Noticias de Arquitectura


La Expo predice su futuro
agosto 3, 2008, 5:49 pm
Filed under: Arquitectura Española

A. Z. 07/06/2008

El proyecto urbanístico se enfocó desde su inicio hacia la reutilización de la mayor parte de los edificios. La recuperación de la orilla izquierda del Ebro sobre Zaragoza es la gran sorpresa, más allá de los fuegos de artificio.

Para explicar la Expo de Zaragoza 2008 desde el punto de vista arquitectónico o urbanístico hace falta poner la vista tanto en el presente como en el futuro. Las lecciones de otras ferias internacionales, como la de Sevilla en 1992 -que quedó como una isla, con edificios muy separados unos de otros que poco han favorecido su reconversión- o incluso proyectos como el Fòrum de Barcelona -plazas secas y extensas donde no había donde resguardarse del sol-, así como las realizadas en otros países, con sus errores y aciertos, sirvieron de punto inicial para la reflexión sobre el sentido de la construcción de edificios singulares en un recinto y la relación o utilización posterior que puedan tener éstos con el desarrollo de la ciudad. Por eso, quizá, más importante que la Expo, será la pos Expo, que ha sido cuidadosamente planificada.

La Expo de Zaragoza, que se inaugura el próximo sábado, ofrecerá a los visitantes un recinto ferial bastante abarcable a pie, con accesos casi directos con la nueva estación del AVE a través del Puente del Tercer Milenio, de Juan José Arenas, para tránsito rodado, y el Pabellón Puente, peatonal, de Zaha Hadid, además de un servicio continuo de telecabina. Situada en “el meandro de Ranillas” y rodeado por el cauce del Ebro, el recinto de la Expo tiene 25 hectáreas de superficie, además de las 120 del Parque Metropolitano del Agua situado a continuación, al norte de la Ronda del Rabal.

Los principales edificios construidos son los ocho pabellones donde se ubicarán los participantes oficiales (106 países, comunidades autónomas y empresas), con dos plantas y conectados por una cubierta ajardinada, de César Azcárate y Raimundo Bambó, de ACXT; la Torre del Agua, de Enrique de Teresa; el Pabellón de España, de Francisco Patxi Mangado; el de Aragón, de Daniel Olano y Alberto Mendo; el Palacio de Congresos de Aragón, de Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano, y el Acuario Fluvial, de Álvaro Planchuelo.

El lema es Agua y desarrollo sostenible, un asunto que desde que se dio el visto bueno a la realización de este evento, en 2004 ha ido cobrando cada vez mayor interés e importancia en el debate social. En Zaragoza el agua será la gran protagonista. Se verá, se tocará y se discutirá. Está integrada además en las estructuras y las exposiciones de varios de los edificios y en las zonas de paso entre los pabellones. Distintos toldos y cubiertas darán sombra al paseo ribereño (Batlle i Roig han diseñado un umbrario de alegres círculos de colores para las plazas temáticas), mientras láminas de agua a lo largo del recorrido generarán un microclima para paliar el calor del verano.

El Pabellón de España, quizá el más complejo y logrado de todo el recinto, realizado por el arquitecto Patxi Mangado en colaboración con el Centro Nacional de Energías Renovables (Cener), ha sido construido con materiales respetuosos con el medio ambiente. En el exterior han creado un bosque de altos pilares formado por columnas recubiertas de barro cocido que absorben agua a través de la base y crearán un microclima para resguardarse del calor. La exposición al interior de los volúmenes de vidrio desarrolla ideas en torno a Ciencia y creatividad, y en la planta superior estará uno de los dos restaurantes de alta gama del recinto. El otro está en la magnífica terraza del Acuario Fluvial, con una cascada que cae desde lo alto, y que recicla el agua sobrante de los acuarios que alberga el edificio. En los laterales, otras cortinas de agua contribuyen a climatizar el interior. El acuario, el más grande de agua dulce de Europa, propone un recorrido de unos 8.000 metros por cinco de los grandes ríos del mundo. El edificio evoca en su exterior los perfiles de un glaciar y los colores o texturas de la tierra y la piedra. “El lenguaje general del edificio es el que integra arquitectura y naturaleza”, explica Panchuelo, que ha trabajado con la firma especializada Coutant Aquariums.

La Torre del Agua tiene 76 metros de altura y es como el faro de la Expo, y no sólo porque de noche tendrá un sistema de iluminación que cambiará de color con las horas. Sobre una planta zócalo, de unos 13 metros de alto, se desarrolla una estructura vacía con recorrido a través de dos pasarelas en espiral que permiten observar hacia abajo -una vista no apta para los que sufren de vértigo- la escultura Splash (de Pere Gifré), que simula una gran gota de agua que salpica al caer. “Este pabellón ha sido concebido como un espacio expositivo en altura”, dice su arquitecto, Enrique de Teresa. “Se trata de sacarle partido a esa dimensión y potenciar el recorrido de doble rampa, que no sólo te lleva a percibir el espacio interior sino que es a la vez un mirador espléndido sobre la ciudad”. La idea es que en la etapa pos Expo pase a ser un centro de cultura y arte contemporáneo, pese a la dificultad de exponer en un espacio tan imponente. “La Tate Modern tiene la Sala de Turbinas que se ha convertido en un sitio emblemático. El de Zaragoza podría lograr algo similar”.

Los zaragozanos Olano y Mendo proponen un edificio en forma de “cesta” para el Pabellón de Aragón, construido sobre tres pilares a siete metros del suelo. Sólo dos de sus plantas estarán abiertas a una exposición sobre la diversidad de los paisajes de la región. En la terraza superior habrá, durante la Expo, unos frutos hinchables iluminados. En la pos Expo será sede de algunas dependencias del Gobierno de Aragón.

El Palacio de Congresos de Aragón, de Nieto y Sobejano, también tiene un claro porvenir. Su perfil quebrado en ángulos ascendentes y descendentes alberga un auditorio para 1.500 espectadores y salas de exposiciones. De noche la iluminación los convertirá en bloques de luz sólida.

En el frente fluvial se despliegan seis pabellones temáticos en una superficie de mil metros cuadrados. En gran parte se trata de construcciones efímeras de uso científico-recreativo en torno al agua. Los arquitectos Batlle y Roig han realizado el diseño de estas plazas. “Siempre hay demasiadas cosas en las expos, la zona se leerá mejor cuando ésta acabe”, piensa Enric Batlle. Unas suaves escaleras que bajan hasta el agua y un banco de 700 metros frente al río se convertirán seguramente en uno de los mejores paseos para los zaragozanos, que podrán ampliar hasta el inmenso Parque Metropolitano del Agua, diseñado por los arquitectos Alda y Jover y la paisajista francesa Christine Dalnoky. Contará con zonas recreativas, un centro termal, un pabellón de celebraciones, un centro ecuestre, hoteles, campos de golf, embarcadero y zona de playas.

Pero si hay un elemento concebido para convertirse en emblema de esta renovación de la ribera izquierda del Ebro, ése es el pabellón-puente de la iraquí Zaha Hadid. A dos semanas de la inauguración su construcción iba bastante retrasada, pero ya lucía su perfil de gran pez mitológico, más que del delicado gladiolo que describe su autora. Sin duda se convertirá en elemento de debate. Entre otras cosas, porque la propia idea inicial de ser un puente cubierto alberga ya la limitación de disfrutar abiertamente del paisaje. Los ventanales ofrecen una visión limitada del entorno. “Es una estructura encapsulada por su naturaleza híbrida de pabellón-puente, pero no se puede decir que esté cerrada al paisaje sino todo lo contrario”, contesta Manuela Gatto, arquitecta del estudio de Hadid, a cargo de este proyecto. “La piel de la estructura está hecha de capas que protegen de la lluvia y el viento, pero hay también balcones hacia el río y la ribera desde donde se contemplan unas vistas preciosas. Los pilotes centrales están muy integrados con los ejes del río, lo que proporciona una conexión perfectamente integrada de los niveles inferiores del puente con las orillas y el recinto de la Expo”.

El proyecto de reestructuración pos Expo ha sido encargado a los estudios Lamela y Master de Ingeniería y Arquitectura. Las zonas que se transformarán serán las de los pabellones de Ronda, Ebro y el edificio de las comunidades autónomas. Se prevé convertir los pabellones en un parque empresarial de 175.000 metros cuadrados, del que desaparecerán algunas infraestructuras como rampas y pasarelas, y se incluirá una amplia calle central. “La operación de mayor trascendencia de la Expo será la que se dé cuando se cierren las puertas”, dice Carlos Lamela. “Su importancia se verá veinte, treinta o cuarenta años después. Todo se ha hecho de manera algo inusual en este país: con previsión”. De acuerdo con la filosofía de respeto medioambiental, muchos de los edificios han sido concebidos de acuerdo con una arquitectura sostenible. “Las cubiertas de los pabellones genéricos son captadoras de energía solar y el resto de las estructuras responden a una arquitectura tranquila y tradicional, económica y racional”, concluye Lamela.

En el Pabellón de España una exposición titulada ZaragozaKioto, con trabajos de diez despachos de arquitectos y urbanistas que practican la sostenibilidad, recuerda que muchos de los signatarios del Acuerdo de Kioto, entre ellos España, los siguen incumpliendo. “La sostenibilidad es el gran desafío de nuestra generación”, dice el organizador de esta muestra, Luis Fernández Galiano. “Un planeta sostenible requiere pensar de nuevo la arquitectura y el urbanismo. Vivir de otra manera”. Todavía queda mucho por hacer. O rehacer. –

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: