Noticias de Arquitectura


La arquitectura existe más allá de Madrid y Barcelona
julio 24, 2009, 4:08 pm
Filed under: Crítica
Por SANTIAGO CARROQUINO (SOITU.ES)
Actualizado 23-07-2009 13:11 CET

En los últimos años la arquitectura española —especialmente la emergente— ha devenido en un continuo Madrid–Barça en el que, de igual manera que su variante futbolística, las alineaciones parecen en constante trifulca teórico-práctica sobre los modos de entender y ejercer. Actualmente, la alineación madridista exhibe su juego desde la teoría a la práctica, mientras que la de la Ciudad Condal se basa en el camino contrario aunque en generaciones anteriores los papeles eran diferentes. El resto, peninsulares e isleños, asistimos al peloteo con apenas opción a réplica, pero sin dejar de experimentar y aplicar nuestros conocimientos en el entorno cotidiano.

Carroquino|Finner

Ejemplo de arquitectura desde ‘vacío sonoro’.

Si bien la condición geográfica no es del todo exacta, pues los hay más y menos cercanos a los bornes, intentaré analizar la arquitectura desde los ‘vacíos sonoros’. Es decir, desde la labor de estudios de diferentes ciudades en las cuales la arquitectura se va abriendo camino casi por empeños personales más que por iniciativas colegiadas, e incluso a veces en contra de éstas, y de los que no se habla tanto.

Por decirlo de otra manera, si otros contertulios hablan de Dior, yo trataré de Adolfo Domínguez, que siendo de igual calidad, resulta más cotidiano. Seré más gráfico: si mi paisano Labordeta enseñó los pueblos con la mochila al hombro, yo intentaré hacer lo propio con la arquitectura de los ‘vacíos’ -y sin mochila- para proponer que, tal vez, la arquitectura no está solamente en el ombligo de las dos capitales.

El concepto de ‘vacío sonoro’ describe perfectamente el entorno en el cual se mueve —nos movemos— este grupo de arquitectos. Recibimos la prensa arquitectónica e incluso oímos los ecos de la mítica ‘Made in Spain’ tan internacionalmente exportada, pero lo que acontece no obtiene sonido alguno. En estos ámbitos -los del ‘vacío sonoro’, la táctica suele ser más de guerrillas, un ‘construyo y modifico la ciudad que habito’, haciendo reciclaje bien entendido de materiales y entornos.

Algunos ejemplos de ‘vacío sonoro’

Una primera alineación (seguirán otras) estaría compuesta por: Los del desierto desde Almería, Carroquino|Finner desde Zaragoza y Bernalte-León desde Ciudad Real.

Los del desierto lo componen Eva Luque y Alejandro Pascual. Su trayectoria comienza con la trascendencia de la primera decisión. Recién terminada la carrera abandonan Sevilla para trasladarse al ‘desierto’ —más bien al mar de plástico—, conscientes de que su alejamiento los hará libres de prejuicios. Este hecho, que suena como un buen comienzo, pronto se ve matizado por la realidad del entorno.

La falta de referentes arquitectónicos es asumida por la realidad del lugar, una realidad que no se puede obviar, y por tanto de necesaria incorporación en proyecto y obra. Como ellos mismos cuentan, el mar de plástico no es negable, se ve incluso desde el espacio. Su actitud es en este caso la siguiente: “Esto es lo que hay, pues con ello debemos hacer arquitectura”.

Los materiales no son buenos ni malos, sino que se usan bien o mal. Esta máxima se hace evidente en obras de Los del desierto como el Pabellón Polideportivo en Garrucha, el Centro de Salud en Vélez-Rubio o la Guardería de la misma localidad. Todas hablan de un diálogo con el contexto, generando una conversación entre iguales, sin intención de ridiculizar al contrario. Atención especial merece el uso de cortinas plásticas sanitarias en el cierre de los aseos de la Guardería, ejemplo de su actitud bricoleur.

En el polideportivo, el uso de la tecnología de los invernaderos del entorno —desde el entendimiento del zócalo y el vallado de cañas hasta la translucidez de los paramentos— generan una excelente e innovadora pieza arquitectónica, fácilmente asumible tanto por el entorno como por los usuarios.

Los del Desierto

Los del Desierto hace cosas como ésta.

En pleno centro logístico e intersección del aspa Madrid-Barcelona Bilbao-Valencia, Zaragoza es uno de los agujeros negros arquitectónicos, que, al igual que los estelares, absorbe toda la información arquitectónica del perímetro sin aparentemente emitir respuesta.

Por la parte que nos toca, nosotros, Carroquino|Finner, intentamos realizar una arquitectura desde la sensatez y el entorno. Este equipo de arquitectos lo formamos dos: Finner, arquitecto alemán resultado fortuito de Erasmus en Zaragoza, entonces ciudad sin escuela de arquitectura; y Carroquino, yo mismo, aragonés educado en Galicia que vuelve a su origen. Nos mueve un interés similar por la construcción, así como por poner en práctica en nuestra localidad técnicas asumidas por la arquitectura contemporánea y el convencimiento de que la arquitectura puede resolver problemas de ciudad a través de edificios no icónicos ‘callados’.

Las Escuelas Infantiles Oliver y Santa Isabel, así como la Biblioteca y Centro de convivencia Actur hablan de esa actitud que acabo de comentar, definida por Fredy Massad como “la sensatez como principio”, que intenta aportar algo de calma y relación con los valores positivos del contexto entre la arquitectura residencial acelerada de la burbuja inmobiliaria.

La Escuela Infantil Oliver, por ejemplo, con la excusa de un nuevo equipamiento educativo, realizó una arquitectura luminosa desde el interior, adaptada a las diferentes escalas de los usuarios, transponiendo en espacio construido la orografía previa y proponiendo una cubierta verde, prolongación del posible parque anexo, como mejor aportación/contraposición a los bloques colmena del entorno. La idea no es negar el entorno, sino ofrecer nuevas oportunidades no cercenando las futuras.

La importancia del entorno frente al nombre

Otro ejemplo destacable es el de Bernalte-León, que realiza una arquitectura de circunstancias, entendiendo ésta como la de las variables de cada entorno concreto. Su relectura de la arquitectura popular, no desde el formalismo, sino desde la actitud anónima, atemporal y eficiente, es el resultado de un aferramiento al contexto potenciando los valores del lugar preexistentes al arquitecto. Sólo bajo este prisma es posible apreciar la sensibilidad de obras como la Casa Patio de Ciudad Real, el Centro de Mayores en Corral de Calatrava y el Centro de Control de Tráfico en la Autovía de los Viñedos.

El Centro de Mayores se adapta a la escala y disposición de la trama tanto de las calles como del arroyo disponiendo su programa según las necesidades de silencio y respondiendo desde el anonimato a la solución necesaria al usuario.

En los tres casos es evidente la consideración del trabajo del arquitecto como canalizador de la potencialidad del entorno, por duro que éste sea, aceptando como reglas del juego las determinadas por el lugar, considerándose dentro del engranaje que componen contexto-arquitectura-usuario. De ninguna manera se puede acusar a esta arquitectura de sumisa, cualquiera de los autores puede refrendarlo por sus desavenencias con organismos colegiados y el costumbrismo ‘atradicional’. Más bien es el deseo de que la obra, no su autor, trascienda desde el anonimato y la apropiación por usuario y ecosistema.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: