Noticias de Arquitectura


Maestros inspirados en el arte del origami
enero 15, 2008, 10:17 pm
Filed under: Arquitectura Española


Arquitectos y docentes, estos españoles abrevan en otras disciplinas para singularizar su lenguaje. La capilla de Valleacerón.

porDANIEL MOYA.
dmoya@clarin.com

No nos interesa la espectacularidad de la arquitectura, sino lo que hay debajo”, aseguran los arquitectos Juan Carlos Sancho y Sol Madridejos, popes del estudio madrileño S-MAO (www.sancho-madridejos.com). Según cuentan, su arquitectura se organiza en torno a ideas que tomaron de otras disciplinas y las llevaron a su campo para expresarlas en su propio lenguaje. Los españoles recurren a cuatro conceptos: vacío, tono, pliegue y polos. Ideas clave ahora utilizadas como instrumentos de trabajo para fabricar cada obra.

Pertenecen a la hoy denominada Vanguardia Madrileña, que tomó la posta del liderazgo que antes, en los 80, ejercían los arquitectos catalanes. Entre su obra, diversa, cuentan el Pabellón Polideportivo de San Sebastián de los Reyes en Madrid; el Pabellón Docente de la Facultad de Medicina Arraixaca en Murcia y la Biblioteca y Centro Cívico de Alcobendas.

Invitados por AE Internacional, una asociación entre Arqa y Scale, la madrileña y el easonense (oriundo de San Sebastián) visitaron Buenos Aires. Y, entre una apretada agenda de conferencias y clases magistrales (ambos son profesores en prestigiosas escuelas de arquitectura, entre ellas, la de la Universidad Europea y la Técnica Superior de Arquitectura, ambas en Madrid; y la l’EPFL de Lausanne, Suiza), recibieron a Diario de Arquitectura.

— ¿Hacia dónde se encamina la arquitectura?

Juan Carlos Sancho (JCS)— Lo que está viviendo la arquitectura es una tendencia mediática que busca deslumbrar con obras espectaculares. A nosotros, en cambio, nos interesa la reflexión, el pensamiento. Y tratamos de difundir eso en el ámbito donde trabajamos, en las escuelas de arquitectura.

Sol Madridejos (SM)— Ponemos el foco en la relación entre el mundo de la plástica, la escultura y la pintura; con la óptica de los trabajos sobre el espacio, como los del escultor estadounidense Richard Serra; o los del vasco Eduardo Chillida.

— ¿Qué toman del trabajo de esos escultores?

JCS— Ellos trabajan alrededor del espacio con variables como la densidad, los pliegues, el vacío. Son conceptos que vienen aplicando y desarrollando en el mundo de la escultura y que nosotros incorporamos a nuestra arquitectura.

SM— Con ellos logramos características propias, una singularidad. Como la que también gana, en otro ámbito, el diseñador de indumentaria Issey Miyake, quien trabaja también con pliegues y en base a ellos estructura sus creaciones.

— ¿Pueden dar un ejemplo de cómo aplicaron ese conocimiento en alguna de sus obras?

JCS— En el proyecto de la capilla de Valleacerón, por ejemplo, trabajamos a fondo el tema de los pliegues. Con ellos le dimos expresividad al espacio.

SM— El espacio es lo característico de la arquitectura. Nosotros buscamos potenciarlo, construirlo usando una gama de recursos como las formas, los materiales y la luz.

La capilla de Valleacerón forma parte de una finca privada integrada además por una vivienda y una pabellón de caza (propiedad de un ex jugador de fútbol del club Real Madrid). Esta se emplaza en lo más alto de una colina desde donde domina el paisaje. Los arquitectos cuentan que desarrollaron el proyecto alrededor del estudio y la manipulación de un pliegue-caja tensionado focalmente.

Volumetricamente, la obra es una especie de origami gigante que copia a la perfección sobre su masa un número de pliegues, los necesarios para que cualquier papel, doblándose, llegara a formar una figura. Lo interesante es que la escala variable de estos pliegues hace que el volumen, aunque compacto, se rompa ofreciendo una sucesión de espacios cerrados, abiertos o fragmentados, en cambio constante”.

Por dentro, la capilla es un espacio pequeño pero a la vez muy poderoso. Una superficie de 80 metros cuadrados en la que, según sus autores, se conjugan materia, espacio, entorno, luz y paisaje. Un lugar desnudo, sin luz artificial, y sólo marcado con una cruz y un punto focal.

Cuentan los arquitectos que, al plantear un pliegue en la caja, en la “boite” lecorbusierana, surgió un único material: el hormigón dorado”. Un color que obtuvieron incorporándole al material un aditivo que lo hace variar del familiar color gris a una amplia paleta. Y, el material, logra capturar todos los matices que le fueron exigidos al volumen: desde atrapar la luz directa (que irrumpe como un plano más en la composición del espacio) hasta reflejar los inestables colores del alba. La luz es así un material más en la capilla. Uno que, en contraposición al hormigón, es frágil, cambiante (en algunos momentos domina y, en otros, se desvanece).

La obra, un juego escultórico y de referencia en el paisaje, está considerada como revolucionaria dentro de la arquitectura española de los últimos años. Ha aparecido en innumerables revistas de arquitectura y ha estado expuesta, entre otros lugares, en Nueva York, en el Museo Nacional de Washington y en la Bienal de Venecia. Sus autores reconocen que es de sus trabajos el que mayor repercusión tuvo y el que más prestigio les confirió. Porque les dio la oportunidad de que los conociera mucha gente y, además, que las personas identificaran en su arquitectura un sello personal. La obra cruzó fronteras: En 2007, la imagen de la capilla de Valleacerón fue escogida para ilustrar uno de los sellos postales de una serie emitida por el correo de España dedicada a la arquitectura.

— ¿Qué factores tienen que confluir para que una obra tan especial, como la de esta capilla, llegue a concretarse?

JCS— Varios. No sólo un buen proyecto o un arquitecto con ideas. Es primordial, también, un cliente inteligente y sensible, como lo fue el comitente de la capilla. El también permitió que pudiéramos hacer este tipo de proyecto. Defendió la idea, la apoyó.

— ¿Cómo se podrían aplicar ideas como estas en países como el nuestro, considerando la brecha tecnológica que existe?

SM— España tampoco es un país que se destaque por ser high tech. Es muy artesanal. Lo que sí cambió es que ahora tenenemos sistemas que nos permiten desarrollar formas en el proceso proyectual, que antes no podían controlarse. De hecho, la arquitectura no ha variado tanto en el mundo del material, sino en el de los instrumentos.

JCS— Por otro lado, por ejemplo aquí, en la Argentina, el hormigón se trabaja mucho mejor que en España.

— Así como el tema de los pliegues, ¿qué otro concepto aplican a la arquitectura?

JCS—Uno de ellos es el del vacío, usado para generar espacio. También estan los conceptos de densidad, de tono y de polos del espacio. En síntesis, en cada lugar hay muchos temas que convergen. Y hay que tratar de ver lo qué es propio de cada sitio.

— Hablando del sitio, hacia dónde creen que se encamina el proyecto urbano en España?

JCS— En nuestro país no hay una característica singular. Aunque estamos pasando por un momento de boom de la vivienda. El año pasado se construyeron más casas que en Francia, Alemania e Inglaterra juntas. Lo negativo de esto es la rapidez, el descontrol. Es lo que sucedió en la Costa del Sol, donde se destruyeron zonas hoy irrecuperables.

SM— Lo positivo es el apoyo, desde hace ya unos años, del Estado. Porque los concursos públicos incentivan la construccion de bibliotecas, escuelas, museos. Y esto influye también en el sector privado de la construcción. Es un apoyo a la arquitectura que la hace avanzar. Es más, el Estado y el sector privado están dándose cuenta que cuesta el mismo dinero hacer una obra bien, que hacerla mal.

Estos jóvenes españoles no paran, estan construyendo, entre otras obras, el museo de Arte Contemporáneo de Alincante, un trabajo al que consideran interesante porque el lugar fue pensado desde su origen como un museo para albergar la colección de Eusebio Senpere. También están haciendo una biblioteca universitaria en Nantes, Francia y una bodega en Ciudad Real, “algo que está muy de moda en España”, cuentan.

La capilla, por su parte, fue una puerta que dio paso a otras. “Estamos haciendo una iglesia cerca de Madrid, y otra en China”, comparten. Sitios que pronto albergarán desplegados el sinfín de pliegues de la brillante dupla.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: