Noticias de Arquitectura


Diez iconos de la arquitectura de los cinco continentes
abril 8, 2008, 10:01 pm
Filed under: Ensayo

Autores locales que emigran a través de sus obras y edificaciones construidas con materiales foráneos conforman las urbes del planeta

Marta Molina / MADRID (07-04-2008)

La arquitectura inmóvil se mueve mucho. Las obras viajan a través de sus autores, colonizando el planeta con una malla de formas e ideas que desdibuja las fronteras. Es una suerte de conversación cosmopolita y errante que desbarata chiclés y construye un paisaje global. El de los últimos 20 años.

Ese periodo de tiempo retrata la globalización en el terreno de la arquitectura, la estampa universal de las últimas dos décadas. Una horquilla temporal de la que el arquitecto y catedrático Luis Fernández-Galiano ha seleccionado 33 grandes obras levantadas entre 1990 y 2007 y las ha llevada al papel en un libro editado por la Fundación BBVA. En Atlas de Arquitectura Global Circa 2000, Fernández-Galiano se propone mostrar ‘la cartografía arquitectónica de las civilizaciones contemporáneas’. Modernas, pero tradicionales. El autor rechaza la oposición entre ambos términos, ya que su intención es subrayar cómo los autores contemporáneos beben de lo nuevo y de lo viejo por igual.

Este repertorio arquitectónico imita la idiosincrasia del mundo de hoy a través de sus edificaciones más representativas. Obras de autores que exportan proyectos y de países que los compran, de despachos multinacionales y de materiales con mensajes que recorren cientos de miles de kilómetros hasta llegar a destino. Y, a un tiempo, de aquellos que trabajan en solitario, de los que se quedan en casa y cuentan lo de aquí y de quienes importan herramientas para trabajar lo local. Una postal arquitectónica viva, por lo contemporáneo.

‘Un estado de la cuestión y un estado del planeta’, define Fernández-Galiano. El arquitecto y catedrático de la Universidad Politécnica de Madrid se ha prestado a comentar para CincoDías diez obras arquitectónicas clave hoy. Desde su punto de vista, las diez que mejor representan los valores de la arquitectura contemporánea. De la que España, dice, ejerce de fantástico laboratorio al vivir una eclosión de proyectos de todas las regiones del globo. Es el caso de Jean Nouvel, recientemente galardonado con el Premio Pritzker, con la Torre Agbar. Éste es ese top ten global:

1. Biblioteca pública de Seattle (EE UU). Arquitectura de vanguardia. El diseño de la biblioteca se proponía cuestionar la visión tradicional de este tipo de edificios, justo cuando Seattle ponía en marcha un gran plan municipal de bibliotecas, en 1998. El edificio -según lo concibieron Kolhaas y Price-Ramus- condensa, distribuye e interpreta la información en todos sus formatos. ‘En una época en la que se puede acceder a la información desde cualquier lugar’, explica Fernández-Galiano, ‘Kolhaas propone una institución innovadora en la que interactúan todos los medios’.

2. Centro cultural Jean Marie Tjibao (Nueva Caledonia). Exponente de la arquitectura vernácula en dimensión monumental. ‘Titánica’, califica Fernández-Galiano. Renzo Piano, suscritor del Centre Pompidou en París, se devanó los sesos para conseguir expresar la tradición de este archipiélago francés localizado en el Pacífico con un lenguaje moderno. ‘Eso significaba poner la tecnología y métodos europeos al servicio de las tradiciones de los canacos’, rescata Fernández-Galiano.

3. Museo de arte contemporáneo de Niterói (Brasil). Emblemático, por ubicación y autoría. El centro confirió identidad a Niterói, una ciudad dormitorio a cinco kilómetros de Río de Janeiro. Oscar Niemeyer, autor del proyecto, es el arquitecto en activo de mayor edad. A sus 100 años, el creador de la ciudad de Brasilia es también el único comunista confeso entre el colectivo de arquitectos y la primera persona citada por Fidel Castro en su renuncia al poder. Como en el resto de sus obras, ‘Niemeyer presenta en la estructura del centro una metáfora del cuerpo de la mujer brasileña’, revela Fernández-Galiano.

4. Torres Petronas (Malasia). Con sus 452 metros de altura, las Petronas fueron recientemente destronadas como edificio más alto del mundo. Por partida doble, este hito de la arquitectura urbana fue superada por la torre Taipei 101 (509 metros) en 2004. A su vez, ésta dejará el trono cuando termine de construirse el Burj Dubai (604 metros), aún en obras. El veterano arquitecto argentino César Pelli quiso que las gemelas se levantaran a un tiempo para comunicar el potencial económico de Kuala Lumpur y su apegado carácter a la tradición.

5. Hotel Explora (Chile). Al extremo más meridional del planeta, entre el macizo de la cordillera de Los Andes y la Patagonia chilena se eleva este majestuoso hotel de la cadena Explora. Con vistas al glaciar de Grey, se confirma como una conexión cuasi perfecta entre arquitectura y naturaleza. Para Fernández-Galiano, ‘éste es uno de los mejores ejemplos de desarrollo económico sostenido’.

6. Biblioteca de Alejandría (Egipto). Levantada sobre sus cenizas, como un dinamizador de la economía local, la Biblioteca de Alejandría fue erigida con un claro propósito: recuperar el esplendoroso pasado cultural de esta megalópolis. Con más de cuatro millones de libros, la biblioteca comprende, además de una ingente sala de lectura, planetario, museo de la ciencia, auditorio y otras instalaciones. De forma orbicular, ‘el edificio dialoga con el entorno portuario situado a sus pies’, remite Fernández-Galiano. El conjunto es obra del colectivo de arquitectos escandinavos Snohetta.

7. Estadio olímpico de Pekín. Quizá 2008 sea el año clave de Pekín en esta primera mitad del siglo XXI. A pocos meses de albergar unos Juegos Olímpicos y cuestionado por todos acerca de sus capacidades, el gigante comunista contesta las críticas de la comunidad internacional con una programación de infraestructuras colosal. El Estadio Nacional de Pekín, con capacidad para 80.000 espectadores, imita un nido de ave, en estructura de acero. De la misma manera que los pájaros rellenan los espacios entre las ramas, los huecos del entramado se cubren con una membrana transparente. El foro estrella de los próximos Juegos es obra del archiconocido despacho suizo Herzog & Meuron.

8. Parlamento de Escocia. La obra tiene algo de simbólico, algo de trágico y algo de polémico. El Parlamento es icono de la recuperación de la autonomía política de Escocia. El arquitecto que lo diseñó, Enric Miralles, murió prematuramente a los 45 años sin terminarlo, de lo que se encargó su esposa, la arquitecta Benedetta Tagliabue. El edificio abrió sus puertas en 2004, tres años después de lo programado y con un coste que superaba en 11 veces el presupuesto inicial de 40 millones de euros. Una comisión de investigación concluyó que el retraso obedecía a marañas burocráticas. Las que justo, el proyecto de Miralles, buscaba visualizar. Al idearlo como una caja transparente, su intención es mostrar al detalle cómo operan los mecanismos de la representación política, en los 35.000 metros cuadrados sobre los que se erige.

9. Nuestra Señora de los Ángeles (California). ‘Ofrecer un gran templo en Los Ángeles al elevado número de católicos de la ciudad era una de las principales aspiraciones del cardenal Roger Mahony cuando encargó una catedral para la mayor archidiócesis de Estados Unidos’, cuenta Fernández-Galiano. Uno de los elementos más importantes del conjunto, obra del español Rafael Moneo, son las capillas invertidas. Orientadas hacia el deambulatorio, dan la espalda a la nave central, donde se sitúa el altar. La intencionalidad de Moneo fue dotarla de un doble uso: edificio religioso y punto de encuentro para la comunidad latina.

10. Torre Agbar (Barcelona). Entre las seleccionadas, la obra de más actualidad, tras la reciente concesión del Premio Pritzker (el Nobel de arquitectura) a su arquitecto, el francés Jean Nouvel, en marzo. La singularidad de esta torre emerge en el conjunto de la ciudad condal con tal fuerza que consigue colocarla entre las primeras posiciones de los iconos urbanos de Barcelona. En sus 35 plantas y 142 metros, ‘Nouvel ha querido evocar un surtidor de agua de presión constante y estabilizada’, describe Fernández-Galiano. No en vano, el edificio es sede de la compañía Aguas de Barcelona. Su variación cromática, con chapas de hasta 25 colores, la alejan de la sobria estética corporativa.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: