Noticias de Arquitectura


"Lo que llevamos a la Bienal es cínico"
septiembre 15, 2008, 4:00 pm
Filed under: Arquitectura Latinoamericana, bienal venecia

“Este es un régimen antiurbano. Es un régimen que odia a las ciudades. Chávez es una persona que defiende el conuco”

El arquitecto y ensayista Marco Negrón es contundente. Según él, el Pabellón Venezuela construye una esperanza, instalado desde ayer en la XI Bienal de Arquitectura de Venecia, sólo responde a los intereses propagandísticos del régimen que encabeza el mandatario nacional, Hugo Chávez Frías.

Un pabellón, ubicado en el parque de los Giardini della Biennale, que ostenta como principal bandera arquitectónica los módulos de la misión Barrio Adentro.

-Juan Pedro Posani, director del Museo de Arquitectura, ha dicho que el Pabellón muestra una “arquitectura responsable, contra el espectáculo, y de provocación (…) que apoya la gran inversión en infraestructura (deporte, cultura, educación, salud y medios de transporte, entre otras áreas), que incide en la calidad de vida de los venezolanos”.

El planteamiento que se está llevando a Venecia se hizo con mucha sangre fría. Ellos son personas inteligentes. Están armando un paquete para vendérselo a los europeos que están descubriendo el nuevo mundo en América. Es una acción propagandística del régimen. Ese argumento de que es una arquitectura provocadora no es así. En mi opinión, se trata de una arquitectura cínica y fraudulenta. Lo que hay es un intento de ocultar 10 años de desastre en el país”, afirma Marco Negrón.

-Posani dijo también que se está presentando una arquitectura modesta, pues Venezuela no cuenta con los recursos para tener edificaciones espectaculares como las que expuso Pekín en los pasados Juegos Olímpicos…

-Pero remodelaron un montón de estadios de fútbol para la Copa América. No se trata de espectacularidad. De hecho, la espectacularidad no está en el costo de las construcciones. Un ejemplo es la gestión de solamente cuatro años que ha tenido el alcalde de Medellín, Sergio Fajardo. Aparte de lograr la reducción de la delincuencia y bajar los asesinatos en la localidad, ha realizado obras espectaculares y de primera calidad, lo que no quiere decir que sean caras. Fajardo construyó bibliotecas-parque en los barrios más pobres de Medellín. Bibliotecas que fueron realizadas por los mejores arquitectos a través de concursos, actividades que no se hacen en Venezuela desde hace mucho tiempo. Son edificaciones que están conectadas por metrocable y hacen que la gente que no vive en los barrios suba, porque le interesa lo que allí se está haciendo. Eso genera una integración social. Cuando comparas la gestión de Fajardo contra los diez años de revolución, no nos queda más remedio que indignarnos.

-Pero justamente, en la Bienal se están mostrando las construcciones realizadas por este Gobierno, que según el director del Musarq han influido en la calidad de vida del venezolano. Ahí están Barrio Adentro, la Villa del Cine, el Cardiológico Infantil, el Centro Latinoamericano de Acción Social por la Música, el ferrocarril, el Metro y el Aeropuerto Simón Bolívar…

-Para serte sincero me parece una actitud hipócrita e incluso cínica. Primero, la mayoría de los núcleos de Barrio Adentro están cerrados o nunca se abrieron. Luego, desde el punto de vista arquitectónico no son ninguna referencia. Esto es de alguna manera el pulso de cómo concibe este Gobierno al pueblo, que tiene que ser atendido en hospitales infames y de pésima calidad. Este es el balance que tenemos que hacer para entender que la calidad de vida se descifra por las ciudades. Nadie pone en discusión que el Cardiológico Infantil y la Villa del Cine sean buenos edificios. Pero, por ejemplo, por qué no se llevó el ambulatorio que construyó la Alcaldía de Baruta en Las Minas, que presenta la más alta calidad arquitectónica; o lo que hizo la Alcaldía de Chacao con la escuela Juan de Dios Guanche; o con las aceras de la avenida Francisco de Miranda; o el gimnasio vertical de Chacao. La respuesta es sencilla: ellos lo que quieren es mostrar una revolución que no existe.

-Pero el director del Musarq asegura que esos edificios han influido en la calidad de vida del venezolano…

-A mí no me vas a vender la calidad de vida con la Villa del Cine o con los estadios que hicieron para la Copa América, que de paso fueron un robo. ¿Quién va a la Villa? ¿Cuántos niños atiende el Cardiológico? ¿Por qué esas cifras no se dicen? Cómo hablan de calidad de vida si esta ciudad no había estado peor en materia de basura como ahora.

-¿Es decir que no está de acuerdo con lo que se está presentando desde ayer en la XI Bienal?

-Creo que hay cosas arquitectónicamente válidas. Se debe reconocer. Lo que pasa es que no puedes venderlo con ese argumento de que llevan la revolución de la arquitectura venezolana, sobre todo por ese término que quieren usar de provocación, por llamarse revolucionarios. Lo que se lleva a Venecia es cínico. Quieren enmascarar un desastre de gestión en materia urbanística y arquitectónica. Enmascararlo en una supuesta visión revolucionaria de lo que debe ser la arquitectura. Es un fraude. Es tratar de vender gato por liebre. La propuesta me imagino que en Venecia y en los sectores de izquierda ingenuos europeos puede generar cierto impacto, pero eso no va a cambiar para nada nuestra realidad. Vamos a seguir con este desastre.

-¿Por qué el Estado está en contra de la arquitectura iconográfica? Tomando en cuenta que en Bilbao redefinieron espacios que estaban perdidos gracias al museo de Guggenheim, que salvó un puerto; o la ciudad de la ciencia en Valencia, que salvó un río baldío. Acaso, ¿aquí se terminó con el Teatro Teresa Carreño?

-Sí, con eso no hay duda. Fíjate, Bilbao es más que el Museo de Guggenheim, pero esa institución se convirtió en el detonante del renacimiento de Bilbao. Sobre todo por el impacto en la economía y en el turismo. Esa llamada arquitectura de firma o de autor puede tener muchos efectos positivos, además de subirles la autoestima a los habitantes del lugar. ¿Por qué crees que el Gobierno tiene copado el Teresa Carreño con actos políticos? Simplemente es un lugar demasiado bueno. Allí está la prueba, ellos son los que lo tienen invadido. Allí sí se ve cómo una obra influye en la calidad de vida del venezolano.

-¿Cuál sería el ejemplo de la arquitectura de la llamada V República?

-Barrio Adentro. Ese es el emblema de la revolución.

-La Galería de Arte Nacional es un complejo arquitectónico que no termina de definirse. Y ahora tendrá un centro de buhoneros al lado…

-La GAN no es un proyecto de esta república. Tiene más de 20 años de retraso. Estuvo paralizado y ellos lo que están haciendo es terminándola. Además de estar al lado de un mercado de buhoneros, este proyecto se planteó junto al Paseo Vargas.

-¿El Paseo Vargas fue un buen ejemplo de lo que pudo ser y no fue?

-Es un problema complicado. Fue una buena iniciativa, pero creo que a mi juicio, fue parcialmente fallida. Lo primero que hay que reconocer es que se demostró que no hay que hacer autopistas en la ciudad. Pero lamentablemente como espacio urbano está perdido. El Paseo Vargas se debería recuperar. Aunque su autor Carlos Gómez le indigne que se diga, probablemente se tenga que rediseñar. Este tipo de lugares lo ha hecho Baruta con la plaza Alfredo Sadel y Chacao con sus aceras.

-¿Qué proyectos urbanísticos se pueden desarrollar en La Carlota?

-Necesariamente tiene que ser reservada como espacio público, como parque. La Carlota tiene un poco más de 100 hectáreas, no construidas en el centro de la ciudad. Eso es irrepetible. ¡Hay que protegerlas! Aunque la sigan ocupando los militares. En Caracas todavía se puede construir. E incluso, Fuerte Tiuna tiene cinco mil hectáreas. Caracas actualmente tiene menos de un metro cuadrado de verde por habitante. Los índices internacionales más conservadores hablan de 10 metro cuadrados por persona. Si destinaras la mitad del Fuerte Tiuna tendrías 7 metros cuadrados por habitante.

-¿Podría hacer, entonces, un análisis de la gestión urbanística del Gobierno revolucionario?

-Es una opinión crítica, sobre todo por la cantidad de recursos que han tenido. Mira el estado de las ciudades. Tengo una especulación muy general. Este es un régimen antiurbano. Es un régimen que odia a las ciudades. Creo que tiene que ver con la personalidad del propio Chávez. Una persona que defiende el conuco como la forma más idónea de producción, no puede ser una persona que entienda la ciudad y la respete. Además, las ciudades son muy peligrosas. Allí se congrega demasiada gente que confronta, discute, tiene opiniones distintas y le gusta que se le respete. La ciudad es absolutamente contradictoria con los regímenes autoritarios. Aunque no puedo generalizar con la gente que conforma el Gobierno.

Dubraska Falcón
EL UNIVERSAL

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: