Noticias de Arquitectura


Carme Pinós, Carlos Pazos y Nani Marquina obtienen los Premios Nacionales Cultura
agosto 3, 2008, 4:10 am
Filed under: Carme Pinós

La arquitecta Carme Pinós, el artista Carlos Pazos y la diseñadora Nani Marquina han sido distinguidos hoy con los premios Nacionales de Cultura en las modalidades de Arquitectura, Artes Visuales y Diseño, respectivamente, según informa el departamento de Cultura y Medios de Comunicación.
EFE Los premios, dotados cada uno con 18.030 euros, los instituyó el ejecutivo catalán en 1982 y son continuadores de los que la Generalitat patrocinó entre los años 1932 y 1938.

Carme Pinós ha sido galardonada con el Premio Nacional de Arquitectura y Espacio Público por su “dilatada trayectoria en la proyección de obra pública y viviendas, con una gran versatilidad para integrar el espacio medioambiental y las necesidades de cada proyecto con materiales y soluciones que han marcado la arquitectura contemporánea”.

Nacida en Barcelona en 1954, está titulada por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona y ha sido alumna de Rafael Moneo y socia en 1982 del fallecido Enric Miralles.

Desde 1991 cuenta con estudio propio, desde el que han surgido proyectos que han recibido diferentes premios, como el FAD de Interiorismo, el Premio Nacional de Arquitectura de España y, el año pasado, el primer premio de la Bienal Española de Arquitectura.

Carlos Pazos es el ganador del Nacional de Artes Visuales por la exposición “No em diguis res”, presentada el año pasado en el MACBA, en la que, a juicio del jurado, se refleja “la trayectoria consolidada e inclasificable de más de treinta años de un autor que ha indagado sobre la propia identidad y la poética del objeto”.

Pazos, de 59 años y que estudió en la barcelonesa escuela Eina, realizó su primera exposición en 1969, y desde entonces ha llevado su obra a Madrid, Valencia, Palma de Mallorca, Bruselas o Nueva York.

Nani Marquina, nacida en Barcelona en 1952, ha sido galardonada con el Nacional de Diseño por “haber convertido la marca Nanimarquina, creada hace una veintena de años, en un modelo social de empresa dedicada al diseño y confección de alfombras y productos textiles”.

De ella, el jurado también ha destacado que haya trasladado la producción al norte de la India para “trabajar con artesanos que conocen técnicas y tradiciones ancestrales, fomentando la emancipación económica a través de la cultura”.

Sus primeras alfombras por encargo datan de 1984, después de haber producido estampados para empresas del sector del textil, y fue en 1987 cuando creó Nanimarquina.

El jurado de los premios, presidido por el conseller de Cultura, Joan Manuel Tresserras, está formado por la historiadora Montserrat Duch; el periodista Xavier Duran; el diseñador gráfico Anton Granero; el realizador televisivo Andrés Hispano; el critico y activista de circo Jordi Jané; la editora de Vilaweb, Assumpció Maresma, y por la directora del Festival de Músicas del Mundo de Barcelona, Maricarmen Palmas.

También forman parte del mismo la directora del centro de Arte La Panera de Lleida, Glòria Picazo; el presidente de Òmnium Cultural, Jordi Porta; el periodista Lluís Reales; la agente literaria Anna Soler-Pont; la directora del Teatro L’Escorxador de Lleida, Margarida Troguet, y el jefe de cultura de El Punt, Jaume Vidal.

Anuncios


CARME PINÓS ARQUITECTA, GANADORA DE LA BIENAL DE ARQUITECTURA ESPAÑOLA / «Los gobiernos nunca se plantean qué idea de ciudad quieren»
agosto 3, 2007, 5:13 am
Filed under: Arquitectura Española, Carme Pinós


V. SANTIAGO/SANTANDER

Una torre que alberga oficinas en Guadalajara, México, ha llevado a la arquitecta Carme Pinós a inscribir su nombre -por primera vez, una mujer- en la lista de laureados por la Bienal Española de Arquitectura. Pinós (Barcelona, 1954) ve reconocida así una larga trayectoria. Además, se considera «en racha», ya que recientemente ha ganado dos importantes concursos de proyectos públicos en España: será ella quien firme la reforma de la plaza de la Garduña (en el corazón de su ciudad natal) y quien diseñe el Museo del Transporte de Málaga. Sensible con el urbanismo, la profesional asegura que éste debería ser una prioridad para los gobiernos, central, autonómicos y locales, que hasta el momento «no saben qué idea de ciudad quieren. Se limitan a llenar metros cuadrados de viviendas y carreteras».

-Su ‘Torre Cube’ ha deslumbrado al jurado de la Bienal y a sus colegas, que la califican de sencilla y espectacular. ¿Cuál es el origen de su diseño?

-En realidad todo partió de pensar cómo hacer unas oficinas donde el aire acondicionado fuera opcional. Guadalajara tiene un clima que se puede calificar de eterna primavera y yo quise aprovecharlo. Así que el edificio nace de querer aprovechar las corrientes de aire del lugar. También me preocupaba que sus futuros ocupantes estuvieran en contacto con el exterior de esta forma surgió una propuesta en la que el centro está hueco, aunque no se convierta en una simple chimenea. Tres pilares aguantan en voladizo los despachos, mientras el centro «respira» y está iluminado por grandes ventanales. No hay espacios internos. La verdad es que los clientes quedaron entusiasmados y sé que los arquitectos mexicanos están muy contentos con el resultado. Siempre que una obra distinta o arriesgada consigue el reconocimiento público, se abre camino para que otros profesionales con ideas nuevas las desarrollen más fácilmente. Por eso estoy muy agradecida al premio de la Bienal. Es un respaldo que te hace creíble y hace que quienes deciden se atrevan más con la arquitectura.

-¿Sobre qué cuatro pilares cree que se asienta su trabajo?

-Por un lado me gusta entender el contexto (físico y social) del lugar donde voy a intervenir. Me parece importante entender la memoria del lugar. Lo siguiente sería que tengo que ver muy claro cómo quiero que se viva el espacio que voy a crear. En este sentido, prefiero los espacios fluidos, que no atrapen a las personas, que no las encierren. Para mí, los espacios deben estar siempre abiertos. Una tercera base sería que no juego a las contraposiciones con el paisaje: me gusta respetarlo. Y, finalmente, diría que me ocupo mucho de pensar las estructuras. Las subrayo, no las oculto. Las doy una expresión consciente.

-Al gremio le preocupa en los últimos años la sostenibilidad de los proyectos. ¿Es éste un concepto que ha llegado para quedarse o es un globo que se desinflará con el tiempo?

-Esperemos que no se desinfle, porque la responsabilidad con el medio ambiente es algo que no tenía que haberse olvidado nunca. Yo a la sostenibilidad la llamo trabajar con sentido común: las tecnologías no resuelven todos los problemas. Además, nos hemos vuelto muy formalistas. Todo se piensa primando la forma. De esta manera es imposible funcionar. La arquitectura es espacio y ambiente y crear un buen ambiente supone usar medios naturales. Lo que pasa es que los seres humanos ahora lo queremos todo muy fácil ¿ya no nos gusta ni abrir puertas¿ yo recuerdo que, en mi infancia, había una relación estrecha con la casa. Se abría de un lado por las mañanas, se cerraban las persianas a otra hora, se la cuidaba esta relación se ha perdido.

-También el urbanismo está en el punto de mira de la profesión de forma constante. ¿Pero está entre las prioridades de los gobiernos, ya sean central, autonómicos o locales?

-Debería. Tiene que estar. El problema de los gobiernos es que en lo único que se fijan es en los números, en los metros cuadrados de vivienda, en cuantos pisos se necesitan. En ningún momento se plantean qué idea de ciudad quieren, cuál es el concepto que quieren desarrollar. Nunca veo proyectos globales, con ideas detrás. Veo reparto de metros y cantidades, sin una filosofía que les sostenga. Se habla muy poco de ciudad como lugar de convivencia. Poco a poco hemos perdido la escala. Simplemente, se van poniendo viviendas y carreteras que nos obligan a estar todo el día en el coche. Deberíamos reivindicar las ciudades como puntos de encuentro y al hacer urbanismo no plantearlo en función de los metros cuadrados, sino de la relación que queremos que la gente tenga con su entorno y qué modelo de interrelación estamos ofreciendo. Los que toman las decisiones funcionan a base de clichés y los ciudadanos no están al tanto, no exigen nada más. Todos conocemos algún sitio donde, de repente, se construyen el doble o el triple de viviendas que tenía el pueblo original. Y se hace sin una idea detrás. Es realmente dramático, porque se destruyen pueblos y paisajes y esto ya es para siempre. No está existiendo ninguna conciencia de esto.

-¿Y existe alguna fórmula contra esta construcción depredadora?

-Desde luego, más debate a todos los niveles. Se habla poco de esto. Más conciencia. Más responsabilidad… a veces de los propios arquitectos, que no nos damos cuenta de que nuestra responsabilidad es inmensa. Si esto supone ir más despacio, pues vayamos más despacio. Aunque tampoco tendría por qué ser así.



Pinós gana la IX Bienal por ‘Torre Cube’ de Guadalajara
julio 28, 2007, 3:35 pm
Filed under: Carme Pinós, Concursos

J. A. A – Santander – 27/07/2007

La IX Bienal Española de Arquitectura es la de las novedades. No sólo porque es la primera vez que gana el concurso un edificio de oficinas, la Torre Cube de Guadalajara (México) de Carme Pinós, sino porque al título de la Bienal se le ha añadido “y Urbanismo”. Un añadido que plasma un interés creciente por ir más allá del objeto arquitectónico parar llegar a planteamientos más cuidadosos con entorno y su sostenibilidad, explicó la directora de la Bienal, Flora Pescador. Ese nuevo interés se ha reflejado en los galardones, entregados ayer en Comillas por la nueva Ministra de Vivienda, Carme Chacón, que incluyen por primera vez las categorías de vivienda colectiva, integración y accesibilidad.

De la obra ganadora, la Torre Cube de la barcelonesa Carme Pinós, el jurado ha valorado su innovación, su calidad estética y su capacidad para adaptarse al cálido entorno de Guadalajara con una estructura que facilita la ventilación y la entrada de luz natural, diseñada alrededor de tres núcleos verticales de hormigón. Éste es uno de los 31 trabajos hechos en los dos últimos años por arquitectos españoles o extranjeros que trabajan en España que conforman la exposición de la Bienal. La muestra, que estará en el Palacio de Sobrellano (Comillas) hasta el 8 de septiembre, viajará después por varias ciudades españolas.

El proyecto del Centro de las Artes de A Coruña, de Victoria Acebo y Ángel Alonso, recibió el premio joven, mientras que el nuevo galardón a la vivienda colectiva se lo llevó el edificio de Equipamientos-Londres/ Villarroel de 45 viviendas para jóvenes en Barcelona, de Jaime Coll y Judith Leclerc. En uno de los últimos solares vacíos municipales del Ensanche barcelonés, han conseguido hacer compatibles un aparcamiento para más 400 coches, una guardería, una escuela infantil y primaria y viviendas para jóvenes. El premio a la accesibilidad en entornos urbanos lo han compartido los andenes móviles del centro histórico de Vitoria, y la pasarela para peatones en el parque de Vallparadís, en Terrasa. Por último, el premio en la categoría de integración se lo lleva el Ayuntamiento de Gijón.



Relación
mayo 20, 2007, 7:16 pm
Filed under: Carme Pinós

Como ciudadana, me preocupa la tendencia actual a vender la ciudad a cualquier precio, lo que nos lleva a aquellos que la hemos vivido y sentido toda nuestra vida a sentirnos a veces más extranjeros que los recién llegados que, como turistas, la van consumiendo con la mirada. No pasa sólo en Barcelona, es el espíritu de nuestros tiempos. Sueño con una Barcelona con un espíritu más de barrio, que en el centro haya también espacio para negocios más personalizados, incluso para pequeños artesanos que nos arreglen nuestras cosas y romper, así, el ciclo “comprar, usar y tirar”. Que no se olvide que la ciudad nace de la necesidad humana de vivir en convivencia, de relacionarse. Ciudad no es una suma de viviendas con sus vías de conexión, sino un lugar de relación.

Como arquitecto pediría más flexibilidad en las ordenanzas, que hacer arquitectura no sea el resultado de situaciones castrantes que se van sucediendo con cada nueva propuesta; siempre un nuevo párrafo del gran libro de ordenanzas municipales corta toda posibilidad de investigación o, simplemente, de alegría a la hora de proyectar.

Carme Pinós es atrquitecta