Noticias de Arquitectura


¿Cómo serán las ciudades del futuro?
junio 17, 2009, 1:11 am
Filed under: Concursos | Etiquetas:
Qué Casas!, 15 de junio de 2009.
on el nombre de “The Self Sufficient City. ¿Cómo será el hábitat del futuro?” El Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña y HP han convocado el Tercer Concurso de Arquitectura Avanzada para que arquitectos, urbanistas y creadores imaginen la ciudad del futuro.

¿Cómo serán las ciudades del futuro?

El Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña y HP han convocado el Tercer Concurso de Arquitectura Avanzada para que arquitectos, urbanistas y creadores imaginen la ciudad del futuro.

El objetivo del certamen es promover a través de Internet el debate y la investigación orientada a generar visiones, reflexiones y propuestas que puedan avanzar como será la ciudad y el hábitat del siglo 21.

El jurado del concurso esta formado por arquitectos, directores de las mejores escuelas de Arquitectura del mundo, y alcaldes de ciudades como Barcelona que premiaran las mejores propuestas de cualquier lugar del mundo, en cualquier escala, y en cualquier dimensión temporal. Las propuestas, que podrán remitirse a través de Internet, deberán incluir imágenes, dibujos y textos para hacerlas comprensibles.

El premio del concurso está compuesto por dos becas para realizar el Master de Arquitectura avanzada del Iaac, en el curso 2010-11, premios económicos, e impresoras de gran formato de última generación de HP.

Los proyectos seleccionados serán expuestos en una exposición que se celebrará en Barcelona en mayo de 2010 y que después viajará a Londres, Chicago, Mumbai y Adis Abeba. Los mejores proyectos serán incluidos en un libro publicado por la editorial Actar. El proyecto cuenta con el apoyo del Ministerio de Vivienda, la Generalitat de Cataluña, el Ayuntamiento de Barcelona, y la editorial Actar.

Las propuestas pueden remitirse a través de la web: www.advancedarchitecturecontest.org entre el 25 de mayo y el 28 de septiembre de 2009. Los proyectos finalistas y el ganador se anunciarán en enero de 2010.

EDICIONES ANTERIORES
“The Self Sufficient City” es la tercera edición del Advanced Architecture Contest que organiza el IAAC desde el año 2005. En la primera edición organizada en torno al lema “Self Sufficient Housing”se inscribieron más de 2.500 arquitectos y estudiantes de 108 países, mostrando el potencial de Internet para investigar sobre la nueva arquitectura.

El libro que se editó con los mejores proyectos fue finalista del prestigioso premio internacional “RIBA International Book Awards for Architecture 2007”. La segunda edición del concurso trató el tema de la “Self Fab House”. Los ganadores de las ediciones anteriores de Francia, China y España, han realizado el Máster de Arquitectura Avanzada del Iaac y participan en diversos proyectos de investigación.   

Anuncios


Un concours d’architecture lancé pour le futur Musée des beaux-arts
mayo 22, 2009, 3:02 am
Filed under: Concursos | Etiquetas:

QUEBEC — Le futur pavillon du Musée national des beaux-arts, sur la Grande Allée à Québec, sera érigé par l’entremise d’un concours d’architecture d’envergure internationale, une initiative sans précédent pour la Vieille Capitale.

Nota completa



El arquitecto perdedor lleva al juez el concurso del Auditorio de Vitoria
marzo 18, 2009, 3:43 am
Filed under: Concursos, Pais | Etiquetas: ,

El Ayuntamiento confirma la adjudicación del proyecto a Mariano Bayón

T. G. CRESPO – Vitoria – 11/03/2009

El mismo día en que el alcalde de Vitoria, el socialista Patxi Lazcoz, hacía pública la adjudicación definitiva del proyecto del nuevo Palacio de Congresos, Exposiciones y Artes Escénicas de la ciudad al arquitecto Mariano Bayón, su colega Andrés Perea, quien quedó en segundo lugar en el concurso, confirmó a este periódico que recurrirá el fallo del jurado en los tribunales. Lazcoz ha anunciado que el consistorio se reserva pedir una indemnización multimillonaria si Perea sigue adelante con su reclamación.

El arquitecto que quedó en segundo lugar, a sólo un punto del ganador (106 frente a 107), considera que el proceso de valoraciones del jurado incluye hasta una decena de errores que le han supuesto una merma de hasta 13 puntos. “Somos los ganadores del concurso y defenderemos nuestra posición en todos los cauces que nos asistan conforme a derecho”, afirmó Perea, después de que sus abogados le confirmasen que el recurso resulta viable. El primer edil mostró su tranquilidad ante el recurso de Perea, dada la “solidez de la decisión del jurado” que resolvió el concurso del Auditorio.

El arquitecto asume todos los riesgos que supone una reclamación de este tipo, hasta el punto de que pedirá la suspensión cautelar del proceso. Un proceso que ayer entró en su recta final con la adjudicación por la sociedad pública Ensanche 21 de la redacción del proyecto definitivo al estudio de Mariano Bayón, con un presupuesto de 7,2 millones de euros.

Además, se aprobó por otros 3,5 millones la asistencia técnica de este proyecto a la ingeniería Idom, que se encargará del seguimiento de los trabajos que se desarrollen sobre esta infraestructura.

La firma de ambos contratos, a pesar de los recursos que presente Perea, se materializará dentro de una semana. A partir de esa fecha, Bayón y su estudio dispondrán de un periodo de 13 meses para concluir la redacción del proyecto del Auditorio que se construirá en la Plaza de Euskaltzaindia.

Su propuesta incluye cuatro edificios conectados por áreas de uso conjunto. Además, la disposición del complejo posibilitará la colocación de pantallas comunicantes (para proyección de vídeos, imágenes, anuncios luminosos e, incluso, retransmisiones en tiempo real) y las fachadas de los edificios se construirán con diferentes materiales vítreos y cerámica dorada en función de sus utilizaciones..



Concursos de arquitectos o chapuzas
marzo 1, 2009, 10:52 pm
Filed under: Arquitectura Española, Concursos, Pais, Patxi Mangado | Etiquetas: ,

PATXI MANGADO 28/02/2009

Los concursos de arquitectura como método para la contratación de proyectos por parte de las administraciones públicas, han resultado ser un sistema razonablemente justo y eficaz. Un sistema envidiado por gran parte de arquitectos de otros países y, sin duda, referencia obligada para ellos cuando glosan la bondad del trabajo realizado en nuestro país. Junto al elemental principio de igualdad de oportunidades, sus ventajas son varias.

Se fomenta un sistema de múltiples aproximaciones al problema propuesto que, si bien no garantiza en absoluto la elección de la mejor solución, reduce, al menos, el margen de error. Permite, dependiendo de la composición del jurado y del proceso, una extensión a opiniones inteligentes y distintas, al margen de las estrictamente ligadas a la endogamia arquitectónica. Y, sobre todo, la ventaja más importante es que el sistema de concursos, especialmente cuando son abiertos, permite el acceso a la posibilidad de construir, en igualdad de condiciones respecto a los más consolidados, de arquitectos jóvenes y muy jóvenes, que, con sus propuestas, han sabido inocular al cuerpo general de la arquitectura española ideas frescas, transformadoras y siempre necesarias, si se quiere mantener las cotas de intensidad que, supuestamente, venían a ser uno de sus signos distintivos.

Desde mi experiencia como participante continuo en concursos y como miembro de jurado en muchos, he de decir que la respuesta por parte de los arquitectos ha sido siempre extraordinariamente generosa, presentándose ante cualquier convocatoria un más que nutrido número de trabajos, con una calidad que supera con creces la mezquindad económica con la que suelen plantearse. A los arquitectos se nos puede demandar por muchos errores, pero no es el de la entrega uno de ellos cuando se nos convoca a un concurso. Sin embargo, cada vez más, nos preguntamos si esta generosidad se ve reconocida, al menos, mediante convocatorias bien planteadas, suficientemente compensadas y con jurados de calidad contrastada. Creo sinceramente, que la respuesta es un no rotundo.

Cada vez más los concursos de arquitectura, y por supuesto hay excepciones, están marcados por unas maneras que atentan contra la dignidad de los participantes en la medida que su trabajo es ninguneado o infravalorado en muchos de los casos. Enunciados y objetivos poco claros, situaciones de indefensión absoluta, jurados con manifiesta falta de capacidad para juzgar, ausencia de compromiso en la ejecución, confusión entre calidad arquitectónica y baja de honorarios, todo ello y muchas más, son realidades que están detrás de un sistema, que, pese a todo, sigue siendo el más razonable y eficaz cuando se plantea con criterios serios y rigurosos.

El último episodio que ilustra esta realidad, tiene que ver con el concurso para el proyecto del Centro Nacional de Artes Visuales en Madrid. El escenario es claro. Por un lado, una entidad convocante, nada menos que el Ministerio de Cultura, que encarga a una empresa pública, se supone con la capacidad y la solidez que debían ser propios de una estructura oficial, la elaboración de un concurso que, al parecer, ha resultado ser, una vez más, un modelo de desconocimiento acerca de las condiciones legales que han de regir este tipo de convocatorias. Por otro, la máxima representación institucional de los arquitectos, el Consejo Superior de los Arquitectos, que hace una reclamación supuestamente justificada respecto a la manera como se hace la convocatoria, demostrando un celo que, ojalá, no sea sino el inicio de una actitud general extensible a otros muchos, muchísimos concursos chapuzas, quizá más modestos, pero no por ello menos gravosos para los participantes y que, hasta el momento, no han sido objeto de una preocupación tan esmerada por parte de quienes nos representan.

En medio de ambos, como piezas olvidadas, unos magníficos arquitectos convocados -conoz-co a todos- y unos ganadores que, estoy seguro, desconocedores de las posibilidades legales en las que ahora se mueve el concurso, han dado lo mejor de sí mismos, han presentado un trabajo de enorme valor conceptual y material y que ahora ven como éste, no sólo no ha servido para nada, sino que aparece ligado a una convocatoria falsamente sospechosa, cuyo origen último no es sino la incompetencia de personas concretas que, simplemente, han hecho mal su trabajo. ¿Cuál es ahora la situación en la que quedan estos arquitectos? Éste es otro ejemplo más de chapuza y desconsideración hacia la dignidad de los profesionales cuando éstos sólo pretenden dar lo mejor de sí mismos.

Patxi Mangado es arquitecto.