Noticias de Arquitectura


La arquitectura que va más allá
abril 2, 2007, 5:13 am
Filed under: Hara, Japon

Son parteaguas el estadio inteligente y las casas experimentales de Hiroshi Hara

El Universal
Jueves 29 de marzo de 2007

En la Ciudad Discreta cada casa está constituida por tres pequeñas “torres” de no más de 40 metros cuadrados. En la planta baja se localizan los espacios sociales: sala, cocina-comedor, terraza, patio cubierto. Estos dos últimos permiten las conexiones entre los espacios sociales privados y los del entorno.

En este proyecto, el japonés Hiroshi Hara sometió a discusión, reflexión y debate, el futuro de las urbes, las formas de vida, la comunicación familiar y la sociedad en general.

Su ideal es buscar fórmulas de solución a los problemas de la gente sin hogar, con sistemas constructivos simples, económicos y que permitan tanto la autoconstrucción como su ampliación progresiva.

Él lo llama proceso de “conexión-desconexión” que no es ajeno a la vida moderna, aunque resulta todavía alejado de la idiosincrasia de las sociedades actuales.

Lo que propone es que, en un futuro, nuestros vecinos tengan conexión con nuestra casa y puedan entrar a nuestra sala, cocina y áreas comunes, pero no a los espacios íntimos, como recámaras. El proyecto indica, simbólicamente, que estar juntos no significa perder la individualidad.

La Ciudad Discreta tiene diferentes tipos de medios de conexión como cubiertas, escaleras, puentes, plataformas, patios, entre otros.

Al radicar varios vecinos en una colonia, las conexiones se entrelazan y la convivencia aumenta.

“La idea de la ´Casa Experimental´ surgió durante una conversación en el aeropuerto de Montevideo al finalizar un seminario al que acudió el arquitecto en el 2002.

“Después revisé unos fondos que se habían creado para mi trabajo en una universidad y pude conseguir la cifra de un millón 650 mil yenes que se invirtió en la construcción de las primeras casas experimentales, en Córdoba, Argentina”, explica.

Un estadio funcional

Entre otros proyectos con los que este creativo ha sorprendido al mundo figura el ya mencionado Sapporo Dome. Es el primer estadio en el mundo con dos campos de futbol y beisbol móviles. Es decir, la cancha es desmontable para cambiarla cada vez que se requiera, según el tipo de partido a efectuarse.

El arquitecto Hara describe su obra: “No es sólo un estadio para futbol, sino para beisbol, para conciertos y otros usos. El Sapporo Dome es un estadio multifuncional.

“Hay un observatorio en la parte superior del estadio, al que se puede subir para deleitarse con la vista de la ciudad y de la naturaleza, aun cuando no haya un partido. El estadio ofrece entonces mucho más que el escenario para ver una competencia deportiva”, nos explica.

Pero la característica más singular es que las gradas pueden ampliar su capacidad para dar acomodo a mayor número de personas. Esto gracias a sofisticados sistemas mecánicos y a tecnología de punta.

El estadio tiene capacidad para 40 mil personas y su costo superó los 400 millones de dólares.

Su obra en Osaka

En esta ciudad japonesa destaca el Umeda Sky Building, el primer rascacielos con carácter de gran pórtico urbano de esa localidad.

Gracias a una investigación tecnológica consecuente, el arquitecto Hara erigió dos torres de 173 metros de altura, unidas en su parte superior por una terraza mirador. En el momento de su culminación, 1993, era el edificio más alto del Japón.

Hoy en día ocupa el séptimo lugar entre los edificios nipones más altos. Las torres se comunican por medio de puentes, pasarelas eléctricas y ascensores panorámicos, con lo que se consigue una dinámica interesante, a diferencia de lo que ocurre en la mayoría de los rascacielos del mundo, en los que sólo se sube o se baja linealmente. “Lo importante es que en la arquitectura haya movilidad; el Umeda Sky Building es el ejemplo más claro de ello; allí hay conexión entre un edificio y otro; no es una obra estática y eso la vuelve más interesante”, expresa el arquitecto.

En lo más alto de las torres se encuentran restaurantes que destacan por sus interiores sobria y elegantemente decorados. Además, su cuidada jardinería, a la que se denomina “el jardín-observatorio flotante” (the floating garden observatory) ha sido comparada por algunos críticos con los jardines colgantes de Babilonia.

Arquitectura espacial

Actualmente, Hiroshi Hara analiza la posibilidad de crear ciudades extraterrestres, como las llama él mismo.

“Es una propuesta futurista en la que pienso encontrar la forma de crear plataformas que floten en la atmósfera terrestre y en donde se pueda vivir plenamente, pero aún estamos estudiando esta posibilidad”, explicó a los medios.

También habló de promover la arquitectura dentro de la arquitectura. “En un edificio puede haber otros diseños arquitectónicos”, explicó.

Se le preguntó acerca del papel de la ecología en la arquitectura, y su respuesta fue breve: “Mi arquitectura es responsable al respecto, básicamente al aprovechar al máximo la luz natural, para ahorrar energía”, concluyó el talentoso japonés.

Anuncios