Noticias de Arquitectura


Sobre los arquitectos
junio 17, 2009, 1:09 am
Filed under: Acádemia | Etiquetas:

Jordi Querol | Actualizado 14.06.2009 – 01:00

Recientemente, en alguno de mis artículos, he comentado los problemas actuales de la titulación de arquitecto surgidos de las negociaciones llevadas a cabo por la aplicación del Proceso de Bolonia, y también he reflexionado respecto al ejercicio de esta profesión. En todos ellos he remarcado dos hechos básicos por juzgarlos fundamentales: El nivel Master, después de 6 años de estudios, y el cumplimiento de las atribuciones de Arquitecto que emanan de la Ley de Ordenación de la Edificación (LOE). Históricamente, la profesión de arquitecto en España siempre ha tenido la máxima calificación académica, humanística, técnica y social, y así ha sido reconocida en toda Europa, empezando por la sociedad cultural y empresarial de nuestro país. Sin esta consideración general, nuestros políticos nunca hubieran podido aprobar en el año 1999 la LOE. Reiteradas veces he manifestado mi sorpresa al constatar que se haya podido aceptar tan ligeramente una alteración de la histórica denominación del título académico de Arquitecto, situándolo a nivel de grado. El retraso en reaccionar es alarmante. Llevamos casi un año de demora, lo que ha dado lugar a que ya se estén impartiendo en algunas escuelas privadas de arquitectura de España cursos en esta dirección. Para que los arquitectos en general podamos seguir ocupando con rigor nuestro verdadero lugar en el mundo de la edificación, el nivel de nuestra formación ha de ser el adecuado. ¿Cómo si no es posible que el arquitecto proyecte, coordine y dirija a cuantos otros técnicos pudiesen intervenir en el proceso edificatorio tal y como establece la LOE?

Poco a poco se han ido juntando cuestiones y, en la actualidad, la suma de todas ellas nos ha conducido a un vertiginoso abismo. Ayudados por una crisis imparable, actualmente en España, se palpa una situación de gran inestabilidad, un desequilibrio extraordinariamente peligroso para la sociedad. Pensando en todo esto en general, y en la LOE en particular, se me ocurre que para sacar a nuestra profesión de esta delicada situación debemos empezar por lo básico: una seria reconsideración de los planes de estudios. El denominado Proceso de Bolonia, así como las directivas europeas que nos atañen directamente, son cuadros generales donde caben infinidad de interpretaciones. En los mencionados marcos quedaban claros tres planos muy concretos: grado (3 años), master (5 años) y doctorado (8 años). Escoger entre tantos caminos era muy simple; lo que no se podía hacer era encasillar el título de arquitecto en el nivel de grado. ¡Un gravísimo error! La sociedad actual, como la de antes, necesita arquitectos generalistas responsables. Arquitectos preparados que, con un título adecuado, puedan dirigir, como hasta ahora han hecho, a los equipos pluridisciplinares que intervienen en los complicados procesos de edificación. Ahora, rectificar es una cuestión muy urgente.



Profesores de Granada denuncian que el plagio es hoy una «práctica común»
octubre 1, 2008, 10:39 pm
Filed under: Acádemia | Etiquetas:

La copia científica entre investigadores universitarios está a la orden del día, pero nuestro país carece de las instituciones adecuadas para combatirlo.

Un grupo de más de 40 profesores de la Universidad de Granada acaba de constituir la Plataforma contra el Plagio, cuyo objetivo es proponer medidas sancionadoras eficaces contra una de las prácticas más deleznables del ámbito académico.

El plagio, tanto en las áreas científicas y técnicas como en humanidades, es una práctica extendida por todo el mundo. El problema es que en España, según denuncia este grupo de profesores, ni siquiera existen organismos que lo controlen, al contrario que en otros países europeos y americanos.

Para Rosa María Medina Doménech, profesora de Anatomía Patológica e Historia de la Ciencia e impulsora de la plataforma de la mencionada Universidad, en nuestro país «no hay voluntad de vigilancia», lo que implica que no se tengan datos sobre la extensión que ha adquirido la práctica del plagio.

Sin embargo, y por la experiencia de los profesores, cabe interpretar que se trata de «una práctica muy extendida, podría decirse que común», tanto entre investigadores como entre alumnos. A falta de un comité nacional al que los afectados puedan acudir con sus quejas, los profesores de Granada pedirán a su rector la creación de un órgano que cumpla estas funciones. Lo ideal, en cualquier caso, sería impulsar el modelo alemán: comités especializados con capacidad de sancionar académicamente a los plagiadores.