Noticias de Arquitectura


La Villa Olímpica, funcional y mutante
septiembre 24, 2008, 2:14 am
Filed under: ABC, Mangado | Etiquetas: ,
Miércoles, 24-09-08
SARA MEDIALDEA
MADRID. ¿Para qué sirve una Villa Olímpica? Para que residan allí los atletas. ¿Y en qué se convierte tras los Juegos? En una zona residencial. Con estas premisas, los responsables de Madrid 2016 han elegido para la Villa Olímpica madrileña proyectos arquitectónicos que priman la funcionalidad sobre el espectáculo, y que permiten que los edificios «muten» tras el evento deportivo y puedan ser reutilizados fácilmente.
En opinión del jurado -compuesto por políticos y arquitectos-, se ha tratado de «utilizar elementos de arquitectura doméstica para hacer Arquitectura con mayúsculas». O, lo que es lo mismo, menos fachadas epatantes y más espacios distribuidos para vivirlos, explicó Patxi Mangado, del Colegio de Arquitectos de Madrid.
Su opinión coincidía con la del también jurado Carlos Ferrater, arquitecto, que junto con Dominique Perrault y varios concejales -Manuel Cobo y Pilar Martínez (PP), Pedro Sánchez (PSOE) y Daniel Álvarez (IU)-, y con el alcalde como presidente, eligieron ayer los diseños a los que se ceñirán las instalaciones de la Villa Olímpica madrileña.
El espacio destinado a residencia de los atletas ocupa lo que en el futuro será un nuevo barrio de Madrid: la Centralidad del Este, con capacidad para 30.000 personas. Está situado frente a La Peineta, al otro lado de la M-40.
17.000 atletas
Pero antes, si Madrid es elegida ciudad organizadora de los Juegos, allí se construirán viviendas, una policlínica, un centro de seguridad, aparcamientos, zonas verdes, comedores, hoteles y otras instalaciones destinadas a dar servicio a 17.000 atletas olímpicos y más de 700 paraolímpicos.
De acuerdo con las decisiones adoptadas ayer, habrá una primera manzana que de acceso a la Villa Olímpica, y en la que una glorieta de diseño singular actúe como «puerta» simbólica. Aquí se situarán los edificios de servicios: un Centro de Investigación y difusión del deporte, zona comercial, un hotel de doce alturas, los comedores principales de atletas, el centro de acogida de deportistas, una policlínica, un centro logístico -para el parque móvil de la Villa- y una estación de autobuses, además de aparcamientos subterráneos para 1.400 vehículos.
Flexible como un aspirador
Este diseño responderá al proyecto «Family Tree», de los arquitectos Fernando Pino y Manuel García Paredes, que ayer ganaron por unanimidad el concurso convocado para ello.
Su obra se inspira en los retratos de Modigliani -edificios diferentes pero con un «aire de familia» que permite reconocerlos como parte de un conjunto-, y en algo tan simple como un aspirador, cuyo tubo flexible es capaz de llegar a todos los rincones, como ellos pretenden dotar a la zona de edificios que sirvan para usos diferentes y que luego puedan reconvertirse como legado para la ciudad una vez pasen los Juegos.
Las manzanas dedicadas a las viviendas de los atletas son dos. Ambas se diseñarán siguiendo el mismo modelo: el que ganó una de ellas -la otra quedó desierta-: «12 bloques, 12 torres», firmado por Jorge Javier Camacho Díez y María Eugenia Macías.
Impacto y eficiencia
Un proyecto que fue muy avalado por los arquitectos del jurado. Patxi Mangado, en su nombre, explicó que su principal virtud era la funcionalidad, frente a la arquitectura-espectáculo que tanto prima en iniciativas, dijo, impactantes pero no siempre eficientes ni fáciles de trasladar a la realidad. Son, dijo, viviendas de calidad, visualmente muy atractivas, y que pueden adaptarse a usos futuros.
La idea para las viviendas de los atletas combina torres de hasta diez alturas, con bloques más pequeños. En las primeras, habrá viviendas de un dormitorio con doble altura, y con un tamaño útil total de 39,50 metros cuadrados. Estarían destinadas a la promoción privada.
De 39,50 a 50,30 metros
En los bloques, por el contrario, habría viviendas de dos dormitorios, con 50,30 metros cuadrados. Ambas tipologías, combinadas, resultan muy funcionales: «Son casas que servirán para vivir», explicaba gráficamente Mangado.
Las viviendas también aplicarán en su diseño medidas de eficiencia energética: así, las habitaciones de uso más continuado estarán orientadas a las fachadas que reciban el sol de invierno, y tendrán ventilación natural transversal y cubiertas vegetales. El proyecto le ha parecido al jurado tan bueno, tan funcional y tan adaptable al futuro de ese nuevo barrio de la ciudad, que han decidido que también se desarrolle en la tercera y última de las manzanas de la Villa Olímpica.
Entre los equipamientos que se mantendrán, destacan el centro de seguridad, que se convertirá en comisaría; y la policlínica que será en el futuro un centro de salud.
Anuncios


Bienal de Venecia: el pabellón español apuesta por la Nueva Arquitectura
agosto 31, 2008, 2:55 am
Filed under: ABC

ABC
Actualizado Viernes, 08-08-08 a las 09:26
Un total de 50 arquitectos españoles, pertenecientes a dos generaciones distintas, participarán en la muestra «De lo construido a la arquitectura sin papel», dentro del Pabellón de España en la XI Bienal de Arquitectura de Venecia, que se desarrollará del 13 de septiembre al 23 de noviembre. Organizada por los arquitectos Soledad del Pino y Ángel Fernández Alba, la idea es reivindicar lo construido por una generación de maestros de la arquitectura española y, por otro lado, hacer un recorrido hacia la arquitectura sin papel mostrando la obra (construida o no) de jóvenes que ha encontrado en la red su fuente de expresión.
Nos encontramos con seis proyectos de reciente construcción, elaborados por arquitectos de reconocida trayectoria que, de forma callada, generaron sus obras cubriendo una demanda cada día más compleja. Una manera de construir para los ciudadanos: una biblioteca, un conjunto escultórico de viviendas o un centro de artes escénicas. Son obras que definen y conforman lugares que se transforman, haciendo visible lo invisible.
Proyectos firmados por arquitectos como Juan Navarro Baldeweg -premio Nacional de Artes Plásticas-; Lluis Clotet e Ignacio Paricios, el estudio vasco IMB Arquitectos o los madrileños Víctor López Cotelo y Juan Manuel Vargas Funes. Este último equipo recibió el premio Manuel de la Dehesa de la VII Bienal de Arquitectura Española con el proyecto de rehabilitación de una antigua fábrica de curtidos como vivienda, que se expone en el Pabellón. «Todas las obras seleccionadas muestran respuestas vanguardistas a la modernidad arquitectónica que aún no está agotada», comentan los comisarios del Pabellón. «No se han elegido nombres del star system, aunque poseen una amplia trayectoria profesional. Para la selección nos hemos apoyado en juicios poéticos que acercan a los presupuestos del arte», añadieron.
Trabajos que son presente y futuro de la arquitectura, donde se reflejan nuevas vías de creatividad cercanas al arte. Las obras se exponen de manera visual -animaciones- al igual que se encuentran en la red y con un elemento común: el empleo del medio digital como lenguaje arquitectónico.