Noticias de Arquitectura


Jóvenesarquitectos.com
abril 21, 2007, 2:06 pm
Filed under: COAM, Madrid, Vanguardia


La Fundación COAM expone en ‘Freshforward’ los proyectos de la cantera profesional madrileña, conectada a través de Internet

ROSA RIVAS – Madrid – 12/04/2007

¿Les suena el equipo de Ecosistemas Urbanos, autores del Ecobulevar de Vallecas o del proyecto vecinal de playa en la plaza de la Luna? ¿Y los componentes de FAM, que firman el impactante monumento de cristal a las víctimas del 11M situado en Atocha?

Estos nombres estaban en 2006 Freshmadrid, una exposición que la Fundación COAM (del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid) montó en 2006 para mostrar la actividad, la originalidad y la potencia de la cantera de profesionales madrileños. Unos arquitectos jóvenes cuyas ideas traspasaban el ámbito local, nacional e incluso internacional y que utilizaban los vídeos y las posibilidades de Internet como herramienta de trabajo e intercambio de ideas..

La frescura que rezumaban sus trabajos daba nombre a la iniciativa, Freshmadrid, y ahora tiene continuación, Freshforward, que se abre hoy en Piamonte, 23, sede de la Fundación COAM (www.fundacioncoam.es), donde permanecerá hasta el 11 de mayo. El escaparate de 2007 de la cantera de arquitectos madrileños sigue nutriéndose de Internet, con dos webs activas, http://www.freshmadrid.com y http://www.freshforward.net

“Freshforward es una plataforma de difusión de la arquitectura emergente de Madrid que muestra 77 proyectos de 15 estudios, en los que queda reflejado el pensamiento y la acción de una nueva generación con arriesgadas propuestas”, afirma la comisaria de esta exposición, Ariadna Cantis. Esta arquitecta fue también responsable de Freshmadrid, que viajó a Barcelona, Montevideo, Bogotá y Bruselas (con fructíferos contactos para los participantes) y seguirá por Buenos Aires, Roma, Praga y Dublín.

“La idea de Freshforward surge tras detectar una nueva actitud, sin atender a prejuicios de origen cultural, geográfico o temático. El arquitecto estrella deja sitio al arquitecto de la calle, más cercano al cliente y a la sociedad, más investigador. Freshforward muestra el cambio que vive la profesión, con una forma más vanguardista de crear espacios híbridos entre la arquitectura y el arte contemporáneo”, afirma Cantis.

Así, los visitantes de Piamonte 23 podrán ver un pequeño museo (en 4,5 metros por participante), que exhibe proyecciones audiovisuales, maquetas y videos grabados con teléfonos móviles digitales en los que los jóvenes arquitectos -con una media de edad de 27 años- han registrado comentarios, acciones urbanas, momentos laborales, bocetos, viajes en metro, comeduras de coco en el estudio sobre presupuestos, necesidades, temporalidad…

La percepción de Freshforward continúa en el ciberespacio, en la página de la exposición y en http://www.youtube.com.

Los observadores reales o virtuales de esta panorámica sobre la arquitectura madrileña más fresca se encontrarán con planos, recreaciones y fotografías de proyectos y obras ya realizadas. Paridas en Madrid pero ejecutadas en distintas zonas geográficas: de Laredo a Cali, de Almería a Ibiza, de Amsterdam a Granada, de Toledo a Bogotá.

“Creo que en Madrid están los mejores arquitectos de Europa”, dice convencido Andrés Jaque, pero eso no parece notarse en los encargos. Como a otros colegas, su fuente de trabajo viene más del extranjero, “donde se fían más del discurso renovador de los jóvenes, vinculado al pensamiento ecologista y reflexivo sobre el marketing”.

“Freshforward es una plataforma para que se hagan visibles los arquitectos que no son comerciales ni acomodaticios”, asegura Jaque, con una colorista y atrevida Casa Sacerdotal de Plasencia entre sus obras. Al arquitecto, profesor en la Universidad Politénica de Madrid la experiencia del pasado año en Freshmadrid no sólo le ha servido para dar conferencias y talleres por el extranjero, también se ha materializado, por ejemplo, en obras como el Museo Postal de Bogotá.

Jaque apunta la paradoja de que no abunde trabajo para la cantera de arquitectos madrileños aunque la construcción sea masiva en la región. Lo mismo opina Gonzalo Pardo: “Falta demanda de profesionales de aquí. Todo lo que rascamos es a través de concursos y de la vía pública. Y la mayoría de las cosas se las dan a los veteranos, a los nombres que dan prestigio”.

Aunque Pardo se reconoce un hombre afortunado. Con 26 años y el proyecto de fin de carrera a punto de terminar, ha ganado uno de los cuatro primeros premios ex aequo del concurso de renovación de Azca promovido por el Ayuntamiento de Madrid. Fue una cita internacional, en septiembre de 2006, a la que acudió junto con Cristina Parreño, y conquistó a las autoridades municipales con su idea de La alfombra “una contundente operación de cirugía funcional, una superficie continua que ocupa el espacio entre edificios de la manzana de Azca”, explica Pardo. Su alfombra pretende “definir condiciones de conexiones, vegetación y la integración de la naturaleza en la ciudad”.

La vinculación con la naturaleza es asimismo el eje de uno de los proyectos más potentes exhibidos en Freshforward y que muestra la conexión internacional entre los arquitectos frescos. Lo firma el colectivo Husos, formado por Diego Barajas y Camilo García, y lo han desarrollado en su Colombia natal. Con experiencia laboral en Rotterdam (Holanda), radicados en Madrid desde hace tres años y usuarios del Skype como herramienta laboral han diseñado en Cali un edificio multiusos: vivienda, taller y tienda para unas diseñadoras.

“Es un edificio termómetro, que funciona como medidor de medio ambiente”, cuenta Diego Barajas (32 años). Con la colaboración de biólogos, como el español Francisco Amaro, han sembrado un jardín vertical en las cuatro fachadas del edificio, tejidas con un sistema de mallas recicladas. Las plantas locales (entre las que abundan nectaríferas) atraen mariposas, pájaros e insectos. “Es un generador de calidad medioambiental”, dice entusiasmado Diego, y resalta que los ciudadanos que acuden a la tienda reciben información de la naturaleza que pueden valorar.

Otro proyecto de motivación social en el que Husos anda es la Realovela, idea para generar “telenovelas autogestionadas que manden otros discursos y que estimulen otros modelos de ciudad”. La base: el endiosamiento de la tele en los hogares, donde “se decora como en los escenarios de las telenovelas”.

Anuncios