Noticias de Arquitectura


Barcelona reforzará la protección de su patrimonio para evitar desmanes
marzo 1, 2009, 10:44 pm
Filed under: Barcelona, Pais, Patrimonio | Etiquetas: , ,

Una nueva comisión velará por la unidad de los conjuntos arquitectónicos

ÀNGELS PIÑOL / BLANCA CIA – Barcelona – 23/02/2009

Sobre las cenizas del cine París, en el Portal de l’Àngel de Barcelona, se está construyendo un sorprendente inmueble de gigantescos ventanales negros que acogerá una tienda de Zara. El edificio rompe con la armonía y la línea del paseo en plena Ciutat Vella. Algo similar sucede con la finca situada en el chaflán entre el paseo de Gràcia y la calle de Mallorca, cerca de La Pedrera. Y frente a ésta, al otro lado del paseo, otro bloque moderno -un apartotel- se alza con una fachada de blancos y negros.

Esos ejemplos revelan que en zonas emblemáticas como las citadas se puede construir lo que se quiera si se superan las comisiones de calidad, si el edificio no está catalogado o si no está junto a otro que sí lo esté. Este vacío se pretende corregir con la creación de una comisión de patrimonio de Barcelona al margen de la que ya existe en el ámbito de Cataluña, que depende de la Generalitat. “Es la forma de controlar los conjuntos arquitectónicos y evitar la disonancia de edificaciones”, dice el jefe de Patrimonio de Barcelona, Jordi Rogent. Éste adelanta que la comisión estará integrada por técnicos de las dos administraciones (Patrimonio de la Generalitat y Urbanismo del Ayuntamiento) y los regidores de los distritos. De entrada, estarán representados Ciutat Vella y el Eixample. Lo que dicte esa comisión será vinculante cuando se plantee un nuevo edificio en el entorno de un Bien Catalogado de Interés Nacional.

La comisión corregirá los desajustes que se producen en la práctica; es decir, que la iniciativa está en manos del promotor y del arquitecto, y la Administración tiene poco margen si no se trata de un edificio catalogado. Assumpta Escarp, regidora del Eixample, señala que cada vez son más las nuevas edificaciones del distrito que respetan las fachadas antiguas, pero reconoce que la normativa actual deja brechas. “Tenemos un vacío legal”, admite Itiziar González, edil de Ciutat Vella, arquitecta de profesión, que propone aprovechar la inminente revisión del plan de proteccion de patrimonio para proteger los conjuntos históricos y la trama urbana de Ciutat Vella. “Intentaremos definir los conjuntos históricos y elaborar criterios que no sean hiperconservacionistas ni hipervanguardistas”, explica.

La inexistencia de ese marco legal se refleja en el inmueble de cinco plantas que ha sustituido al viejo cine París, de 1892. Era un edificio bajo y su sucesor es un bloque de cristales negros que en su parte baja refleja los edificios vecinos. El proyecto no era bien visto por una comisión de patrimonio de Ciutat Vella, que se reúne una vez al mes, pero su opinión no es vinculante. Hay otra razón de peso: los proyectos pasan del distrito a Urbanismo cuando exceden los 5.000 metros cuadrados, y es el caso del antiguo cine París.

Un primer proyecto, obra del arquitecto Ignacio del Río, superó el examen de la comisión de calidad de Urbanismo, coordinada por el entonces jefe de los arquitectos municipales, Josep Acebillo, e integrada, entre otros, por los arquitectos Beth Galí, Joaquim Español, Àngel Llobet y Josep Llinàs. Fue, sin embargo, el propio Amancio Ortega, el dueño de Zara, el que dio marcha atrás. “Su política es no crear polémica”, explica Del Río. “Mi idea inicial era hacer un edificio muy rompedor del tipo del de Christian Dior en Tokio, con riqueza de acabados. Y el de ahora es más neutro, ligero, en consonancia con el hueco anterior, que intenta reflejar lo que hay delante con un cristal glaseado. Por la noche será un foco de luz, durante el día no será tan llamativo”, explica Del Río, que añade: “Teníamos al lado un edificio noucentista y otro gótico, y optamos por esta línea. El edificio del cine París era una birria y con una catalogación baja”.En sus actas, la misma comisión que hizo sugerencias a Del Río sobre la luz y la ligereza de la finca admite la controversia del proyecto: “Hay coincidencia entre los miembros de la comisión en que se trata de un proyecto difícil y comprometido por su ubicación en la ciudad, el cual requerirá al máximo el talento y la dedicación del arquitecto”.

El alemán Humbertus Puppenhaus, arquitecto de la Asociación Barcelona Vella, que lucha por preservar el patrimonio de la ciudad, cree que el edificio de Del Río demuestra que Barcelona cada vez se parece más a una ciudad norteamericana o asiática: “Aquí no hay orden ni concierto: no hay patrones y es un caos. A golpe de talonario, en cualquier esquina puedes poner un rascacielos. Berlín debatió en los años noventa qué quería hacer y apostó por la ciudad europea del XIX limitando a lugares concretos las opciones vanguardistas. Múnich hizo un referéndum en el que ganó que ningún edificio superara al campanario más alto”.

Afincado en Barcelona, Puppenhaus apenas trabaja en la ciudad. “Estoy vetado. Los arquitectos de Barcelona son buenos, pero su creatividad está al servicio del inversor. Los edificios no son cuadros que están en un museo. La arquitectura está en la calle y la sufrimos”, dice. Casi su único compañero en esta denuncia es Enric Mir, quien paradójicamente dirige la obra del Portal de l’Àngel, ya que forma parte del equipo de arquitectos del grupo Balañà, dueño del cine. Menos crítico, afirma: “Me pregunto si teníamos que reproducir un inmueble del XIX como en Berlín o hacer algo nuevo. Una cosa es rehabilitar un edificio, y otra, uno nuevo. Pero yo habría hecho otra finca diferente”, admite Mir, que es miembro de la comisión consultiva de Ciutat Vella y se retiró por incompatibilidad cuando se debatió el proyecto.

El caso del Palau

Puppenhaus dice que en este mandato la comisión de patrimonio de Ciutat Vella se ha reunido sólo dos veces -“la última fue para tratar de la ampliación del Museo Picasso”-, cuando antes lo hacía una vez al mes. Itziar Gonzàlez alega que quiere ir más allá con la futura comisión, cuyas decisiones serán vinculantes, y recuerda que Puppenhaus y Mir participaron en el debate sobre el controvertido hotel de Óscar Tusquets junto al Palau de la Música. Al final el complejo tendrá que ajustarse a los dictámenes de la Comisión de Patrimonio de la Generalitat, que obligó a no tirar dos casas modernistas y a conservar la alineación de la calle. El Consistorio quiere que se ajuste a esas medidas, pero Barcelona Vella y los vecinos del Casc Antic han ido más allá: entregaron 3.500 firmas contra el hotel y han presentado un contencioso contra el proyecto porque se oponen a que se derribe el interior de los edificios y se mantenga sólo la fachada.



Celaya Pretende recuperar la arquitectura de Tresguerras
agosto 3, 2008, 5:33 pm
Filed under: Patrimonio

* Celaya fue en los siglos XVII y XVIII escuela del estilo neoclásico mexicano
* Francisco Eduardo Tresguerras murió el 3 de agosto de 1883

Francisco Eduardo Tresguerras es considerado como el impulsor de la arquitectura mexicana neoclásica y se le califica como el mejor arquitecto de su época
MÉXICO, DF.- En el marco de los festejos por el Bicentenario de la Independencia y Centenario de la Revolución Mexicana, Celaya, Guanajuato, anunció el rescate de su patrimonio cultural y arquitectónico, en gran parte de estilo neoclásico desarrollado por el arquitecto Francisco Eduardo Tresguerras.

De acuerdo con los cronistas, Celaya fue en los siglos XVII y XVIII escuela del estilo neoclásico mexicano, e incluso alcanzó fama mundial como la de más belleza arquitectónica, en gra medida por el trabajo del maestro fallecido el 3 de agosto de 1883.

Sin embargo, de esa fama sólo sobreviven ejemplos como el Templo del Carmen, Convento de San Francisco, Templo de la Tercera Orden y otras parroquias pequeñas como las de San Antonio, La Piedad y El Zapote, todas afectadas por la modernidad.

También posee esta ciudad guanajuatense la Calzada Independencia, donde se encuentra la primera columna de México dedicada a la consumación del México independiente, todo lo cual se proponen rescatar las autoridades locales.

Francisco Eduardo Tresguerras es considerado como el impulsor de la arquitectura mexicana neoclásica y se le califica como el mejor arquitecto de su época, además de que destacó como pintor y grabador.

Nació en Celaya, Guanajuato, el 13 de octubre de 1759 y gran parte de su vida se conoce a través de notas autobiográficas, aunque su personalidad ha sido un tanto deformada por la leyenda.

A Tresguerras se le llegó a llamar “El Miguel Angel Mexicano”, lo cual ofrece una idea acerca de la fama que ganó en su tiempo.

Sus primeros estudios los realizó en Celaya y luego, en su adolescencia, partió a la Ciudad de México, a fin de ingresar a una orden religiosa, sin embargo, pudo percatarse de que la vida monástica no era su verdadera vocación.

El tiempo que permaneció en la capital lo aprovechó asistiendo a la Academia de San Carlos, aunque no como alumno regular. Los conocimientos que ahí adquirió fueron sobre las Bellas Artes y de carácter bibliográfico.

En dicha academia estudió los libros de los renacentistas Vitrubio y Serlio, así como los de sus contemporáneos Palomino y Ponz, además de la práctica cotidiana.

Las obras arquitectónicas de Tresguerras corresponden al neoclásico, pero sin el rigorismo europeo. El sentía verdadera repulsión por el estilo barroco mexicano.

La mayoría de sus construcciones las realizó en su natal Celaya y entre éstas se encuentran el obelisco y la fuente conmemorativa del Rey Carlos IV, así como el Templo del Carmen, considerado su obra maestra.

También, la torre de San Agustín y la torre, cúpula y altares de San Francisco, los altares de la Tercera Orden y el puente de Cinco Ojos, sobre el río de La Laja.

Otras de sus construcciones en Celaya son La capilla de los Dolores, construida en el atrio franciscano y en cuyo interior se encuentra una de sus pinturas, “La Dolorosa”.

Tresguerras construyó en Querétaro “La Fuente de Neptuno” y en San Luis Potosí el Teatro Alarcón, el altar mayor de la iglesia del Carmen y el obelisco conmemorativo de la independencia, en la plaza mayor.

Se le atribuye la construcción de la hermosa Casa del Pla, en Guanajuato, sin embargo, hay dudas al respecto porque la delicada proporción y conocimiento arquitectónico que presenta no corresponden a las características empleadas por este arquitecto.

Como pintor, Tresguerras se inició realizando el retrato de su esposa y el propio, posteriormente hizo “La Dolorosa”.

“Ocios” es el título del manuscrito de Tresguerras que contiene novenas, oraciones, comentarios, poesías, apuntes y críticas, el cual se conserva en la Biblioteca de la Academia de San Carlos.

Sus amigos escribieron un boceto biográfico titulado “Tres zamoranos ilustres”. Luego dejó de publicar hasta 1851, cuando apareció en Morelia.

Tresguerras fue arrestado en 1811 por simpatizar con el movimiento de independencia. El Museo Nacional de Artes Plásticas de la Ciudad de México contiene varias obras suyas, como “La Virgen del Carmen”.

También participó en la política como diputado, síndico, regidor y alcalde de Celaya.

Francisco Eduardo Tresguerras murió el 3 de agosto de 1883.



La arquitectura del XX también es patrimonio
abril 27, 2008, 7:10 pm
Filed under: Pais, Patrimonio

MARGOT MOLINA – Sevilla – 27/04/2008

El reconocimiento de la buena arquitectura acaba de dar un paso de gigante con la elaboración del primer Registro Andaluz de Arquitectura Contemporánea, un proyecto que se traduce en la catalogación de 1.100 edificios del siglo XX con interés arquitectónico en toda Andalucía. El equipo de especialistas del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH) que durante tres años ha realizado el trabajo ha seleccionado 200 que, por su mayor calidad, gozarán directamente de una protección especial. A esos 200 hay que sumarle los 100 del Movimiento Moderno que ya gozan de protección y que, por tanto, no se han incluido.

“Estamos ante un trabajo en el que la labor de investigación académica está destinada a una función social, que es la de la protección”, explica Víctor Pérez Escolano, director del grupo de investigación HUM 666 de la Universidad de Sevilla, que ha formado parte de la comisión de seguimiento del proyecto. En la comisión, que encabeza el director del IAPH Román Fernández-Baca, se encuentra también el jefe de servicio de Protección de la Consejería de Cultura, Juan Manuel Becerra, cuyo departamento comenzará ahora a trabajar para que esa protección no se quede en el papel y sea efectiva. Sus propietarios no podrán demolerlos, abandonarlos o alterarlos y para cualquier modificación necesitarán los permisos de la Dirección General de Bienes Culturales.

Hasta ahora, en Andalucía tan sólo se habían estudiado y protegido las obras del Movimiento Moderno (1925-1965) y los edificios que, de forma aislada, tienen la categoría de Bien de Interés Cultural (BIC) o algún otro grado de protección de otras administraciones. “El público en general no aprecia la calidad de las construcciones con las que convive a diario y su reconocimiento contribuirá a una mejor conservación”, apunta Román Fernández-Baca.

Aunque la mayoría de las edificaciones son viviendas, entre las catalogadas hay de todos las tipologías: edificios industriales, rurales, administrativos o equipamientos. El equipo de 20 investigadores de todas las provincias que ha coordinado el arquitecto y miembro del Centro de Documentación del IAPH Plácido González ha dividido el siglo en seis períodos:

– De 1900 a 1929, año en que se celebra la Exposición Iberoamericana en Sevilla, en este periodo predomina el regionalismo y el eclecticismo. De esa época se recoge el Casino Arias Montano de Aracena (Huelva), el Mercado de Salamanca en Málaga, la Azucarera de San Isidro de Granada y el Hospital de Mora en Cádiz.

– De 1930 a 1939 llega el Movimiento Moderno y la República. De este periodo, que se cierra con el final de la Guerra Civil, se han incluido las entradas ornamentadas a los refugios de Almería o el Colegio Miguel de Cervantes en Lopera (Jaén).

– De 1940 a 1959 son los años de la arquitectura franquista hasta el Plan de Estabilización. De este tramo se han seleccionado la sede del Gobierno Civil de Almería o la rehabilitación que hizo Rafael de la Hoz del convento de las Salesas de Córdoba.

– De 1960 a 1975 se experimenta cierta liberalización cultural del franquismo y se produce la llamada arquitectura del desarrollismo. De la época son la Real Sociedad del Tiro de Pichón de Albolote (Granada), la Casa de Mar en Tarifa (Cádiz), el hotel Don Carlos de Marbella (Málaga), la Parroquia de los Remedios en Sevilla, el Auditorio Manuel de Falla de Granada y la casa Bloc de Carboneras (Almería).

– De 1976 a 1992 está marcada por la creación del Estado de las Autonomías con la consiguiente proliferación de edificios públicos y viviendas de VPO. Este periodo de la arquitectura de la democracia llega hasta la celebración de la Exposición Universal de Sevilla. En esos años se hicieron el Centro de Estudios Paisaje y Territorio en el Patio de Banderas de Sevilla o la rehabilitación del Baluarte de la Candelaria en Cádiz.

– De 1993 a 2000, en esta década algunos arquitectos andaluces, como Guillermo Vázquez Consuegra o el equipo de Antonio Cruz y Antonio Ortiz, se convierten en referencia de calidad para el resto de España. El edificio Torretriana, en Sevilla, es uno de los pocos que se incluyen en este periodo que los investigadores han querido dejar para más adelante, porque se trata de construcciones todavía en uso que no corren peligro y que están demasiado cercanas para ser valoradas.

“La nueva Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía, que entró en vigor en enero de 2008 ha creado la figura del Inventario de Bienes Reconocidos del Patrimonio Histórico que propiciará la colaboración de la Junta con los ayuntamientos y diputaciones, que también tienen competencias en arquitectura”, explica Juan Manuel Becerra.

“La selección se ha realizado con equipos provinciales, pero también hemos contado con expertos en distintas tipologías que han supervisado el trabajo de forma transversal. Se ha tenido en cuenta criterios territoriales en la selección de las 200 obras que recibirán más protección. Huelva, con 15 entradas, y Almería y Cádiz, con 20 cada una, son las provincias con menos seleccionadas, el resto tiene una media de 30”, comenta Plácido González.

“Es muy importante que se valoren los nuevos tipos de patrimonio. La gente respeta el artístico y el arqueológico, pero tenemos que incorporar además de la arquitectura contemporánea otros como el subacuático, el paisajístico o el inmaterial”, concluye Román Fernández-Baca.

Las fotografías han sido cedidas por el Centro de Documentación del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico.



En conservación de CU no habrá tregua
septiembre 22, 2007, 5:48 pm
Filed under: Arquitectura Mexicana, El Universal, Patrimonio, UNAM

El rector Juan Ramón de la Fuente dio a conocer un plan de preservación mucho más agresivo, en el marco de la entrega de la declaratoria de la UNESCO a ciudad universitaria.

Yanet Aguilar Sosa
El Universal
Viernes 21 de septiembre de 2007
yanet. sosa@eluniversal.com.mx

Tras la declaratoria de Ciudad Universitaria como Patrimonio de la Humanidad, hoy se llevará cabo la ceremonia donde el director general de la UNESCO, Koichiro Matsuura, entregará al rector Juan Ramón de la Fuente el pergamino oficial de dicho reconocimiento.

En el acto, que tendrá lugar en la sala de usos múltiples de Rectoría, se rendirá un homenaje a creadores vivos que participaron en la edificación de Ciudad Universitaria.

A partir del anuncio de esta declaratoria de la UNESCO, la UNAM creó un plan de conservación más agresivo para preservar en mejores condiciones el área de las 730 hectáreas que conforman su trazo original.

Así, el rector De la Fuente, emitió dos acuerdos para la creación del Comité de Preservación y Desarrollo de Ciudad Universitaria, y otro por el cual se asignarán mayores recursos para el mantenimiento y conservación.

El pasado 17 de septiembre se dieron a conocer, a través de la Gaceta UNAM, los acuerdos que refrendan el compromiso de la casa de estudios en la preservación y mantenimiento de la Ciudad Universitaria, espacio que fue inaugurado el 20 de noviembre de 1952.

El área que es Patrimonio Cultural de la Humanidad comprende desde el Estadio Olímpico, las facultades de Filosofía y Letras, Derecho, Contaduría y Administración, Economía, Odontología, Medicina, Ciencias Químicas, Ingeniería y Arquitectura, la zona de museos, la alberca olímpica y los campos deportivos.

Ese espacio, en el que participaron más de 200 ingenieros y arquitectos, comandados por Mario Pani y Enrique del Moral, fusiona el pasado del México antiguo expresado en plazas como Monte Albán y Teotihuacán, con los grandes espacios abiertos relacionados con el paisaje, pero con las formas de la modernidad y la arquitectura funcionalista de mediados del siglo XX, a las que le integraron el muralismo mexicano.

Aunque el mantenimiento que realizan actualmente es bueno, no es el óptimo, reconoció Felipe Leal, coordinador de Proyectos Especiales de la UNAM.

El arquitecto y director del proyecto de integración del expediente que presentaron ante la UNESCO, asegura que se requiere un gran esfuerzo para mantenimiento correctivo, dado que en las últimas décadas, por el aumento de la matrícula, se hicieron adecuaciones a los edificios, se construyeron aulas, auditorios y oficinas que poco tienen que ver con la traza original y con la propuesta de vestíbulos libres, abiertos y transparentes.

En opinión de Leal, “preservar no significa prohibir, significa hacer las cosas bien; queremos seguir utilizando esta universidad, que sigan dándole uso el estudiante y el profesor, pero queremos que se haga por los caminos adecuados. Preservar su integridad es muy importante y se va a reforzar, estos últimos años se ha hecho bien”.

Entre las acciones correctivas no sólo están las adecuaciones a edificios de facultades y escuelas, también la transformación de la arquitectura paisajística. Hasta ahora se han sembrado arbustos, ficus y rosales donde existían explanadas extensas de césped y conjuntos de árboles que fueron planeados por el arquitecto Juan Barragán como si fueran floreros.

Con la declaratoria, explicó Leal, la UNAM se obliga a tener un plan de mantenimiento más intenso, pero también a difundir el campus universitario como un bien cultural a través de investigaciones, publicaciones y visitas guiadas.

“Se hará un centro de consulta donde la gente pueda llegar y tener acceso a todas las informaciones de carácter histórico y descriptivo, una pequeña sala de exposiciones donde se narre la historia con imágenes y proyecciones de video, pero sobre todo se debe preservar y difundir este espacio.”

Para el mantenimiento y conservación de la zona declarada Patrimonio de la Humanidad, la UNAM destina entre 2% y 3 % de su presupuesto anual, de ahí que trabajen en crear conciencia en la comunidad universitaria, como ya existe en la Administración Central y en el Patronato Universitario.

Felipe Leal dice que se requiere mantenimiento de infraestructura visible, pero sobre todo en la no visible, en las subestaciones eléctricas, las redes de aguas y drenaje, de tratamiento de agua y en las redes de cómputo, “infraestructura que no se ve pero es básica para el funcionamiento de la universidad”.



Urgente revisar Ley de Patrimonio, la cual ya caducó
junio 17, 2007, 4:26 am
Filed under: México, Patrimonio

Según Iván San Martín: “Sería una cuestión meramente normativa”, que debe emanar del Congreso.

México, DF.– México tiene una Ley de Patrimonio caduca que en su época tuvo sus virtudes pero que hoy ya no responde al momento histórico, aseveró el arquitecto Iván San Martín Córdova, para quien es urgente su revisión.

Entrevistado durante la clausura del XV Coloquio del Seminario de Estudio y Conservación del Patrimonio Cultural, El Patrimonio de los Siglos XX y XXI, que se realizó del 13 al 15 de junio en el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, el especialista dijo a Notimex que “sería una cuestión meramente normativa”, que debe emanar del Congreso.

“A partir del Congreso se debe aprovechar para promover una nueva ley federal que de alguna manera integre o de una articulación de los diferentes órganos, porque pasa que Conaculta hace lo suyo, el INAH y el INBAL otras cosas”, criticó el coordinador de Posgrado de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Otro problema, agregó San Martín, es de tipo cultural, porque en la medida en que haya un pueblo educado, con una cultura cívica y un respeto al patrimonio, habrá una valoración del patrimonio del siglo XX y posteriormente una acción de conservación”.

En ese sentido, recordó que por lo general “siempre nos quejamos de que el desarrollador inmobiliario va destruyendo todo, y desde su óptica el está justificado, sin embargo, también la normatividad no da elementos, hay una burocracia que hace difícil la defensa del patrimonio”.

A lo anterior se suma un esquema nada favorable de subvenciones “que diga si se hace una intervención al inversionista se le da un beneficio fiscal, pero creo que hay varios aspectos que trabajar y la principal sin lugar a dudas la cuestión jurídica”, consideró.

Durante su ponencia “De caducaciones y actualizaciones axiológicas para una valoración más plural del patrimonio arqueológico del siglo XX”, San Martín Córdova puso énfasis en que es necesario ajustar la teoría de la valoración arquitectónica a los nuevos tiempos.

“Los tres fundamentos tradicionales axiológicos en que se basa la identificación de una obra de arte de la arquitectura son: su relevancia en la construcción de su belleza arquitectónica, su relevancia estilística y relevantes por ser obras únicas e irrepetibles”, recordó.

Hoy, dijo, estos tres aspectos parecen haber llegado a su fin, en virtud de que el siglo XX ha generado una diversidad de géneros y producciones arquitectónicas, que van desde la arquitectura vernácula a la industrial, con materiales, sistemas y elementos inéditos.

El ponente expuso un nuevo modelo axiológico “mucho más cercano y acorde a la producción del siglo XX”, el cual consta de 10 puntos, en los que se destacan la relevancia estructural, histórica, social, funcional, espacial, conceptual, constructiva, autoral, urbanística y ambiental del inmueble en cuestión.

“De tal manera que estas 10 valoraciones arquitectónicas deberán sumarse a las tres certidumbres estéticas tradicionales expuestas con anterioridad, lo cual da por resultado 13 puntos que deberían de incluirse para valorar la arquitectura producida desde la modernidad”, concluyó.

Notimex



Inminente inscripción de CU en la lista de Patrimonio de la Humanidad
abril 21, 2007, 3:22 pm
Filed under: México, Patrimonio, UNAM

El proceso se encuentra en la fase final, previa a la declaratoria de la UNESCO
MERRY MACMASTERS

El campus de Ciudad Universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), que comenzó a funcionar en 1952, está en la última fase del análisis para ser inscrito en la lista de Patrimonio de la Humanidad de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), declaratoria que se dará en los próximos meses.

Será el segundo conjunto de arquitectura moderna mexicana en gozar de este título, porque el primero fue la Casa Estudio Luis Barragán, en 2004.

El capítulo mexicano del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos, por sus siglas en inglés), ha participado desde el inicio en esta gestión mediante integrantes como Francisco López, Enrique de Anda y sus diferentes presidentes, que durante muchos años persiguieron este objetivo, señala Javier Villalobos Jaramillo, su actual dirigente.

Como integrante del Comité Ejecutivo Internacional de Icomos, Villalobos asistió a la reunión del pasado enero efectuada en París, donde se analizó el caso, aunque más bien participó en la evaluación de otras propuestas, pues ”a los mexicanos no nos toca evaluar lo propio”.

Al respecto, expresa su beneplácito de que algunos de los proyectistas de Ciudad Universitaria, como Pedro Ramírez Vázquez y Alfonso Liceaga, formen parte del capítulo mexicano de Icomos.

El Icomos mexicano, mediante su Comité Científico de Arquitectura del Siglo XX, considera oportuno seguir discutiendo los valores del campus central.

Con ese propósito dedicará su cuarto Encuentro Nacional de Arquitectura del Siglo XX, que se realizará los días 24 y 25 de mayo, al tema El campus de la Ciudad Universitaria de la UNAM, monumento artístico mexicano. Se contará con el apoyo del Instituto de Investigaciones Estéticas y la Facultad de Arquitectura de la UNAM, esta última sede del encuentro.

En 2005, Ciudad Universitaria recibió el título de Monumento Artístico, trámite que fue iniciado por el Icomos mexicano. Luego, por medio de la Facultad de Arquitectura, se envió información al rector Juan Ramón de la Fuente de que el campus tiene los méritos para ser inscrito en la lista de Patrimonio de la Humanidad, y que el Comité Científico de Arquitectura del Siglo XX tenía la capacidad de organizar la documentación necesaria para la integración de un expediente, expresa Enrique de Anda, coordinador del comité.

Espejo hacia el mundo

Respecto de los argumentos que respaldan esta propuesta, De Anda coloca, en primer lugar, ”la calidad fuera de lo común de la arquitectura, muy bien realizada, que tiene que ver con una muy buena comprensión y asimilación en México de los principios de la arquitectura moderna lanzados en Europa en los años 20 del siglo pasado”.

Se finca también en ”los valores excepcionales que tiene el campus para la cultura mexicana y, por tanto, la universal”. Tiene que verse con ”la presencia de la UNAM como ente que permanentemente se renueva, se moderniza y se ha vinculado con todo el proceso cultural del país. En esa medida también es una suerte de espejo hacia el mundo.

”La universidad ha sido, y sigue siendo, un reflejo de idiosincrasias, de propósitos, de actitudes, de los avances en la técnica, las humanidades y las artes. Todos aquellos que han tenido algo relevante que decir en México en el siglo XX, por lo menos en cualquiera de las áreas del conocimiento, han estado vinculados de una manera u otra con la universidad.

”Esos son los valores implícitos en el campus, porque allí están los edificios emblemáticos: la biblioteca, los primeros en los que se alojaron las escuelas y facultades, la Rectoría; están las diferentes áreas en las que siempre se ha apoyado el trabajo de la universidad, que es la investigación, la docencia y la difusión de la cultura, esta última incluye al Museo Universitario de Ciencias y Arte”.

Que Ciudad Universitaria tampoco ha perdido su halo vanguardista, queda demostrado con el anuncio del próximo proyecto de Spencer Tunick, conocido por sus instalaciones masivas de personas desnudas en espacios públicos. Para De Anda ”todo el mundo tiene una imagen de la universidad. Por las huelgas, por el futbol -en su época, el futbol americano-. Es un hecho que muchos acontecimientos de vanguardia en el siglo XX se dieron en la universidad: José Vasconcelos llegó a ser secretario de Educación Pública después de ser rector; el movimiento del 68 se prohijó con una participación decidida de la UNAM.

”De esa época también fueron los movimientos de vanguardias artísticas que buscaban otros espacios que no eran los oficiales, como el Palacio de Bellas Artes. No es gratuito que dentro de esa actitud social tan fuerte, hoy día estemos reconociendo que los edificios universitarios, hechos por arquitectos mexicanos para ese campus, son de calidad excepcional.”

No obstante, a De Anda le preocupa que en la UNAM no se ha desarrollado un ”plan de manejo del bien”, como pide la UNESCO, que no es lo mismo que un proyecto de mantenimiento. Como primer punto, se debe de crear una unidad de gestión, en la cual estén representados los distintos sectores que utilizan el bien: profesores, investigadores, alumnos, trabajadores, todos los que tienen alguna tarea relacionada con la universidad.

Una de sus labores es evitar que se pierda la ”autenticidad” del campus, hecho que da sustento a la solicitud de inscripción en la lista de Patrimonio de la Humanidad, porque ”los edificios no han sido modificados ni en sus condiciones físicas ni de uso”. Para De Anda, eso habla de ”un mérito arquitectónico, porque a pesar de que tiene más de 50 años de uso intensivo, cotidiano, los edificios han permanecido”.

Luego, en ese conjunto se han generado ”actitudes, conductas, relaciones de la comunidad universitaria con la sociedad, que han hecho que ésta identifique a la universidad y al campus con algunas características. En cualquiera de los ámbitos de la cultura está presente Ciudad Universitaria. Entonces, lo que se busca con un plan de manejo es que esos valores, no nada más físicos, no desaparezcan”.