Noticias de Arquitectura


César Portela, arquitectura en sueños
octubre 4, 2008, 3:57 pm
Filed under: Arquitectura Española | Etiquetas:

Sostiene César Portela que, a la hora de proyectar, prefiere soñar la arquitectura mejor que imaginarla. Su obra ocupa con naturalidad la orilla del Atlántico y sus rías y adquiere plenitud cerca del agua. El deseo de aprender forjó su educación intelectual y le llevó de Pontevedra a las escuelas de Barcelona y Madrid, para estudiar con maestros como Javier Sáenz de Oíza y Alejandro de la Sota. En 1999 recibió el premio Nacional d Arquitectura. Los cubos del Cementerio de Finisterre son su obra cumbre.

César Portela, arquitectura en sueñosHay en César Portela dos actitudes ante la obra de arquitectura. Una, inconsciente, ensimismada, sentida y visual. La otra, intelectual y objetiva. La primera es brumosa, evocadora y poética, y pertenece al territorio de la memoria, de la materia masiva y del mar. La segunda viene de la tierra, aporta la función y la tipología, y se vale de elementos arquitectónicos de formas esbeltas, montados en ligeros armazones que se pierden en el aire de los espacios. A veces ambas conductas coinciden, y, cuando lo hacen, las tradiciones de Galicia y la luz de Andalucía o del levante peninsular se unen en la obra del arquitecto gallego para generar tipos nuevos y universales.

Mercedez Peláez López repasa la trayectoria del eminente arquitecto, extrayendo de ella las claves de su éxito y trazando un recorrido a través de sus creaciones más paradigmáticas, mientras Elena Pita profundiza en su personalidad en una entrevista exclusiva para Descubrir el Arte. Portela sostiene que, a la hora del proyecto, prefiere soñar la arquitectura mejor que imaginarla. En sus perspectivas de arquitectura, contemplar el vacío teñido de ocres y tierras conduce al que mira a rememorar las figuras guardadas en el recuerdo, que son, en sus cuadros, los arquetipos con que juegan los sueños: Los cubos del Cementerio de Finisterre son paradigma metafísico del autor, y, acaso, su obra cumbre. Ideados para mostrar su dorso, rinden homenaje a la mirada y a las espaldas humanas pintadas por Caspar David Friedrich. Recuerdan a su autor “contenedores de un barco arrojados del mar”, un escenario dormido en la muerte con el atractivo que persiguen arqueólogos y descubridores.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: