Noticias de Arquitectura


Problemas entre el príncipe de Gales y el Instituto Británico de Arquitectos
agosto 21, 2009, 12:27 am
Filed under: Arquitectura Inglesa | Etiquetas:

viernes, 21 de agosto de 2009

Ya se lleva tiempo escuchando que no siempre los planes de Carlos de Inglaterra casan con los proyectos del Instituto inglés. Ahora, este ha señalado su disconformidad en cuanto a cambios que el propio príncipe ha realizado ajustándose a sus gustos personales y no a lo acordado con anterioridad.

El plan arquitectónico consiste en realizar una importante obra de un complejo de oficinas y tiendas, cercano a la catedral de St. Paul. Un presupuesto de 500 millones de libras para el director de dicho proyecto, el conocido arquitecto Jean Nouvel. Sin embargo, se asegura que supuestamente, el príncipe Carlos ha intervenido para que no sea él quien lleve a cabo el diseño, sino otro diseñador que él considera más adecuado.

El plan, llamado “One New Change”, sufre entonces, un cambio importante y al considerarse este fuera de lugar, el Instituto Británico de Arquitectos se ha quejado de forma pública tachando la acción de “descarada y perniciosa” y pidiendo “un paso atrás” al heredero de la corona.

Según Mikey Hussey, director londinense de Land Securities, empresa dedicada al desarrollo de edificios comerciales, el príncipe Carlos escribió una carta al Instituto donde se señalaba la necesidad de que “cerca de St. Paul debería haber algo brillante” y en la misma misiva recomendaba a uno de sus propios asesores arquitectónicos.

La postura del hijo mayor de Isabel II en cuanto a la arquitectura, siempre ha sido el oponerse a la arquitectura moderna así que no es de extrañar que se oponga a las ideas de Jean Nouvel, prestigioso arquitecto modernista.



Le prince Charles repart en guerre contre l’architecture moderne
junio 21, 2009, 12:46 pm
Filed under: Arquitectura Inglesa, Rogers | Etiquetas:

LE MONDE | 20.06.09 | 13h31  •  Mis à jour le 20.06.09 | 13h31

Shakespeare, reviens : un prince a besoin de toi ! Reviens pour rappeler les vertus du silence à un héritier présomptif de la Couronne ne voyant rien venir à l’horizon raisonnable, tant Dieu protège la reine.” Cet appel aurait pu être lancé par le monde politique après la dernière attaque du prince Charles contre l’architecture contemporaine.

// //

//

Le futur Charles III est un homme de convictions aux opinions très arrêtées. Depuis la diffusion, en 1988, d’un film qu’il avait réalisé personnellement, ce partisan du tout classique n’a eu de cesse de combattre les méfaits des architectes modernistes et autres durs du “high tech”. Le fils aîné d’Elizabeth II vient ainsi de torpiller un ambitieux projet de réaménagement d’une ancienne caserne de Chelsea signé de l’architecte de renom Lord Rogers.

Situé dans l’un des quartiers les plus huppés de la capitale, le site des Chelsea Barracks avait été acheté par une société immobilière du Qatar liée à la famille régnante de l’émirat gazier. Ce promoteur avait choisi comme maître d’oeuvre général Richard Rogers.

Fidèle au verre et à l’acier, ce manieur de métal froid, à qui l’on doit le siège des Lloyds et le Centre Pompidou – avec Renzo Piano -, avait conçu un ambitieux projet urbanistique sur cinq hectares. La demande de permis de construire devait être examinée la semaine prochaine par la municipalité de Kensington et Chelsea.

Le 13 juin, Lord Rogers a été remercié sur ordre de l’émir du Qatar. Dans une lettre adressée au cheikh Hamad Ben Khalifa Al-Thani, le prince Charles l’avait exhorté d’abandonner le projet. Le chef de l’Etat ne peut rien refuser à Son Altesse Royale, ami de longue date, très proche des pétromonarchies du Golfe, défenseur de surcroît du rapprochement avec l’islam. Le réaménagement des Chelsea Barracks sera sans doute confié à Quinlan Terry, chouchou du prince et adepte des matériaux traditionnels, comme la brique et la pierre.

Accusant le prince d’ignorance en matière d’architecture, Lord Rogers a dénoncé “les privilèges de la naissance qui permettent de court-circuiter le processus démocratique d’urbanisme”.

Si Elizabeth II s’est toujours tenue au-dessus de la mêlée, le prince de Galles se définit comme un dissident politique. Ses futurs sujets s’inquiètent : en tant que souverain constitutionnel, Charles se contentera-t-il de commander aux esturgeons, aux cygnes et aux baleines, dernières parcelles de la prérogative royale ?

Marc Roche (Londres, correspondant)


Prince Charles Tears Down Mr. Rogers’s Neighborhood
junio 20, 2009, 6:05 pm
Filed under: Arquitectura Inglesa, Rogers | Etiquetas: ,

By HUGH PEARMAN

London

In front of the Palace of Westminster, the so-called Mother of Parliaments that is the heart of the British democratic system, stands a well-tended bronze statue of broad-belted, big-booted Oliver Cromwell. He was the “Lord Protector” who ruled during the short-lived republic that followed the English Civil War and the execution of King Charles I. Cromwell might be excused a wry smile right now because another royal Charles is, some say, challenging the dearly held British principle of a constitutional monarchy. And all because of a row over architecture. Prince Charles, a vehement antimodernist, is up to his old tricks again.

The row has now escalated, with an English Baron — Lord Rogers of Riverside, better known as the architect Richard Rogers — calling for an official tribunal to examine the role of Prince Charles in state affairs. Mr. Rogers is incandescent with rage, and no wonder. It has emerged that the prince personally wrote to the Qatari prime minister (himself of royal blood) to ensure that a £6 billion ($9.85 billion) Rogers-designed housing development in the upmarket London enclave of Chelsea was withdrawn by its developer.

That developer, Qatari Diar, happens to be a company owned by the Qatari royal family. Prince has therefore spoken unto prince, ignoring the usual planning-approval process, the British government — everybody. Charles’s letter — the substance of which has been leaked, though not the actual text — decried the Rogers design. The neoclassical style of another architect, Quinlan Terry, was much more preferable, Prince Charles said. Last week Qatari Diar duly dropped Mr. Rogers like a hot potato, just as the architect’s design for the former Chelsea Barracks site was being recommended for approval by both local planners and the various national architecture and conservation agencies.

And the Qataris didn’t just ditch Mr. Rogers. They abandoned the whole plan and announced they were going back to the drawing board with the help of The Prince’s Foundation for the Built Environment — which, despite its grand name, is effectively a fee-earning urbanism and architectural practice devoted to promulgating Charles’s views in real-life projects. It could be argued that Charles has usurped one architectural firm in order to hand a fat commission to another — his own. Whether Mr. Terry will be involved is unclear.

All of this means that the prince is sailing closer to the wind than he has done in years. The British system of constitutional monarchy, following the Restoration of 1660 after the republican interlude, is that the king or queen is head of state but effectively powerless. He or she rules by the consent of the people and Parliament. Heirs to the throne — indeed, all members of the royal family — are bound by the same rule. And this is what has brought Mr. Rogers out fighting.

In a no-holds-barred interview in the Guardian newspaper on June 16, Mr. Rogers said: “The prince always goes round the back to wield his influence, using phone calls or, in the case of the Chelsea Barracks, a private letter. It is an abuse of power because he is not willing to debate. He has made his representations two and a half years late and anyone else would have been shown the door. We should examine some of the ethics of this situation. Someone who is unelected, will not debate but will use the power bestowed by his birthright must be questioned.”

If Mr. Rogers was just another disappointed architect, this might be seen only as sour grapes. But he is both world-famous — winner of every architecture award going, including America’s Pritzker Prize — and a political animal. He was an adviser to Tony Blair’s Labour government, is still an adviser to the mayor of London and is an active member of the House of Lords, the upper chamber of Britain’s Parliament. He knows the ropes and I suspect he knows he has support.

Tellingly, Mr. Rogers remarks in the interview that “the Qataris never sorted out the difference between royalty and government.” It appears that they may have thought the British prince was like a Middle Eastern prince, a real wielder of executive power. Certainly no British-based development company would have attached so much importance to a petulant letter from Charles in the way that Qatari Diar did — especially not when it was on the verge of winning official planning permission, as was the case with the Rogers design.

Charles is known to be frustrated by his role — “He is actually an unemployed individual, which says something about the state of the royal family,” Mr. Rogers woundingly but accurately said. But this does not stop Charles from dashing off what are called “black spider letters,” after his scrawling handwriting, to prime ministers and ministers on all manner of topics. They are usually politely ignored. As a consequence, the presumed influence of Charles is rather greater overseas than it is at home, where — although his views on architecture attract strong conservative support — he is generally regarded as a well-meaning buffoon.

[Chelsea] Quinlan & Francis Terry, LLPQuinlan Terry’s neoclassical proposal — the preference of letter-writing royalty.

At times, Charles has suggested that he speaks for the common people. Given his immense wealth and privileged position, this is a hard point to argue. “The idea that he is a man of the people fascinates me,” said Mr. Rogers. “He’s a man of the rich people, that’s for sure.”

And this, in the end, is what the whole brouhaha comes down to: money and the power it brings. Qatari Diar, for instance, is not just intending to build a large housing development in Chelsea. It is also the major funder of what will be Europe’s tallest skyscraper close to London’s financial center. The “Shard” tower, by Mr. Rogers’s former partner Renzo Piano — with whom Mr. Rogers designed Paris’s Pompidou Center in the 1970s — will be the most prominent building in London by far. Its impact on the skyline will be colossal. In contrast, the visual impact of Mr. Rogers’s Chelsea plan will be zero on the skyline and negligible in its neighborhood. So why isn’t Charles writing letters to the Qataris about the Shard? Easy. The Shard is planned for an office quarter of a poor borough next to a commuter railway station. Chelsea, by contrast, is a rich residential district inhabited by some very conservative people with good contacts. (It also happens to be where the left-leaning Mr. Rogers lives.)

Will the architect get his way and persuade Parliament to re-examine the role of Prince Charles? I think it unlikely that anything will emerge publicly. But, just as Charles can write letters to the government, so the government can write letters to Charles. And it is not impossible that a sterner missive than usual may be drafted soon. Nobody will mention Cromwell. But his statue is there at the Palace of Westminster: a poignant warning to all uppity royals named Charles.

Mr. Pearman is architecture critic of the Sunday Times in London, and editor of the Journal of the Royal Institute of British Architects.

Printed in The Wall Street Journal, page D6



Lord Rogers’s attack on Prince Charles dismissed by constitutional expert
junio 20, 2009, 6:03 pm
Filed under: Arquitectura Inglesa, Rogers

Sir Richard Rogers and The Prince of Wales

<!– Remove following

to not show photographer information –> <!– Remove following

to not show image description –>

Lord Rogers, left, said that the Prince had set a ‘dangerous precedent’

<!– Remove following

to not show enlarge option –>

//

Valentine Low

The explosive if entertaining dispute between the Prince of Wales and the architect Lord Rogers of Riverside moved in the Prince’s favour last night after one of the country’s leading constitutional experts roundly dismissed Lord Rogers’s demands for a review of Prince Charles’s political influence.

Lord Rogers had said that the Prince had set a “dangerous precedent” by using his contacts with the Qatari Royal Family to ensure that his modernist design for the Chelsea Barracks site in London was dropped.

The architect, who has clashed with the Prince before, called for a panel of constitutional experts to examine his powers and his right to make interventions in subjects close to his heart such as architecture, medicine, farming and the environment.

“I think that anyone who uses his power due to birth, like this, breaks a constitutional understanding,” he said.

“It’s not a law, it’s a constitutional understanding and a trust we have within our society about the role of people who have received power in that manner.”

Vernon Bogdanor, Professor of Politics and Government at the University of Oxford, and one of the experts who might be approached for such a panel, said Lord Rogers was mistaken. “The Prince can make what contribution he wishes to public debate, as long as he is not partisan. It would only be unconstitutional if he was taking part in a party political debate, or was doing something that would undermine the position of the Queen, which he would never do. The fact that one does not agree with what he says does not make it unconstitutional.”

However, once Prince Charles became King the position would change completely, Professor Bogdanor said. All of his public statements would have to be made on the advice of ministers, who would be able to stop him from saying something if they saw fit.

Lord Rogers’s attack on the Prince came after the Qatari owners of the 12.8-acre site opposite the historic Royal Hospital announced on Friday that they had withdrawn their planning application, less than a week before it was due to be considered by Westminster council. While seeking a new plan, the developers will consult various interested groups, including Charles’s charity The Prince’s Foundation for the Built Environment.

The decision followed a direct intervention by the Prince, who wrote to the chairman of Qatari Diar, the real estate investment company owned by the Qatari Royal Family, which is behind the scheme, urging him to consider alternatives to the modern design.

Lord Rogers told the BBC Radio 4 Today programme: “I think there’s a dangerous precedent that the Prince has entered into, which is very much about how he sees style.

“And the Prince is not willing to debate. If the Prince does not debate, there must be a question over why he can participate in political situations.”

Lord Rogers is not alone in his criticism of the Prince. Nick Raynsford, the former planning minister, accused him of acting “in an almost feudal way in discussions with members of royal families overseas about outcomes that will affect the people of this country and should be determined by the normal democratic process”.

There are also constitutional experts who take a less robust view of the Prince’s right to speak out than Professor Bogdanor. Robert Blackburn, Professor of Constitutional Law at King’s College London and author of King and Country: Monarchy and the Future King Charles III, said: “Before one becomes a constitutional King, one must be a constitutional Prince of Wales — meaning a prince must maintain strict political neutrality and avoid criticism from elected politicians holding public office . . . Once a proactive, interventionist mentality is adopted, he may come to think he can intervene on difficult matters of state where he will hold direct constitutional powers.”

The Prince’s office has not commented on Lord Rogers’s comments.

Not everything has gone the Princes’s way. He recommended to the Qataris a classical design by his favoured architect, Quinlan Terry, but sources close to the developers said it was unlikely to be adopted.



Arquitectos protestan contra el príncipe Carlos
mayo 11, 2009, 8:22 pm
Filed under: Arquitectura Inglesa, Universal | Etiquetas: ,

Critican la oposición del heredero al trono británico a la arquitectura moderna

AP
El Universal
Reino Unido Lunes 11 de mayo de 2009
15:09 Al parecer muchos asientos estarán vacíos el martes por la noche cuando el príncipe Carlos, heredero del trono británico, hable en el Instituto Real de Arquitectos Británicos, luego que algunos de sus miembros instaron a boicotearlo por considerar que se ha extralimitado al oponerse a la arquitectura moderna.En esta ocasión, empero, no sólo se debe a esa posición sino a sus esfuerzos por bloquear un importante proyecto de una torre de acero y vidrio en el lugar donde estaba un cuartel del ejército, en el elegante barrio londinense de Chelsea.

El príncipe Carlos ha tratado de entorpecer un proceso de planificación normal, valiéndose de su influencia y conexiones para que los urbanistas se limiten a un diseño más tradicional. Los arquitectos señalan que la familia real se debería abstener de este tipo de acciones.

“Un salón vacío será la mejor respuesta“, destacó Piers Gough, un importante arquitecto británico que envió una carta instando a sus colegas a que no asistan a la charla que dará el príncipe por la conmemoración del aniversario de 175 años del instituto.

“Me parece que el príncipe ha tenido mala influencia en la arquitectura y ahora tiene mala influencia en el nuevo complejo de Chelsea“, agregó.

En 1984, Carlos usó un discurso en el instituto para expresar su punto de vista sobre la arquitectura moderna, iniciando desde entonces una cruzada de 25 años que ha limitado el estilo en edificios del gobierno.

Ha dicho que los modernistas destruyen el ambiente único de varios siglos de la vida urbana de Londres al reemplazar las obras clásicas con otras, modernas.

El plan de remodelación del cuartel incluye torres de acero y vidrio según el diseño del arquitecto Richard Rogers, que se construirá contiguo al Hospital Real de Chelsea, un modelo clásico de Christopher Wren, el renombrado arquitecto del Siglo XVII que también diseñó la Catedral de San Pablo y otros edificios históricos de Londres.

El proyecto, que se extiende sobre 5.26 hectáreas, incluirá un hotel y 552 departamentos. Sólo el terreno cuesta mil 440 millones de dólares (959 millones de euros).

El financiamiento procede de la familia real de Katar, y según los diarios británicos, Carlos ha cabildeado a la familia real de Katar a fin de que modifiquen el diseño dentro de un estilo tradicional.

Esa acción ha disgustado a muchos entre ellos a otro arquitecto Tony Fretton, que también insta a un boicot del discurso del martes.

“Si eso es cierto, desborda el procesos democrático“, agregó.

El concejo comunitario de Westminster estudia el plan y realizará audiencias a partir de junio.
cvtp



Critica proyecto arquitectónico
abril 13, 2009, 9:58 pm
Filed under: Arquitectura Inglesa, Rogers | Etiquetas: ,

El príncipe Carlos de Gales arremete contra una próxima edificación de Richard Rogers

La retrospectiva Frank Lloyd Wright: From Within Outward, del Guggenheim de Nueva York, a partir de mayo, y diversos libros recuerdan a uno de los maestros y renovadores del lenguaje arquitectónico del siglo XX en el 50 aniversario de su muerte

El Universal
Domingo 12 de abril de 2009
La retrospectiva Frank Lloyd Wright: From Within Outward, del Guggenheim de Nueva York, a partir de mayo, y diversos libros recuerdan a uno de los maestros y renovadores del lenguaje arquitectónico del siglo XX en el 50 aniversario de su muerte.

Wright (1867-1959) desarrolló el estilo Usonian, entre 1936 y 50, para abaratar las viviendas de la clase media, después de la gran depresión de 1929 y la I Guerra Mundial.

Este visionario de la nueva arquitectura del hormigón y el cristal aportó en sus 62 años de carrera otra forma de convivencia del ser humano con los edificios civiles y gubernamentales.

La apertura metafórica que este arquitecto llevó a cabo en sus edificios fue la creación de espacios diáfanos y la colocación de grandes ventanales.

Wright desarrolló una “arquitectura de la democracia”, según su fundación, a pesar de que los costos de sus viviendas eran para pocos bolsillos.

Las cocinas americanas y los garages al aire libre, hoy en día muy comunes, surgieron de la mente de este arquitecto.

Muchos de sus proyectos no se construyeron. Wright dibujó —en unos 22 mil bocetos— más de mil edificios, 480 se realizaron y dos fueron demolidos: el Midway Gardens, de Chicago, y el mítico Imperial Hotel, de Tokio, según la fundación que vela por su legado.

La creatividad de Wright fue básica en su lenguaje arquitectónico con el que aportó una nueva manera de concebir la construcción, sobre todo, en EU.

Para algunos, Wright es un genio y lo comparan —al igual que al franco-suizo Le Corbusier— con lo que supuso Pablo Picasso en la pintura, pero lo incuestionable es su aportación en la aplicación constructiva de los materiales y la formulación de nuevas estructuras.

El hormigón fue su aliado para diseñar casas del estilo Usonian Automatic u otros edificios como el Museo Guggenheim de Nueva York (1959) o la casa Fallingwater, en Pensilvania (1935), en los que, ante todo, renovó el concepto del espacio interior.

Hasta la fecha, el interior de las casas y los edificios eran abigarrados, hasta que él concibió que con la combinación del hierro y el hormigón en la estructura podía crear espacios diáfanos dentro de sus construcciones.

Y, también, se preocupó por la luz natural que penetra a través de los grandes ventanales horadados en los techos o en los muros en sus casas tanto de madera como de piedra.

De ahí que el vidrio fuera otro de los elementos naturales que combinó con la madera y la piedra, como si se trasladase el concepto del yin y el yang a sus casas, entre las cuales cabe destacar, la Hagan y la Massaro.

La influencia de la naturaleza y la fusión de sus casas con el hábitat natural proviene de la infancia de Wright, cuando pasaba sus vacaciones en el valle de Spring Green, y de sus viajes y posterior estancia en Japón.

La aplicación pionera occidental del minimalismo es evidente en sus casas como la Curtis Meyer (1948).

Sus creaciones fueron múltiples: desde dos estilos arquitectónicos —el Usonian y el Prairie— que aplicó en hoteles, casas, torres de apartamentos, centros comerciales, museos, templos diversos, objetos y materiales.

Hay dos aspectos que llaman la atención sobre Wright en estos tiempos: el primero es el gran número de libros editados desde el año pasado sobre él. En el catálogo online de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos figuran actualmente 881 títulos.

Y en segundo lugar, el lado oculto de la vida privada de este visionario, que alimenta los rumores que hablan sobre la relación que mantuvo con sus tres esposas y su amante oficial, que fue asesinada en 1914 en su legendaria casa Taliesin. (EFE)



Londres confirma mayor festival de arquitectura del mundo
junio 7, 2008, 3:35 pm
Filed under: Arquitectura Inglesa, Londres

Viernes 6 de Junio de 2008
09:05
ANSA
LONDRES.- El Festival de Arquitectura de Londres (LFA), el más amplio del mundo con unos 500 eventos y actividades especiales, abrirá este mes al público, confirmó hoy a Sarah McLean, vocera del certamen.

El festival, entre el 20 de junio y el 20 de julio organizado por los grupos British Council y Design for London, incluirá estructuras temporarias, eventos de arte, música, cine y danza, como también charlas, caminatas, paseos por el río Támesis, “performances” y proyectos urbanos.

Como parte del espectáculo, se abrirán al público unas 25 embajadas extranjeras en Londres, entre ellas la de Argentina, Estados Unidos e Italia.

Al festival fueron invitados destacados arquitectos internacionales, entre ellos David Chipperfield, Daniel Libeskind, César Pelli y Rafael Viñoly.

“El LFA 2008 presentará a los principales actores de la arquitectura de Londres, en una fiesta del diseño, el urbanismo y la edificación de la capital britanica destinada a conocer a fondo la belleza arquitectónica de una de las ciudades más bellas y complejas del mundo”, declaró McLean.



El nuevo Londres
enero 12, 2008, 9:06 pm
Filed under: Arquitectura Inglesa, Londres, Pais

Javier Mozas 12/01/2008

La segunda ciudad más cara del mundo pretende ser más compacta -tiene por hectárea tan sólo 50 viviendas -, más accesible y más verde. Para conseguirlo, además de la construcción de edificios estrella, aplicará un impulso más igualitario a su política urbana.

Por qué un número elevado de personas elige Londres para vivir, trabajar, estudiar o pasar sus vacaciones? Seguramente porque actúa como un imán -se espera que en los próximos diez años su población aumente 800.000 habitantes- que abre sus puertas al mundo. Mientras el resto de Europa duda y se pregunta qué modelo de crecimiento debe seguir, Londres tiene claro que quiere ser más compacta, más accesible, más verde y que debe aplicar un impulso más igualitario a su política urbana. Las previsiones son que llegará a los ocho millones de habitantes en 2016. Ken Livingstone, su alcalde suele decir que “todo el jodido mundo se encuentra en Londres” y eso porque está mejor conectada que cualquier otra ciudad -se puede volar a 273 destinos-, porque habla 300 lenguas, porque acepta a todas las culturas y porque nadie se preocupa de lo que hace el vecino.

En junio pasado, la Architectural Foundation presentó en la Sala de Turbinas de Tate Modern una serie de debates sobre el futuro de Londres. Se cuestionó si Londres era una ciudad unida, si una ciudad en explosión podía ser verde a la vez, si podía ser grande y maravillosa al mismo tiempo, y se formularon deseos para 2012, año en que será olímpica. Saskia Sassen (1949), socióloga y economista americana, autora del libro The global city (2001), participó en una de las jornadas y señaló que lo que ahora está pasando en Londres forma parte de la denominada economía de servicios urbanos avanzados. Se trata de una economía que necesita talento y creatividad en grandes cantidades y para ello tiene que devastar otros lugares, arrasar compañías asentadas en ciudades ajenas y atraer a los jóvenes más brillantes de todo el mundo para que impriman velocidad a relaciones y transacciones, a modas y a costumbres, al arte y a la tecnología.

Las ciudades globales succionan el talento, van a una velocidad superior al resto y se desarrollan en el espacio más rápidamente.

Londres es una ciudad abierta y diversa. Casi el 40% de la población londinense no es de origen británico. El multiculturalismo en Londres es por tanto un derecho, el derecho a ser diferente. David Adjaye (1966) es un arquitecto, nacido en Tanzania, que se instaló en Londres en 1993. Se ha convertido en una figura destacada de la escena británica, después de aparecer como presentador en una serie documental de la BBC Three titulada Dream Spaces y de terminar recientemente varios edificios comprometidos socialmente y de escala reducida. Según su propia definición, estos últimos trabajos “son cajas y objetos que cosen o pegan partes de la ciudad”. Pero ese pensamiento queda en el pasado. Ahora, su arquitectura ya no mantiene esa postura y, motivado especialmente por el carácter global y cambiante que irradia Londres, sus preocupaciones se centran en cómo los edificios crean carácter y proporcionan identidad a los nuevos lugares en los que se insertan. La propia ciudad propulsa a quienes trabajan en ella, imprime una vertiginosa velocidad a su forma de pensar, que va con la lengua fuera para adaptarse constantemente a los cambios y poder alimentar así una práctica profesional agotadoramente competitiva. Sus edificios para Idea Store en Tower Hamlets, al este de Londres, con un tercio de la población proveniente de Bangladesh, intentan sumarse al impulso culturalmente igualitario al que tiende la política municipal. Los Idea Store de Chrisp Street (2004) y Whitechapel (2005) son una mezcla de biblioteca, mediateca, centro de barrio, guardería y aulas de formación, que familiarizan con la cultura a los jóvenes que, de otra manera, nunca antes habrían pisado un edificio con hojas de papel escritas, encuadernadas y colocadas en estanterías.

Anthony Giddens (1938), sociólogo británico, ha moldeado, desde la London School of Economics, con su Tercera Vía el pensamiento del nuevo laborismo británico. Ken el Rojo, la persona que dirige los destinos de Londres desde hace más de siete años, no ha sido ajeno a las cinco conocidas consignas del gurú Giddens: tomar el centro político, asegurar la fortaleza de la economía, invertir en servicios públicos e infraestructuras, reforzar la responsabilidad individual y no permitir que los conservadores dominen el tema de la seguridad ciudadana. Todos estos trucos comerciales de la nueva izquierda, unidos al convencimiento de que los promotores privados son los únicos que pueden empujar hacia adelante a una ciudad, han conseguido transformar ese Londres desregulado y orientado hacia los servicios financieros en un centro mundial ávido de inversiones.

Las mejoras en infraestructuras atraen capitales y son uno de los temas clave de la política urbana londinense. El martes 6 de noviembre, la reina Isabel inauguró la Estación Internacional de alta velocidad de Saint Pancras, que reemplaza a Waterloo como término de la conexión entre Londres y el continente. Esta estación, junto con la remodelación del área de King’s Cross -concurso ganado por Foster and Partners (al que hay que reconocer su papel como constructor de piezas notables en la ciudad) en 1988-, se va a convertir en el nudo de transporte más importante del centro de Londres. Aquí coinciden, en el subsuelo, seis líneas de metro y parten todas las vías rápidas de ferrocarriles británicos hacia el norte. La recesión de 1990 hundió el proyecto inicial, desarrollado posteriormente por un equipo multidisciplinar, con Arup como consultora. El plan de ordenación aprobado ha desvirtuado la idea original y ha quedado reducido a un conjunto de prismas de arquitectura comercial dentro de un complejo multiusos con el habitual programa de viviendas, oficinas, comercio y hotel. Transmite un mensaje poco innovador, porque se recrea en la teoría del nuevo urbanismo americano con algunas referencias a la tradición y a las preexistencias ferroviarias del siglo XIX. English Heritage tiene que estar satisfecha.

En el caso de King’s Cross, el diseño urbano no ha sido protagonista, pero en la última edición del Premio Stirling, los medios de comunicación han contribuido a difundir la trascendencia de la arquitectura. A primeros de octubre se falló el Stirling Prize for Architecture 2007. El Museo de Literatura Moderna en Marbach, Alemania, de David Chipperfield Architects resultó ganador. El debate, que salpicó el fallo del jurado, fue si realmente la gente se siente alienada con la nueva arquitectura que deja todo resuelto y muy pulido. A la hora de máxima audiencia, en el Canal 4 de televisión, Steve Tompkins (1959) defendió la idea de una arquitectura al servicio de los usuarios y explicó que su objetivo no es construir objetos bellos, convertidos en muda expresión de espacios autosuficientes donde no cabe la más mínima modificación, sino “afinar lo que es ordinario”. En ese sentido, el Young Vic Theatre de Haworth Tompkins, también candidato al Premio Stirling 2007, es un buen ejemplo. Según Tompkins, “el Young Vic es un lugar que ha respetado la personalidad de la calle, conservando un alto grado de informalidad”. Se pueden hacer cambios y añadidos, pero por eso el edificio no va a perder el carácter acogedor que hace que el espectador se sienta a gusto. La valoración de lo ordinario en Young Vic contrasta con la arquitectura más rígida y estirada -British Museum, National Portrait Gallery, Royal Opera House- que se ha construido a partir de los fondos obtenidos con la lotería nacional, sistema iniciado en 1993 por John Major. Ken Livingstone pretende utilizar otro sistema basado en la Private Finance Initiative, iniciativa de financiación privada, pero suavizándolo, y conseguir que la arquitectura intervenga de manera más destacada en el proceso. Ha creado, para ello, la figura consejera de Design for London, cuya misión es alcanzar la excelencia en la arquitectura, los espacios públicos y el tejido urbano.

A pesar de la calidad, variedad e innovación que existen detrás de algunas de las grandes piezas de arquitectura londinense, la residencia sigue siendo el tema pendiente. En las últimas guías publicadas, la vivienda social colectiva es una categoría disminuida, con escasos edificios representados. El precio de la vivienda es un asunto escandaloso. Londres es ya la segunda ciudad más cara del mundo, después de Tokio. Ha subido cinco puestos desde 2003. Los capitales globales descubren rápidamente el milagro multiplicador del ladrillo, en una ciudad que necesita desesperadamente incrementar su densidad y crear un tejido urbano mucho más compacto. No en vano, Londres, con menos de 50 viviendas por hectárea, es la metrópoli europea con la densidad más baja. En este momento, los grandes temas de discusión son cómo aumentar la densidad y si se puede sobrepasar o no el Cinturón Verde londinense establecido en 1955 como límite del desarrollo urbano. La falta de suelo ha conducido inevitablemente a asumir que la gran altura no era tan mala como parecía. Richard Rogers, asesor del alcalde, se ha convertido en el adalid de la alta densidad y ha jugado un papel esencial, porque con su teoría de la “regeneración urbana” ha colocado la arquitectura dentro de la agenda política. Desde la Greater London Authority se pretende focalizar la construcción en determinados puntos y concentrar intensos programas de usos mixtos en emplazamientos nodales previamente aprobados y consensuados. El más destacado de estos megaproyectos es la London Bridge Tower que, con sus 310 metros de altura, quiere convertirse en la más alta de Europa. También conocido como Shard, este edificio de Renzo Piano Building Workshop, en Southwark, al sur del río, repite el consabido programa de usos mixtos que mezcla comercios, oficinas, hotel, restaurantes y viviendas. La aguja de vidrio se concibe como una ciudad vertical que acogerá diariamente a más de 18.000 personas. Según Renzo Piano, tendrá “una afilada y luminosa presencia en la silueta urbana de la ciudad”. Este edificio es una afirmación del ego de los promotores, con un programa especulativo que sitúa las viviendas entre los pisos 53 y 65, encima del hotel Shangri-La.

Si en materia de vivienda asequible la mayor parte de los esfuerzos están por hacer, en educación hace tiempo que se han puesto en marcha actuaciones innovadoras destinadas a zonas desfavorecidas. Sure Start, iniciado en 1999, es un programa de la Administración inglesa para que cada niño comience su vida de la mejor manera posible. Añade nuevos servicios a los que proporcionan las guarderías tradicionales, con especial dedicación a los cuidadores y educadores, que se integran en el funcionamiento diario del jardín de infancia. DSDHA ha diseñado dos centros para Sure Start, Paradise Park en Islington y John Perry en Dagenham, que destacan por un sugerente empleo de materiales. Fawood Children’s Centre en Brent, al norte de Londres, ha sido proyectado por Alsop and Partners. Si bien Will Alsop (1947) ha mantenido una trayectoria con gestos llamativos, en este caso, el edificio tiene algo de nariz roja de payaso que desentumece la seria arquitectura de centros infantiles. Dentro de un cobertizo de estructura metálica se han introducido tres volúmenes cerrados, montados a partir de contenedores de barco. También se ha levantado una yurta mongola como espacio mágico. La novedad es que no es sólo un centro infantil, porque se atiende a la unidad de convivencia en su conjunto (antes familia). Se prestan servicios sanitarios y se dan cursos de formación para padres sin empleo, implicando al sector privado y al voluntariado del barrio. La arquitectura, en el caso del programa Sure Start, sobrepasa la dimensión del edificio y se hace propositiva, alterando programas tradicionales y eliminando barreras administrativas entre departamentos y sectores, borrando la diferencia que existe entre lo público y lo privado.

Según Saskia Sassen, “la vieja política, que produjo resultados en el periodo keynesiano, ya no funciona, por eso estamos ante una nueva realidad”. Pocas ciudades se han dado cuenta de este revelador panorama. Es la realidad, nueva para Europa, de la desregulación, de la progresiva sustitución del poder público por la iniciativa privada, del inevitable aumento de la densidad, del cambio climático, de la diversidad cultural. Londres, por su manhattanismo, pragmatismo y apertura, vive ya esta nueva realidad y se está continuamente reinventando a sí mismo. Posee los ingredientes necesarios, capital, talento y creatividad.



Richard Rogers al fin ganó el Pritzker
diciembre 29, 2007, 9:55 pm
Filed under: Arquitectura Inglesa, Rogers

Una de las notas arquitectónicas más destacadas del 2007 fue el reconocimiento con el Nobel de la Arquitectura para el británico.

Redacción Construir

Lo más rescatable del devenir arquitectónico mundial del año que fenece llegó de la mano de Richard Rogers, un brillante arquitecto británico nacido en Florencia, Italia, en 1933.

Lo importante es el premio, no cuándo llega, declaró Richard Rogers en una entrevista telefónica con The New York Times.

Así que el arquitecto de la sonrisa permanente, ya galardonado varias veces por su excelencia, no hace caso a los que dicen que es un reconocimiento tardío y está feliz con su Pritzker, equivalente al Nobel de Arquitectura.

¿Qué otra cosa podría haber dicho este pionero de la eficiencia energética, eterno mentor de ciudades más habitables y famoso por su sociabilidad y su simpatía?, cuestiona una nota del diario Clarín de Buenos Aires. Si algo destacan de él quienes lo conocen más allá de lo profesional, es su calidad humana, asevera el rotativo argentino.

Casi ningún arquitecto deja su estudio (con oficinas en Londres, Barcelona, Madrid y Tokio) gracias al extraordinario clima de trabajo y a una cláusula que el mismo Rogers impuso y sostiene a rajatabla: el sueldo de ningún director puede superar más de 6 veces al del arquitecto que menos gana.

Por eso, justamente ahora, la firma, antes Richard Rogers Partnership, pasó a llamarse Rogers Stirk Harbour + Partners, en reconocimiento a sus principales asociados.

Es verdad que Renzo Piano, su coequipier del Centro Pompidou -y jurado en esta edición del Pritzker, recibió el premio en 1998. Y que en 1999 le tocó a Norman Foster, compañero de estudios en Yale, uno de sus socios en el Team 4 y referente como él del ‘high tech’.

Pero Rogers ya había sido destacado antes, en 1985 con la Real Medalla de Oro británica, a poco de la finalización de uno de los hitos de su carrera: el Lloyd’s de Londres.

Para sir Nicholas Serota -director de la Tate Gallery, cuya junta directiva Rogers presidió durante algunos años- el Lloyd’s grafica una de las principales paradojas del arquitecto: “Resultaba en verdad extraño que un hombre tan humano diseñara una arquitectura tan tecnocrática”.

Sin embargo, opinó Serota para el diario The Guardian de Londres, se trata de una paradoja que Rogers resolvió muchas veces, a partir del Centro Pompidou, en los setenta. En palabras del jurado del Pritzker, los proyectos claves de Rogers son “momentos definitorios en la historia de la arquitectura contemporánea”.

Y ponen como ejemplo el Centro Georges Pompidou, que “revolucionó el concepto de museo, transformando monumentos para una élite en espacios populares de intercambio social y cultural”.

La arquitecta iraquí Zaha Hadid, quien ganó el premio en 2004, tampoco ahorró elogios: “Richard siempre fue muy solidario. Con él nunca se establecen relaciones de rivalidad, ni siquiera cuando se compite por el mismo trabajo”.

La fórmula perfecta. Nacido en Florencia y criado en Londres, Rogers no se destacó hasta mayorcito en los ámbitos académicos. Una dislexia no detectada lo llevó a una escuela para chicos con retraso y recién después del servicio militar y tras una visita a Ernesto Rogers (arquitecto milanés primo de su padre) se decidió por la arquitectura.

Estudió en Inglaterra y la beca Fulbright lo llevó a perfeccionarse en EE.UU., donde se asoció con Foster y las por entonces esposas de ambos, Wendy y Sue.

The Guardian completa su trascendencia diciendo que la arquitectura, con Rogers, se vistió de pantalones largos.