Noticias de Arquitectura


Urgente revisar Ley de Patrimonio, la cual ya caducó
junio 17, 2007, 4:26 am
Filed under: México, Patrimonio

Según Iván San Martín: “Sería una cuestión meramente normativa”, que debe emanar del Congreso.

México, DF.– México tiene una Ley de Patrimonio caduca que en su época tuvo sus virtudes pero que hoy ya no responde al momento histórico, aseveró el arquitecto Iván San Martín Córdova, para quien es urgente su revisión.

Entrevistado durante la clausura del XV Coloquio del Seminario de Estudio y Conservación del Patrimonio Cultural, El Patrimonio de los Siglos XX y XXI, que se realizó del 13 al 15 de junio en el Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, el especialista dijo a Notimex que “sería una cuestión meramente normativa”, que debe emanar del Congreso.

“A partir del Congreso se debe aprovechar para promover una nueva ley federal que de alguna manera integre o de una articulación de los diferentes órganos, porque pasa que Conaculta hace lo suyo, el INAH y el INBAL otras cosas”, criticó el coordinador de Posgrado de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Otro problema, agregó San Martín, es de tipo cultural, porque en la medida en que haya un pueblo educado, con una cultura cívica y un respeto al patrimonio, habrá una valoración del patrimonio del siglo XX y posteriormente una acción de conservación”.

En ese sentido, recordó que por lo general “siempre nos quejamos de que el desarrollador inmobiliario va destruyendo todo, y desde su óptica el está justificado, sin embargo, también la normatividad no da elementos, hay una burocracia que hace difícil la defensa del patrimonio”.

A lo anterior se suma un esquema nada favorable de subvenciones “que diga si se hace una intervención al inversionista se le da un beneficio fiscal, pero creo que hay varios aspectos que trabajar y la principal sin lugar a dudas la cuestión jurídica”, consideró.

Durante su ponencia “De caducaciones y actualizaciones axiológicas para una valoración más plural del patrimonio arqueológico del siglo XX”, San Martín Córdova puso énfasis en que es necesario ajustar la teoría de la valoración arquitectónica a los nuevos tiempos.

“Los tres fundamentos tradicionales axiológicos en que se basa la identificación de una obra de arte de la arquitectura son: su relevancia en la construcción de su belleza arquitectónica, su relevancia estilística y relevantes por ser obras únicas e irrepetibles”, recordó.

Hoy, dijo, estos tres aspectos parecen haber llegado a su fin, en virtud de que el siglo XX ha generado una diversidad de géneros y producciones arquitectónicas, que van desde la arquitectura vernácula a la industrial, con materiales, sistemas y elementos inéditos.

El ponente expuso un nuevo modelo axiológico “mucho más cercano y acorde a la producción del siglo XX”, el cual consta de 10 puntos, en los que se destacan la relevancia estructural, histórica, social, funcional, espacial, conceptual, constructiva, autoral, urbanística y ambiental del inmueble en cuestión.

“De tal manera que estas 10 valoraciones arquitectónicas deberán sumarse a las tres certidumbres estéticas tradicionales expuestas con anterioridad, lo cual da por resultado 13 puntos que deberían de incluirse para valorar la arquitectura producida desde la modernidad”, concluyó.

Notimex



Perdió arquitectura actual su conexión con el espacio público: Curtis
mayo 12, 2007, 4:19 am
Filed under: Curtis, México

Martes, 08 de Mayo de 2007

México (Notimex).- El arquitecto británico William Curtis hizo una fuerte crítica a la arquitectura actual, a la que consideró banal y comercial, sin relación con las ciudades y mucho menos en conexión con el espacio público.

En entrevista previa a la presentación de la nueva edición de su libro “Arquitectura Moderna desde 1900”, que se realizó anoche en el Museo Rufino Tamayo, el también historiador, crítico, escritor, pintor y fotógrafo lamentó que la arquitectura elegante de hoy sea más bien para instituciones privadas.

Al hablar de su libro, que se centra justamente en los derroteros de la arquitectura moderna, Curtis explicó que la idea de esta nueva edición no es añadir edificios, sino ir más allá de sus análisis, bajo la premisa de que cualquier obra moderna, aunque se pretenda rompedora siempre tiene un vínculo con el pasado.

Por ejemplo, dijo, la arquitectura moderna en México puede considerarse como parte muy importante de la arquitectura moderna mundial.

Empieza a finales de los años 20 con edificios como la Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo.

Después sigue con Juan O”Gorman, quien es uno los personajes importantes de la arquitectura en México; para los años 40 hay un desarrollo del funcionalismo con el arquitecto José Villagrán García y en los 50 con Luis Barragán.

“La arquitectura en México siempre tiene resonancia en el pasado, no obstante que ha habido distintas generaciones de arquitectos modernos”, añadió.

Según él, en este país hay distintos arquitectos trabajando y su arquitectura tiene grandes influencias de la europea, en especial de España.

Hay menos cuestionamiento en su trabajo, relacionado con cuestiones de identidad, las obras hoy, son diferentes pero continúan en la tradición moderna”, consideró.

De la arquitectura latinoamericana, Curtis dijo admirar sobre toda la “frescura de su visión, combinada con una exploración sensual del espacio, una abstracción modernista que destila memorias del pasado, la fusión de lo local y lo cosmopolita, de lo regional y universal”.

“La Arquitectura Moderna desde 1900” es una obra al nivel de la “Historia de la Arquitectura Moderna”, pues entra en un análisis profundo de las corrientes y movimientos.

Esta tercera edición incluye 736 páginas y casi 900 ilustraciones, siete nuevos capítulos, tres de ellos relativos a la evolución mundial reciente de la disciplina; además, un estudio internacional actualizado que dedica particular atención al Tercer Mundo y a su evolución reciente.

En la primera parte arranca desde finales del siglo XIX, donde se cimentan las raíces de la arquitectura moderna, y donde habla del hormigón, como nuevo material para la construcción y cuyo uso será tan definitivo en la arquitectura moderna.

La segunda parte se dedica a la cristalización de la arquitectura moderna en el período de entreguerras.

Aquí se encuentra desde el nacimiento de figuras como Le Corbusier o Mies Van Der Rohe, la expansión de la escuela Bauhaus como paradigma de la modernidad, los movimientos revolucionarios en Rusia y la expansión de la arquitectura en Escandinavia, con personajes tan importantes como Aalto y Saarinen.

En la tercera parte, Curtis se dedica a la expansión mundial del movimiento a partir de los años 40, en donde ubica la llegada de esa arquitectura a América Latina, Australia y Japón.

La última parte la dedica al final del siglo XX, cuando destacan figuras como Norman Foster, Frank Gehry o los españoles Santiago Calatrava, Rafael Moneo y Ricardo Bofil.

William Curtis estudió en la Universidad de Londres y se doctoró en la Universidad de Harvard.

Ha impartido clases de Historia del Arte, Teoría del Diseño y Arquitectura en diversas universidades europeas, estadounidenses, australianas, asiáticas y latinoamericanas.

Algunas de sus obras más relevantes han sido “Le Corbusier: Ideas and Forms”, “Le Corbusier/English Architecture 1930″s”, “Balkrishna Doshi: an Architecture for India”, “Denis Lasdun: Architecture, City, Landscape” y “La Arquitectura Moderna desde 1900”, editada en inglés, en 1982, y que por primera vez es traducida al castellano y con contenidos adicionales en 2006.



”No creo en una arquitectura pobre para un país pobre”
mayo 12, 2007, 4:11 am
Filed under: México, Vasconcelos, Vigliecca

Entrevista con Héctor Vigliecca, finalista del concurso para diseñar la megabiblioteca

El design no es un camino de reflexión para ese arte, sostiene el experto uruguayo

Presentó un presupuesto de 61 millones 182 mil dólares y la biblioteca Vasconcelos costó 120 mdd

MONICA MATEOS-VEGA

El arquitecto uruguayo Héctor Vigliecca (Montevideo, 1940), finalista del concurso para diseñar la Biblioteca Vasconcelos, de Buenavista, lamentó que al final de ese proyecto, por ”un desliz frustrante e infeliz”, se haya ”oscurecido” el proceso y la actuación de los organizadores.

Radicado en Brasil desde 1975, agrega en entrevista con La Jornada que el espíritu que orientó la estrategia de su propuesta de megabiblioteca ”no fue la de establecer un objeto de design, no creemos que éste sea un camino de reflexión para la arquitectura.

”Nuestra propuesta partió de la premisa de construir la urbe. Por tanto, debía estar constituida por soluciones que adicionaran valores de calificación de los espacios que se articulan con los volúmenes, de manera que la ciudad presuponía la obra, y viceversa.

”La obra propuesta era una estrategia urbana que ampliaba los límites de la intervención de la propia biblioteca al entorno imediato, y donde se consideraba, integralmente, toda la transformación de la estación de trenes, la realización de un centro administrativo, estacionamientos con plazas y un subsuelo urbano, como articulador de todas las circulaciones vehiculares integradas al Metro.”

La huella de los gobernantes

Vigliecca añade que el tiempo de realización de su propuesta no hubiera dependido directamente de éste, sino de la tecnología empleada para la construcción y de las condiciones financieras.

”Nuestro proyecto no ofrecía ninguna dificultad que hubiera podido alargar los plazos de obra previamente establecidos”, dice.

El arquitecto considera que los 120 millones de dólares que ha costado la Biblioteca Vasconcelos que diseñó Alberto Kalach ”es un buen dinero”, y explicó que la propuesta de su despacho ”estaba presupuestada de acuerdo con lo establecido en el programa, que era de 61 millones 182 mil dólares, o sea, aproximadamente mil 250 dólares el metro cuadrado”.

Vigliecca ha participado en un sinnúmero de concursos internacionales para edificios públicos. Al respecto, comenta que ”es la regla que los gobernantes deseen edificios magnos para dejar huella de su paso por el gobierno.

”Desde épocas remotas sucede esto; es una condición humana que no tiene nada objetable; la autoestima de un pueblo está asociada a este sentimiento que, insisto, puede ser algo muy sano.

”Lógico que existen límites, establecidos por el buen sentido y la ponderación, la ética y moral de los responsables. Aquí también el arquitecto tiene gran responsabilidad sobre estas decisiones.

”Los edificios públicos, especialmente una biblioteca para un país latinoamericano, no tienen nada de diferente como prerrogativa para cualquier otro inmueble en otra parte del mundo.

”No creo en una arquitectura pobre para un país pobre. Aquélla puede ser magnífica usando materiales y tecnologías apropiadas y disponibles.”

Héctor Vigliecca reiteró que la organización del concurso internacional de la megabiblioteca Vasconcelos -hoy cerrada por reparaciones en su estructura e inundada con aguas negras en la parte exterior-, ”fue una fiesta para la arquitectura. Recibimos un tratamiento altamente satisfactorio y los encuentros para la segunda etapa fueron enriquecedores.

”Lamentamos mucho, en el final, un desliz frustrante e infeliz, que oscureció el proceso y la actuación de los organizadores.”



Los mayas, arquitectura y paisaje
mayo 12, 2007, 4:06 am
Filed under: Mayas, México, UNAM

UNAM mostrará zonas arqueológicas

Alberto Cabezas, EFE

4 de Mayo de 2007

No es una guía más
Descripción

Opina en los Foros de Univision

CIUDAD DE MÉXICO – En 2008 se editará una guía de arquitectura y paisajes de zonas mayas en México y en tres países centroamericanos, de la que inicialmente habrá una tirada de tres mil ejemplares. El libro contendrá una descripción de los edificios y de distintas zonas arqueológicas mayas clasificadas en función de parámetros geográficos y arquitectónicos.

No es una guía más

La Junta de Andalucía, en España, coordinará el material fotográfico, diseño, edición y traducción al inglés de la Guía de Arquitectura y Paisaje de la Ruta Maya, cuyo borrador se espera tener preparado a fines de 2007, según ha informado la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El proyecto, en el que colaboran la Consejería de Obras Públicas y Transportes de Andalucía, el Instituto de Investigaciones Filológicas (IIF) y la Coordinación de Humanidades de la UNAM, pretende contribuir a un más profundo conocimiento del legado de la cultura maya.

La consejera de Obras Públicas, Concepción Gutiérrez, y la coordinadora de Humanidades de la UNAM, Mari Carmen Serra Puche, firmaron un convenio en el país latinoamericano.

“No es una guía más sino que estará avalada por los especialistas del área. Es una obra académica”, dijo en el acto la representante de la UNAM, según un comunicado de esa institución.

La consejera andaluza destacó que el proyecto nace sobre la base de la experiencia que ya tiene la Junta en trabajos de este tipo, que ha realizado en tres capitales Quito (Ecuador), La Habana (Cuba) y Ciudad de México, y en el también mexicano estado de Michoacán.

El libro contendrá una descripción de los edificios y de distintas zonas arqueológicas mayas clasificadas en función de parámetros geográficos y arquitectónicos.

La obra “pretende contribuir al mejor conocimiento del importante legado de esa cultura y contendrá una descripción de los edificios, centros arqueológicos, espacios naturales y anotaciones antropológicas”, señaló la UNAM en su comunicado.

Además “contará con una representación planimétrica y documentación gráfica pormenorizada” de las zonas que sean estudiadas.

Monumentos coloniales, áreas naturales y detalles de las comunidades indígenas también se podrán conocer a través de esta guía.

“Con ello se pretende, además de difundir el conocimiento arqueológico existente, detectar zonas de interés para invertir en iniciativas urbanas, así como el financiamiento de otros textos en la zona maya”, señaló la UNAM en su información.

Civilización maya

La civilización maya se extendió del año mil antes de Cristo al siglo XVI de nuestra era, con la llegada de los españoles, por lo que es hoy la mitad sur de México, Guatemala, Honduras, El Salvador y Belice.

“Cabe señalar que la zona maya (…) sustenta la cultura y el desarrollo de ese pueblo, del cual queda actualmente un legado expresado en el patrimonio arqueológico y arquitectónico, en el mantenimiento de su herencia y población”, añadió la universidad pública mexicana.

Entre los enclaves mayas más conocidos están en México los de Uxmal, Tulum, Palenque y Chichén Itzá, que aspira a convertirse, como La Alhambra de Granada, en una de las siete nuevas maravillas del mundo.

En Guatemala destaca Tikal, en Honduras la zona de Copán, en El Salvador, Joya de Cerén, y en Belice Xunantunich y Altún Ha, entre otros enclaves.

Según datos de la UNAM actualmente hay veintiocho comunidades distintas en el mundo maya mesoamericano, de las cuales sólo en México viven unos seis millones de personas, la mayoría de ellas en la península de Yucatán.



Presentará William Curtis su visión de arquitectura actual
mayo 12, 2007, 4:00 am
Filed under: Curtis, México

Cultura – Jueves 3 de mayo (15:15 hrs.)

* El historiador mostrará su libro en el Museo Rufino Tamayo

El Financiero en línea

Londres, 3 de mayo.- El reputado crítico e historiador de la arquitectura William J.R. Curtis expondrá la próxima semana en México su visión de la arquitectura actual en Latinoamérica y otros países al presentar allí su libro “Arquitectura Moderna desde 1900”.

La obra, que se presenta el lunes en el Museo Rufino Tamayo de la capital, rehuye el eurocentrismo y dedica gran espacio a las creaciones de arquitectos de Latinoamérica.

En declaraciones antes de viajar a México, Curtis reitera sus acusaciones al sistema de “arquitectos estrella”, que tanto daño está haciendo, dice, a la arquitectura y el urbanismo actuales.

“En un sistema de concursos y encargos que hace excesivo hincapié en edificios icónicos destinados a impactar, existe el riesgo, señala, de que la arquitectura se reduzca a imágenes efímeras que llaman la atención inmediata de los medios de comunicación sin añadir apenas nada de substancia al lugar donde se emplazan”.

“Hoy es posible, con ayuda del ordenador, generar formas complejas y una realidad visual que resulta muy sugestiva en la pantalla, pero cuando se construyen los proyectos, el resultado es a veces arbitrario, ostentoso y vulgar”, critica el experto.

Preguntado si ese tipo de arquitectura presenta también un peligro para los países en desarrollo, Curtis explica que uno de los efectos de la llamada “globalización” es que los mismos tipos de edificios y los mismos síntomas arquitectónicos se encuentran en todas las grandes urbes.

“En todas partes hay la misma comida basura así que no es no es de extrañar que ocurra lo mismo con la arquitectura. Favelas en los barrios exteriores y torres de un estilo “tecno-kitsch” en el centro. Ése es el mapa actual de muchas ciudades del Tercer Mundo”, asegura.

En relación con la arquitectura latinoamericana, Curtis dice admirar sobre todo su “frescura de visión, combinada con una exploración sensual del espacio, una abstracción modernista que destila memorias del pasado, la fusión de lo local y lo cosmopolita, de lo regional y universal”.

La mejor arquitectura de ese continente se caracteriza también por “una profunda sensibilidad hacia la naturaleza y el paisaje” incluso en medio de procesos de rápida urbanización, señala el crítico, quien destaca también su capacidad para “cristalizar utopías sociales”.

“Me atraen arquitectos como Oscar Niemeyer y Lucio Costa, que supieron adaptar el movimiento moderno a las condiciones de su propio país tropical”, explica.

Pone también como ejemplo al venezolano Carlos Raúl Villanueva, cuya Ciudad Universitaria en Caracas “fusiona urbanismo, hormigón armado, arte abstracto y vegetación tropical en un proyecto que da forma al ideal social de educación universal”.

“Hay también excelentes arquitectos latinoamericanos de generaciones más jóvenes, agrega Curtis, que cita “una casa maravillosa” que vio hace un año en Lima, diseñada por una arquitecta de treinta y tantos años llamada Alexia León”.

Menciona asimismo al colombiano Rogelio Salmona, con la Casa de Huéspedes Ilustres de Cartagena, “excelente fusión de espacios abovedados, patios, plantas, ambiente marinero y memorias poéticas” y destaca la labor de varios arquitectos mexicanos que han cumplido los cuarenta como Alberto Kalach.

Según Curtis, cada país latinoamericano integra o ignora a su manera su pasado precolombino y México es un ejemplo interesante: conserva los restos de civilizaciones antiguas como la azteca y la maya, pero “tiene también una mitología pos-revolucionaria que ha intentado incorporar ese pasado sin imitaciones superficiales”.

“Arquitectos como Teodoro González de León, señala, han utilizado la abstracción para transformar elementos básicos como la plataforma o el patio en un lenguaje moderno, empleando el hormigón armado para abrir un espacio librador, captando un espíritu monumental que no degenera en pastiche”,

Está también, según Curtis, la extraordinaria figura de Luis Barragán “cuyas casas y paisajes combinan los planos abstractos del arte moderno con una evocación poética de la memoria” y cuya propia casa, construida en 1947, respira la tranquilidad y calma interior de un monasterio. (Con información de EFE/MVC)



La arquitectura ecológica ´se paga sola´
mayo 1, 2007, 5:13 pm
Filed under: México, Salas, Sustentable

Especialistas señalan que estas construcciones son autofinanciables por el ahorro de energía ´se paga sola´

Miguel Angel Ceballos
El Universal
Miércoles 25 de abril de 2007
Construir un edificio con características sustentables puede salir gratis. Sí, gratis. Existen varias construcciones en el mundo que gracias a su diseño enfocado a no consumir energéticos, ahorran los costosos gastos que otros edificios tienen que pagar para poder funcionar.

En México, uno de los casos más visibles -entre los pocos que hay- es el del Museo de Sitio de Xochicalco, diseñado por el arquitecto Rolando Dada y Lemus en 1994, el cual tuvo un costo de 6 millones de pesos, pero que a la fecha ha recuperado 70% de esa cantidad gracias al ahorro en el pago de energía eléctrica, que en museos como ese es de casi un millón de pesos anuales.

“Fue el primer museo ecológico del mundo y hoy es un modelo de diseño sustentable y casi autónomo. Conduce y usa la luz natural, obtiene la electricidad transformando los rayos solares mediante celdas fotovoltaicas. Capta en sus techos las lluvias y las descarga en sus depósitos subterráneos de 550 mil litros de capacidad. Las aguas negras son tratadas y dedicadas al riego de los jardines. Con los ahorros que hace el museo en algunos años más se habrá pagado completamente y todo lo demás serán ganancias”. Así lo señaló el arquitecto Dada y Lemus durante un encuentro convocado por EL UNIVERSAL con diversos especialistas en vivienda sustentable, en torno a los retos que el cambio climático representa para la arquitectura.

Otro ejemplo es el del arquitecto ecólogo Armando Deffís, quien diseñó una unidad habitacional con mil 700 viviendas en Ciudad Juárez, la cual, según los monitoreos realizados por la Universidad de Chihuahua, obtiene 60% de ahorro en agua y energía. Por este diseño, fue condecorado con el Premio Nacional de Vivienda Sostenible.

“Hay algunas obras sustentables en nuestro país, pero hace falta mayor difusión e incluir en los programas de estudio de las universidades las técnicas de arquitectura ecológica. La mayoría de los muchachos, aún cuando ya están metidos en ciertos conocimientos, no están conscientes de su responsabilidad ambiental. Como constructores del hábitat del ser humano tenemos una responsabilidad ambiental que cumplir, inclusive está en las leyes, está en las normas, pero no se respetan porque en las propias escuelas de arquitectura no se enseña qué dice la Semarnat al respecto”.

Ante este escenario, el doctor en arquitectura Hermilo Salas, quien ha desarrollado proyectos en Puerto Rico, Venezuela y Ecuador que van dirigidos a formar una nueva visión de la arquitectura holística hacia un diseño sustentable, considera que es necesario y urgente formar equipos de trabajo con una concepción basada en la multidisciplinariedad.

“En la UNAM tenemos una maestría que se llama Economía Política y Ambiente pero nos dimos cuenta de que era sesgada en el sentido de que no atrae a los arquitectos; entonces en este momento preparo un plan de estudios para la Facultad de Arquitectura sobre una maestría en diseño sustentable, que introduzca al alumno en la comprensión de temas ecológicos, ambientales, sociales, antropológicos que van a dar una nueva visión de la arquitectura. Y esa visión no es cómo uso menos agua, sino cómo ya no uso el agua; cómo hago transformación de energía a partir del hidrógeno o de la energía solar y conceptualizo que tiene que ser otro mundo”.

Un esfuerzo más lo inició hace más de nueve años el ingeniero Mariano Núñez, quien a través de reciclar el PET (polietileno tereftalato), creó tabiques mucho más ligeros, baratos y resistentes que los comunes. Con ellos ha comenzado la construcción de viviendas en Chiapas, Morelos, Guanajuato, Monterey, Querétaro y el estado de México, además de que ya tiene un proyecto con el Infonavit para construir casas con este sistema de reciclaje. “El concepto es que el cuidado del ambiente nos puede llevar hasta a tener una vivienda”.



Villa Chávez creó una arquitectura a la medida del hombre: García Oropeza
mayo 1, 2007, 5:09 pm
Filed under: México, Restauración

Patricia Carbajal

Notiecos/Colima.- El libro Gonzalo Villa Chávez, arquitecto, restaurador y acuarelista editado por el gobierno de Colima, a través de la Secretaría de Cultura, el Gobierno de Jalisco y Ecos de la Costa fue presentado ayer en la noche en la Pinacoteca Universitaria ante un público impaciente por conocer más de Gonzalo Villa Chávez.
El coordinador del proyecto, Luis Ignacio Villagarcía comentó que realizar este libro, llevó muchos años porque se recopilaron fotografías, dibujos, testimonios y escritos del mismo Villa Chávez, además se pidió la colaboración de personas que conocieron a Gonzalo Villa Chávez, como arquitecto, promotor cultural, maestro y como el extraordinario ser humano que era.
En su turno, el escritor y amigo del arquitecto Villa Chávez, Guillermo García Oropeza, recordó; ”Gonzalo fue egresado de la primera generación de arquitectos salidos de una escuela que el entonces gobernador de Jalisco, Jesús González Gallo decidió abrir en la Universidad de Guadalajara, para que su hijo no tuviera que irse a estudiar fuera del Estado”.
Para este proyecto se importaron siete arquitectos: tres Italianos, dos alemanes, un español y un austriaco, que siempre tuvo cara de niño cantor, el talentoso Erich Coufal.
Dirigida por Ignacio Díaz Morales, la escuela de Arquitectura de la UdeG surge en 1949, el director era un hombre tan severo, que el día que se casó fue a dar clases. Tenía una visión, formar arquitectos cultos, conocían de letras, de música pero además les daban una materia que fue la que marcó gran parte de la formación profesional de Gonzalo Villa Chávez, Geometría descriptiva.
Matías Geritz, rector de este estilo de arquitectura, es un representante muy claro de la escuela humanista de Arquitectura, de hombres de renacimiento, y eso mismo es lo que Gonzalo vino a traer a la escuela de Arquitectura de la Universidad de Colima, el rescate y restauración de edificios y casas. Crear una arquitectura a la medida del hombre.
Gonzalo, -agregó Guillermo García Oropeza- tuvo la suerte de conocer Italia, vivió en Venecia, sufrió el síndrome de Stendhal, amaba Italia, Venecia, adoraba el cine italiano, su pasión por la restauración, la elegancia y lograr hacer con un mínimo las cosas.
García Oropeza mencionó: “pero se regresó, yo tengo dos teorías sobre eso: creo que Gonzalo extrañó el pozole, es una, y la otra es que pienso que como ya estaba en la edad casadera quiso casarse con una mexicana porque las italianas eran muy mandonas.
En Guadalajara, Gonzalo Villa Chávez restauró varias obras: El museo regional, El Palacio de Gobierno de Jalisco que data el edificio original del siglo XVIII, La Iglesia de Santo Tomás, la Biblioteca Iberoamericana, La escuela de Música, Las fuentes de La Liberación, conocida como la plaza de las dos copas y muchas más.
Gonzalo Villa Chávez conoce a Alejandro Rancel Hidalgo y lo invita a trabajar a Colima, lo presenta con Humberto Silva Ochoa, entonces rector de la Universidad de Colima en ese tiempo, y se viene a fundar la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Colima. De la cual han salido grandes y buenos arquitectos. Gonzalo tenía demasiados talentos, era un excelente restaurador, acuarelista, dibujante, arquitecto, pero era muy apático, se borraba así mismo, tanto que se pasó la vida borrándose, hombre introvertido, silencioso y vulnerable, nació para que lo quisieran. Su gran amigo Alberto Isaac lo invitó a participar en la película Mujeres insumisas en la que actuó de galán de cine mudo, porque no se le entendió lo que dijo.
Fernando González, quien envió su texto y una disculpa por no poder asistir, escribió: “Gonzalo Villa Chávez era uno de los mitos de la escuela de Arquitectura de Guadalajara, recuerdo la primera vez que lo vi, pude comprobar todos esos mitos, era un hombre fuerte sin ser absoluto, vigilante de los detalles, su voz era como un susurro distintivo y pausado. Conversar con él era siempre un aprendizaje y un placer. Dedicar la vida a la restauración como él lo hizo es un acto de humanidad, no hay alardes ni influjos, los valoró con la inteligencia de un hombre bueno, entregado y sapiente, hombre noble y maestro de la vida”.
Por su parte el ex alumno de Don Gonzalo, Gabriel Gómez Azpeitia, dijo: “haber estado tan cerca en la preparación del libro es como verlo con todos los defectos de elaboración, pero para quienes tuvimos el gusto de compartir y conocer a Gonzalo Villa Chávez, vamos a valorar mucho este libro. Es un libro muy completo, tiene todos los elementos necesarios para un acercamiento, incluye entrevistas, que le realizó Marina Saravia, algunos textos del mismo Gonzalo publicados en la revista Palapa, que editaba la escuela de Arquitectura, aportaciones de Juan Soriano, Manuel Felguérez, la caricatura de Alberto Isaac, fotografías facilitadas por Gabriela, Fernanda y Andrés, planos y dibujos de su propia mano.
En su exposición, Gómez Azpeitia destacó la importancia al trabajar en la reconstrucción de su vida como arquitecto, hacer un análisis exhaustivo de cuáles son los principios que fundamentaron su obra. El respeto por el patrimonio edificado, el compromiso que tenía con las causas sociales, construir espacios dignos donde habitar, la responsabilidad que tenía de crear la calidad de vida y del medio ambiente, el rescate de obras como La Petatera que ahora es un hito y candidato a patrimonio nacional, el conocimiento de sus obras arquitectónicas, su trabajo en la restauración y construcción de casa, capillas, templos y el recinto en el que nos encontramos,
La Pinacoteca Universitaria en la cual conjunta dos grandes oficios: restaurador y arquitecto. Gabriel Gómez Azpeitia concluyó: desde el 2000 extrañamos su sonrisa, su mirada generosa y su actitud.
Para finalizar el rector universitario, Miguel Ángel Aguayo extendió un reconocimiento a la labor del coordinador del libro: Luis Ignacio Villa García y se comprometió a regalar un ejemplar de la obra a cada uno de los alumnos y docentes de la Facultad de Arquitectura para que tengan conocimiento de un gran hombre, Gonzalo Villa Chávez.