Noticias de Arquitectura


Un arquitecto publica un libro de poesía en el idioma de Los Sims, el popular videojuego
mayo 3, 2009, 3:54 pm
Filed under: Digital | Etiquetas:

02.05.09 | 16:27 h.  Agencia EFE

Provocación, gamberrada, genialidad o un simple juego. El arquitecto barcelonés Sergio López ha publicado “Burbin Nerbs” (Cristales rotos), el primer libro de poesía Simlish, el peculiar idioma de los personajes del videojuego “Los Sims”, y que el autor califica como un divertimento sobre estados de ánimo.

Provocación, gamberrada, genialidad o un simple juego. El arquitecto barcelonés Sergio López (en la foto) ha publicado “Burbin Nerbs” (Cristales rotos), el primer libro de poesía Simlish, el peculiar idioma de los personajes del videojuego “Los Sims”, y que el autor califica como un divertimento sobre estados de ánimo. EFE

“Degg Degg./ Le la cula. Burbin Nerbs./ Veena Fredishay./ Hu. Hora Degg Degg./ Nash-Na-Poof?/ Veen fredishay./ Burbin Nerbs.”, este galimatías sonoro es un poema en simlish, un lenguaje donde el significado es lo de menos, pero para contentar a lo más curiosos, sería éste: “Adiós./ Cuida de mí. Cristales rotos./ Vamos a jugar./ Tú. Mírame. Adiós./ ¿Hay alguien en casa?/ Vamos a jugar./ Cristales rotos”.

El “simlish” está basado en varios idiomas, entre ellos el checo, el italiano o el japonés, y de hecho, para un profano, tiene una sonoridad cercana a la lengua del país del sol naciente, aunque su vocabulario sea limitado.

Los Sims (de la factoría Maxis) es un videojuego de estrategia social que ha atrapado a millones de seguidores en todo el mundo, y en el que los jugadores crean personajes a los que dotan de vida y aspiraciones pero a los que también se han de satisfacer sus necesidades, ya que, si no, se deprimen, enferman e incluso mueren.

Fue precisamente la muerte del personaje virtual que había creado lo que llevó a López (Barcelona, 1974) -que únicamente tenía en su haber incursiones íntimas en la literatura- a dedicarle un libro de poemas traduciendo para ello expresiones del videojuego.

“Cuando se me murió mi personaje, al que había dado una vida, me di cuenta de que tenía sentimientos por una máquina, y me dije hostias: ¿cómo puede ser?”, explica el autor que huye del calificativo de “freaky”, y que tras el “deceso” se introdujo en los foros a buscar expresiones de los Sims.

“Empecé a jugar con ellas, darles forma, buscar sonoridad sin perseguir un significado claro; un divertimento que tiene trasfondo, porque es como la música. De hecho me pasa como con el inglés, no lo domino mucho pero tengo un montón de grupos que me gustan, y que incluso prefiero no entenderlos, porque seguramente me defraudarían”, explica este poeta digital, sorprendido por la repercusión mediática que ha tenido su opera prima.

Este licenciado en arquitectura que trabaja como profesor de dibujo, recalca que “Burbin Nerbs” no es una “marcianada”, ni una provocación ante los “poetas profesionales”.

Reconoce tener cierta influencia del dadaísmo de Tristan Tzara, y aunque no hay rastros detectables en su incipiente obra, también le gustan Miquel Martí i Pol o la poesía de Shakespeare.

“Busco también con los estados de ánimo, porque no me levanto igual un sábado que un lunes”, afirma López, que no sabe si continuará “jugando” ahora con el castellano o catalán.

“Estoy disfrutando de este libro, que ya es mucho, y puede que la semana que viene simplemente esté con mis alumnos en clase y todo seguirá igual”, señala.

Si los seguidores de la saga del Señor de los Anillos cuentan con su propio idioma, el “Oestron”, o los de Star Trek pueden utilizar el “tlhIngan”, algunas bandas musicales habían grabado algunas canciones en Simlish , como los británicos Depeche Mode o los donostiarras La Oreja de Van Gogh que hicieron una versión de su canción “Dulce locura”.



"No me interesa la arquitectura como servicio"
septiembre 15, 2007, 5:34 am
Filed under: Digital, Lynn, Vanguardia


ENTREVISTA: ARQUITECTURA Greg Lynn

ANATXU ZABALBEASCOA 15/09/2007

Ha pregonado por el mundo la revolución digital en la arquitectura. Y anunciado curvas precisas para definir los nuevos edificios. Con esa promesa, este estadounidense se hizo un hueco en el mundo de las estrellas arquitectónicas. Sus ideas se han materializado en escritos y exposiciones más que en proyectos construidos.

Greg Lynn (Ohio, 1964) era un estudiante diestro en informática cuando Peter Eisenman, que entonces daba clase en su universidad, lo llamó para que le echara una mano con los ordenadores. Lynn vio un hueco. Y se hizo un sitio en el que, a la estela de los grandes arquitectos de las teorías derivadas de la filosofía, consiguió hacerse un nombre antes de levantar edificios. Hoy ha firmado dos proyectos importantes, una iglesia presbiteriana en Queens (Nueva York) en 1999 y una escuela en Cincinnati (Ohio) en 2001. Siendo la estrella de las curvas, la digitalización y los pliegues, ha ideado cafeteras irreconocibles para Alessi y un orejero con un hueco por cabezal para la empresa de sillería Vitra.

PREGUNTA. ¿Cómo ha afectado el diseño por ordenador a la arquitectura?

RESPUESTA. Al principio, los arquitectos perdieron el control, los ordenadores los convirtieron en amateurs. Los arquitectos suelen alcanzar la cima de su carrera con cincuenta o sesenta años. Y yo no conozco a ninguno de esa edad que emplee ordenadores para pensar edificios. Los utilizan para producir dibujos. Por eso pienso que el efecto de los ordenadores en la arquitectura no lo veremos hasta dentro de 15 o 20 años.

P. ¿Y cómo será la arquitectura digital?

R. Empleará un idioma deconstructivista, de capas y superficies, un contraste que no hemos visto desde las épocas del Renacimiento y del Barroco. La era digital traerá síntesis y voluptuosidad. Precisión y rigor. Ésa es la promesa. Hoy el ordenador es un experimento extraño. Y debería ser una herramienta clásica, rigurosa y profunda.

P. ¿Por qué tenemos que esperar 20 años para ver resultados convincentes?

R. Porque necesitamos expertos, gente que integre las posibilidades de los ordenadores en su idioma arquitectónico sin esfuerzo.

P. Pero en arquitectura llevamos años viendo pliegues, bucles y rizos. ¿No nos cansaremos de esperar si al final vamos a ver lo mismo?

R. No creo. La gente empezó a usar el compás y el Renacimiento y el Barroco duraron siglos. En el mundo de los coches, algunos no fueron bien recibidos, pero siguieron diseñándolos con ordenador porque era más económico. Resultaba más rápido producirlos. Los seres humanos no vamos hacia atrás. Cuando tenemos una herramienta nueva no la abandonamos.

P. Empezó en esto muy joven, con 20 años. ¿Qué le interesó?

R. Ya de estudiante me gustaban las herramientas. Y las curvas. Cuando me metí en los ordenadores me di cuenta de la precisión con la que podía diseñar curvas. Utilizarlos me convenció de su importancia como medio. Además, todos los filósofos que admiro, Deleuze por ejemplo, dedican buena parte de sus escritos a hablar de la importancia de las máquinas.

P. Las curvas. La morfología de un organismo vivo es vieja como el mundo. Llámelo orgánico o barroco. ¿Qué lo hace diferente si está hecho con ordenador?

R. Lo curioso del caso es que la naturaleza no me interesa mucho. Quiero decir, me encanta como le encanta a todo el mundo. En realidad es la última gran narrativa. El último refugio. A mis hijos les enseñan naturaleza en lugar de religión. La naturaleza es algo bueno. Pero no es mi inspiración. Preferiría ubicar mi trabajo en la historia de la arquitectura más que en referencia a una hoja porque no vengo de ahí. Aunque entiendo que se pueda creer que viene de ahí por la forma que tiene.

P. ¿Dónde se sitúa en la historia de la arquitectura?

R. Como una reacción al Movimiento Moderno. Nunca entendí la fascinación de todos con Mies. Nunca me interesó el refinamiento. Siempre aposté por la provocación.

P. ¿La curva es su manera de protestar?

R. Es lo que me gusta. Mi opción contra una cuadrícula cartesiana.

P. ¿Incluso los diseños más osados pierden osadía cuando se construyen?

R. No creo. Veo muchas cosas construidas que me gustan.

P. ¿Por ejemplo?

R. La biblioteca de Seattle de Kolhaas está mejor construida que dibujada. Muchos proyectos de Frank Gehry son extraordinarios. Lo extraño es que no se le preste atención a Gehry. La comunidad de arquitectos no le hace caso.

P. Pues en España es poco menos que un héroe.

R. La importancia de Frank es Rem. Rem (Koolhaas) es el intelectual y Frank está más volcado a la historia del arte.

P. ¿Hay una arquitectura para pensar y otra para vivir?

R. Los grandes arquitectos construyen tarde. Es muy difícil construir joven. La iglesia que terminé en 1999 me asustó mucho. Tal vez yo era demasiado joven. Y el proyecto demasiado grande. No pude trabajarlo lo suficiente. Tengo claro que si hubiera podido hacer tres o cuatro proyectos más de esas características lo lograría. Para mí es importante saber que a Tschumi, Koolhaas, Zaha Hadid o Peter Eisenman también les costó llegar. No hay que ceder cuando eres joven. Cuando hice la iglesia tenía un presupuesto de 110 dólares por metro cuadrado. No quisiera hacer más proyectos en esas condiciones.

P. Lo que usted llama concesiones otros arquitectos lo llaman retos.

R. Creo en las condiciones. Pero el diseño debe tener un peso en la ecuación. No estoy interesado en dar un servicio. El 99% de la arquitectura debe ser un servicio. Estupendo. Pero a mí me interesa el 1%, el que tiene capacidad para transformar la cultura.

P. ¿Cómo se transforma la cultura?

R. Si vas a hacer una institución cultural la arquitectura debe hablar, no puede sólo solucionar un problema. Tiene que definir un problema. Crearlo incluso.

P. Como arquitecto usted tiene más exposiciones que edificios.

R. Alberti y Palladio hacían lo mismo.

P. Ellos escribían, pero también construían, y mucho.

R. Pero Palladio es famoso por sus libros.

P. ¿No lo es por sus villas?

R. Por los libros sobre las villas.

P. Pero él hizo las villas.

R. Es importante tener una posición. Más importante que cualquier edificio. Frank Lloyd Wright escribió más de 50 libros. Estaba en la esfera cultural. Y yo creo en eso. Creo que los arquitectos se deben quedar en la esfera cultural.

P. ¿Cree que los edificios firmados por “arquitectos de la esfera cultural” son mejores?

R. Sí.

P. ¿Mejores para quién?, ¿la sociedad?, ¿la historia?

R. Para los otros arquitectos. Koolhaas era ya archifamoso antes de construir ningún edificio. Más allá de lo que ha levantado, ha creado una escuela de estudiantes que hoy hacen edificios que derivan de lo que él ha estado predicando. Y por cierto, España está llena de eso. Y eso es lo que hace a la arquitectura española una de las culturas arquitectónicas más fuertes hoy.

P. ¿Los epígonos de Koolhaas?

R. Sí. Lo digo como algo positivo. Barcelona, Valencia y Madrid son escenarios muy estimulantes aunque su trabajo sea derivativo de una única persona.



Elaboran una maqueta virtual del centro histórico de Cartagena de Indias
agosto 3, 2007, 5:10 am
Filed under: Digital, Latinoamerica

Una maqueta virtual del casco histórico de Cartagena, incluidos los once kilómetros de murallas que lo rodean, es elaborada por estudiantes de arquitectura e ingeniería de una institución tecnológica de esa ciudad caribeña colombiana.
La iniciativa estará terminada en unos diez años, dijeron hoy los responsables del Colegio Mayor de Bolívar, que adelantan la parte técnica y creativa del proyecto, que se realiza en conjunto con la alcaldía del balneario y el Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena (IPCC).

La decana del Programa de Delineantes de Arquitectura de la institución educativa, Rosario Rojas, explicó en un acto público que la primera parte del trabajo comprende el dibujo de las construcciones del centro histórico de la ciudad colonial.

El proyecto necesitará luego ‘un motor gráfico y un modelo tridimensional’, agregó la funcionaria, quien explicó que con esta maqueta virtual se busca ‘mostrar a Cartagena en tiempo real de manera interactiva’.

‘Con esta herramienta vamos a simular por medio de un PC (ordenador), en el cual visualizaremos el patrimonio histórico de la ciudad’, continuó Rosario Rojas.

Según ella, la maqueta será una reconstrucción de los escenarios de la ciudad con sus texturas y colores, lo cual se complementará con una base de datos de las edificaciones del sector histórico.

Cartagena, que es la capital departamental de Bolívar, fue fundada en 1533 por el conquistador español Pedro de Heredia, y su casco colonial está rodeado por un cordón amurallado que incluye castillos, baluartes y fuertes, cuya construcción comenzó en 1602.

Las edificaciones fueron levantadas para contener a los piratas que se acercaban en busca de oro y plata, y le merecieron a la ciudad el título de Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad, por una declaración que adoptó en 1984 la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Es este patrimonio el que ha convertido a Cartagena en el primer destino turístico de Colombia.

Terra Actualidad – EFE