Noticias de Arquitectura


Valenciano Santiago Calatrava, doctor “honoris causa” Universidad de Oxford
junio 28, 2009, 2:49 am
Filed under: Arquitectura Española, Calatrava | Etiquetas: ,

Londres/Valencia, 24 jun (EFE).- El arquitecto e ingeniero valenciano Santiago Calatrava fue hoy investido doctor “honoris causa” por la Universidad de Oxford en reconocimiento a sus méritos en el campo de la arquitectura, informó la reputada institución académica.

En una ceremonia celebrada hoy, el rector de la universidad, Chris Patten, concedió a Calatrava el grado honorífico de Doctor de las Letras y describió al valenciano como un “arquitecto superlativo en cuyos trabajos se conjugan funcionalidad y belleza”.

“Un arquitecto no sólo necesita proyectos y fondos para desarrollarlos, sino que tiene que luchar con el volumen y la resistencia de masas de pesado material”, dijo el rector.

Patten destacó también que Calatrava “ha recibido encargos de numerosas partes del mundo y parece desafiar la ley de la gravedad; tal es la habilidad con la que diseña sus trabajos que el hormigón parece moldearse como la cera o fluir como el agua”.

Con este nuevo reconocimiento, Santiago Calatrava, de 57 años y ataviado hoy con una toga roja y gris en la ceremonia, acumula ya diecisiete doctorados “honoris causa”. EFE



El New York Times califica de “monumento al ego” el intercambiador de Calatrava para la zona cero
mayo 14, 2009, 3:15 am
Filed under: Calatrava | Etiquetas:

EcoDiario | 11/05/2009 – 15:50

El periódico cuestiona que el diseño de Calatrava sea el mejor para el intercambiador de la zona cero en Manhattan argumentando que el proyecto es “un monumento al ego creativo” en el que “la vida es secundaria” y que pasará a la historia como el “testamento sobre la imposibilidad de dejar de lado los intereses propios ante una de las mayores tragedias de América”

No sabemos que pensarán los neoyorkinos sobre el proyecto que el arquitecto español ha preparado para la estación de la zona de Manhattan destruida en los atentados del 11-S pero The New York Times lo tiene claro, considera que el intercambiador de acero y cristal que propone Calatrava es un “monumento al ego creativo”.

Logros vacíos

Las modificaciones que ha sufrido el proyecto, con los consiguientes aumentos en el presupuesto, son duramente criticadas por el periódico que considera que “los logros arquitectónicos más triunfantes están vacíos en el corazón“. El diario, asegura que el proyecto del arquitecto español ha sido incapaz de vencer el defecto fatal del proyecto: la incongruencia entre la arquitectura extravagante y la función del intercambiador. “El ojo es eclipsado por el esplendor de la arquitectura del Sr Calatrava, la vida es secundaria“, comenta.

Por ello se corre el riesgo de que con el paso del tiempo, el intercambiador quede como “testamento a nuestra imposibilidad de dejar de lado los intereses propios ante una de las mayores tragedias de América“, asegura el diario.



Calatrava expone diseños para la zona cero en NY
mayo 9, 2009, 4:12 pm
Filed under: Calatrava, Universal | Etiquetas: ,

El arquitecto español presentó una exposición sobre la impactante estación que diseñó para la zona de Manhattan destruida en los atentados del 11-S

EFE
El Universal
Nueva York, EU Sábado 09 de mayo de 2009
09:22 El arquitecto español Santiago Calatrava presentó en Nueva York una exposición sobre la impactante estación que diseñó para la zona de Manhattan destruida en los atentados del 11-S, y cuyo diseño original sufrió algunas modificaciones.”Éste es un proyecto fundamental para nosotros y, técnicamente, es uno de los mayores retos a los que me he enfrentado”, reconoció hoy Calatrava en la inauguración de la muestra, que se podrá visitar en el Instituto Español Reina Sofía hasta el 31 de agosto.

Explicó que, además de ser un enorme reto arquitectónico, puesto que se trata de un “gigantesco” intercambiador de transportes, se halla en el “corazón de Nueva York”, por lo que no se puede interrumpir la circulación de trenes mientras se construye.

Además, “se encuentra en una zona muy consolidada y densa, donde simultáneamente se están realizando muchas otras construcciones”, desde rascacielos, hasta un monumento en homenaje a las víctimas de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

Otra dificultad añadida es que se construye por debajo del nivel del mar y sobre un terreno ganado al agua, lo que entorpece los procesos aunque, según Calatrava, existe la ventaja de que ese área tiene un lecho rocoso, por lo que la cimentación es más sencilla.

“Este proyecto, con las últimas modificaciones, ya está maduro”, dijo el arquitecto español.

Para llegar a este punto, ha tenido que modificar algunos aspectos del diseño original y ajustarse a todo tipo de requerimientos, desde presupuestarios y de seguridad hasta “emocionales”.

“Incluso la profunda carga emocional pesa mucho en este proyecto, porque aquí murieron muchas personas. Sus familias, y toda la ciudad, está deseando verlo acabado, para cerrar así la puerta de una etapa. Por eso hemos hecho algunas concesiones”, explicó.

Sin embargo, insistió en que “no hay cambios relevantes en el concepto del proyecto, que mantiene la idea original de que sea un centro de transportes para generaciones futuras en pleno corazón del Downtown de Manhattan”.

Uno de los aspecto más sorprendentes del proyecto es que una sección del techo se podrá abrir en días de calor para refrigerar y evitar el efecto invernadero, al tiempo que se permite la entrada directa de la luz solar.

Dado que la estación será muy diáfana, la luz natural entrará con mucha facilidad, lo que, entre otras ventajas, “es conveniente para evitar situaciones de pánico como las que se pueden generar en este tipo de complejos”, explicó Calatrava, que con esa misma intención ha procurado que sea muy intuitivo, despejado y fácil de entender.

La pieza fundamental de la exposición “Santiago Calatrava: World Trade Center Transportation Hub” es una enorme maqueta que permite incluso verla desde dentro y que hubo que montar por piezas en la sede del Instituto Español Reina Sofía.

Además, se muestran los primeros bocetos del arquitecto para este proyecto dibujados en junio de 2003, antes de que realizarse el concurso de adjudicación de la obra, y maquetas e imágenes de otras obras suyas en Estados Unidos.

El arquitecto dijo no importarle tanto el hecho de que Nueva York levante por fin uno de sus proyectos como la contribución que ello debe suponer para “garantizar que el Downtown de Manhattan siempre tendrá el papel que ha tenido”.

Lo mismo ocurrió en su día con la estación de Grand Central, el edificio favorito de Calatrava en Nueva York.

“Cuando se construyó -argumentó- no existía el Empire State, el Chrysler, ni el Rockefeller Center. Este edificio fue el motor de desarrollo del que ahora es el segundo corazón de Manhattan, la zona de Midtown”.

“Ésta es la enorme importancia de los transportes”, defendió Calatrava: “Este intercambiador estará dedicado a muchísima gente que trabaja duro y que cuando llegue aquí una o dos veces al día podrá tomarse un respiro, disfrutar de la estación y saber que está aquí para su disfrute”.

Sin embargo, “nuestra gran ambición”, añadió, es que también atraiga a todo tipo de gente, “que sea uno de los centros comerciales más bellos” y que “hable de nuestro tiempo, de lo ocurrido el 11-S, pero también de nuestra fe en el futuro de la ciudad”.

mzr



Bilbao, condenado a indemnizar a Calatrava por “alterar su obra”
marzo 18, 2009, 3:57 am
Filed under: Calatrava, Pais | Etiquetas: ,

El Ayuntamiento añadió una pasarela en el puente Zubi-Zuri.- El arquitecto pedía tres millones de euros, recibirá 30.000 euros

EUROPA PRESS – Bilbao – 11/03/2009

La Audiencia Provincial de Bizkaia ha condenado al Ayuntamiento de Bilbao a pagar una indemnización de 30.000 euros al arquitecto Santiago Calatrava por “alterar” su obra del puente Zubi-Zuri, al añadir una pasarela para facilitar el acceso a las Torres Isozaki. Además, considera que, en este caso, “el interés general” no prevalece sobre “el derecho moral” del autor. En la resolución, la Sección Cuarta del órgano jurisdiccional vizcaíno ha estimado, en parte, el recurso interpuesto por Calatrava contra la sentencia dictada el 16 de noviembre de 2007 por el Juzgado de lo Mercantil número 1 de Bilbao, en la que se desestimaba la demanda del arquitecto valenciano al entender que, aunque se había alterado su obra, prevalecía el interés público sobre el derecho de autor.

Santiago Calatrava demandó al Ayuntamiento y a las promotoras inmobiliarias Vizcaína de Edificaciones y Larian 95 al estimar que la pasarela que conecta con las torres Isozaki afectaba a su derecho moral y a la integridad de su obra, por lo que reclamó que se retirara, además de ser indemnizado con 250.000 euros. En el caso de que no se aceptara la retirada de esta infraestructura, solicitaba una indemnización de, al menos, tres millones de euros.

La sentencia de la Audiencia vizcaína comparte el criterio del magistrado de lo Mercantil Edmundo Rodríguez Achútegui sobre que se ha producido “una alteración de la obra ideada y ejecutada por el señor Calatrava, por una posterior proyectada por el señor Isozaki”. El órgano jurisdiccional vizcaíno discrepa, sin embargo, con el titular del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Bilbao que, pese a reconocer “que se ha producido una alteración de la obra”, con la consiguiente “violación del derecho moral a la integridad de la misma”, cree que Calatrava se ve obligado “a sufrirla en atención al servicio público al que dicha obra atiende”, ya que facilita la comunicación peatonal entre dos partes del municipio.

Interés público “limitado”

Por su parte, la Audiencia provincial cree que “es verdad que el puente Zubi Zuri satisface un interés público, pero que queda limitado a la mera comunicación entre ambos márgenes de la ría, que antes no existía en ese punto y que obligaba a los ciudadanos a pasar al otro lado por los puentes más próximos: el del Ayuntamiento o el de la llamada Solución Centro que desemboca en la Alameda de Rekalde, “con los consiguientes desplazamientos y molestias”.

Asimismo, precisa que, “a nivel de mera posibilidad”, sería factible atravesar el Zubi Zuri “sin necesidad de que sufriera modificación alguna y, posteriormente, acceder hasta la Alameda de Mazarredo por otros medios (rampas, escaleras, ascensores) que, para la culminación definitiva del PGOU, la Administración hubiera podido arbitrar”.

Por ello, considera que la entidad municipal y las entidades a las que se confió la promoción y ejecución del Plan Parcial en esa zona (Uribiarte, S.A. y luego Campo Volantín, S.A.), adoptaron, “a su exclusivo y unilateral criterio, las medidas conducentes para su culminación y cumplimiento”. “Crearon una determinada situación objetiva previa -el Puente Zubi Zuri, ideado, construido e incluso recibido por el Ayuntamiento- para, posteriormente, sin consentimiento ni conocimiento del Calatrava, modificar su obra, alterarla en uno de sus laterales y continuarla mediante otra pasarela cuyo prestigioso autor tiene un estilo en el arte de la arquitectura absolutamente distinto al del recurrente”, indica.

De esta forma, apunta que ello implicó “que la obra de éste quedara irremisiblemente afectada y el derecho moral a la integridad de aquella conculcado”. Asimismo, recuerda que “la Administración era la única que sabía, como autora del Plan General de Ordenación en la zona, que el objetivo final era, no sólo unir físicamente ambas márgenes de la ría, sino facilitar el acceso de los ciudadanos de las zonas aledañas al Campo de Volantín, Castaños, Matiko, etc. al centro de Bilbao por la Alameda de Mazarredo”. Por ello, destaca que, “aún consciente de ello, decidió contratar a un arquitecto de prestigio”, no para que proyectara la obra completa que culminara dicho Plan General -lo que perfectamente pudieron hacer-, sino para que se limitara a diseñar y construir un puente que sirviera sólo para atravesar la ría desde el Campo de Volantín hasta el muelle de Uribitarte”.

En su opinión, “no es admisible que, construido el puente Zubi Zuri, se completaran los objetivos del PGOU a costa de dicho puente y de los derechos intelectuales de su autor, mediante la alteración física del propio puente (rotura de barandilla) y del estilo característico que lo inspira, afectado, sin duda, por el añadido y prolongación de otra obra distinta, diseñada, por otro arquitecto igualmente prestigioso y mundialmente conocido como es el señor Isozaki, que “nada tiene que ver con la técnica constructiva original y propia del señor Calatrava”. Tras señalar que se podía haber encargado la totalidad de la obra, a un mismo arquitecto, “fuera el señor Calatrava u otro distinto”, apunta que, una vez construido el Zubi Zuri, se podría haber arbitrado “otra obra distinta a la pasarela Isozaki que permitiera el acceso a Mazarredo de manera diferente, pero sin necesidad de tocar para nada” el puente de Calatrava.

La resolución judicial declara que el puente Zubi Zuri es “objeto de protección como obra de arte original con arreglo a la Ley de Propiedad Intelectual” -algo que ya se reconocía en la sentencia de instancia-, que esta obra y el estilo arquitectónico reconocido a Calatrava “en todo el mundo han sido alterados y modificados”, y que “el derecho moral” del arquitecto valenciano “no queda anulado, solapado o excluído en el presente caso por el interés público que la obra contribuye a aportar o a satisfacer”. La Audiencia vizcaína cree que la demolición de la pasarela Isozaki “supondría la recuperación del derecho moral a la integridad de la obra Zubi Zuri que ha sido conculcado, pero constituiría una medida absolutamente excesiva y desproporcionada de cara al interés global o general de la ciudadanía.

Montante “desproporcionado”

Asimismo, considera “total y absolutamente desproporcionado” el montante exigido por el arquitecto valenciano porque “rebasa toda medida de prudencia”. “El recurrente pretende incrementar sus ingresos, por la violación de su derecho moral a que se respete la integridad de la obra, en un importe que casi quintuplica la cantidad percibida por su trabajo profesional, lo que no se explica, sino por una autocomplacencia intolerable y desmedida del actor en el contenido del derecho moral sobre la obra terminada o resultado objetivo de su trabajo”, destaca. Además, dice que “la infracción de la obra mediante el adosamiento de la pasarela de Isozaki no respondió a un capricho de alguien para causar gratuitamente un daño al derecho moral del señor Calatrava”.

No obstante, cree que “el puente ideado por Calatrava ha sido objeto de la alteración, con la pérdida de su integridad y el confusionismo de estilos arquitectónicos”, pero “no ha sido afectado ni en su trazado, ni en la mayor parte de su estructura, ni en sus accesos mediante rampa y escaleras en ambas orillas, ni en su denominación habitual de “Puente Zubi Zuri” o “Puente de Calatrava” haciendo expresa referencia a su autor”. “Si bien afectado por la prolongación que supone la pasarela del señor Isozaki, se alza majestuoso sobre la ría de Bilbao en el centro de la ciudad y sigue siendo objeto de propaganda gráfica tanto a nivel turístico como en las publicaciones sobre arquitectura en general y en las que hacen referencia a la obra del señor Calatrava en particular”, manifiesta.



El arquitecto Santiago Calatrava recibe el Golden Belgian Building
marzo 7, 2009, 3:04 pm
Filed under: Calatrava
Bruselas (ABN).- El Vice-primer Ministro belga Steven Vanackere y el Ministro de Economía valón Jean- Claude Marcourt entregan mañana, miércoles 4 de marzo, en Bruselas el prestigioso galardón Golden Belgian Building al arquitecto español Santiago Calatrava. La Confederación de la Construcción y el certamen internacional Batibouw reconocen con este premio su trayectoria y en especial el diseño de la nueva Estación de alta velocidad TGV en Lieja – Guillemins.

Los organizadores han querido distinguir la obra de Santiago Calatrava con motivo del 50 Aniversario del Salón Internacional de la Construcción Batibouw. El arquitecto mantiene una estrecha relación con este país, que se remonta a la adjudicación en 1996 de la Estación de Lieja. En 2000 Calatrava inauguró un puente en esta misma ciudad y en la actualidad trabaja en el proyecto de la Estación de Mons.

La ciudad de Lieja es uno de los principales nodos de la red europea del ferrocarril de alta velocidad que comunica Inglaterra, Francia, Bélgica y Alemania. Con el doble objetivo de satisfacer las necesidades técnicas de la alta velocidad y crear una estación capaz de convertirse en referente arquitectónico Euro Liège convocó en 1996 un concurso internacional que ganó Santiago Calatrava.

El arquitecto concibió la Estación como un vínculo entre dos distritos de la ciudad de Lieja, hasta ahora separados por las vías del tren. El diseño de Calatrava enlaza las dos zonas con una terminal de pasajeros construida simétricamente sobre un eje noroeste-sudeste.

La principal característica del diseño de la estación es la transparencia, ya que el proyecto se entiende como un diálogo urbano con la ciudad. Esta transparencia se materializa en la monumental cubierta de vidrio y acero, con unas elevadas marquesinas que se extienden 145 metros sobre las cinco plataformas.

La edificación carece de fachada en el sentido tradicional consiguiendo una perfecta interacción entre el interior y el exterior. De hecho, es la monumental cubierta la que se convierte por sí misma en la fachada del proyecto, ya que vista desde la colina revela parte de la organización interna de la estación y desde la estación, encuadra el paisaje exterior.

Este premio se suma al amplio palmarés de reconocimientos y galardones que el artista tiene en su haber, entre los que destacan: la Medalla de Oro del Instituto de Ingenieros Estructurales de Londres; el Premio al Diseño Urbano de la Ciudad de Toronto; la Nominación como Líder Global del Mañana del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza; Cruz de Sant Jordi, Barcelona; la Medalla de Oro al Mérito en Bellas Artes del Ministerio de Cultura, Granada; Miembro de Les Arts et Lettres, París; el Premio Algur H. Meadows por la Excelencia en el Arte (Meadows School of the Arts), Dallas; la Medalla de Oro del Círculo de Bellas Artes, Valencia; la Nominación al “Mejor de 2001” de la Revista Time por la ampliación del Museo del Arte de Milwaukee; Sir Misha Black Medal, del Royal College of Art de Londres; la Medalla Leonardo da Vinci, de la Société pour la Formation des Ingénieurs, Florencia; el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, Oviedo; Grande Médaille d’Or d’Architecture de la Academia de Arquitectura de París; el Premio Nacional de Diseño de Iluminación por la iluminación interior del Museo de Arte de Milwaukee, The Illuminating Engineering Society of North America; European Steel Design Award por la Cubierta de la Universidad de Zurich, Lucerna (Suiza); Silver Beam Award por el Instituto Sueco de Construcciones en Acero, Gothenburg (Suecia); Golden Plate Award, Academy of Achievement, Chicago; la Medalla de Oro 2005 del Instituto Americano de Arquitectos, Washington; la Medalla de Oro del Instituto Español Reina Sofía, Nueva York; el Premio MIPIM al mejor edificio residencial del mundo por la Turning Torso; el Premio 2005 Eugene McDermott Award in the Arts, Consejo para las Artes del Instituto de Tecnología de Massachussets (MIT); Dos Premios European Awards for Steelstructures 2005 por los tres puentes en Hoofdvaart – Haarlemmermeer, en los Países Bajos y por la Cubierta del Estado Olímpico de Atenas (OAKA), respectivamente; la Alta Distinción de la Generalitat Valenciana; el Premio a la Profesionalidad en el Sector Inmobiliario otorgado por el Jurado de los Premios Surban’05 (Sevilla); el Premio de Ingeniería Civil 2005, Ministerio de Fomento; el Premio Nacional de Arquitectura 2005, Ministerio de la Vivienda; el Premio fib al Mejor Edificio Residencial 2006, por Turning Torso; el Premio a la Excelencia de la Red Europea de Sociedades de Hormigón, por la Estación de Lieja y la Condecoración de la Orden de Jaume I El Conqueridor, de la Generalitat Valenciana.

Además, Santiago Calatrava ha sido nombrado 16 veces Doctor Honoris Causa.



¿Por qué Calatrava?
febrero 15, 2009, 5:25 pm
Filed under: Calatrava
Domingo, 21-12-08
POR G. L.
VALENCIA. La polémica parece perseguir en los últimos tiempos al arquitecto valenciano Santiago Calatrava, autor de la mayor parte de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia.
La frecuencia con la que sus proyectos públicos terminan con amplios sobrecostes frente a la previsión inicial le ha granjeado en los últimos años la imagen de figura controvertida. La propia Ciudad de las Artes, así como el último puente estrenado por la ciudad de Venecia, dan cuenta de estas discusiones acerca de los costes que las obras realizadas por Calatrava.
Sin embargo, el despacho del arquitecto valenciano sigue recibiendo de forma continua nuevos encargos, cada uno de mayor trascendencia y complejidad técnica.
En la actualidad, Calatrava está desarrollando grandes proyectos de proyección internacional en cuatro continentes. El Obelisco de la plaza Castilla de Madrid, que se prevé que esté terminado en 2009, es su obra más importante actualmente en marcha en España.
Pero es sólo una mínima parte de los diseños actuales del arquitecto. El Chicago Spire, un gigantesco e impresionante edificio de forma espiral, dos puentes en Israel -uno de ellos en Jerusalén-, y otros tantos en Dallas y Dublín están en la cartera actual de Calatrava.
Triunfa en EE.UU.
El artista valenciano está especialmente activo en los Estados Unidos. Lo demuestran el proyecto del nudo de comunicaciones del futuro World Trade Center de Nueva York, que será reconstruido después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.
Además, le espera el centro sinfónico de Atlanta. Aunque el alcance mundial de la fama de Calatrava llega también Asia, y construirá el museo fotográfico de Qatar.
Quienes han elegido a Calatrava para realizar una obra emblemática, como en el caso del obelisco madrileño, hablan de un arquitecto capaz de construir «algo distinto» y además poder ejecutarlo.
Una mezcla de arquitectura, ingeniería y escultura, por la cual muchas autoridades de todo el mundo parecen dispuestas a pagar el precio político de los sobrecostes.
La complejidad. el carácter único y tan personal de estas obras hace casi imposible valorar con certeza el coste final de los mismos, igual que su capacidad de atracción.
Factor de atracción
La Ciudad de las Artes y las Ciencias, que empezó a proyectarse en 1991, le lanzó al estrellato, al tiempo que ponía a la ciudad de Valencia en el mapa mundial del turismo y de los grandes acontecimientos de alcance mundial.
Después de este conjunto de edificios de aspecto esquelético han llegado para la capital de la Comunidad la Copa América, la Fórmula 1, y millones de turistas atraídos por la obra de Calatrava.
El conocido arquitecto ha conseguido en este transcurso convertirse en un referente único en el mundo, cuyas obras mantienen la actualidad con el paso del tiempo, así como su gran efecto llamada para el turismo por la singularidad de sus estructuras.


Calatrava pierde las alas
septiembre 21, 2008, 4:30 am
Filed under: Calatrava

Mientras todo Nueva York se rendía durante el pasado aniversario ante la evidencia de que la reconstrucción de la zona cero es un desastre, Santiago Calatrava, responsable del intercambiador de transportes, afirmaba: “En Nueva York no hay problema. Los trabajos continúan adelante”. Lo declaró a este periódico después de que el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg clamara, en un artículo publicado en The Wall Street Journal, que su estación debía “reducirse” por ser “demasiado complicada”. El regidor no sólo criticó el intercambiador, sino toda la reconstrucción del solar que ocupaban las Torres Gemelas.

Pero, puesto que se asentarán sobre el centro de transportes, las obras de los edificios dependen de que avance o no el ambicioso proyecto del ingeniero y arquitecto español, que nació con un presupuesto de 2.200 millones de dólares (1.547 millones de euros), pero que se ha multiplicado y cuesta ya un tercio más. En definitiva, si la construcción del intercambiador se retrasa, toda la zona cero sufre.

Pese a haber sido aplaudido unánimemente por su diseño “excepcional”, según el arquitecto Daniel Libeskind, autor del proyecto original general para toda el área, además de estar resultando más caro de lo previsto, la idea de Calatrava va perdiendo poco a poco su esencia original. Lo más aplaudido desde que se conociera el proyecto, era que incluía una estructura transparente que evocaba las alas de una paloma y que, al abrirse, permitiría la entrada de luz natural. En julio ya se anunció que las alas no eran viables. El mes próximo se sabrá hasta donde podrá volar Calatrava.