Noticias de Arquitectura


Nobel para Nouvel
abril 10, 2008, 12:37 pm
Filed under: La nación, Nouvel, Pritzker

Este año se suma al club del Premio Pritzkerel arquitecto francés Jean Nouvel, autor del Instituto del Mundo Arabe de París y del futuro Museo Louvre de Abu Dhabi, entre otros edificios realizados con materiales efímeros que se proponen como espejimos urbanos
Miércoles 9 de abril de 2008 | Publicado en la Edición impresa

PARIS.- El jurado que concede este galardón, considerado como el Nobel de la Arquitectura, ha valorado “su valiente búsqueda de nuevas ideas y su desafío a las normas establecidas para ampliar las fronteras. A lo largo de 30 años, Nouvel ha llevado el discurso y la praxis arquitectónicos a nuevos límites”. Concluye el fallo que para el arquitecto premiado “no hay, a priori, estilo, sino más bien contexto, entendido en su más amplio sentido, para incluir cultura, localización, programa y cliente, todo lo cual lo empuja a desarrollar una estrategia para cada proyecto”.

Jean Nouvel, que recibirá el galardón el 2 de junio próximo, en una ceremonia en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, confiesa: “La noticia me produce una gran alegría porque entro en un club de amigos, entre quienes hay muchos que admiro y respeto”. Pero al mismo tiempo el arquitecto declara: “Un premio de este tipo te obliga a asumir una cierta responsabilidad internacional”.

-¿Sirven para algo los premios?

-Sirven para ganar más, tener más contratos. Al mismo tiempo, también te condena a ser más exigente contigo mismo. Eres más libre, quizá, pero también estás obligado a ir más allá.

-Entre los veintinueve galardonados con el premio Pritzker hay trece europeos. ¿Sigue siendo la vieja Europa una gran potencia en el terreno de la creación arquitectónica, o es que el resto del mundo está mal representado?

-Esa relación no es sorprendente. Europa sigue estando en el corazón de la creación arquitectónica universal. Antes que nada, Europa también es un mosaico de lenguas, de culturas, un foco de civilización, cuyas raíces se pierden en Atenas, Jerusalén, Roma, donde hubo inmensos constructores y arquitectos. No podemos olvidar a Grecia. No podemos olvidar el Mediterráneo. No podemos olvidar el tejido urbano europeo, fruto de siglos de cultura y civilización. Esa herencia fabulosa sigue estando presente en nuestras vidas. Nuestras ciudades, nuestro tejido urbano, nos ofrecen unas raíces, una historia. Y están en el germen de nuestro futuro.

-Al mismo tiempo, la vieja Europa sigue envejeciendo, crece menos que Estados Unidos, China, India o Brasil, desde hace muchos años. Europa también está en crisis.

-¡Claro que estamos en crisis…! Pero, al mismo tiempo, nuestros problemas urbanos y las soluciones que seamos capaces de aportar también ofrecen respuestas a los problemas de otras culturas y civilizaciones. En Africa, en Asia, no siempre existe la experiencia histórica de Europa en materia urbanística. Nuestros infiernos también hablan de los problemas que deben afrontar otras culturas.

-¿Qué aprendió de sus trabajos en Madrid y Barcelona?

-¡Mucho…! Siempre intento aprender algo, siempre estoy a la escucha de los genios del lugar. En Madrid busqué los ecos de la ciudad, su historia, para la mole inmensa del edificio en el que debía trabajar. Y esa búsqueda me ayudó a escuchar otras voces que vienen de la historia y están bien presentes en la vida de Madrid. En Barcelona, recordé la verticalidad de las esculturas en piedra de Montserrat, la obra de Gaudí, y me asaltó inmediatamente el sueño, la profecía de una torre con ecos mediterráneos que dialogase con esa tradición catalana.

-¿Comprende la rivalidad entre Madrid y Barcelona?

-No estoy seguro. Creo percibir que se trata de espacios e historias muy distintas, que algo pueden tener en común.

-Usted ha construido mucho en París, que también es su ciudad natal. ¿Son comparables las metamorfosis que hoy está sufriendo París con la metamorfosis consumada durante el siglo XIX, que culmina con los grandes proyectos realizados por Haussmann?

-Creo que no. El París de nuestro tiempo está viviendo una gigantesca explosión. Y a nosotros, los arquitectos, los políticos, los ciudadanos, nos toca dar cohesión, vitalidad, a una ciudad nueva. Una ciudad también es una sucesión de capas geológicas. Haussmann, en definitiva, se limitó a organizar y hacer más racional una ciudad que ya existía, ofreciendo nuevas vías de comunicación, creando barrios que también obedecían a razones económicas, políticas, incluso policiales. A nosotros nos toca afrontar una metamorfosis mucho más profunda, necesitada de coherencia, necesitada de una nueva racionalidad, necesitada de reequilibrio entre los espacios donde se trabaja, se habita, se ama, se sufre, se vive de distinta manera.

-El París de ayer todavía nos hace soñar. ¿Nos hará soñar el París suburbano de grandes torres que comienza a emerger, de manera inquietante, entre nudos ferroviarios y autopistas?

-Deberíamos ser capaces de crear una nueva ciudad que nos haga soñar. Tenemos que afrontar inmensos problemas.

-En París, los ciudadanos siguen prefiriendo los apartamentos de la gran época haussmaniana, mucho más caros y “vivibles” que los apartamentos modernos, construidos en grandes torres, frente al Sena.

-Quizás. A nosotros nos corresponde hacer más habitables las nuevas construcciones, ofreciendo nuevas soluciones, lugares más atractivos para vivir.

-El barón Haussman podía construir por decreto policial. Hoy es imprescindible construir contando con equilibrios políticos mucho más complejos.

-Equilibrios que pueden llegar a ser paralizantes. Siempre he sido partidario del diálogo entre ciudadanos, políticos, urbanistas y arquitectos. Pero en algunas grandes ciudades, como ha ocurrido en París, en algunas ocasiones un minúsculo comité de barrio, con intereses liliputienses, puede paralizar grandes obras que muchos consideraban y consideran indispensables.

-¿Existen todavía el espíritu de la tierra, los genios del lugar, en unos territorios donde sólo crecen torres y rascacielos de cemento, acero, vidrio y otros materiales contemporáneos?

-Siempre he creído en las identidades locales. El arquitecto está obligado a contar con ellas para echar muy hondos los cimientos de sus edificios.

-Cuando usted construye en Manhattan, ¿es un arquitecto francés que construye en Estados Unidos, o un arquitecto apátrida que construye en un espacio cosmopolita?

-En Manhattan, los genios del lugar hablan de esa verticalidad fabulosa. Hay una música, un espíritu, una lógica de la verticalidad en Manhattan. Y cada arquitecto que llega debe aportar su grano de arena, su manera de hacer en aquel bosque de torres verticales.

-Durante siglos, el arquitecto estuvo consagrado a glorificar el poder político. Véase, en París, el Louvre, la perspectiva de los Campos Elíseos o el Arco de Triunfo. ¿A la gloria de quién construye el arquitecto de nuestro tiempo?

-Construir cuesta mucho dinero. Las obras públicas son indisociables del poder político. El príncipe, el rey, el político de otro tiempo, tenían poderes excepcionales. En nuestro tiempo, el político también intenta influir y quizás influya en las obras públicas. El arquitecto, por su parte, debe intentar traducir el espíritu de una época a través de los materiales de su época. En nuestro tiempo no todo es oficial ni “político” en el sentido más diminuto del término. El arquitecto dialoga a cada instante con una realidad múltiple, compleja, a la que él intenta aportar un sentido.

-¿Existe un estilo Jean Nouvel?

-¿Un estilo…? Quizá, si se trata de ser fiel a unas ideas básicas, adaptadas de distinta manera en distintos lugares. Lo que yo intento, desde siempre, es hacer visibles, dialogando, distintas realidades del pasado, la historia, el presente y el futuro, dando nueva vida a distintos espacios. Quizá mi obsesión primera sea ser fiel al espíritu de mi época, utilizando materiales tal vez más efímeros que los utilizados en otras épocas, como la piedra, intentando revelar y buscar y dialogar con los espíritus y los genios del lugar.

Por Juan Pedro Quiñonero
ABC

Fotos: E Imagenes TNYT y Gentileza Atelier Jean Nouvel

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: