Noticias de Arquitectura


Las Torres de Satélite, 50 años de arquitectura emocional
enero 28, 2007, 11:44 pm
Filed under: Goeritz, México

Hace medio siglo se inició la construcción del referente urbano proyectado por Luis Barragán y Mathias Goeritz que mantiene su majestuosidad en medio del caos urbano del municipio de Naucalpan, Estado de México.

27-Enero-07

Y cuando despertamos, medio siglo después, las Torres de Satélite seguían allí. A pesar del crecimiento inclemente de la ciudad, el proyecto arquitectónico-escultórico que con-juntó los talentos de Luis Barragán y Mathias Goeritz, más la inspiración del pintor Chucho Reyes Ferreyra, no ha sido devorado por el entorno.

Las torres comenzaron a construirse en 1957 y fueron concluidas un año después. El proyecto original contemplaba la erección de siete torres y que una de ellas llegaría a los 200 metros de altura. Pero, cosas del presupuesto y el hecho de que debían ser terminadas en un plazo de tiempo corto, se redujeron a cinco y la de mayor altura quedó en 52 metros, y en 30 la menor.

Aunque Goeritz pretendía que se pintaran en diversos tonos de naranja, fue convencido de usar varios colores, por lo que se pintó una amarilla, una azul, una roja y dos blancas. En un reportaje, Angélica Pineda escribe que aunque el INAH no permite que se utilicen otros colores, “fotografías de hace 30 años muestran diferentes colores y tonalidades”, aunque ahora tienen las tonalidades originales.

El influjo de San Gimignano

Jorge Tamés y Batta, director de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, cuenta en entrevista que en un viaje a Europa, Barragán fue maravillado por San Gimignano –como años antes lo había sido Goeritz–. El pequeño pueblo medieval amurallado situado en la Toscana, Italia, le impresionó por su arquitectura a base de torres.

El caso de San Gimignano es muy curioso, asegura el arquitecto, porque se estableció “una competencia entre la gente de la nobleza para ver quién hacía la torre más alta, sólo para demostrar poder. Al verlas todavía conservadas, uno recuerda las torres de Satélite, no porque sean triangulares, sino por ser elementos verticales que se ven a lo lejos en medio de la campiña”.

Mario Pani, impulsor del proyecto urbano Ciudad Satélite, invitó a Barragán a realizar las torres como un símbolo distintivo. ¿Cómo trabajaron juntos Mathias Goeritz y Luis Barragán, uno escultor y el otro arquitecto, con Mario Pani, urbanista y promotor?, se pregunta el director de la Facultad de Arquitectura y luego responde. “Lo que hicieron fue, a lo mejor, tomar San Gimignano en sus recuerdos para hacer un símbolo escultórico con cinco elementos que se convirtieron en patrimonio arquitectónico”.

Aunque comenta que, para la gente común, las Torres de Satélite, en Naucalpan, Estado de México, se han convertido en un referente urbano, a Tamés y a Batta le producen “una sensación de identidad, además de emoción estética por las texturas y los colores. Son elementos que sirven para recobrar nuestra identidad como mexicanos. En tiempos prehispánicos también hicimos mucha escultura gigantesca y colorida, y las torres recuerdan esa época”.

Testimonios

Muchas son las referencias bibliográficas sobre la estética de esta obra. De acuerdo con Enrique X. de Anda Alanís, en las torres “Goeritz desliza la técnica de la ‘arquitectura emocional’ que será asumida por Barragán como un principio fundamental de diseño. En las Torres de Satélite es innegable la presencia del expresionismo alemán aportado por Goeritz; son prismas que a la distancia identifican un punto urbano pero en primer plano evocan una riqueza inimaginable de emociones”.

Armando Salas Portugal, fotógrafo que como nadie ha captado el colorido de la obra arquitectónica de Barragán, destaca que “con la colocación de objetos inusuales, casi surrealistas, en yuxtaposición con el paisaje circundante, y en especial con el cielo, Barragán consigue que el contraste entre los natural y lo artificial sea completo, intensificándose la apariencia de ambos”.

Louise Noelle hace notar el hecho de que la obra conserva su monumentalidad y significado. “Las cinco torres desde su austeridad, recuperan la simplicidad volumétrica y tonal de las propuestas de los pioneros de la arquitectura contemporánea, a la vez que se insertan dentro de la emotividad de las obras actuales”.

México. Xavier Quirarte