Noticias de Arquitectura


Alvaro Siza: the epic and the everyday
marzo 1, 2009, 10:15 pm
Filed under: Siza

27 February 2009

Why the work of Alvaro Siza, the Portuguese architect who this week receives the RIBA’s Royal Gold Medal, is an inspiration for architects everywhere

My introduction to the work of Alvaro Siza came by chance in 1979 as a 19-year-old student visiting the ancient town of Evora in Portugal. Arriving by train, one could see in the distance two strong fields of white, like fields projecting beyond the edge of the town. It was Siza’s patio mat housing still under construction.

With bare concrete block viaduct-like structures linking terraces of low houses, these newly inhabited and only partly complete constructions of unadorned forms and the street spaces between them contributed to the feeling of a thousand-year-old typology, the rhythm of walls with doorways into small courtyards, repetitive but still with variation and not stubborn.

Five years later, I encountered Siza’s work again while studying at Kingston Polytechnic. The architectural debate of the day was between the neorationalists — in the shadow of James Stirling’s office, several of whom were teaching there — and the hardline modernists headed by David Dunster. The two positions achieved confluence with the writer and architect Aldo Rossi, who had completed a series of important buildings: school, cemetery, floating theatre, and an apartment building, all in Italy. These buildings were in part conceptual polemics supporting his thesis on memory and the European city enunciated in the book, A Scientific Autobiography. For many of us, Rossi made it possible to be a student of architecture.

The Italian magazine Lotus had published Siza’s competition-winning scheme for housing on the Giudecca in Venice, and students had been set a similar brief on that site. His design was not built but was similar in concept to the corner apartment block he built in Berlin a few years later, also a competition entry.

Whereas Rossi’s were severe archetypal forms, Siza’s, though also familiar, were at the same time a little different, partly distorted and decidedly mute. But the work opened up the possibility of using recent history in a way that allowed everything in the city to become available as a reference.

Siza’s work was — and remains — uninterested in either material or constructional novelty, and so in that sense allied itself with that of Rossi. Rossi’s work about the city had been developed by Siza from idealised archetype into something deeply rich and acutely responsive to place, and one could observe that the Italian had revealed, through writing, something that the Portuguese transformed into great architecture.

Siza is undoubtedly a master, but one might set him apart from the others within the 20th century in the sense that his work is as much about the city as it is about the object. He remains as interested in the everyday as the epic. His is a lineage of vital figures: Loos, Oud, Rietveld and Scharoun. Siza speaks about the city as being in constant transformation, and for him the works of all architects as well as builders are alive and available as references with which to work. This is what a city is — material over which we have little control, or what Tony Fretton describes as “not mistakes or byproducts, but part of an unconscious collective project which has to be acknowledged”.

“Siza absorbs what may seem to be insignificant qualities and recasts them into an emotionally resonant proposal”

Looking across the range of works, it is clear that Siza’s capacity to work meaningfully in a range of settings and building types is neither adolescent nor predictable. His gift for observation regarding the nature of a place, to absorb what may at first seem to be insignificant qualities here or there, and recast them into an emotionally resonant proposal of originality — this is his significant contribution to architecture, and one that exerted a great influence on my generation.

I first met Siza in London in 2004 and we spent a day touring the city looking at buildings. He impressed with his energy and enthusiasm as he discussed points of detail. In a conversation following the completion of his housing in The Hague, Siza was asked how he moved so easily between making private houses for the very wealthy to social housing. He replied: “Perhaps only knowing what people for whom money is of no consequence want can we be better able to make decisions for people who do not have such a say in what they can have.”

I asked what he felt about the newer things in Portugal, including Koolhaas’s concert hall in Oporto. “It is very good,” he said. “But now he must support other architects who wish to build around there at a similar height!”

And his advice to the younger architect in practice? “Muchos compromisos.”

A master is one who produces exceptional work, discovering new forms and their relationships with things, and whose influence on others is great. Yet for Le Corbusier, Mies van der Rohe, Alvar Aalto, Louis Kahn and Rem Koolhaas, more often than not their architecture is less concerned with the city and more with the building as object.

With Corb and Koolhaas, the writings leave aspects of the buildings unexplained where such a description would divert the attention from their agenda of newness. Both distance themselves from the past and downplay their debt to history and, for Corb, to the present.

Siza, who remains highly active and fecund, has already established a legacy of influence, and still has the power to surprise.



Siza defiende la arquitectura como servicio público al recibir la Gold Medal
marzo 1, 2009, 10:14 pm
Filed under: Siza | Etiquetas:

Fernando Puchol

Álvaro Siza recibe este jueves la Royal Gold Medal del Reino Unido, uno de los galardones internacionales más importantes en esta disciplina, que el arquitecto portugués siempre verá como “la realización de un servicio público”.

Así lo manifestó Siza (Oporto, Portugal, 1933) horas antes de recibir la medalla de oro que otorga el Royal Institute of British Architects (RIBA) en el Palacio de Buckingham de manos de la reina Isabel de Inglaterra, que hasta ahora sólo había concedido personalmente el galardón a un arquitecto en tres ocasiones.

Campechano en el trato y brillante en su discurso, el arquitecto visitó el edificio de la RIBA, en pleno centro de Londres, donde expresó ante un grupo de periodistas su “sorpresa y placer” por recibir un premio que, según dijo, nunca pensó que iba a obtener.

En la RIBA se reunió con estudiantes de arquitectura y con un grupo de profesionales, que se definieron como “sizaístas” y a los que animó a seguir trabajando en una profesión que “no es fácil” y que, en su opinión, debe ser permeable a las innovaciones.

“De joven visité la RIBA y me impresionó ver el nombre de los grandes arquitectos del momento. Sinceramente pensé que nunca vería el mío”, manifestó Siza, quien recordó que pasó momentos, cuando era estudiante, en los que miraba el trabajo de arquitectos como Alvar Aalto o Le Corbusier “y pensaba que no sabía nada de arquitectura”.

Pero la perseverancia en el esfuerzo de considerar la arquitectura un servicio público le hizo seguir adelante en una carrera que, según explicó, “empecé porque era lo que quería mi familia, frente a mi deseo de dedicarme a la escultura”.

Eso fue hace medio siglo y cuando se le pide que defina cuál ha sido su contribución a la arquitectura, afirma, tras pensar un buen rato, que no es el más indicado para hablar de si mismo, pero que tiene “la confianza de haber hecho algo” y de no haberse apartado del concepto de “la arquitectura como servicio público”.

“Soy un funcionalista”, se definió Siza, que no concibe la arquitectura sin pensar que sirve a las personas y que huye como de la peste de la arquitectura convertida en espectáculo mediático.

Reconoció que tardó muchos años en ser un profesional reconocido -“era algo que no dependía sólo de mi”- y criticó “la ansiedad que hay en la profesión” por hacerse con un nombre.

Junto a la voluntad de servicio público, el deseo de Siza es que su arquitectura “permanezca” y que no pierda su componente artístico, por eso una parte muy importante de su trabajo sigue desarrollándose en cafés, lejos de un estudio de arquitectura, con un lápiz en la mano, a la espera que de que surjan las ideas.

A partir de ahí, trabaja “sin conceptos previos; me gusta ver como se desarrollan las ideas y cómo eso estimula el espíritu crítico, del que surge más información”, explicó.

Siza se aparta deliberadamente del debate que hace incompatible tradición y modernidad, y lo zanja casi con una sentencia: “la tradición no es más que el resultado de progresivas innovaciones”.

Así es Álvaro Siza, a quien tampoco le gusta entrar en las polémicas que generan los políticos en torno al trabajo de los arquitectos y que sonríe a medias cuando se le pregunta sobre el controvertido proyecto de remodelación del eje Prado-Recoletos en Madrid, que no consigue arrancar por diferencias políticas.

“Creo que ha llegado algo de dinero, pero parece que es poco”, manifestó a Efe en referencia a las partidas aprobadas por el Gobierno central español para los ayuntamientos, que permitirán arrancar parcialmente las obras en la capital española.

Siguiendo la definición que hacen los arquitectos británicos en el comunicado en el que se explican las razones por las que se le ha concedido el galardón, “Álvaro Siza es un arquitecto profunda y sencillamente completo que desafía cualquier catalogación”.

La RIBA apreció la contribución de Siza como “profesor y educador comprometido” y el esfuerzo que ha hecho para que muchos jóvenes arquitectos “hayan podido vivir de la arquitectura gracias a los trabajos que le ofrecían a él y que él pasaba a otros”.

“Este espíritu desprendido es uno de los muchos ejemplos de su compromiso con el conjunto de la arquitectura, más que con su éxito personal”, destacó la institución británica.



Siza baila una samba en Brasil
agosto 3, 2008, 6:06 pm
Filed under: Brasil, Pais, Siza

Un museo del arquitecto en Porto Alegre destapa su lado más expresionista

ANATXU ZABALBEASCOA – Madrid – 14/06/2008

El arquitecto portugués Álvaro Siza Vieira (Matoshinos, 1933) ha ganado todos los premios. Desde el del RIBA hasta el Pritzker. No tiene nada que demostrar. Se puede permitir ser libre. Y el museo Iberè Camargo que ha concluido en Porto Alegre (Brasil) demuestra que quiere serlo.

Su primer edificio en Brasil es también el primer inmueble brasileño construido todo con hormigón blanco: sin ladrillos ni elementos de cierre, con las tuberías encerradas tras los muros y con el movimiento construido a base de rampas que recorren sus cinco pisos y sus nueve salas. Para el museo -que rendirá tributo al maestro del expresionismo brasileño Iberè Camargo, avezado discípulo de De Chirico-, Siza ha explotado su lado expresionista, brutalista, y ha levantado un inmueble construido íntegramente de un único material y, casi, de un solo gesto. Que el edificio iba a dar una campanada ya lo advirtió el León de Oro que conquistó, siendo todavía un proyecto, en la Bienal de Arquitectura de Venecia de 2002. Desde hace dos semanas, la poderosa fuerza icónica que prometían los primeros croquis es ya una realidad visitable.

A las formas expresionistas obtenidas del uso del hormigón y de la ausencia de elementos de cierre se suma la reutilización del agua de lluvia o el ahorro energético del 40%, que ha permitido su construcción para poner al edificio a la cabeza de una época expresiva y sostenible. El potente volumen, apenas perforado y asentado frente al lago Guaíba, saluda a la tradición brutalista brasileña y anuncia su contenido desde su fachada expresionista. En el extremo sur de Brasil, entre Uruguay y Argentina, Porto Alegre, donde se ubica, es el lugar donde el pintor Iberè Camargo vivió sus últimos 20 años hasta fallecer en 1994 y tras estudiar arquitectura y vivir de la pintura, durante 40 años, en Río de Janeiro. Siza, que se hizo con el encargo para levantar el museo tras dejar atrás, en un concurso internacional, las propuestas de Arata Isozaki, Rafael Moneo y Richard Meier, no sólo se ha dejado empapar por las legendarias curvas de Oscar Niemeyer, también ha estudiado a otros brasileños como Lina Bo Bardi y sus ventanas, o Roberto Burle Marx y sus jardines. En el Museo Iberè Camargo, las ventanas son pequeñas en el lado oeste, para restringir la entrada de luz y sol.

Con ese control lumínico, el Pritzker portugués quiere corregir, sin nombrar ni acusar, los errores de una de las últimas, y sin embargo ya míticas, obras del patriarca Niemeyer: el museo en Niteroi, frente a la playa carioca de Copacabana. Rodeado de lucernarios, y también organizado con una rampa, el exceso de luz y vistas sitúa a una de las últimas obras de Niemeyer más cerca de un mirador que de un museo de arte contemporáneo. Nada de eso ocurre aquí. Hasta en sus trabajos más expresivos, Siza sigue siendo un racionalista convencido. Ahora, además, liberado.



"El arquitecto nunca es más importante que el edificio"
marzo 18, 2008, 5:14 am
Filed under: Pais, Siza

JOSÉ LUIS ESTÉVEZ 18/03/2008

En un tiempo en el que los arquitectos se han convertido casi en estrellas de rock, sorprende ver la ausencia de parafernalia que caracteriza a Álvaro Siza, uno de los grandes de la arquitectura contemporánea, pero que no parece sentirse cómodo en el papel de estrella que otros aceptan con agrado.

La cita tiene lugar en el Hostal de los Reyes Católicos de Santiago de Compostela, una ciudad que debe su fama a un edificio singular, su catedral, y donde Siza ha estado para contar las claves de algunos de sus proyectos. El arquitecto portugués, de 74 años, tiene un programa apretado, pero encuentra tiempo para disfrutar brevemente de las señoriales instalaciones del hotel ubicado en plena plaza del Obradoiro.

Durante la charla, en la que se mezclan dos idiomas que no necesitan traducción simultánea como son el castellano y el portugués, da la impresión de ser un hombre de ideas claras, aunque no inamovibles. Su talante se parece al de sus obras, que se hacen presentes sin vocación de sobresalir.

La necesidad de las ciudades de contar con edificios emblemáticos para competir entre sí ha convertido a los arquitectos en los nuevos gurús, pero Siza indica que el poder que tienen es más bien aparente. “El arquitecto nunca es más importante que el edificio, y en esta época pasa lo mismo, aunque la arquitectura tenga mucha presencia en los medios de comunicación. Cuando el que encarga el proyecto no está interesado en la calidad, no tenemos poder para hacer lo que queremos”.

El arquitecto portugués, ganador del prestigioso Premio Pritzker en 1992, se ha caracterizado durante su trayectoria profesional por firmar edificios que buscan su plena integración con el entorno. Intenta que sus proyectos no desentonen con el paisaje, rural o urbano, en el que se ubican. Sirva como ejemplo el Centro de Arte Contemporáneo que diseñó en el casco viejo de Santiago sin romper la armonía del conjunto, que habitualmente es alabado por los artistas de fama internacional que exponen en el mismo.

Siza se muestra preocupado por las cuestiones sociales relacionadas con su profesión, aunque cree que la mayor responsabilidad en este terreno es de los promotores que encargan los proyectos.

Los esfuerzos que empiezan a hacerse en España por proteger el litoral de la ola de cemento le recuerdan a la situación que se vivió en su país hace ya algún tiempo, cuando llegó a aprobarse una normativa para impedir la construcción en la costa. Sin embargo, poco tiempo después entró en vigor otra ley que permitía construir al lado del mar en caso de proyectos de interés nacional, con lo que la medida perdió su efectividad. “Espero que en España no les acabe sucediendo algo parecido”, señala.

La controvertida reforma del paseo del Prado de Madrid ha llevado al arquitecto portugués en los últimos meses al primer plano de la actualidad. Siza muestra su carácter conciliador al explicar que las últimas reformas introducidas en el diseño conseguirán acabar con la polémica, y aclara que se han tenido en cuenta todas las críticas vertidas contra el plan inicial, que afectaba de forma importante a los árboles del paseo. Además, recuerda que una parte del proyecto ya se ha ejecutado y, hasta el momento, no se conocen críticas al mismo.



Arquitectos en la oficina de turismo
enero 5, 2008, 8:50 pm
Filed under: Pais, Siza, turismo

Álvaro Siza y el estudio Make, dos modelos de intervención en Madrid y Londres

RAFAEL FERNÁNDEZ BERMEJO 05/01/2008

Tienen género las ciudades? Si fuera así, y atendiendo a dos singulares oficinas turísticas recientemente proyectadas en Madrid y Londres, la primera ha elegido la sutilidad de los detalles, y la segunda, el impacto inmediato. ¿Por qué? Al entrar en el nuevo centro turístico diseñado por el arquitecto portugués Álvaro Siza en el antiguo paso subterráneo de la plaza de Colón, se tiene la sensación de que Madrid esconde emociones nuevas que no revela si no percibe en el visitante una sensibilidad e interés genuinos por los detalles.

Siza, en colaboración con los españoles Juan Miguel Hernández de León y Carlos Riaño, ha transformado el oscuro pasadizo que atravesaba la Castellana, donde antes dormían indigentes refugiados en pequeños habitáculos de cartón para protegerse del frío, en un espacio cálido y luminoso gracias al uso extensivo de la madera, el ladrillo y, sobre todo, un delicado implúvium por el que se filtra la luz natural, y que ilumina una lámina de agua y un patio. La madera, además, contrarresta la aparente frialdad de un espacio tan alargado, de unos mil metros cuadrados de superficie, donde el visitante encontrará zonas de exposición y de proyección de imágenes de Madrid, una librería y puestos de Internet con potentes ordenadores iMac, entre otras cosas.

Se trata del primer trabajo en la capital española del gran arquitecto portugués, premio Pritzker de arquitectura. Un preámbulo de lo que será su ambiciosa y polémica reforma urbana en el eje Prado-Recoletos.

Frente a esta propuesta delicada propia del trabajo de Siza, la oficina turística que propone en Londres, frente a la catedral de San Pablo, el estudio de arquitectura Make es una puerta abierta a emociones fuertes, golpes de efecto y cierto exhibicionismo. ¿Acaso no es eso lo que uno nunca se cansa de descubrir en esta ciudad? El de Make es un volumen de sólo 140 metros cuadrados que contrasta al primer vistazo con la pesadez de la piedra de la catedral.

Alas con picos

El encargo del Ayuntamiento de la ciudad pretendía sustituir un quiosco circular de la década de los cincuenta. Esta nueva propuesta presenta dos alas con picos que se alzan unos cinco metros de altura. Su estructura de acero ligero está recubierta con contrachapado de madera revestido a su vez con una delgada capa de acero inoxidable que, a priori, la hace parecer algo agresiva, pero con la que los arquitectos tratan de aportar ligereza y personalidad. Los grandes ventanales de suelo a techo invitan a explorar el interior, a entrar sin rubor, y dejan pasar abundante luz natural. En el interior, varias pantallas de plasma transportan al visitante por un paseo virtual por la ciudad.

Dos formas de entender la arquitectura, de ver la ciudad y de mostrársela al viajero que llega.

Centro turístico Colón. Antiguo pasaje subterráneo entre las calles de Génova y Goya. Plaza de Colón. Madrid. Abierto de 9.30 a 20.30 todos los días. Línea 4 de metro. – London Tourism Centre. St. Paul’s Churchyard, EC4. Londres. Teléfono 44 (0)20 7323 14 56. Metro St. Paul’s.



Siza diseña un singular edificio de azulejos para el Paraninfo de la UPV
diciembre 29, 2007, 9:49 pm
Filed under: Arquitectura Española, Siza

Situado junto al puente de Deusto, estará finalizado a principios de 2010

JUNE FERNÁNDEZ – Bilbao – 28/12/2007

Abandoibarra, símbolo de la transformación socioeconómica de Bilbao con el Museo Guggenheim como principal emblema, contará próximamente con un nuevo edificio singular firmado por uno de los arquitectos de mayor prestigio mundial. El portugués Álvaro Siza, premio Pritzker -considerado el Nobel de la arquitectura- de 1992, presentó ayer en Bilbao un diseño “delicado pero potente” que albergará el Paraninfo de la Universidad del País Vasco (UPV). La BBK, propietaria del edificio -en el que invertirá 18 millones de euros-, se lo ha cedido a la universidad pública, que lo empleará para celebrar actos académicos y culturales con los que desea ganar presencia en la ciudad.

El edificio de Siza, de 9.000 metros cuadrados y fachada recubierta de azulejo, empezará a construirse hacia abril del 2008 entre el puente de Deusto y la nueva biblioteca de vidrio de la Universidad de Deusto, diseñada por otro de los grandes de la arquitectura, Rafael Moneo. Completará así la transformación de Abandoibarra en la cara más vanguardista de la ciudad, con el Guggenheim de Frank Gehry como centro.

“Bello” fue el adjetivo con el que tanto el alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, como el rector de la UPV, Juan Ignacio Pérez, definieron el proyecto de Siza. Se trata de una base rectangular sobre la que se alzan dos torres unidas en forma de L. Las fachadas norte y este, donde se encontrará la entrada principal, estarán revestidas de azulejo, mientras que la piedra gris recubrirá las caras posteriores. Siza destacó como rasgo característico del diseño que dichos materiales “se transforman, cambiando de color con los rayos del sol y las nubes”.

La planta baja, de 2.300 metros, albergará un auditorio con aforo para 443 personas, un amplio vestíbulo y la tienda de la UPV que ahora se encuentra en Moyúa. La sede del Rectorado, confirmaron fuentes de la universidad, seguirá en Leioa, aunque Siza destacó los espacios reservados para los consejos de gobierno y otros encuentros institucionales. Habrá también una sala de conferencias, otra para ruedas de prensa y cuatro para exposiciones, además de aparcamiento subterráneo, oficinas y almacenes.

Si para el Ayuntamiento el proyecto representa la consolidación de Abandoibarra como rostro del nuevo Bilbao, el Paraninfo será la cara más visible de la apuesta de la UPV por acercarse a la capital. Próximamente, la universidad pública concentrará en San Mamés todos los estudios de Ingeniería y en Sarriko los de económicos y jurídicos. El Paraninfo, insistió el rector, permitirá una “apertura a la sociedad”, dinamizará la vida cultural y social de Bilbao y dará “más proyección a las instituciones universitarias”.

La UPV dispone también de otro edificio de la BBK en el Casco Viejo, donde estudian las personas mayores de 55 años.



«Es imposible hacer arquitectura sin que la obra tenga una función»
noviembre 11, 2007, 9:16 pm
Filed under: Arquitectura Española, Siza

Entrevista | Álvaro siza arquitecto, premio pritzker en 1992

A sus 74 años, el maestro de Oporto advierte de que un museo no tiene sentido si no dispone de una oferta cultural significativa. Un claro mensaje para el Gaiás

Sus INICIOS ÚLTIMO trabajo proyectos EN GALICIA

Autor:J. Armesto
Fecha de publicación:10/11/2007

Para los arquitectos gallegos, Álvaro Siza es «uno de los nuestros». Su cercanía y afabilidad, su actitud reflexiva y su carrera coherente son virtudes que se aprecian en su trabajo. Siza visitó ayer Santiago para presentar el libro Conversas no obradoiro (Verlibros), del también arquitecto Manel Somoza.

-¿Qué es más importante en un museo, el proyecto cultural o la arquitectura en sí, la forma del edificio?

-Las dos. Claro que para el funcionamiento del museo y su desempeño en la ciudad, probablemente la dirección es más importante. Aunque sea un bello edificio, si no tiene una actividad culturalmente significativa, pierde como edificio. Pero un edificio bello también sirve de inspiración a los artistas, es una forma de diálogo entre el artista y el espacio donde trabaja. La calidad de la arquitectura interesa a toda la ciudad.

-¿Y el tamaño? Hay una tendencia a hacer grandes monstruos culturales, cuando el arte remite a algo más pequeño, más íntimo.

-A mí no me haría dudar el tamaño, dudaría con la capacidad económica y después con el proyecto del museo, aunque a veces el proyecto es un poco vago. En los dos primeros museos que hice, en Santiago y Oporto, no había un interlocutor, el futuro director del museo.

-En una ciudad pequeña e histórica como Santiago, ¿cómo valora la construcción de un proyecto tan vasto como el del monte Gaiás?

-Conozco el proyecto por publicaciones y me parece muy interesante en su intención de diálogo y transformación de la naturaleza. En cuanto a su realización, que es donde han surgido problemas, no puedo opinar.

-¿Cree que la arquitectura puede ser producto de un «sueño» o hay que estar más pegados a la realidad?

-Puede ser un sueño, pero se confronta después con la realidad.

-Aquí hay un debate sobre si se debe terminar o no la Ciudad de la Cultura.

-No me puedo pronunciar, no sé cuáles son los problemas, pero es siempre triste que una obra iniciada después se pare. Es prácticamente imposible.

-Algunos arquitectos parecen preferir la forma sobre la función, como si olvidaran que su fin es resolver problemas.

-Puede suceder en casos puntuales, pero es imposible que se haga arquitectura sin que la obra tenga una función, un programa, un objetivo. La ejecución de un edificio es algo complejo, no depende solo de la voluntad del arquitecto, por mucha personalidad que tenga. Es una conjunción de esfuerzos e ideas.