Noticias de Arquitectura


Siza defiende la arquitectura como servicio público al recibir la Gold Medal
marzo 1, 2009, 10:14 pm
Filed under: Siza | Etiquetas:

Fernando Puchol

Álvaro Siza recibe este jueves la Royal Gold Medal del Reino Unido, uno de los galardones internacionales más importantes en esta disciplina, que el arquitecto portugués siempre verá como “la realización de un servicio público”.

Así lo manifestó Siza (Oporto, Portugal, 1933) horas antes de recibir la medalla de oro que otorga el Royal Institute of British Architects (RIBA) en el Palacio de Buckingham de manos de la reina Isabel de Inglaterra, que hasta ahora sólo había concedido personalmente el galardón a un arquitecto en tres ocasiones.

Campechano en el trato y brillante en su discurso, el arquitecto visitó el edificio de la RIBA, en pleno centro de Londres, donde expresó ante un grupo de periodistas su “sorpresa y placer” por recibir un premio que, según dijo, nunca pensó que iba a obtener.

En la RIBA se reunió con estudiantes de arquitectura y con un grupo de profesionales, que se definieron como “sizaístas” y a los que animó a seguir trabajando en una profesión que “no es fácil” y que, en su opinión, debe ser permeable a las innovaciones.

“De joven visité la RIBA y me impresionó ver el nombre de los grandes arquitectos del momento. Sinceramente pensé que nunca vería el mío”, manifestó Siza, quien recordó que pasó momentos, cuando era estudiante, en los que miraba el trabajo de arquitectos como Alvar Aalto o Le Corbusier “y pensaba que no sabía nada de arquitectura”.

Pero la perseverancia en el esfuerzo de considerar la arquitectura un servicio público le hizo seguir adelante en una carrera que, según explicó, “empecé porque era lo que quería mi familia, frente a mi deseo de dedicarme a la escultura”.

Eso fue hace medio siglo y cuando se le pide que defina cuál ha sido su contribución a la arquitectura, afirma, tras pensar un buen rato, que no es el más indicado para hablar de si mismo, pero que tiene “la confianza de haber hecho algo” y de no haberse apartado del concepto de “la arquitectura como servicio público”.

“Soy un funcionalista”, se definió Siza, que no concibe la arquitectura sin pensar que sirve a las personas y que huye como de la peste de la arquitectura convertida en espectáculo mediático.

Reconoció que tardó muchos años en ser un profesional reconocido -“era algo que no dependía sólo de mi”- y criticó “la ansiedad que hay en la profesión” por hacerse con un nombre.

Junto a la voluntad de servicio público, el deseo de Siza es que su arquitectura “permanezca” y que no pierda su componente artístico, por eso una parte muy importante de su trabajo sigue desarrollándose en cafés, lejos de un estudio de arquitectura, con un lápiz en la mano, a la espera que de que surjan las ideas.

A partir de ahí, trabaja “sin conceptos previos; me gusta ver como se desarrollan las ideas y cómo eso estimula el espíritu crítico, del que surge más información”, explicó.

Siza se aparta deliberadamente del debate que hace incompatible tradición y modernidad, y lo zanja casi con una sentencia: “la tradición no es más que el resultado de progresivas innovaciones”.

Así es Álvaro Siza, a quien tampoco le gusta entrar en las polémicas que generan los políticos en torno al trabajo de los arquitectos y que sonríe a medias cuando se le pregunta sobre el controvertido proyecto de remodelación del eje Prado-Recoletos en Madrid, que no consigue arrancar por diferencias políticas.

“Creo que ha llegado algo de dinero, pero parece que es poco”, manifestó a Efe en referencia a las partidas aprobadas por el Gobierno central español para los ayuntamientos, que permitirán arrancar parcialmente las obras en la capital española.

Siguiendo la definición que hacen los arquitectos británicos en el comunicado en el que se explican las razones por las que se le ha concedido el galardón, “Álvaro Siza es un arquitecto profunda y sencillamente completo que desafía cualquier catalogación”.

La RIBA apreció la contribución de Siza como “profesor y educador comprometido” y el esfuerzo que ha hecho para que muchos jóvenes arquitectos “hayan podido vivir de la arquitectura gracias a los trabajos que le ofrecían a él y que él pasaba a otros”.

“Este espíritu desprendido es uno de los muchos ejemplos de su compromiso con el conjunto de la arquitectura, más que con su éxito personal”, destacó la institución británica.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: