Noticias de Arquitectura


El reto de reconstruir el paisaje
febrero 11, 2008, 4:36 am
Filed under: Arquitectura Mexicana, El Universal

El arquitecto reconoce que su vicio es estudiar el desarrollo de las ciudades y edificios porque ésta es una forma de conservar la memoria de las civilizaciones. Le preocupa que en México no exista una cultura de la preservación, por lo que su meta es revertir el ‘Alzheimer histórico’ en el que vivimos
El reto de reconstruir el paisajeEl reto de reconstruir el paisaje

GUILLERMO CÁRDENAS GUZMÁN
El Universal
Domingo 10 de febrero de 2008

Como habitante del mundo tecnologizado asume que le sería difícil prescindir de la computadora y el organizador personal.

Sin embargo, su herramienta básica sigue siendo un lápiz y un papel: con ellos traza croquis a mano libre de cada uno de sus proyectos y dice ser capaz de identificar a un arquitecto simplemente con verlo plasmar una línea.

Saúl Acántara Onofre tiene 47 años de edad y es especialista en lo que se denomina Arquitectura del Paisaje. Abandonó sus estudios de Ingeniería y Arquitectura en el Instituto Politécnico Nacional para estudiar en la Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco (UAM-A), donde asegura haber encontrado no sólo una orientación más artística y el gusto por leer, sino el impulso para ejercer el que es su vicio: el trabajo.

Al lado de su maestro, el arquitecto Alberto González Pozo, colaboró en la elaboración de unas monografías sobre las iglesias del Centro Histórico de Oaxaca. Más tarde, el arquitecto Salvador Aceves logró interesarlo en un área poco desarrollada en México: el jardín y el paisaje.

Una especialización en restauración de monumentos y centros históricos, en Florencia, lo puso en contacto con los maestros Salvatore di Pasquale, Angelo Calvani, Guido Ferrara y Luigi Zangheri, que le dieron la pasión por la restauración y el jardín.

“La experiencia italiana me dejó tatuado, porque el profesor Aldo Rossi —Premio Pritzker de Arquitectura— me invitó a colaborar en su despacho con proyectos de gran relevancia… ( ). Él tiene un concepto de ciudad muy importante, pues no es sólo sus edificios, sino el conjunto del espacio público.

“De ahí mi pasión por la arquitectura contemporánea, porque ningún edificio puede estar en el desierto ni tampoco en el mar; siempre tiene un contexto y éste es el que hay que trabajar.”

Tengo un vicio, que es estudiar sobre la arquitectura y sobre todo la historia y los cronistas. Una de mis pasiones es leer a (Francisco Javier) Clavijero.

También leo sobre las historias de las ciudades, aspectos de metodología y los nuevos conceptos de arquitectura y restauración. Siento que me falta otro tipo de literatura, pero no tengo tiempo. A (José) Saramago lo tengo pendiente. Es una deuda.

No recuerdo en qué libro que hojeé dice que están acabando con las montañas, están acabando con los ríos; están acabando con todo, pero paisajes aún quedan.

Y lo artístico. Vemos concursos internacionales tan en boga que son ejercicios encerrados en sí mismos, de “dibujismo”.

Ahora los ganan por el mejor dibujo en Autocad o por los grandes renders o visuales en 3D, pero están vacíos en relación con el concepto, el conocimiento del paisaje, el territorio y sobre todo la sociedad que lo ocupa.

Sobre todo escribo en relación con la historia del paisaje del jardín en México. El primer artículo publicado en el Compendio mundial de jardines de la Universidad de Oxford es de mi autoría, junto con Lorenza Tovar y de Teresa.

Mi pasión y recreación es el proyecto, así como viajar. Me interesa conocer lo que se hace en el mundo, en nuestro país, y verlo de manera tangible. Conocer otras culturas y nuevos idiomas como el japonés, pues hablo italiano, estudié francés e inglés.

Sobre todo me gustan las ciudades históricas. Y la arquitectura contemporánea en esos contextos históricos: el verla, observarla, criticarla, entenderla… Por qué frente a la catedral de Viena, Hans Hollein hace un edificio de vidrio que crea escuela. La Fundación Cartier de Jean Nouvel en París; Washington, este gran proyecto de Thompson, esos grandes ejes con perspectivas enormes… Roma también es una pasión extraordinaria, pasear por las calles del Trastevere, del Aventino… es una delicia conocer todos estos sitios y compararlos con nuestra ciudad.

Tengo una investigación interesante que quiero proponer a mi tutora de tesis, Pilar Tonda, que es una melómana (yo soy un mero aficionado) acerca de la música relacionada con el paisaje y los jardines: (Jean Baptiste) Lully y (Antonio) Vivaldi.

También me llama la atención la música popular. A donde voy trato de conseguirla y veo que hay un hilo conductor, pues los instrumentos tienen mucha relación con el paisaje. La vihuela de Jalisco, por ejemplo, está hecha con madera de ahuehuete.

Desafortunadamente. Pero sigo practicando el croquis. Puedo identificar a un arquitecto cuando lo veo plasmar una línea sobre papel. Ya puedes manipular completamente los ambientes a través de las realidades virtuales, pero la arquitectura jamás cambiaría sin el croquis, sin el sketch, sin las ideas primigenias plasmadas en papel y lápiz.

Basta ver la arquitectura del árbol para entender la importancia del espacio abierto. Y no ver al árbol como un adorno urbano, ya que incide en el mejoramiento ambiental y la calidad de vida de una ciudad.

Esta ciudad habla muy mal de los urbanistas; no se planifica y ahí están los segundos pisos del Periférico y el nuevo distribuidor vial en la calzada Ignacio Zaragoza, como ejemplos. Igualmente los caseríos de Geo y Ara que crecen agrediendo completamente el paisaje sin importar la calidad de vida. Es la especulación del territorio al máximo sin ver lo que va a traer un conglomerado de esta índole. La ciudad ya no es susceptible de desarrollo urbano.

Tutelar el territorio y el paisaje con normas mucho más severas. No legalizar lo ilegal, porque cuando hay un asentamiento irregular a los pocos años se legaliza a través de los planes de desarrollo urbano. Yo no entiendo cómo les dan autorización para construir miles y miles de casas destruyendo todo.

He plantado algunos árboles importantes que tienen que ver con nuestra cultura, nuestras raíces: en Palacio Nacional, la Universidad Autónoma Metropolitana Azcapotzalco, Chapultepec, Culhuacán. También he escrito sobre metodología, la historia y mis proyectos.

Al Alzheimer histórico… a perder la memoria histórica, como lo ha hecho esta ciudad. Es lo peor que puede pasarle al ser humano porque tiende a no ser racional.

Quisiera imaginarme cómo eran los jardines de los antiguos mexicas.

El Nuevo Códice Florentino menciona que eran cuadrantes bardados con varas, que había tanques de agua con peces y aves, y también miradores.

Me interesaría muchísimo hacer una restitución virtual de los jardines de Moctezuma, de Nezahualcóyotl, del señor de Oaxtepec. No hay mejor lugar para recrear el espíritu que un jardín.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: