Noticias de Arquitectura


Arranz y Carroquino son designados como director y director adjunto de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la USJ
julio 31, 2009, 7:07 pm
Filed under: Arquitectura Española, Educacion | Etiquetas:
Los arquitectos Féliz Arranz y Santiago Carroquino han sido los designados por la Universidad San Jorge como director y director adjunto de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de dicha institución educativa. La USJ pretende apostar por un modelo basado en la conexión con las principales corrientes españolas e internacionales.
Arranz y Carroquino dirigirán la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la USJ
Arranz y Carroquino dirigirán la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la USJ

Zaragoza.- Los arquitectos Féliz Arranz y Santiago Carroquino han sido los designados por la Universidad San Jorge como director y director adjunto de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Zaragoza (ETSAZ) de dicha institución educativa. La USJ pretende apostar por un modelo basado en la conexión con las principales corrientes españolas e internacionales de renovación profesional y, simultáneamente, apoyado en la experiencia e idiosincrasia de la arquitectura zaragozana y aragonesa.

El equipo de dirección ha avanzado algunas de las líneas de trabajo del centro, que en palabras de su director, Félix Arranz, pretende “asumir el plan de estudios preparado por la Universidad San Jorge y aprobado por la ANECA, introduciendo un matiz significativo y de carácter: la actualización de las necesidades de preparación intelectual, social, personal y profesional de una persona que será arquitecto dentro de cinco años en un contexto general de profunda renovación y reflexión colectiva, de cambio ineludible”.

De este modo, la nueva Escuela aborda en su tramo final de estudios de grado tres itinerarios formativos en los que el plan docente profundiza sobre la vigente definición generalista de los arquitectos -edificación, urbanismo y paisaje- ampliándola y complementándola con la necesaria implicación empresarial, de gestión de recursos, sostenibilidad y medio ambiente como segundo itinerario y con la mirada puesta en el patrimonio, la renovación y reocupación urbana como
tercero.

Las tecnologías de información y comunicación constituyen el instrumental cotidiano de los estudiantes de arquitectura de la Universidad San Jorge, tanto para la producción documental como para la relación entre los sujetos, de modo que, su espacio como objetivo didáctico y de experimentación es retomado por los métodos manuales y naturales de registro y expresión: el dibujo manual y la experimentación directa de la materia y la realidad.

Nuevo modelo formativo

Arranz y Carroquino han preparado un modelo formativo en el que las diferentes asignaturas de la carrera de arquitectura que se imparten en la Universidad San Jorge inciden en una organización que incluye las cuestiones necesarias de transmisión de conocimiento, metodológicas o instrumentales en convivencia con la generación de nuevas actitudes y con modelos de producción crítica, intelectual o profesional en conexión con la realidad.

Se trata de un modelo de enseñanza siempre aplicada, en el que incluso materias como las matemáticas, la física o la geometría encuentran un lugar para la producción documental, el análisis crítico o la propuesta social. Para alcanzar ese objetivo se plantea un sistema académico en estrecha relación crítica y productiva con lo cotidiano y próximo zaragozano y aragonés, en una circunstancia de “corredor europeo de nuevas oportunidades” que enlaza Madrid, Zaragoza y Barcelona con los principales centros urbanos internacionales y sus diferentes agentes institucionales y empresariales, públicos y privados, colectivos e individuales.

La Biblioteca y Centro de Convivencia en Zaragoza diseñado por Carroquino Finner Arquitectos

Arquitectura, arquitectos y personas

Para Arranz “la arquitectura debe ser entendida como un acontecimiento social, que tiene una raíz en los procedimientos constructivos, y que -tras el recientemente agotado modelo del frenesí especulativo y formal-, encuentra en ciudadanos y arquitectos el acuerdo de un destino relacionado íntimamente con el bienestar, la convivencia, el respeto y la cultura de las personas. Es decir: la arquitectura, cuando está en las manos y en el pensamiento de los arquitectos, -siendo que los estudiantes de arquitectura se han de considerar arquitectos desde su primer día en la universidad-, debe superar las barreras de los prejuicios -por defecto o por exceso- y de los apriorismos y convenciones sociales o profesionales para adentrarse solidariamente con el resto de los agentes y activadores de nuestra cultura en un territorio totalmente nuevo en el que los valores reclaman el cuidado de la esfera de lo personal y el compromiso de los patrimonios colectivo”.

Carroquino ha precisado que “la escuela de la USJ de Zaragoza, en el trabajo e investigación de su profesorado y estudiantes, habrá de dar razón de estas nuevas necesidades y objetivos en un camino que sin remedio nos ha de llevar a anticipar el papel de los arquitectos para los próximos años. El objetivo está en contribuir al alumbramiento de una generación renovada de arquitectos y arquitectas con capacidades técnicas, de servicio y respuesta profesional corregidos y aumentados con sentido de la activación, participación, invención y promoción social, empresarial, económica, intelectual e incluso política, de base crítica y de fuerte compromiso con lo colectivo.”

Equipo directivo de la ETSAZ USJ

El director de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Zaragoza (ETSAZ), Félix Arranz, es considerado como uno de los más cualificados expertos en organización académica, universitaria, profesional y cultural tras su vinculación con: la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona, donde fue investigador y profesor en un período de diez años; en la Universidad Internacional de Cataluña en la que estructuró y dirigió junto con Alberto Estévez el plan académico para su escuela de arquitectura; en la Universidad Internacional Menéndez y Pelayo para la que organizó sendos cursos con Carlos Ferrater; la Bienal de Arquitectura y Urbanismo de Zaragoza que comisarió y dirigió en su primera y segunda edición, y en la Fundación Arquitectura y Sociedad de la que es patrono.

También ha sido vicedecano y contador del Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón, comisionado en el actual Plan Estratégico de la Ciudad de Barcelona y patrono de la Fundación Arquitectura y Sociedad.

En el rol de editor y activista cultural ha impulsado publicaciones siempre relacionadas con la red Internet y con las mecánicas participativas desde 1995, como la premiada Web Architecture Magazine (WAM), el portal Internet Architecture Zone (iAZ) y, más recientemente, la agencia de documentación en arquitectura “scalae.net”, que también publica pliegos monográficos de autores españoles e internacionales de arquitectura.

Como profesional inició su andadura en Zaragoza, con los concursos para arquitectos jóvenes convocados en los primeros años 90 por el Ayuntamiento de la ciudad, en los que ganó el de la “Plaza de las Eras”, construido. En colaboraciones profesionales con diferentes arquitectos ha sido autor del proyecto original de la Estación Intermodal Zaragoza-Delicias (con Ferrater, Valero y con Mateu) o del plan regional “Ciudad del Medio Ambiente”, en Garray, Soria (con Patxi Mangado), ambos ganadores de sus respectivos concursos y merecedores de diversos premios nacionales e internacionales.

El director adjunto, Santiago Carroquino, representa el enraizamiento y empuje de la última generación de arquitectos aragoneses formados fuera de la comunidad que, conectado con las corrientes arquitectónicas contemporáneas, vuelven a su origen para dar paso a la primera generación de arquitectos formados en la comunidad.

Arquitecto por la ETSA de Coruña en sus diez años de labor profesional ha trabajado como arquitecto municipal, vocal de la demarcación de Zaragoza del COAA, profesor, perito judicial y ha colaborado con diversos despachos e ingenierías, teniendo experiencia en casi todos los planos de la actual profesión. Actualmente es colaborador de la sección de arquitectura del periódico digital www.soitu.es .

Sus obras más recientes son las escuelas infantiles municipales zaragozanas de Oliver, Santa Isabel, Actur y La Paz, así como la Biblioteca y Centro de Conviencia Actur Norte. Actualmente esta realizando la escuela infantil del Casco Histórico conjuntamente con Gravalos & di Monte, las obras de supresión de barreras arquitectónicas en edificios municipales y el nuevo CEIP de Ejea de los Caballeros con Cruz Diez. Su obra ha sido publicada en Rusia, Italia, China,
Rumania, Argentina y Chile, así como en revistas de Arquitectura nacionales e internacionales, tales como: Arquitectura Viva, Via Construción, Detail, A+U, Monitor, IGLOO, Exit; y en diversas Web como: Arquitectura +, Archdaily, Noticias de arquitectura, Plataforma de arquitectura.



Bolonia: rectificar a tiempo
mayo 27, 2009, 1:21 am
Filed under: Educacion | Etiquetas:

JULIO CARABAÑA 25/05/2009

Contra lo que muchos creen, el proceso de Bolonia no consiste en renovar los métodos de enseñanza en las Universidades. Implica que un año de estudios a tiempo completo valga tanto como otro, aunque las horas de clase no sean las mismas (cuenta el trabajo total del alumno), que los títulos lleven un suplemento explicativo de lo que el alumno ha estudiado, que se creen agencias de control de la calidad y alguna otra cosa más, pero esto son más bien trivialidades. Lo importante de Bolonia es su pretensión de estructurar (casi) todos los estudios universitarios en tres ciclos, bachelor, master y doctorado, cada uno con validez académica y profesional.

En realidad, como el doctorado es muy semejante en todas partes, y los otros dos ciclos existen ya en muchos países, como Francia o el Reino Unido, la cuestión se reduce a que establezcan primeros ciclos los países que carecen de ellos, como Alemania o Austria. Además, para facilitar la tarea se admite que algunos títulos sigan siendo ‘integrados’: Medicina, Odontología y Veterinaria, pero también Arquitectura, Farmacia, Ingeniería e incluso Derecho y Química, como en Italia. Y, desde luego, se dejan en sólo el primer ciclo muchas carreras de tipo ‘técnico’ o ?profesional’. No parece, visto así, que la cosa sea tan difícil, y muchos países, como Italia, Dinamarca o Francia, han hecho la adaptación con gran facilidad, por no mencionar al Reino Unido, que no ha hecho nada.

España es uno de los países que más lenta y confusamente está llevando a cabo la adaptación de sus universidades al proceso de Bolonia. Hacia el año 2005 seguían ya estudios adaptados a Bolonia todos los alumnos del Reino Unido, las tres cuartas partes de los franceses, las dos terceras partes de los italianos y hasta más de un 10% de los alemanes, que son los cuatro países que iniciaron el proceso. En España, los decretos reguladores datan de 2004 y 2005, los nuevos planes de estudios no se comenzarán a implantar con carácter general hasta el curso 2009-2010 y los primeros titulados Bolonia no terminarán hasta 2013. La supera en lentitud únicamente Suecia, cuya legislación data de 2007. Quizás para dar impresión de celeridad, se comenzó la casa por el tejado, ensayando los futuros másteres como programas de tercer ciclo y experimentando nuevas formas de enseñanza en algunas universidades, como la Autónoma de Barcelona . Además, quedarán como títulos ‘integrados’ los de Sanidad, es decir, Medicina, Odontología, Veterinaria y Farmacia, además de Arquitectura.

Esta falta de agilidad y en parte de claridad se ha debido sobre todo, como ahora se mostrará, a que los responsables políticos y los grupos de presión han querido aprovechar Bolonia para llevar a cabo sus agendas particulares. Al neutralizarse mutuamente sus esfuerzos, podría ocurrir que en vea de converge con Europa nos estuviéramos alejando de ella.

Había, y hay todavía, una vía rápida y fácil para adaptarse a Bolonia, consistente en no modificar la estructura de tres ciclos existente desde 1970. Mucho antes que los grandes países europeos, España incorporó a la Universidad los estudios de tipo técnico como Diplomaturas profesionales que, además, dan acceso a los segundos ciclos de las licenciaturas. Y mucho antes también que Alemania e Italia, la Ley General de Educación de 1970 dividió las Licenciaturas de cinco años en un primer ciclo de tres y un segundo ciclo de dos. Se trataba, declaradamente, de imitar el bachelor inglés y la License francesa. Las Leyes posteriores han mantenido esta estructura, limitándose a declarar que los estudios universitarios constarían como máximo de tres ciclos. De modo que con más o menos grietas y remiendos, cuando se decide la creación del Espacio Europeo de Enseñanza Superior hacía treinta años que las carreras de la Universidad española tenían la duración y la estructura que son el objetivo de la famosa declaración de Bolonia.

Se me puede objetar que no es lo mismo. Por ejemplo, Bolonia recomienda que el primer ciclo sea ‘relevante’ para el mercado de trabajo, pero los primeros ciclos de nuestras licenciaturas nunca alcanzaron validez profesional (faltó desarrollar la Formación Profesional de Tercer Ciclo prevista en la LGE). La objeción es en parte incorrecta, pues los primeros ciclos de Licenciatura permiten desde 1985 el acceso al cuerpo de Gestión de la Administración Pública, que no es poco. Y en lo que tiene de correcto es muy débil. Primero por la probada capacidad de las Universidades para inventar títulos propios y másteres que podrían dar término profesional a los primeros ciclos (a semejanza de la License Professionelle implantada en Francia). Segundo, porque ese mismo problema de la identidad profesional de los ciclos cortos se da igual en los demás países, no sólo en los de Centroeuropa donde son novedad, sino también en aquellos donde están instalados de antiguo, como Francia (el Reino Unido es la excepción). Los primeros ciclos en España, en suma, tienen desde hace tiempo más entidad académica y profesional que en la mayor parte de los países, incluyendo los que más pronto se adaptaron a Bolonia, como Dinamarca o Italia.

Había, pues, y repito que sigue abierto, un camino corto y fácil para cumplir con Bolonia: declarar las diplomaturas y primeros ciclos de tres años equivalentes a la License o al Bachelor y los segundos ciclos, de uno o dos años, equivalentes al master.

Pero en vez de este camino corto y fácil, nuestros gobiernos del PP y del PSOE abrieron una vía larga y tortuosa. Primero anularon la distinción entre primeros y segundos ciclos, uniformando Licenciaturas y Diplomaturas en Grados de cuatro años. A continuación, volvieron a crear la diferencia, añadiendo a estos Grados Masters de un año. Ello ha exigido reformar los planes de estudio, alargando unos y acortando otros, y redefinir sus competencias profesionales, tarea en gran parte todavía pendiente. Todo lo cual está tomando tanto tiempo como era de tener, aparte de dar lugar a un resultado paradójico: al final del proceso, con el 4+1, estamos más lejos de Bolonia que al principio con el 3+2.

¿A qué se debe este proceder entre absurdo y masoquista? Aunque no deben descartarse fallos en la información, creo que las claves están en las agendas particulares que han visto llegada su ocasión con Bolonia. Como los bandidos que extravían a sus víctimas para mejor asaltarlas, numerosos arbitristas incapaces de llevar a cabo sus reformas por derecho acechan para colarlas de matute con el marchamo de Bolonia. Los más comunes son profesores que esperan extender sus materias a costa de sus colegas; abundan también los que pretenden introducir competencia entre las Universidades, para subir a alguna a lo alto de las clasificaciones mundiales o ponerlas todas al servicio directo de las empresas; se sospecha incluso de los Rectores atentos a engrosar sus arcas mediante los másteres. Por el momento, sin embargo, parecen ir por delante los que pretenden imponer una enseñanza en grupos reducidos con evaluación continua y métodos ‘activos’, ‘participativos’ y ‘tutoriales’. Lo cual puede estar bien o mal, pero tiene poco que ver con la movilidad europea de estudiantes y titulados.

Estamos a tiempo de rectificar sin cambiar otra cosa que las intenciones. Hemos pasado el momento de planificación de la reforma, ese momento dulce en el que todos creen que saldrán favorecidos. Ahora, peleados los planes de estudio y experimentados los nuevos métodos, mientras queda claro que son muchos más los que pierden que los que ganan, entramos en la fase amarga de llevar a término una reforma que ha perdido muchos apoyos y ganado algunos oponentes. Es un momento crítico en que el que hay que optar entre la inercia de los que quieren seguir porque han comenzado, pero también el buen sentido de rectificar cuando aún es tiempo. Una vez adaptados a Europa por la vía más derecha, quien propusiera un cambio (métodos, competencia, espacios de excelencia, reducción de carreras, competencias profesionales) habría de defenderlo con argumentos en vez de imponerlo bajo el disfraz de Bolonia.

Julio Carabaña es catedrático de Sociología en la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid.



Los arquitectos se manifestarán para que su título tenga la categoría de master
mayo 24, 2009, 3:10 pm
Filed under: Educacion | Etiquetas:

MADRID, 23 May.

Los arquitectos madrileños, convocados por el Colegio de Arquitectos de Madrid (COAM), se echarán el próximo viernes a la calle para reclamar al Ministerio de Educación –responsable ahora de las universidades– que el título de Arquitecto tenga la categoría de master y una carga académica de 360 créditos pese a lo que establece el nuevo Espacio Europeo de Educación Superior (EEES).

En una carta, a la que ha tenido acceso Europa Press, la decana del COAM, Paloma Sobrini, se dirige a los arquitectos y estudiantes de Arquitectura para convocarles al próximo viernes a las 12 horas en la calle Alcalá, para manifestarse desde la Plaza de Cibeles hasta el Ministerio de Educación, ubicado en la misma calle, y reivindicar esta opción en el Plan Bolonia.

Hace dos meses Sobrini denunció la situación en la que se encuentran los arquitectos como consecuencia de los efectos negativos que para el ejercicio de la Arquitectura está teniendo la aplicación del Real Decreto 1393/2007, que está recurrido tanto por el COAM como por el Consejo Andaluz.

Del mismo modo, están afectando las posteriores Órdenes y Acuerdos Ministeriales que regulan las condiciones de los nuevos títulos universitarios de Arquitectura y de las Ingenierías, a través de los cuales, recuerda la decana, los ingenieros superiores serán en adelante Master en Ingeniería.

Con esta normativa, continúa, “los ingenieros técnicos y los arquitectos técnicos serán asimilados a graduados en ingeniería” y los hasta ahora arquitectos superiores convalidarán el título actual, por el de “graduados en arquitectura”.

Ante esta situación, en marzo decidieron que era necesaria promover una campaña de recogida de apoyos para solicitar del Ministerio que el título habilitante para ejercer la profesión de arquitecto tenga la categoría de master.

De momento, han recabado 47.000 firmas en todo el territorio nacional en apoyo al presidente del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (CSCAE), Carlos Hernández Pezzi “para que negocie con firmeza”.

No obstante, reconoce que “ante la falta de consecución de los objetivos exigidos”, consideran que son necesarias medidas más contundentes, por lo que el COAM, explica, ha decidido sumarse a la convocatoria de la Asamblea del Consejo Andaluz de Colegios, que adoptó el pasado 8 de mayo manifestarse por la causa.



Universidad, arquitectura y calidad
septiembre 26, 2007, 10:56 pm
Filed under: Educacion, Pais

PABLO CAMPOS 24/09/2007

La calidad de la Universidad está indisolublemente ligada a la de su Arquitectura. Esto es demostrable con una mera revisión histórica, cultural y psicológica. Por ello, ¿no es tiempo de dedicar la atención necesaria al espacio físico de la Universidad, desde todas las esferas? Una de esas esferas -decisiva en la coyuntura actual- debe ser la ministerial.

Ni la Ley Orgánica de Universidades ni el Informe Universidad 2000 elaborado por la CRUE hacen mención expresa a la Arquitectura. Un inexplicable vacío que debe rellenarse. Es por tanto tiempo de innovar: invito a que el texto legal recoja como mínimo la conveniencia de potenciar la calidad urbanístico-arquitectónica.

Las autoridades educativas han de promover la excelencia de la Universidad y de su relación con la Ciudad (lo que es sinónimo de relación con la sociedad). No hacerlo supone una carencia tan desafortunada como absurda, puesto que el espacio físico es parte esencial de la educación desde hace más de diez siglos. Ya en el siglo XIII, las Siete Partidas alfonsinas subrayaban la importancia del lugar donde desarrollar el Estudio General: “De buen aire e de fermosas salidas debe ser la Villa do quisieren establecer el Estudio”.

El modelo universitario medieval se identifica con el claustro; la Universidad europea tradicional, con los conjuntos policéntricos insertos en los cascos urbanos; el paradigma norteamericano del campus lo hace con el ideal de ciudad autosuficiente, etcétera… No ha habido a lo largo de la Historia ningún modelo académico y vivencial que no se haya acompañado de un espacio ad hoc.

Pero regresemos al presente. Utilizamos el espacio, lo alabamos o -las más de las veces- lo denostamos cual si fuera el fruto de decisiones ajenas. No deben ser ajenos, sino propios e intencionados los argumentos que lo planifiquen y estructuren. De la oportunidad de fijarlos con rango de ley nacería una línea vanguardista que aún no se ha explotado.

Algunos campus españoles ya están comprometidos con la planificación. Hay magníficos ejemplos de Arquitectura y de ensamblaje Universidad-Ciudad, desgraciadamente escasos, apareciendo como islotes de trascendencia en un océano de improvisación.

Apunto otro rumbo: la ANECA se encarga de parametrizar todos aquellos elementos a los que debe exigirse la cualificación mínima que dicta la excelencia en general y la convergencia europea en particular. ¿Por qué no incluir aspectos urbanístico-arquitectónicos? (Un proceso europeo, por cierto, que por sí solo va a obligar a una profunda reestructuración de todas las infraestructuras académicas).

Coincidiendo con el debate de la LOU en el Senado, leí hace poco que la ley “fortalece la apertura de las universidades hacia la sociedad, al tiempo que mejora la calidad de las mismas y la relación entre estudiantes y profesores”. Pues no hay más que retomar este díptico ideológico y extrapolarlo al ámbito de la Arquitectura y la Ciudad. No hay Universidad que pueda “abrirse” al contexto social sin las sinergias generadas por la integración geográfica de la Universidad, y no hay relación profunda y formativa entre alumnos, profesores (y PAS) sin el contacto que posibilita la Arquitectura.

Soy consciente de la autonomía de las administraciones e Instituciones de Enseñanza Superior en materia de gestión de sus espacios, pero lo entiendo compatible con que desde el ministerio se oriente y exhorte a todas las Universidades a revisar y planificar sus implantaciones.

Me declaro enemigo del llamado “campus virtual”. Vivimos tiempos de cambio, donde se ensalzan las virtudes de la telecomunicación como paradigma educativo. Fatal error. La formación integral (misión de toda Universidad) está umbilicalmente ligada a la relación humana, y ésta se desenvuelve solamente en marcos construidos, que propician el verdadero encuentro. Y ahí es donde se descubre el imprescindible papel de la Arquitectura, como factor que estimula la transmisión del conocimiento. Ya lo apuntan los teóricos que han indagado en la percepción psicológica: “Los edificios moldean el comportamiento” (Rudolph Arnheim).

La buena Arquitectura debe acompañar a cualquier actividad (residencia, trabajo, esparcimiento…), pero resulta crucial en la formación: la Arquitectura puede ser didáctica en sí misma, educando el consciente y el subconsciente, y sirviendo de catarsis colectiva para que los seres humanos identifiquen en ella un ideal estético y de cohesión social.

La mayoría de ciudadanos seleccionamos cuidadosamente nuestra vivienda, eligiendo aquella que mejor cumple ciertos requisitos de calidad: ubicación geográfico-urbana, orientación solar, altura, distribución interior, materiales, texturas, etcétera. Nuestro bienestar dependerá en buena medida del marco arquitectónico donde permaneceremos años o décadas. Siendo esto tan fácilmente comprensible, ¿no deberían los responsables de la Enseñanza Superior dedicar un tiempo y una atención equivalente al espacio por el que transitarán generaciones y generaciones de jóvenes durante un periodo tan crítico en su vida como el de la formación integral?

Las futuras generaciones nos agradecerán, al menos, el haberlo intentado.

Pablo Campos es doctor en arquitectura.



Architecture as a profession to be restructured
mayo 1, 2007, 7:05 pm
Filed under: Educacion

27.04.2007

Northern Cyprus is to restructure the profession of architecture to react to the increasing needs and changing conditions in the country, and to bring the profession, as practiced locally, up to international standards. The rules and regulations concerning architecture are to be reorganised.

The International Association of Architects prepared an Architectural Education Provision to form a global architectural education network. Within the frame of an EU membership, The Council of Higher Education of the Republic of Turkey (YOK) have prohibited all Architecture Faculties from writing the term ‘Professional’ on diplomas issued after the completion of a 4-year university Architecture course. This fact made the restructuring inevitable.

In the Architectural Education Provision, prepared cooperatively by the International Association of Architects and UNESCO, it is anticipated that for the title Architect to be granted one has to complete 5 years of full-time education at university or an equivalent institution. Any diploma programme that lasts less than 5 years will not be accepted in international arenas, because they would not be able to meet requisite educational content and prescribed levels of quality.

The Chamber of Architects, with these alterations in mind, with Eastern Mediterranean University’s cooperation, has organised a General Assembly of Architecture and Education for May 3-4, in which it is expected that decisions shaping the education and practice of architecture in Northern Cyprus will be taken and is supported by the other universities in Northern Cyprus together with the Turkey’s Chamber of Architects.

In a report that will be presented by the Chamber at the General Assembly, the introduction of a 5-year-education supported with internships for architectural education is anticipated as it is stated in the Architectural Education Provision prepared by International Association of Architects. The title of Architect will only be granted after two years of practice. To be able to keep the title, one must undergo 25-30 hours of vocational training per year.