Noticias de Arquitectura


Todo es arquitectura Toca, toca…
octubre 4, 2008, 4:04 pm
Filed under: Ensayo | Etiquetas:

Un apartado específico analiza la cada vez más desdibujada frontera entre hombre y entornoLas obras adquieren matices y completo sentido si el visitante no se limita a mirar

José Ýñiguez / SEVILLA / Susana Serrano / SEVILLA | Actualizado 04.10.2008 – 05:00

La frontera entre hombre y entorno están cada día más difusas. La arquitectura tiene parte de culpa de esa indefinición porque en esa relación, que no es sólo una relación espacial, está su principal debate. El desarrollo tecnológico en los sistemas de construcción y la influencia de los programas informáticos en el planeamiento están haciendo que esa frontera se cuestione constantemente, haciendo que la arquitectura adquiera una dimensión virtual y hasta psíquica más allá de la física del lugar. Así, la arquitectura es la encargada de rediseñar las cambiantes relaciones del individuo con el entorno, de la intimidad con el cuerpo social y el territorio. La casa ya no es refugio sino discurso y la ciudad hace tiempo que dejó de ser un lugar para estar construida por las relaciones de todo tipo que se producen en su seno.

La importancia de la arquitectura para definir estas cuestiones acuciantes han llevado a los comisarios de esta Bienal a dedicarle un apartado específico a la misma para mostrar la diversidad de formas y soluciones propuestas en las nuevas relaciones del hombre y su entorno. Agrupadas en el Claustrón Sur del Monasterio, asistimos a un recorrido transversal por experiencias pioneras como la Instant City de Peter Cook y el Grupo Achigram, donde la ciudad es sustituida por la imagen, el acontecimiento, el artilugio y demás simuladores del entorno; o la Villa Rosa de los austriacos Coop Himmelb(l)au proponiendo una arquitectura de formas hinchables y adaptables a cada individuo. A partir de esos proyectos utópicos de los años 60, se muestran ejemplos recientes donde las experiencias y las ideas de esa vanguardia se van aceptando y algunas de las propuestas hasta se llegan a construir. Los modelos para adecuar las obras al entorno y crearlo proceden de muy diferentes campos y disciplinas, desde los inspirados en las formas orgánicas de los seres vivos a los generados directamente por programas informáticos muy sofisticados pero siempre sin perder de vista el poder transformador de la arquitectura para mejorar las condiciones de vida. En las obras más recientes es notoria, por ejemplo, la preocupación por la eficiencia energética de los edificios y el respeto a las condiciones ambientales que llegan hasta ocultar la construcción en el terreno como la propuesta del museo sobre Naum June Paik del estudio sevillano CHS, donde se abandona de la idea arquetípica del museo como cubo blanco para diseñar un recinto oculto y virtual, muy acorde con la obra del artista coreano; o incluso propuestas regeneradoras de esas mismas condiciones ambientales como en el experimento Guadalquivir del EcologigStudio de Londres; básicamente una maquina de crear oxígeno a partir de la actividad humana.

Es un acierto de la Bienal enseñar estas arquitecturas y la confianza que se desprende de ellas en mejorar las condiciones de vida, porque contradice en buena parte la experiencia cotidiana que tenemos de la arquitectura, tan sometida a la especulación y el beneficio económico por encima de otras cuestiones. Pero todo es arquitectura, como declarara Hans Hollein, y algunas sombras sobre la misma se arrojan desde otras obras de esta Biacs 3, curiosamente la mayoría de artistas españoles, como la Elegía de Dionisio González, la idea de construcción enredada en una maraña de intereses inconfesables en M.U.A. Manipulaciones Urbanísticas Abusivas de Almengló o en la foto de José María Mellado donde unas pocas casas se encuentran junto a las inmensas torres de una central de energía.

Dentro de la sección dedicada a las propuestas más recientes del arte relacionado con la ciencia y las nuevas tecnologías, el visitante-usuario tendrá la oportunidad de conocer una amplia selección de proyectos que ponen en contacto con las múltiples vías de investigación en este ámbito. La transversalidad de cada uno de los trabajos que se presentan, en los que vemos desaparecer las fronteras entre procesos científicos y metodologías humanísticas, entre lo natural y lo artificial, lo maquínico y lo humano, nos permiten encontrarnos con la creatividad quizá más característica de nuestro tiempo.

Dentro de la cultura digital, que entre todos construimos, esta perspectiva libre y experimental que nos llega desde los centros de producción artística y media-labs repartidos por el mundo es una plataforma idónea para visualizar las contradicciones que hoy se nos plantean. Ya sea desde la crítica social, el desarrollo de nuevo código, la ecología, los estudios de la imagen, la evocación poética o el análisis de los procesos de información, la muestra se convierte en un caleidoscopio multidisciplinar lleno de líneas de fuga.

Bajo el omnipresente principio de interactividad, las obras se activan de manera explícita y necesaria una vez que entramos en ellas. No sólo accionando los distintos dispositivos con que nos encontramos sino además conociendo el marco teórico y la reflexión que cada una de ellas nos plantea. Establecer un diálogo generalmente supone que nuestra reacción y respuesta configure a la propia obra que de este modo está en constante transformación.

En este futuro-presente en el que vivimos, se hace irresistible y enriquecedor entrar a jugar con un arte diluido que produce conocimiento, que puede desdibujarnos ciertos esquemas establecidos y nos sorprende con nuevas formas de belleza.

La visita requiere tiempo y curiosidad para disfrutar y no dejar ningún espacio sin recorrer. Un proyecto imprescindibles es Reactable: ganador este año de uno de los Golden Nica del Ars Electrónica, es en rigor un instrumento musical cuyos elementos modulares pueden interactuar con temas y ritmos diversos. No debe pasarse por alto la desconcertante máquina de escribir de Christa Sommerer y Laurent Mignonneau ni la propuesta de una segunda vida para el pabellón de Europa de la Expo 92 que formula Hackitectura. Este colectivo ha diseñado una invasión virtual de tal recinto que se convertirá en una intervención en el espacio real a mediados de octubre, con lo que apuntan a su ocupación definitiva como media-lab, abierto a todos los que experimenten con estas tecnologías. Otro grupo de autores diversas procedencias han realizado el complejo proyecto Alana, que recoge elementos de la cultura andaluza desde Maimónides a García Lorca.

Otro interesante trabajo, también relacionado con Andalucía, es el de Lillian Ball, Go Doñana: presenta los diversos grupos de interés que rodean el parque (campesinos, ecologistas, ganaderos, inmobiliarios…) e invita al espectador a ocupar el territorio tomando partido entre ellos. Este aspecto crítico está presente en diversos trabajos: en los del mexicano Lozano Hemmer, que reflejan el perfil del espectador entre palabras y bustos parlantes televisivos, sugiriendo que unas y otros canalizan nuestra experiencia, y el que firma el suizo Marc Lee, que asimila los noticiarios de actualidad a la labor del discjockey: el prurito de ser el primero en dar la noticia puede alimentar la desinformación.

Todos estos particulares los advertirá el espectador si no se limita a mirar. La muestra pide intervenir. A diferencia del museo tradicional, aquí no está prohibido tocar, al contrario: hay que hacerlo.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: