Noticias de Arquitectura


Dominique Perrault: “Voté a Sarkozy para zarandear a la izquierda”
febrero 21, 2009, 11:25 pm
Filed under: Perrault, Uncategorized | Etiquetas:

El Museo ICO de Madrid expone 25 proyectos del autor de la Biblioteca Nacional de Francia, que fue arquitecto de cabecera de François Mitterrand.

Dominique Perrault. Foto: FERRAN NADEU
Dominique Perrault. Foto: FERRAN NADEU

NÚRIA NAVARRO

–Fue usted arquitecto de cabecera de Mitterrand.
–Con Mitterrand fui un arquitecto sedentario. Trabajaba por y para Francia. Tras su muerte me convertí en un arquitecto nómada. Empecé a desarrollar mis proyectos fuera.

–¡Y a votar a la derecha!
–Voté a Sarkozy para la presidencia de la República.

–¿Culpa de Carla Bruni?
–¡Ella no existía cuando le voté! Le di mi voto a Sarkozy para zarandear a la izquierda. Yo soy de izquierdas.

–Extraña forma de serlo.
–Es en la oposición donde surgen las nuevas ideas. La izquierda francesa, que fue fantástica, hoy es histórica. No es la izquierda del futuro.

–¿A Sarkozy le interesa la arquitectura?
–Tiene una concepción más cercana a la del general Charles de Gaulle.

–¿Y eso es bueno o es malo?
–A él le interesa la transformación de las ciudades. Mientras que Mitterrand apostó por los edificios simbó- licos, Sarkozy quiere trazar un nuevo plano de París, un conjunto urbano mayor, más alargado. Su estrategia es el fomento de los recursos.

–La suya es modificar el paisaje.
–Yo vengo de Auvernia, del centro de Francia, una región con pocos habitantes y mucha naturaleza. Aunque mi padre era ingeniero, mis abuelos eran payeses. Crecí entre bosques y volcanes. Mi arquitectura se introduce en la tierra. Hunde raíces. De algún modo, busca desaparecer.

–La no-arquitectura.
–Eso tiene que ver con mi investigación sobre la percepción. La arquitectura es algo físico. Algo que se ve, que se siente, que penetra, que nos rodea… Pero la desaparición de la arquitectura es como la desaparición del arte, ¿sabe?

–¿Qué quiere decir?
–Las vanguardias dijeron que el arte había muerto y los críticos de mediados del siglo XX lo regeneraron. De la desaparición apareció una nueva percepción. Así, la ausencia del edificio crea otra percepción del entorno. Un paisaje…

–Que mira al cielo.
–Sí. La Biblioteca Nacional de Francia es, con sus cuatro torres de 79 metros que se elevan, un edificio místico. Mitterrand dijo; “Es un edificio que hunde sus raíces en el suelo y que se lanza al cielo”.

–¿Es usted tan católico como él?
–Soy un católico francés. Francia es católica. Esa es mi tradición cultural. Tengo muy presentes esos grandes edificios ligados a la eternidad que, de algún modo, buscan la universalidad. Me importa esa dimensión que sobrepasa al hombre, que le trasciende.

–Es muy difícil de etiquetar, la verdad.
–Mi modelo es Picasso, capaz de hacer cada día algo distinto. Yo pretendo una arquitectura del presente, liberada de cargas históricas, espon- tánea.

–¿Algún sueño?
–Ser arquitecto es construir muros. Pero cuando construyes un muro, separas el espacio en dos. Mi investigación es construir muros que protejan, pero que no separen.

–Eso tiene un sentido político.
–La arquitectura es política.

–¿Un edificio nos puede hacer mejores?
–Un lugar que amamos, como una persona que amamos, nos transforma.

–¿Cómo transforma la crisis la vida de un arquitecto estrella?
–Hay un inmovilismo general. Cuando se recupere la confianza, todo volverá a funcionar. De todos modos, esta crisis servirá para reflexionar, para rebajar los efectos negativos de la globalización, que es esa dimensión mediática, de espectáculo, de la arquitectura.

–Oiga, ¡también usted viaja en el bus de las divas!
–Quizá, pero ese bus funcionará a partir de ahora con gasolina vegetal.

–Hablando de divas: Jean Nouvel tiene el Pritzker y usted no.
–¡Soy 10 años más joven que él! Aún tengo tiempo de tenerlo, ¿no?

–¿Le gusta Barcelona tanto como a él?
–Es una ciudad con energía suficiente como para reinventarse continuamente. Primero fueron los Juegos Olímpicos, luego el Fòrum…

–Es una ciudad empeñada en coleccionar obras de todos ustedes…
–Lo interesante de la globalización es esta fantástica posibilidad de, como las abejas o los pájaros, transportar un grano y plantarlo en otra ciudad, de modo que se convierta en un árbol. Es un proceso de fertilización de ciudades.

–¿Dónde fertiliza mejor?
–En España. Yo amo a España y España me ama a mí.



Dominique Perrault, la arquitectura hecha por y para el hombre
febrero 15, 2009, 9:35 pm
Filed under: Pais, Perrault | Etiquetas: ,

El autor de la Biblioteca Nacional de Francia expone 25 proyectos en la Fundación ICO

ÁNGELES GARCÍA – Madrid – 29/01/2009

Si hubiera que buscar una imagen para ilustrar la megalomanía cultural de François Miterrand, nada mejor que el edificio de la Biblioteca Nacional de Francia en París. Sus cuatro torres en forma de libros hicieron famoso en todo el mundo a su autor, el arquitecto Dominique Perrault (Auvernia, 1953). Pero como el propio artista dice, hay vida más allá de la Biblioteca, y para demostrarlo inaugura hoy en las salas de la Fundación ICO de Madrid una exposición donde muestra 25 proyectos creados después de su faraónica Biblioteca.

Procedente del Museo Georges Pompidou de París, la retrospectiva que ahora se puede visitar en Madrid presta especial atención a edificios construidos en España, como es el caso del Palacio de Congresos de León y el de la llamada Caja Mágica, el futuro centro Olímpico de tenis de Madrid que se inaugurará en un par de meses.

Pese al aparente cansancio que le produce la sola mención de la Biblioteca Nacional de Francia, Perrault escogió ayer precisamente este proyecto para hablar de la exposición. Situado entre maquetas, fotos y vídeos del proyecto con el que arranca la muestra, Perrault lamentó que la Biblioteca haya tapado el conocimiento de los muchos proyectos que ha realizado en su país. En cambio, precisó que no ha sido así en el resto del mundo.

Famoso por la importancia que da a los materiales y a los paisajes que rodean sus construcciones, el arquitecto empezó diciendo que esta es una exposición fundamentalmente física. “He evitado que fuera teórica o inmaterial. Quiero que se vea como una arquitectura creada por el hombre y para el hombre”. Así, cada uno de los edificios que representan las maquetas van acompañados de vídeos en los que se ve a las personas desarrollando la actividad para las que el proyecto ha sido pensada (deporte, oficinas). Y precisa que esas imágenes no son virtuales sino hipermateriales: “Quiero que cada parte de la construcción se pueda tocar”. Sus famosas mallas metálicas, los vidrios o las maderas están colocadas junto a cada maqueta y, efectivamente, invitan a disfrutar de su materialidad.

No todos los proyectos expuestos han sido construidos. Junto a los ya creados, están otros con los cuales ha participado en concursos, pero que no se han llegado a realizar, al menos de momento. Uno de los ejemplos es el trabajo que presentó para la ribera del Manzanares. “Hay partes de la propuesta que sí se han escogido, pero no la totalidad”.

Además de la Biblioteca Nacional, se exponen los proyectos de el Hotel Berlier, el velódromo y la piscina Olímpica de Berlín, el Centro Tecnológico del Libro de Marne-la-Vallée, el edificio de Unimetal, la fábrica Aplix en Nantes, el centro Olímpico de Tenis de Madrid, el teatro Mariinsky en San Petersburgo o la Universidad femenina de Ewha en Seúl.