Noticias de Arquitectura


Arquitectura con pedigrí
febrero 9, 2008, 2:44 am
Filed under: Barcelona, Ferrater
  1. Carlos Ferrater reúne su currículo constructivo en una exposición
  2. Entre las maquetas figuran las de una nueva torre en la Diagonal y otra en la plaza de Europa de L’Hospitalet
El arquitecto y la torre Ferrater, junto a la maqueta del edificio Imagina @, construido ya en la Diagonal. Foto: DANNY CAMINAL” height=”171″ width=”250″>
El arquitecto y la torre Ferrater, junto a la maqueta del edificio Imagina @, construido ya en la Diagonal. Foto: DANNY CAMINAL

ROSARIO FONTOVA
BARCELONA

La arquitectura barcelonesa tiene en Carlos Ferrater a uno de sus valedores. En estos momentos construye edificios singulares en las áreas de nueva urbanización de la ciudad o su entorno, como una nueva torre en la Diagonal, otra en la plaza de Europa de L’Hospitalet y una casa de pisos en el paseo de Gràcia. Al contrario que el aroma de franquicia que tiene mucha de la arquitectura de importación, sus edificios no son nunca iguales y se adaptan a los paisajes o zonas urbanas con el respeto de quien sabe que dejarán una larga huella.
Y como profesional de reconocido prestigio, Ferrater se duele de que “en Barcelona hay arquitectos muy potentes pero hay un cierto desánimo en el gremio”. “No se trabaja en la confianza hacia el espacio público. Las grandes promociones privadas han sido las protagonistas de los últimos cambios. Pero no se ha conseguido crear ciudad”, añade.

Obra casi completa
La obra casi completa de Ferrater se presenta en el Col.legi d’Arquitectes de Catalunya (COAC) hasta el 23 de febrero. Fundador del estudio OAB (Office of Architecture in Barcelona) junto con su yerno Xavier Martí y sus hijos Borja y Lucía, Ferrater ganó en el 2004 la cátedra en la Escola Tècnica Superior d’Arquitectura de Barcelona (ETSAB) con un trabajo sobre la lógica matemática que encadena todos sus proyectos. Parte de ese trabajo se presenta en la exposición, donde se concentran todos los proyectos de Ferrater realizados desde 1989.
Fuera de Catalunya sobresalen la estación de Zaragoza o la Ciudad de las Ciencias de Granada. En Benidorm, un paisaje de ocio a base de rascacielos, su lápiz ha logrado la proeza de dulcificar la fealdad a base de un largo paseo marítimo que se ondula como las olas.
En Barcelona uno de sus trabajos más originales es el Jardí Botànic, cuya representación matemática es fiel en los planos y en la maqueta a la topografía de Montjuïc y al basurero sobre el que han ido creciendo las especies mediterráneas. Es probable que el edificio más invisible de Ferrater sea un gimnasio en Pedralbes que prácticamente desaparece entre el césped. Y el más original –Ferrater lo considera “nuestro mejor edificio”— es la sustitución de una casa existente en la confluencia de Diputació-paseo de Gràcia por otra que recupera la tipología del modernismo. Congelado el proyecto por la falta de acuerdo con un inquilino, la maqueta, de madera y cobre, recrea una fachada de vértices agudos que impactará sin chirriar en el exigente Eixample, cuna de la burguesía de Barcelona.
La torre Imagina @, por encargo de Mediapro, compite ya con un hábil giro en la nueva Diagonal con sus vecinas, se convierte en un puente sobre la calle de Bolívia y aporta un nuevo alarde tecnológico. “Hace cinco años no habría podido hacerse. No hay ni un pilar y la fachada es la estructura”, explica.
Tan veterano como respetado, a la inauguración de su muestra asistieron muchos colegas que comparten sus inquietudes. “En Barcelona hay un colectivo ciudadano que valora la arquitectura como no sucede en Madrid ni en otro lugar del mundo. Hay que recuperar la complicidad entre políticos, ciudadanos y arquitectos que se dio en los años 80”, propone. Ferrater no se muerde la lengua al censurar los excesos de “formas caprichosas y mediáticas sin raíz social ni programa funcional”; “los edificios que son objetos de franquicia y quedarán pronto obsoletos”; “el último pelotazo inmobiliario o el invento mediático que solo alaban el ego del político de turno”.
Como fórmula, insiste en recuperar la confianza en el ciudadano y recuperar el territorio del espacio público, abandonado en aras del “lugar genérico” del que habla el pope de la nueva arquitectura Rem Koolhas, “que al final han dejado en manos privadas el protagonismo de las últimas transformaciones públicas”.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: