Noticias de Arquitectura


Una ópera varada entre los fiordos
abril 30, 2009, 4:27 pm
Filed under: Prize, Snøhetta | Etiquetas: ,

El estudio noruego Snøhetta gana el Premio Mies van der Rohe de Arquitectura

CATALINA SERRA – Barcelona – 30/04/2009

Es un edificio emblemático, pero no se le podrá acusar de pretencioso. Por eso, porque ha combinado el doble programa que se le pedía de ser a la vez funcional y simbólico, el edificio de Snøhetta para la ópera y el ballet de Oslo, en Noruega, ha resultado merecedor del premio Mies van der Rohe de Arquitectura Contemporánea que concede la Unión Europea, un galardón dotado con 60.000 euros que se entregará el 28 de mayo en Barcelona.

El edificio ganador es un enorme centro cultural, cuyo elemento más característico es un tejado inclinado accesible al público revestido de 36.000 piezas de mármol. Y funciona como elemento articulador de la renovación del frente marino de la capital noruega. “Es más que un simple edificio; es un espacio urbano, un regalo para la ciudad”, explicó ayer Francis Rambert, presidente del jurado. Y de esto, del uso ciudadano de este espacio, es de lo que parecen más orgullosos los arquitectos de Snøhetta. “La gente que trabaja en el edificio está satisfecha y dice que incluso les inspira, y la gente de Oslo acude cada día a pasear por su tejado”, explica Tarald Lundevall, uno de los arquitectos responsables de este dinámico estudio noruego que ya tiene en su haber otras obras emblemáticas. Entre ellas, la misma Biblioteca de Alejandría, una pieza que formalmente puede tener parecidos con la ópera pero que, según Lundevall, “es totalmente diferente”. De hecho, Snøhetta se vanagloria de tener muy en cuenta el contexto urbano y cultural a la hora de enfocar cada trabajo. “En nuestro estudio es un elemento fundamental, y no sólo en relación al paisaje exterior. Aquí el tejado, blanco e inclinado, es en sí mismo un paisaje urbano”.

Lundevall explica que el cliente de la ópera, el ministerio de Cultura noruego, pedía que el edificio fuera a la vez funcional y monumental, “representativo, como una declaración de las cualidades noruegas”. Abordaron las dos cuestiones por separado. En lo que respecta a la monumentalidad decidieron reinventar este término y frente a lo que marca la tradición, amante de la verticalidad simbólica, optaron por una nueva manera de entender la monumentalidad escandinava expresada, dice Lundevall, “como un hermoso espacio público, abierto y de fácil acceso”. La funcionalidad la consiguieron trabajando de manera muy estrecha con sus futuros usuarios para diseñar una especie de “fábrica” con espacios muy flexibles en los que, sin embargo, no renunciaron a la belleza mediante un cuidado revestimiento de madera fina trabajada de manera tradicional.

Lundevall, para quien “este premio es un honor y una inspiración”, no está del todo convencido de que pueda hablarse de una arquitectura europea, “al menos desde el punto de vista estético”. “Hay muchas subculturas europeas en función de las distintas geografías y contextos sociales, pero por otra parte encuentras que hay una cierta manera europea de organizar y planificar los procesos constructivos, y un amplio intercambio de ideas e impulsos gracias a la colaboración que facilita el estar juntos. En nuestro estudio, por ejemplo, hay arquitectos de más de diez países europeos”. De momento sigue siendo un estudio en crecimiento, pero como a todos le afecta la crisis. “Los clientes se lo piensan más y algunos proyectos se posponen”, reconoce Lundevall, para quien pase lo que pase, lo que está claro es que la sostenibilidad será uno de los factores que más deberán tener en cuenta los arquitectos. “Cambiará nuestra manera de pensar y de construir. Es el gran desafío actual de la arquitectura”.



L’opéra d’Oslo, prix européen d’architecture contemporaine 2009
abril 30, 2009, 4:24 pm
Filed under: Uncategorized | Etiquetas:

Milena Chessa avec le Bulletin européen du Moniteur | 29/04/2009 | 16:53 | Culture

La Commission européenne et la Fondation Mies van der Rohe ont désigné le 29 avril le bâtiment lauréat du prix européen d’architecture contemporaine 2009 : l’opéra national de Norvège à Oslo, conçu par l’agence Snøhetta.

“L’opéra et ballet national de Norvège à Oslo est plus qu’un bâtiment, c’est un don à la ville”, a estimé le président du jury du prix Mies van der Rohe 2009, Francis Rambert, également directeur de l’Institut français d’architecture. Pour cette oeuvre, les architectes Kjetil Trædal Thorsen, Tarald Lundevall et Craig Dykers de l’agence norvégienne Snøhetta recevront un chèque de 60000 euros de la Commission européenne qui soutient cet événement biennal. L’édifice émerge du fjord au bord duquel il est construit tel un iceberg. Son toit blanc en marbre de Carrare, culminant à 32 mètres, est incliné afin d’y accueillir les promeneurs. A l’intérieur, trois salles de 1350, 400 et 200 places. Une grande partie des 38500 mètres carrés du bâtiment étant située sous le niveau de la mer, sa construction a nécessité la pose de 12000 m2 de palplanches. Il repose sur 28 kilomètres de piliers dont certains à moins 60 mètres. Les travaux ont duré cinq ans et coûté 525 millions d’euros. Supervisés par l’entreprise Statsbygg, ils ont été réalisés en grande partie par le major norvégien Veidekke. A noter qu’une mention spéciale, dotée de 20000 euros, a été attribuée au gymnase 46°09’N/16°50’E situé à Koprivnica, en Croatie, conçu par les jeunes architectes Lea Pelivan et Toma Plejic du Studio Up.