. In 1978, Gehry recalled, he decided to walk away amicably from his biggest client, the Rouse Co., and in an effort to start fresh slashed his staff from roughly 50 architects to three.

“I’m prepared to do that again, if I have to,” he said. “Today, if there’s frugality, I’m ready. I’ll do corrugated again. It’s fun to work that way, and it’s easy. Why spend all the money for fancy details and stuff? You don’t need it. You can get the passion with simpler things.”

Still, the size of the firm over the last several years was no accident: Gehry wanted the office to be a behemoth with global reach, and he drove it toward that goal.

In other ways too, Gehry is making concessions to the current moment and to his age. He said he has abandoned plans to build a house for himself and his family on three contiguous lots in Venice, despite having worked on the design of the compound intermittently but intensely over several years. Instead, he said, he is going to divide up the parcels — giving one to his son Sam, who has been working in the Gehry Partners office, and one each to a pair of young architects in the firm, Meaghan Lloyd, currently his chief of staff, and Anand Devarajan.

He and his wife, Berta, will stay, he said, in the modest bungalow on 22nd Street in Santa Monica that he famously and radically reworked in the late 1970s — just about the time, not coincidentally, that he was cutting ties with Rouse and making an effort to begin his career anew.

It is dawning on him, he said, that he is unlikely to realize a long-standing dream of moving to Paris.

“I love going to Paris, and I keep fantasizing that I’ll move there for the last years of my life. But I don’t know if I can do it. I think I’m stuck here, on 22nd Street in Santa Monica.”

Wherever he winds up, his legacy appears secure — particularly as it relates to Los Angeles. Great architects preceded him here, of course, including Charles and Henry Greene, Richard Neutra, Rudolf Schindler and others. But if those architects, with strong links to styles pioneered elsewhere, brought the world to Los Angeles, Gehry has done the opposite. By designing projects on several continents rooted in the loose, informal aesthetic of his adopted hometown, he has delivered Los Angeles to the world.

christopher.hawthorne@latimes.com



El museo judío de la discordia
febrero 15, 2009, 7:15 pm
Filed under: Ghery

Un enorme y costoso edificio dedicado a la tolerancia y diseñado por Frank Gehry divide a Jerusalén por su emplazamiento sobre un cementerio musulmán

JUAN MIGUEL MUÑOZ – Jerusalén – 08/11/2008

El venerado poeta israelí Yehuda Amichai sentenció hace 30 años: “El aire de Jerusalén está saturado de rezos y sueños, como el aire de las ciudades industriales. Es difícil respirar”. En la muy tensa capital jerosolimitana, no propicia el sosiego el faraónico y polémico proyecto financiado por el Centro Simon Wiesenthal: construir un museo sobre el cementerio musulmán más antiguo de la ciudad santa. Tras dos años de litigio judicial, el Tribunal Supremo ha dado luz verde. Frank Gehry, el arquitecto contratado para levantar un edificio muy de su estilo, se pondrá manos a la obra para dar vida al Museo de la Tolerancia. “Su nombre”, ha escrito la crítica de arquitectura del diario Haaretz, Esther Zandberg, “no podía ser más sarcástico para una ciudad donde la tolerancia es cero”.

Las lápidas islámicas todavía reposan en ese camposanto fundado cuatro siglos atrás. Varias organizaciones musulmanas recurrieron al Supremo en 2006 para impedir el alzamiento del museo. Han fracasado. El Alto Tribunal ofreció, entre otros, un argumento peculiar. Como en 1960, cuando se construyó un aparcamiento en parte del mismo recinto, no hubo objeciones, tampoco ahora debe haberlas. Cientos de palestinos y de ciudadanos árabes israelíes, entre ellos el mufti de Jerusalén, protestaron el pasado jueves rodeados por decenas de vigilantes policías. Cuentan con un aliado circunstancial y peculiar, aunque no servirá de gran ayuda: los ultraortodoxos judíos, que consideran sagradas las tumbas.

Ya en 2006, cuando se iniciaron las obras, cientos de esqueletos afloraron a la superficie. Y como el eterno descanso merece veneración, el fallo del tribunal concede a los gestores del museo 60 días para enterrar los huesos en otro lugar o instalar una barrera que separe los cimientos del edificio de las tumbas. Nadie duda ahora que se hallará la solución.

Sobre 30.000 metros cuadrados, y merced a una inversión de 200 millones de euros, Gehry construirá un museo dedicado a la tolerancia y la coexistencia. El más caro del mundo en una ciudad carente de recursos, de las más pobres de Israel. Y siempre rodeado de controversia. Cuando se planteó la iniciativa, en 2004, el Museo del Holocausto se aseguró de que el genocidio de los judíos no fuera abordado. Los promotores afirman que el nuevo museo -que estará dotado con un centro de conferencias, un teatro y museos para adultos y niños- tendrá por objeto las tradiciones judías y las relaciones de Israel con los países árabes. Unos vínculos presididos por cualquier rasgo, excepto por el de la tolerancia.

El museo servirá, sin duda, para borrar un vestigio más del pasado árabe en el oeste de la ciudad. A escasos metros del cementerio, se construye un lujoso hotel en un recinto que perteneció al Consejo Supremo Islámico. Altas torres de viviendas encajonan ya preciosas casas árabes del periodo otomano. Las protestas de arquitectos y urbanistas israelíes surten nulo efecto. Las murallas de la ciudad vieja, construida en tiempos del sultán Suleiman el Magnífico, son desde Jerusalén occidental cada día más invisibles. Un flamante centro comercial y un bloque de apartamentos -eso sí, de precios prohibitivos- son un muro infranqueable a decenas de metros de las murallas.

Zandberg considera que la vida urbana del barrio de Nahalat Shiva sufrirá un severo golpe. Y para rebatir uno de los argumentos que emplean sus promotores, escribía el miércoles sobre el fomento del turismo: “Jerusalén es única en sí misma, si la oferta que realmente es única se gestionara adecuadamente”. No parece que una obra de Gehry, ni el recién inaugurado puente de Santiago Calatrava, puedan convertirse en un reclamo más poderoso para los turistas que las vetustas piedras que inundan la tierra bíblica. Más bien, Zandberg teme lo contrario. “El veredicto del tribunal rompe las esperanzas de frenar este proyecto ridículo que al fin y al cabo no es más que una fuente de disputa y desacuerdo, que inflamará las llamas del odio, y que dará lugar a un adefesio en el centro de Jerusalén”.



El arquitecto-pez Frank O. Gehry
febrero 15, 2009, 5:52 pm
Filed under: Ghery
Correo Imprimir

La historia de un arquitecto como Frank Gehry (1929), antes conocido como Frank Goldberg “el pez”, poco o nada tiene que ver, según algunos, con esa siniestra aproximación a su figura a través de la imagen del niño que juega con su mascota para después matarla y engullirla.

Su aventura puede ser para muchos la crónica de un desarraigo, quizá los coletazos de un hombre forzado a vivir entre herrumbre y hastío. Otros pueden ver en la figura del arquitecto la película de un niño mimado que pasa de vivir en la abundancia a tener, de pronto, que ganarse la vida como repartidor. Sin duda, no faltan en la biografía del arquitecto pinceladas de todo esto que apuntamos, aunque quizá no sería del todo justo hablar en términos pictóricos de un hombre que tiende a esconderse entre cajas y  ofrecerse en la mesa de lo cotidiano como una pieza de caza servida en bandeja de oro.

Hablaba Jacques Aumont de que el cine puede reutilizarse. El arte se recicla. El modo de trabajar de Gehry exige mucha cautela y observación, pero compartir su proceso de trabajo, nadar junto al pez, exige igualmente esforzarse por mirar como él mira y hacer caso a su proceso de reutilización. Idea que siempre va asociada a un paso más, a un escalafón más en una utópica pero racional evolución en la historia arquitectónica donde se analizan las huellas que quedan, donde quizá se busca algo, tal vez, los restos que anuncian un más allá del hombre.

Elemento post-humano

Ese elemento post-humano, bien entendido como alteración en la evolución, bien entendido como residuo, nos propone tirar la caña y pescar al escurridizo animal. Sería adecuado ver a Gehry arrodillado  bajo el mantel amontonando migajas y piel de fruta, pero interesaría mucho más observarle haciendo fotografías.

Jugaría con aquel pez que le fascinó de niño (y en el que acabaría por convertirse) para echarlo al agua y retratarlo en el momento de la zambullida, congelando el movimiento del agua turbia. Esas huellas de restos de una balsa tras una tormenta (como el Campamento Good Times, 1984-85) o esas otras que anuncian la transfiguración del animal que languidece (Guggenheim) nos sirven para entender de alguna manera la metáfora de una luz como materia o un aire como agua. El aire puede adaptarse y abrazar los obstáculos que encuentra a su paso. Navegar por el aire es como navegar por la inmensidad del mar. La luz que incide sobre el agua es la luz canalizada: flechas que el sol lanza y violan la calma del espacio.

Cuando el arquitecto amontona sus ideas y empieza a elaborar maquetas tiene la movilidad suficiente para jugar a ser Dios y mirar desde el aire. Cualquier proyecto a pequeña escala favorece una mirada desde arriba: anotar una revelación en un papel, garabatear un esbozo. Cuando el arquitecto camina a pie de obra, su mirada deja de ser absoluta y se convierte en espectador, adoptando su punto de vista.

Mirada oblicua y ascendente

Contemplar un éxtasis, como en el Barroco, exige un escenario elevado, una mirada oblicua y ascendente en la mayoría de los casos. Pero el éxtasis mismo, en sí como realidad, medido en materia y cualidades plásticas, se da en un punto intermedio, en la intersección misma de la mirada del artista como creador-dios y la mirada del artista como espectador.

El pez-Gehry nada donde el agua está templada, ni en superficie ni en profundidad: abajo puede ver sus edificios como arrecifes de coral, mientras que sobre su aleta dorsal puede ver el sol proyectado y reflejado en las aguas. A ojos del espectador su arquitectura puede emerger, brotar o incluso estar puesta en un lugar, pero siendo analizada como creación, como manifestación misma de la idea que pasa a ser materia, todo viene desde el aire o desde la cresta de las olas y cae, se deposita.

La idea de contemplar algunas de las maquetas y pequeños sueños de Gehry como descubrimientos de arqueología submarina nos seduce. La posmodernidad y la idea discutible de Pop que hay en las obras del pez-arquitecto, es indisoluble a las pistas que nos quedan sobre su ya comentado método de trabajo estrechamente vinculado con esas migajas que caen del mantel.

Sin morder el anzuelo

Espolvorear el azúcar o la sal en un delicioso plato o trocear verduras y ponerlas al fuego son acciones que no se alejan de esto que comentamos. Si bien antes de los años cincuenta y, sobre todo, hasta el comienzo de la Segunda Guerra Mundial, la mirada desde el aire guardaba cierta esperanza (bien por la seguridad que generaba la distancia o por el pavor que acompañaba la proximidad), durante el desarrollo de la cultura de la hamburguesa de los cincuenta y los sesenta se convertía más en una postura forzada o reacción incontrolable que en una exploración de nuevos horizontes.

Tal vez Pollock se inclinara sobre un lienzo para pintar, pero en realidad padecía los efectos de una mala digestión que le hacía vomitar recordando la acción de embadurnar el sandwich con salsa de tomate. Gehry asimila esa idea residual de poner carne masticada sobre el pan que caía al suelo, pero se escapa siempre, se escurre y no termina de morder el anzuelo. Por eso le interesa más una red en el mar que un cubo de basura (véase proyecto del Chicago Tribune, 1980). Mover la cola, escapar quizá de la imposición de aquello que nos rodea.

Ante todo ese entramado de alambradas, verjas y redes de pesca, surge la idea de un Frank “tejedor”. Entiende Gehry que las redes protegen e incluso liberan, ya que dejan respirar y permiten el paso de luz y aire. En sus edificios vienen a ser símbolos de hombres que habitan en la basura, pero muchas veces, sirven como peceras que nutren el deseo de los pescadores.

Como la escenografía del Available Light (1981), donde los actores nadan al margen de un público que cree tenerlos retenidos y que con el anzuelo de su mirada prejuzga y juzga quién representa mejor su respectivo papel. Las redes que son muchas veces como geométricas jaulas de pájaros o reptiles, se solapan a unas estructuras que no son sino recuerdos de algo. Por eso es imposible hablar de Gehry como otro arquitecto más de la mantequilla.

Cadáver de lo furtivo

Rastrearon en él opacas cajas povera, bodegones a la Morandi e, incluso, expresionismos Merz. Muchos otros despoetizaron a Gehry viéndole como un cadáver de lo furtivo, siendo un gran referente dentro de un tardío “ismo”, pero siendo sólo eso, una pieza más, sobresaliente, sí, pero una más. El mismo Rafael Moneo hablaba de él como el hombre de los grandes inacabamientos, de lo transitorio, de las edificaciones “de” las ciudades y no “en” las ciudades.

Se contradecía al ver sus obras como collage amontonados y colocados sobre el aire, ya que por otra parte se fascinaba ante unos edificios fugaces que casi estaban hechos para ser vistos desde el único lugar posible y puro: el interior de un coche, ese espacio donde el hombre contemporáneo habita, la calma de la velocidad misma que ofrece seguridad y rompe ese aire que al comprimirse hace que los velos del templo, los edificios de Gehry, se muevan e incluso se desgarren.

Otros autores, quisieron llamar la atención sobre las adjetivaciones que menos agradaban al mismo arquitecto, o sea, esas que le describían como absoluto deconstructivista, casi un poco al margen incluso de la batalla de Babel. Fue Philip Johnson quien, reconociendo el alejamiento de la ortodoxia en Gehry, se negó a admitir tal filiación que, desde Derrida  y mediante el crítico Paul de Manz, se había introducido en la cultura escolástica norteamericana.

Desde la lúcida contradicción de Moneo hasta el punto de vista cómodo de autores como Carlos Jiménez,  se empezó a ver la cola del pez como algo más. Se hacían cada vez más necesarias sus palabras para coser los fragmentos, para verbalizar una retórica esquiva: la palabra del pez, la fascinación ante una arquitectura que pasa y detiene lo transitorio elevándolo a la categoría de arte. La retórica de la travesía por el mar de las ciudades es la del elemento sorpresivo, ese mismo de Baudelaire y Benjamin, por eso el puro poema del pez sólo puede ser justamente escrito con el óxido que va quedando tras, aparentemente, toneladas de frases inconexas.



Gehry house is work of art
septiembre 1, 2008, 3:57 am
Filed under: Ghery

It started out as just another investment for real-estate developer Kirt Woodhouse. Now, it’s a passionate cause: to preserve and promote a rare example of the work of Frank Gehry, one of the world’s most famous living architects.

To that end, Woodhouse has donated the Gehry-designed Winton guesthouse in suburban Wayzata, Minn., overlooking Lake Minnetonka outside Minneapolis, to the University of St. Thomas in St. Paul. The house was moved to a campus conference center in Owatonna, Minn., and by fall, the house will be in use as a conference center and open for tours to the growing legions of Gehry architecture pilgrims.

“Some people say the house should never be moved, it was designed for the site, and it should stay there, but what’s important is getting it into the public domain, because if it stays where it is, it will never be seen by anyone,” Woodhouse says.

And it is something to behold, a preview of the styles and techniques that Gehry, 79, would employ later in rearranging spaces in unprecedented ways. The 2,300-square-foot house, completed in 1987, was named House of the Year in Time’s Best of Design 1987, won Home & Garden’s 1987 architectural-design award and was featured in Sydney Pollack’s 2005 documentary Sketches of Frank Gehry.

“I still think it’s great, I’m very proud of it,” says Gehry, who had yet to become “the” Frank Gehry when he designed the house. “I’ve not done a lot of houses. It’s very time-consuming, difficult, getting into other people’s lives. I love doing them because they’re like a laboratory for developing space, but I haven’t been able to for a while.”

When Woodhouse bought the Winton guesthouse (appraised at $4.5 million) six years ago, he wasn’t aware of the significance of what he had acquired.

Then he took an art-history class at the University of Minnesota and became a convert to the Gehry cult. “He is the most staggeringly talented architect since Frank Lloyd Wright,” Woodhouse says, a widely held view among architecture critics.

Wright homes are not rare and have long been collected by aficionados. Gehry, however, is best known for his grand cathedrals of culture and learning, such as the Guggenheim Museum in Bilbao, Spain, or the Walt Disney Concert Hall in Los Angeles. His most famous house is his own, in Santa Monica, Calif.

But all Gehry buildings share a sensibility of architecture as sculpture – as art.

“It is highly unusual to own a house as a piece of art,” Woodhouse says. “This house is both residence and sculpture.”

It was commissioned by Mike and Penny Winton to complement their main house, designed by another world-famous architect, the late Philip Johnson, and built for the estate’s previous owners in 1952.

The guesthouse is a cluster of six segments in rectangular, wedge and cone shapes, each containing a different room and all connected to the centrally located living room.

Details include a winding staircase leading to a sleeping loft and windows of various widths and heights. The guesthouse has been described as outdoor sculpture you can live in.

Says Woodhouse: “My intent with this donation is to inspire a greater appreciation and understanding of modern art and how it comes in many forms, including a house.”



El Guggenheim crecerá en la reserva de Urdaibai
agosto 3, 2008, 6:27 pm
Filed under: Arquitectura Española, Ghery, Pais

Los gestores del museo quieren 5.000 metros más de espacio

EVA LARRAURI – Bilbao – 25/06/2008

El Museo Guggenheim Bilbao quiere 5.000 metros cuadrados más para exposiciones en la reserva de Urdaibai. La belleza natural del entorno es la baza principal del proyecto de ampliación del museo, que llega apenas una década después de su inauguración. En un lugar aún sin determinar de la reserva natural, 230 kilómetros cuadrados en el entorno de la ría de Mundaka, a unos cuarenta kilómetros de Bilbao, se prevé levantar un edificio en el que se aúne “el arte y la naturaleza”.

El diputado general de Vizcaya, José Luis Bilbao, anunció ayer que el proyecto dispone de 100 millones de presupuesto. La Solomon R. Guggenheim Foundation, partidaria de las ampliaciones de la galaxia Guggenheim, ha sido informada del proyecto y espera el estudio de viabilidad. La Diputación de Vizcaya va sola en esta parte de la aventura, pues no ha contado con el Gobierno vasco, hasta ahora su socio al 50% en el Guggenheim Bilbao, ni con el visto bueno de la treintena de empresas que forman parte de su patronato.

La elección de Urdaibai, con unas severas normas de protección medioambiental, implica que las nuevas instalaciones estarán condicionadas por la sostenibilidad y su integración en el paisaje. La marca Guggenheim requiere una arquitectura singular, al nivel de la acusada personalidad de sus sedes de Bilbao y Nueva York. Pero, por ahora, no hay más detalles. Oficialmente, ni se ha comenzado a elaborar el estudio de viabilidad.

“La idea está en una fase preliminar. En los próximos meses comenzarán a analizarse los puntos críticos que determinen la viabilidad”, manifestaron fuentes del museo. El Guggenheim cuenta en Bilbao con unos 24.000 metros cuadrados de superficie, de los que 11.000 se destinan a exposiciones. A estas instalaciones se suma un almacén en Artea (Vizcaya), con cerca de 10.000 metros cuadrados. El nuevo Guggenheim que se planea en Urdaibai tendrá un “carácter complementario” del museo de Bilbao.

El tamaño del museo fue motivo de discusión desde el comienzo. En las primeras propuestas se preveía un edificio de 33.000 metros cuadrados, pero finalmente fue reducido en un tercio de la superficie. En una visita al museo el pasado año, el arquitecto Frank O. Gehry volvió a poner el foco de atención en el espacio que requiere el arte contemporáneo: propuso solucionar el problema creando “satélites” alrededor del edificio actual.



Architecture – La Biennale de Venise remettra un Lion d’or à Frank Gehry
julio 7, 2008, 3:10 am
Filed under: Ghery

AFP
Édition du mercredi 02 juillet 2008

Mots clés : Lion d’or, Frank Gehry, Biennale de Venise, Prix, Canada (Pays), États-Unis (pays)

Rome — L’architecte américain d’origine canadienne Frank Gehry recevra un Lion d’or pour l’ensemble de sa carrière au cours de la 11e Biennale d’architecture de Venise (du 14 septembre au 23 novembre), a-t-on appris hier auprès des organisateurs.

«Frank Gehry a transformé l’architecture moderne. Il l’a libérée des limites et des contraintes des pratiques de construction communes», déclare dans un communiqué le directeur de la Biennale, l’Américain Aaron Betsky.

Détenteur du prestigieux prix Pritzker d’architecture (1989), Frank Gehry a à son actif plusieurs sites culturels célèbres, dont le futuriste Musée Guggenheim de Bilbao, en Espagne, fameux pour ses courbes et déliés de métal qui sont sa marque de fabrique.

La 11e édition de la Mostra internationale est intitulée Out There: Architecture Beyond Building (L’architecture au-delà de la construction).

En 2006, la Biennale, qui s’était penchée sur l’expérience humaine urbaine et sociale de 16 mégalopoles du monde, avait remis un Lion d’or à l’Américain Richard Rogers pour l’ensemble de sa carrière.



León de Oro para Frank Gehry
julio 7, 2008, 3:05 am
Filed under: Ghery

Redacción, BBC Mundo

El arquitecto canadiense Frank Gehry fue nombrado ganador del premio León de Oro de la XI Exposición Internacional de Arquitectura de la Bienal de Venecia, Italia, por su trayectoria artística.

Entre sus obras más conocidas están el Museo Guggenheim de Bilbao, España, la Sala de Conciertos Walt Disney de Los Ángeles, Estados Unidos, país donde reside desde 1947, y la “Casa que Baila” en Praga, República Checa.

Sus proyectos actuales incluyen la remodelación de la Galería de Arte de Ontario, en Toronto, ciudad donde nació en 1929, el Museo de la Biodiversidad Puente de Vida, en Panamá -su primera incursión en América Latina- y el Museo de la Tolerancia, en Jerusalén, Israel.

“Frank Gehry ha transformado la arquitectura moderna, liberándola de los confines de la ‘caja’ y de las limitaciones de las prácticas comunes de construcción”, dijo el director de la XI Exposición Internacional de Arquitectura, Aaron Betsky.

“La arquitectura de Frank Gehry, tan experimental como las prácticas artísticas que han sido su inspiración, es el verdadero modelo moderno para una arquitectura que va más allá de la construcción”, añadió.

Otro premio

Frank Gehry Foto: Peter Eric Arnell, cortesía de la Fondazione La Biennale di Venezia
Gehry también recibió el prestigioso Premio Pritzker de Arquitectura, en 1989.

El jurado de la exposición, que se realizará del 14 de septiembre al 23 de noviembre, destacó que Gehry tendrá una importante presencia en Venecia con su “Venice Gateway”, un acceso acuático entre la ciudad y el aeropuerto.

Los organizadores también anunciaron que se le otorgará un León de Oro especial por su trayectoria al académico estadounidense James S. Ackermann, historiador de la arquitectura del Renacimiento.

Según un comunicado de prensa, Ackermann es “uno de los académicos que crearon la historia moderna de la arquitectura y es también autor de dos de los estudios más importantes sobre Miguel Ángel y Andrea Palladio”.

Su premio lo recibirá, precisamente, con motivo del 500 aniversario del nacimiento de Palladio, considerado como el más influyente arquitecto renacentista italiano.