Noticias de Arquitectura


Kisho Kurokawa, 73; influential Japanese architect who designed adaptable structures
octubre 16, 2007, 2:20 am
Filed under: Japon, Kurokawa

By Bruce Wallace, Los Angeles Times Staff Writer
October 14, 2007
TOKYO — Kisho Kurokawa, one of postwar Japan’s most influential architects whose legacy was a philosophy as much as a collection of buildings, died Friday of heart failure in a Tokyo hospital. He was 73.

Kurokawa was the youngest founding member of the Metabolism Movement, which emerged in Japan on the cusp of the 1960s and bloomed most spectacularly during the Osaka Expo of 1970. The Metabolists advocated a renewable form of architecture in which buildings, or parts of them, could be adaptable and replaceable.

But Kurokawa never lost his reverence for the delicacy of traditional Japanese influences. Even as his designs embraced abstract geometrical forms, he insisted they retain an often-invisible thread of Eastern aesthetics.

The approach was consistent with his theory of “symbiosis,” which drove him to design structures that accommodated different theories, diverse cultures and clashing personalities.

That philosophy was displayed in designs such as the replaceable pods of the Nakagin Capsule Tower built in Tokyo in 1972 and the Kuala Lumpur International Airport, which incorporated a transplanted tropical rain forest into a design based on abstract Islamic domes.

Kurokawa’s architectural fingerprint remains visible from Paris to Beijing and Astana, the new capital of Kazakhstan, for which he designed a master plan in the 1990s.

His only American work is the Sporting Club in Chicago’s Illinois Center.

The son of an architect, Kurokawa was born in Nagoya, Japan, in 1934 and, as a child, witnessed the razing of the city’s wooden buildings by American bombers. In later interviews, he frequently referred to the powerful impact that staggering destruction had on him, saying it helped shape his belief in architecture that sought to move from “the age of the machine” to the “age of life.”

The aerial attacks on Japanese cities such as Nagoya led Kurokawa’s family to send him to live outside of the city with his grandfather. Kurokawa lived in the tearoom of his grandfather’s house, according to Dana Buntrock, a professor at UC Berkeley who has lived extensively in Japan and writes on postwar Japanese architects.

“The exquisite sensibility of that tearoom became intuitive to him,” she said.

But Kurokawa was also among the first architects to embrace the use of computers in design. The desire to “blend those poles, the scientific and the historical,” became a signature of his work, Buntrock said.

Kurokawa’s early education also inculcated him in Buddhist theory. He credited Buddhism’s tolerance for promoting the belief that different elements and styles can coexist in architecture while retaining their individual identities.

He acknowledged that this belief in cultural diversity marked a break from conventional Japanese views of harmony, in which individual identities are erased by the need for compromise.

Kurokawa’s early career was more noteworthy for his prolific writings on theory and philosophy than on building. He earned architecture degrees from Kyoto University and Tokyo University and, although his first commission was a small house in Japan, he spent much of the 1960s designing concepts that never got built. Another of his first commissions was for a pear canning factory.

But his small architectural firm founded in 1962 gradually moved from the theoretical to the practical. His concepts of houses floating on a lake and a tower patterned on DNA molecules were complemented by earthbound projects such as a resort in Yamagata called Hawaii Dreamland.

If there was a breakthrough moment, it came with the Osaka Expo of 1970 that showcased three Kurokawa buildings. A year later he was a finalist in the competition for Paris’ famous Pompidou Centre.

Unleashed in Japan, he designed the landmark Sony Tower in Osaka (1976) and left his mark across the country with such notable buildings as the National Ethnological Museum in Osaka (1977) and the Hiroshima City Museum of Contemporary Art (1989).

By the 1990s he also was designing abroad, including the Chinese-Japanese Youth Center in Beijing (1990) and the stone and titanium New Wing of Amsterdam’s Van Gogh Museum (1998) that was underwritten by a wealthy Japanese businessman and art collector.

Kurokawa continued to design extensively across Asia until his death, notably in China where he claimed a friendship with President Hu Jintao. His last major Japanese project was the recently opened National Arts Center in the Roppongi district of Tokyo, with its curtain-like facade.

But in his final year, Kurokawa also attracted attention with his quixotic, late-in-life decision to enter active politics. In April he ran for governor of Tokyo, one of the most powerful political jobs in Japan, and lost to his longtime friend Shintaro Ishihara.

Kurokawa said he could no longer accept the brash Ishihara’s slurs against the Chinese and Koreans, contending that they embarrassed Japan. He also opposed Ishihara’s bid to bring the 2016 Summer Olympics to Tokyo, arguing the Games would impose too great a strain on the capital’s infrastructure.

Kurokawa then ran and lost in elections for the upper house of Japan’s parliament in July. His losing streak was furthered by news that the current owners of one of his defining buildings, the Nakagin Capsule Tower, planned to tear it down. Kurokawa, who had planned for the tower to survive by replacing its individual capsules every 25 or 30 years, fought unsuccessfully against the demolition.

He is survived by his wife, Akayo Wakao, a well-known Japanese film actress, and their two children.

bruce.wallace@latimes.com



Fallece el arquitecto japonés Kisho Kurokawa
octubre 13, 2007, 2:36 pm
Filed under: Japon, Kurokawa

Reconocido internacionalmente por sus trabajos, como el aeropuerto de Kuala Lumpur, en los últimos años intentó sin éxito dar el salto a la política.

Tokio. (EFE).- El internacionalmente aclamado arquitecto japonés Kisho Kurokawa murió hoy a los 73 años, tras un último periodo de actividad política en el que trató en vano de ser elegido alcalde Tokio y, posteriormente, senador.

Kurokawa, entre cuyas obras se cuentan joyas como el aeropuerto de Kuala Lumpur o el Centro Nacional de Arte de Tokio, fue galardonado a lo largo de su carrera con numerosas distinciones, como la medalla de oro de la Academia de la Arquitectura de Francia.

Natural de Nagoya, una importante ciudad al oeste de Tokio, obtuvo su licenciatura en la Universidad de Kyoto en 1959, un año antes de hacer su debut en el escenario internacional como uno de los fundadores del ya disuelto movimiento metabolista, que entendía la arquitectura como un espacio abierto a la sociedad y en proceso de cambio, como el desarrollo de los seres vivos.

Desde entonces, enfocó su quehacer profesional a dar un salto en el paradigma de la Era de la Máquina al de la Era de la Vida. En esta empresa, trabajó con conceptos como la simbiosis, la ecología, el reciclaje o los fractales.

Su actividad, sin embargo, se salió de los límites de la arquitectura con asiduidad y su trabajo como escritor le valió galardones como el Gran Premio de Literatura de Japón.

Sus formas orgánicas, en la estela del movimiento metabólico, se plasmaron no sólo en edificios y fueron una característica de sus planteamientos urbanísticos, como las que Kurokawa empleó en su proyecto de Hishino New Town de Nagoya.

Recientemente trató de dar un salto a la esfera pública con su candidatura a la alcaldía de Tokio, en la que se las vio con el actual regidor, el controvertido Shintaro Ishihara y con el prolífico inventor, Yoshiro Nakamatsu, apodado ‘Doctor NakaMats’.

Kurokawa también trató de ser elegido senador el pasado mes de julio en los comicios que a la postre dinamitarían el mandato del entonces primer ministro, Shinzo Abe, pero tampoco logró un escaño.

Su última gran obra como arquitecto fue el Centro Nacional de Arte de Tokio, una ambiciosa apuesta que costó 300 millones de dólares, con 14.000 metros cuadrados para exposiciones temporales delimitados por una fachada ondulada de cristal, inspirada en olas llenas de ritmo.

El museo abrió sus puertas con una muestra sobre la extensa obra de su veterano diseñador, junto a la ambiciosa exposición ‘Viviendo en el mundo material’, que exhibió 500 obras de artistas del siglo XX.

“Kisho Kurokawa: de la edad de las máquinas a la edad de la vida” recogió maquetas y fotos de algunas de las grandes obras del arquitecto, entre ellas el edificio Sony de Osaka o el Museo de Arte de la Ciudad de Nagoya.



La arquitectura que va más allá
abril 2, 2007, 5:13 am
Filed under: Hara, Japon

Son parteaguas el estadio inteligente y las casas experimentales de Hiroshi Hara

El Universal
Jueves 29 de marzo de 2007

En la Ciudad Discreta cada casa está constituida por tres pequeñas “torres” de no más de 40 metros cuadrados. En la planta baja se localizan los espacios sociales: sala, cocina-comedor, terraza, patio cubierto. Estos dos últimos permiten las conexiones entre los espacios sociales privados y los del entorno.

En este proyecto, el japonés Hiroshi Hara sometió a discusión, reflexión y debate, el futuro de las urbes, las formas de vida, la comunicación familiar y la sociedad en general.

Su ideal es buscar fórmulas de solución a los problemas de la gente sin hogar, con sistemas constructivos simples, económicos y que permitan tanto la autoconstrucción como su ampliación progresiva.

Él lo llama proceso de “conexión-desconexión” que no es ajeno a la vida moderna, aunque resulta todavía alejado de la idiosincrasia de las sociedades actuales.

Lo que propone es que, en un futuro, nuestros vecinos tengan conexión con nuestra casa y puedan entrar a nuestra sala, cocina y áreas comunes, pero no a los espacios íntimos, como recámaras. El proyecto indica, simbólicamente, que estar juntos no significa perder la individualidad.

La Ciudad Discreta tiene diferentes tipos de medios de conexión como cubiertas, escaleras, puentes, plataformas, patios, entre otros.

Al radicar varios vecinos en una colonia, las conexiones se entrelazan y la convivencia aumenta.

“La idea de la ´Casa Experimental´ surgió durante una conversación en el aeropuerto de Montevideo al finalizar un seminario al que acudió el arquitecto en el 2002.

“Después revisé unos fondos que se habían creado para mi trabajo en una universidad y pude conseguir la cifra de un millón 650 mil yenes que se invirtió en la construcción de las primeras casas experimentales, en Córdoba, Argentina”, explica.

Un estadio funcional

Entre otros proyectos con los que este creativo ha sorprendido al mundo figura el ya mencionado Sapporo Dome. Es el primer estadio en el mundo con dos campos de futbol y beisbol móviles. Es decir, la cancha es desmontable para cambiarla cada vez que se requiera, según el tipo de partido a efectuarse.

El arquitecto Hara describe su obra: “No es sólo un estadio para futbol, sino para beisbol, para conciertos y otros usos. El Sapporo Dome es un estadio multifuncional.

“Hay un observatorio en la parte superior del estadio, al que se puede subir para deleitarse con la vista de la ciudad y de la naturaleza, aun cuando no haya un partido. El estadio ofrece entonces mucho más que el escenario para ver una competencia deportiva”, nos explica.

Pero la característica más singular es que las gradas pueden ampliar su capacidad para dar acomodo a mayor número de personas. Esto gracias a sofisticados sistemas mecánicos y a tecnología de punta.

El estadio tiene capacidad para 40 mil personas y su costo superó los 400 millones de dólares.

Su obra en Osaka

En esta ciudad japonesa destaca el Umeda Sky Building, el primer rascacielos con carácter de gran pórtico urbano de esa localidad.

Gracias a una investigación tecnológica consecuente, el arquitecto Hara erigió dos torres de 173 metros de altura, unidas en su parte superior por una terraza mirador. En el momento de su culminación, 1993, era el edificio más alto del Japón.

Hoy en día ocupa el séptimo lugar entre los edificios nipones más altos. Las torres se comunican por medio de puentes, pasarelas eléctricas y ascensores panorámicos, con lo que se consigue una dinámica interesante, a diferencia de lo que ocurre en la mayoría de los rascacielos del mundo, en los que sólo se sube o se baja linealmente. “Lo importante es que en la arquitectura haya movilidad; el Umeda Sky Building es el ejemplo más claro de ello; allí hay conexión entre un edificio y otro; no es una obra estática y eso la vuelve más interesante”, expresa el arquitecto.

En lo más alto de las torres se encuentran restaurantes que destacan por sus interiores sobria y elegantemente decorados. Además, su cuidada jardinería, a la que se denomina “el jardín-observatorio flotante” (the floating garden observatory) ha sido comparada por algunos críticos con los jardines colgantes de Babilonia.

Arquitectura espacial

Actualmente, Hiroshi Hara analiza la posibilidad de crear ciudades extraterrestres, como las llama él mismo.

“Es una propuesta futurista en la que pienso encontrar la forma de crear plataformas que floten en la atmósfera terrestre y en donde se pueda vivir plenamente, pero aún estamos estudiando esta posibilidad”, explicó a los medios.

También habló de promover la arquitectura dentro de la arquitectura. “En un edificio puede haber otros diseños arquitectónicos”, explicó.

Se le preguntó acerca del papel de la ecología en la arquitectura, y su respuesta fue breve: “Mi arquitectura es responsable al respecto, básicamente al aprovechar al máximo la luz natural, para ahorrar energía”, concluyó el talentoso japonés.



Dan premio de arquitectura Mario Pani 2007 a japonesa Kazuko Sejima.
marzo 17, 2007, 3:54 am
Filed under: Japon, Sejima

March 13th, 2007 @ 5:35pm

México, 13 Mar (Notimex).- Por su destacada trayectoria y contribución a la arquitectura internacional, la Escuela de Arquitectura de la Universidad Anáhuac entregó hoy aquí el Premio Mario Pani 2007 a la japonesa Kazuko Sejima.

Luego de dictar su conferencia en el marco del Octavo Congreso Internacional de Arquitectura 2207, en el Palacio de Bellas Artes, el director general de dicha institución educativa, Cristian Nazer, indicó que la buena arquitectura requiere diseñar nuevos espacios urbanos, que permitan difundir y promover un entorno adecuado.

En ese sentido, destacó que la obra de Kazuko Sejima es de “altos valores” y una extraordinaria actividad creativa, situación que ha originado que las miradas de varios jóvenes de esta profesión, se dirijan a su trabajo, dejando a través de sus formas y espacios, una huella que genere identidad con el arte arquitectónico.

Subrayó que los arquitectos deben encontrar buenos caminos, que permitan al entorno ecológico, explotar su propia esencia. “La obra de Kazuko es un ejemplo para las nuevas generaciones de estudiantes y profesionales”, aseveró.

El premio, que consiste en una escultura realizada por el prestigiado escultor Jorge Yazpik, fue instituido por la Escuela de Arquitectura en 1992 y se otorga a aquellos profesionistas que promueven la acción emprendedora y la excelencia en el diseño arquitectónico, y que cuenten con una trayectoria relevante en el campo de la arquitectura.

Entre otros destacados que han recibido dicho galardón destacan Mario Pani Darqui, Pedro Ramírez Vázquez, Carlos García Vélez y Javier Sordo Bringas, Augusto Quijano, Bernardo Gómez-Pimienta, Héctor Mestre, Mauricio Arditti y Teodoro González de León.

Kazuko Sejima estudió arquitectura en la Japan”s Woman”s University. En 1987 inició su práctica independiente, y en 1992, fue nombrada Arquitecta del Año, en Japón.

En 1995 se asoció con Ryue Nishizawa, formando el estudio SANAA. Entre sus obras más recientes se encuentran la Escuela Zollverein, en Alemania y el Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York.

Sejima y Nishizawa fueron galardonados en el 2004 con el León de Oro de la Bienal de Arquitectura de Venecia.

El arquitecto Mario Pani nació en México, en 1911; fue un innovador de la morfología urbana de la Ciudad de México, al promover y diseñar proyectos como Ciudad Satélite (al lado de Domingo García Ramos y José Luis Cuevas), Tlatelolco, los multifamiliares Juárez y Miguel Alemán, y el Condominio en el Paseo de la Reforma, el primero en su tipo en el país.

Entre las obras importantes de Pani también se cuentan el desarrollo del plan maestro de Ciudad Universitaria de la UNAM, sus residencias para maestros y su edificio de rectoría, todas ellas en colaboración con el arquitecto Enrique del Moral.



Abren museo de cristal, el más grande en Japón
enero 24, 2007, 5:04 am
Filed under: Japon, Kurokawa, Museos


GLORIA TORRIJOS – Tokio – 22/01/2007

El Centro Nacional de Arte, con una superficie de 48 mil metros cuadrados, fue diseñado por Kisho Kurokawa

El Universal
Martes 23 de enero de 2007

TOKIO (EFE).- La extensa oferta artística de Tokio se amplió con la inauguración del Centro Nacional de Arte, un imponente edificio de curvas de cristal que, con una superficie de 48 mil metros cuadrados, es ya el mayor museo de Japón.

Diseñado por el conocido arquitecto japonés Kisho Kurokawa, el edificio, inaugurado el domingo, es una obra de arte por sí sola con su fachada ondulada de cristal, inspirada en rítmicas olas, y dispone nada menos que de 14 mil metros cuadrados para exposiciones temporales.

El objetivo de este centro, que ha costado casi 300 millones de dólares y nace sin una colección permanente, es constituirse en el “corazón y la cultura de Tokio”, según su creador.

Los casi 40 millones de habitantes de la capital nipona, si se suma su área metropolitana, son quienes más acuden en el mundo a exposiciones, aspecto que quiere aprovechar el nuevo Centro Nacional de Arte, ubicado en el céntrico barrio de Roppongi y cuyo objetivo es atraer a 1.5 millones de visitantes al año.

El quinto museo público de Japón albergará sus propias exhibiciones temporales y promoverá programas educativos pero, sobre todo, alquilará su espacio para muestras organizadas por asociaciones de artistas.

Sólo en Tokio hay 240 de esas agrupaciones y hasta marzo de 2008 están previstas 69 exposiciones en el Centro Nacional de Arte, que tiene reservado su espacio para alquiler hasta dentro de cinco años.

Muchos visitantes hicieron cola para ser los primeros en probar el restaurante de Paul Bocuse, mientras algunos niños jugaban en una muestra interactiva que les permite pasear perros de juguete y lanzar al aire hojas que salían periódicamente de un árbol de papel.

El centro está ubicado en Roppongi, un barrio que destaca por su actividad nocturna. Con tres plantas y un sótano, el Centro Nacional de Arte dispone de hasta 12 salas sin columnas destinadas a exposiciones, además de una biblioteca con 50 mil libros de arte, un auditorio con capacidad para 300 personas, el restaurante de Bocuse y tres cafés.

El museo se inauguró con la exposición Viviendo en el mundo material, que muestra 500 obras de artistas del siglo XX, como Juan Gris o Marcel Duchamp, que incorporaron los abundantes objetos materiales de la época a su experiencia artística.

Le acompaña otra muestra sobre la extensa obra de su veterano diseñador, Kisho Kurokawa, uno de los fundadores en los años 60 del movimiento metabolista, ya disuelto, que entendía la arquitectura como un espacio abierto a la sociedad y en proceso de cambio, como el desarrollo de los seres vivos.

Kisho Kurokawa: de la edad de las máquinas a la edad de la vida recoge maquetas y fotos de algunas de las grandes obras de este arquitecto de 71 años, entre ellas el edificio Sony de Osaka, el Museo de Arte de la Ciudad de Nagoya o el aeropuerto internacional de Kuala Lumpur.