Noticias de Arquitectura


Más allá de la arquitectura
octubre 5, 2008, 3:21 pm
Filed under: Arquitectura Mexicana | Etiquetas:

José Luis Meza

Cuando nos quedamos pasmados viendo un edificio creado por alguna de esas lumbreras de la vanguardia como Rem Koolhaas, Frank Gehry o Zaha Hadid, una duda nos asalta, lo que entienden por arquitectura el común de los mortales, ¿es de plano tan distinto a lo que piensan los innovadores del campo?Y pararse en la actual edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia, una de las muestras más importantes de esta disciplina en el planeta, no ayuda a afianzar los paradigmas más mundanos de una “exposición de arquitectura”, cuando menos no el de un montaje de gabinetes con maquetas y paredes recubiertas de planos de edificios esplendorosos.

Con toda razón, la periodista Milena Fernández, del diario español EL País, titulaba su reporte inicial del evento, inaugurado el pasado 14 de septiembre: “Pero… ¿dónde están los edificios?”

“Un chico y una chica se tumban en el suelo desnudos para leer un libro. A pocos metros, otra pareja canta vestida con ropa ligera. Se trata de la instalación del arquitecto suizo Philippe Rahm. Los primeros viven en un ambiente artificial, a una temperatura de 28 grados. La vida de los segundos transcurre a 12 grados. Y por raro que suene, esto es la Bienal de Arquitectura de Venecia”, escribe la reportera ibérica.

Out there

Algún destanteado podría creer, sin mucha dificultad, que está en la Bienal de Arte (convocada por la misma institución) y no en la de Arquitectura, dada la profusión de instalaciones, experimentos conceptuales y hasta el performance de Rahm.

Uno de los que no se sienten incómodos con la exhibición, montada en las naves del Arsenal (el legendario astillero y fortaleza de Venecia) y los pabellones del parque Giardini, es su comisario, el afamado teórico estadounidense Aaron Betsky, actual director del Museo de Arte de Cincinatti, ex director del Instituto de Arquitectura de Holanda y ex curador de la misma disciplina en el Museo de Arte Moderno de San Francisco.

Aunque tiene estudios de arquitectura y diseño, Betsky nunca ha construido un edificio, sino que ha labrado su prestigio como crítico, teórico e investigador. Su visión sobre lo que es esta ciencia y arte queda patente en el lema de la actual Bienal de Venecia: “Out there: Architecture Beyond Building” o, en un intento de traducción: “El mundo que nos rodea. Arquitectura más allá de los edificios”.

Betsky defiende así la arquitectura más como una tarea intelectual, un cuerpo conceptual y un territorio para poner a prueba ideas sobre los espacios y el hábitat humanos; las cuales pueden o no, traducirse y manifestarse concretamente en un inmueble. Para este hombre, la arquitectura es todo lo que hay antes de que se pegue un ladrillo.

“Una arquitectura que pretenda dar soluciones construyendo es falsa, está muerta. Los edificios son la tumba de la arquitectura”, manifiesta un poco revolucionariamente Betsky a El País.

“Una construcción es una construcción. La arquitectura es todo lo relacionado con la construcción de edificios: cómo organizar, diseñar y pensar éstos, o bien cómo aparecen en el panorama. Los edificios son la huella más importante de un arquitecto, pero es realmente difícil encontrar arquitectura en ellos, porque uno mira el edificio, pero no ve la arquitectura”.

Concepto, ironía y utopía

Esta, la undécima edición de la Bienal de Arquitectura de Venecia, integra, por una parte, 23 instalaciones donde arquitectos jóvenes y consagrados ponen a prueba sus conceptos de forma individual. Se incorporan también medio centenar de proyectos colectivos, ya sea en forma de pabellones nacionales o presentados por firmas arquitectónicas.

Más que de realizaciones, es una feria de conceptos, algunos de los cuales suenan a “chacota”, como el “Después de la fiesta” propuesto en el pabellón de Bélgica: una simple sala vacía cubierta de confeti, firmada por Geers y Van Severen.

Las propuestas de la Bienal, parecieran tomar la ironía como vía de reflexión. En el pabellón compartido por la República Checa y Eslovaquia se ha montado la instalación “Sideways”, una serie de 15 refrigeradores con la descripción demográfica de sus propietarios, que permite asomarse a ese íntimo espacio de sus vidas cotidianas, entre leche caducada y trozos de pizza que ya nadie se anima a recalentar.

“Singletown”, instalación individual del despacho holandés Droog y KesselsKramer, llama la atención de una manera muy lúdica sobre una creciente condición de las grandes urbes: la proliferación de solteros, y lo hace con una serie de maniquíes encerrados en pequeñísimas casas que parecieran más bien cofres portátiles, a la vez que hace propuestas sobre lo que necesitaría tal subgrupo social.

Muchos arquitectos plantean diseños de mobiliario o de espacios interiores, más que de edificios. Zaha Hadid, por ejemplo, presenta, en coautoría con Patrick Schumacher, “Lotus”, un mueble fluido y una pieza micro arquitectónica que sirve al mismo tiempo como lugar de reposo, almacén de objetos o elemento de diseño interior.

Y si hay postulados arquitectónicos o urbanísticos, estos caen con frecuencia en la utopía, como la Skycar City del prestigiado despacho holandés MVRDV, donde para liberar a la ciudad de las incomodidades del plano, se ofrece que los automóviles circulen por el cielo. O la “Superstar”, un barrio chino portátil, con 15 mil personas y todos los servicios, enclaustrado en una compleja estrella transparente de cientos de metros de altura, firmado por los chinos de la firma MAD.

La Bienal, que será clausurada el 23 de noviembre, ya ha entregado varios de sus premios, empezando por el León de Oro a la trayectoria, que recayó en el arquitecto estadounidense Frank Gehry (quien muestra su bagaje visual en su instalación) y que, en opinión de Betsky, es dueño de una obra que cuadra muy bien con la idea de ir “más allá de la arquitectura”.

El León de Plata para el mejor despacho joven, fue para Elemental, de Chile, laureado por su sensibilidad para resolver problemas reales, como la vivienda económica. El León de Oro, por mejor instalación, recayó en el estadounidense Greg Lynn, por sus muebles creados con juguetes reciclados, mientras que el premio a Mejor Pabellón Nacional, fue para Polonia.

México estuvo presente en la bienal con el proyecto “Vivir adentro”, curado por Javier Sánchez y en el que participan 10 grupos de jóvenes arquitectos mexicanos, como Rozana Montiel, Tatiana Bilbao y Michel Rojkind, que reflexionaron sobre el tema de la vivienda económica y la densificación en las grandes urbes, proponiendo un hipotético proyecto habitacional en la colonia Obrera de la Ciudad de México.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: