Noticias de Arquitectura


Juan José Gurrola
junio 14, 2007, 12:21 pm
Filed under: Arquitectura Mexicana, Gurrola

roberto perea

México, D.F., 11 de junio (apro).- “Lo difícil no es llegar a la vanguardia, sino mantenerse en ella.” Así lo afirmó en alguna ocasión el enfant terrible, Juan José Gurrola, controvertido creador de una compleja obra que abarca expresiones tan diversas como dibujo, dramaturgia, traducción, dirección de escena, actuación, coreografía, arquitectura, diseño, música, cine, fotografía, pintura y performance, actividades a las que dedicó más de 50 años de su existencia.

Fallecido el pasado 1 de junio a los 71 años, perseverante en sus visiones y exigencias creativas, personaje imprevisible, multifacético, Gurrola puede definirse como un gran heterodoxo que fue calificado como desvergonzado, irreverente, implacable y desenfadado, entre muchos otros adjetivos. Nacido el 19 de noviembre de 1935 en la Ciudad de México, fue el único hijo del matrimonio conformado por el publicista y pionero de la radio en México, llamado como él, y de Margarita Iturriaga, brillante mujer de negocios.

Gurrola estudió la carrera de arquitectura en la Universidad Nacional Autónoma de México y su primera incursión teatral fue en 1956 actuando en la obra Las costumbres de antaño, de Eduardo Gorostiza, como miembro del célebre movimiento teatral Poesía en Voz Alta, al lado de artistas e intelectuales como Octavio Paz, Héctor Mendoza, Juan Soriano, Juan José Arreola, Leonora Carrington y José Luis Ibáñez.

Al año siguiente asumió la dirección del grupo de teatro de la Facultad de Arquitectura y a partir de entonces su vida permanecería ligada de diversas maneras al arte teatral, siempre con la intención de experimentar y renovar la escena.

En 1961 obtuvo una beca de la Fundación Rockefeller para realizar varios cursos de especialización en materias como dirección y producción teatral en Dallas, Texas; diseño y tecnología teatral en la Universidad de Yale; asistió como estudiante huésped al Living Theatre de Nueva York; en Alemania cursó escenografía y dirección de escena, y en 1963 se le otorgó una extensión de dicha beca para estudiar diseño y tecnología teatral con los arquitectos Félix Candela y Juan Antonio Tonda. En 1975 obtuvo la beca Guggenheim para escribir teatro.

Es decir, su trabajo podría gustar o no, pero definitivamente no se le podía tachar de improvisado; además, contrariamente a lo que reflejaba su imagen de bohemio y hombre propenso a toda clase de excesos, sobre todo en los últimos años de su vida, fue un joven sano y deportista, jugó golf de manera profesional y llegó a ser campeón juvenil, aunque con el tiempo cambió el golf por el billar y se dio a la tarea, con un trago en la mano, de cultivar el arte de la seducción.

Del Premio Nacional de Ciencias y Artes 2004 se quedan diversas creaciones en proceso, dibujos y pinturas, la obra Pregúntenle al conejo, escrita con Raúl Falcó y que ambos dirigirían, sobre algunos coloquios de Miguel León Portilla. Se queda también la exposición con fotografías de sus principales montajes, que se exhibe en El Nigromante de San Miguel de Allende, Guanajuato, como parte del segundo Festival de Teatro Escena 2, donde recibió un homenaje.

Pero personalmente sólo un pendiente dejó al morir este hombre de presencia lúdica y fronteriza, generosa, prolífica e inteligente: avisar a las autoridades de la Facultad de Arquitectura de la UNAM que todos los alumnos de su clase de Espacios Escénicos estaban aprobados. Descanse en paz Juan José Gurrola.