Noticias de Arquitectura


Otro español en la cima de la arquitectura
diciembre 17, 2007, 5:01 pm
Filed under: Arquitectura Española


La alegría de Joaquín Torres (Madrid, 1969) no es fingida. Tiene motivos para sentirse pletórico. Acaba de convertirse en el primer arquitecto español con obra aprobada en Dubai y la satisfacción en su mirada no puede ser más expresiva. “Lo hemos conseguido”, le dice a Rafael Llamazares, su socio en A-cero, el estudio que ha ganado un concurso internacional para construir una urbanización residencial exclusiva en el elitista distrito de Madinat Al Arab, en la costa del pequeño emirato del Golfo Pérsico.

Ha sido elegido para levantar siete torres con hotel, apartamentos, oficinas y zona comercial. El proyecto, de 60 millones de euros, sitúa a su estudio entre la elite mundial

Por ROMUALDO IZQUIERDO. Fotografía de RICARDO CASES

Todo es a lo grande: siete torres con hotel, apartamentos, locales comerciales, oficinas y zona de ocio sobre una superficie total de 505.000 metros cuadrados. La actuación en cuatro parcelas situadas en la zona C de la capital dubaití, frente a una de las grandes «palmeras» construidas en terrenos ganados al mar, estará compuesta por bloques de apartamentos de ocho plantas de altura, una zona comercial, dos torres de viviendas de ?4 plantas cada una y, por último, cinco torres de oficinas y apartamentos, de 55 plantas la de mayor altura. Datos que marean, no cabe duda. Como también el presupuesto que rodea semejante proyecto, que deberá estar concluido en dos años: más de 60 millones de euros. «Es el dinero de la facturación actual del estudio en ocho años. Pasamos a otro nivel, es como ascender a la primera división de la arquitectura», reconoce Torres sin ningún tipo de pudor. De hecho, desde que se hizo público que es el único arquitecto español con obra firmada en Dubai, las visitas a la web del estudio se han multiplicado por cinco.

Con los grandes. Hoy, en el parque empresarial La Finca, en Pozuelo de Alarcón (Madrid), donde A-cero tiene sus oficinas, Joaquín Torres va desgranando los detalles de semejante operación. Las grandes revistas mundiales de arquitectura ya han recogido el hito de su estudio: estar en Dubai junto a los grandes maestros internacionales, la mayoría estadounidenses y británicos, como Norman Foster… Españoles de reconocido prestigio mundial, como Alejandro Zaera o Antonio Lamela, han presentado también algún proyecto. «Pero sólo eso, aún no se los han aprobado. Nosotros somos los primeros».

Pero ser pioneros también tiene sus inconvenientes: no hay dónde pedir consejo. Además, la legislación del emirato obliga a tener un socio local a cualquier empresa extranjera que quiera trabajar allí. Un socio local pero también trabajadores con el pasaporte dubaití… «No ha sido fácil. Mentiría si dijera lo contrario. Ha habido momentos muy duros. Lo más importante es ir de la mano de algún nacional, descon- fían del extranjero».

Joaquín Torres habla por experiencia. A pesar de contar con el apoyo de la Embajada española en el vecino Abu Dhabi, el aterrizaje de A-cero en Dubai se asemeja al de los primeros colonos que llegaban a territorio virgen. Montar la primera oficina fue un verdadero desafío para el estudio madrileño. Pero lo consiguieron. Y ya tienen allí a dos arquitectos españoles coordinando un primer equipo de ?5 personas. Entre viaje y viaje –y Joaquín lleva siete desde el mes de agosto– se ha tenido que acostumbrar a las pesadas escalas a las que obliga el trayecto Madrid-Dubai. No hay vuelos directos entre las dos capitales, con lo que la travesía aérea se prolonga tanto como un viaje hasta Santo Domingo, en República Dominicana, donde A-cero también tiene en marcha varios proyectos.

Sinsabores, sin embargo, que han merecido la pena una vez que firmaron el proyecto el pasado mes de septiembre. A través de un cliente español que les animó a intentarlo, A-cero se planteó en serio presentarse al concurso internacional de ideas que finalmente ha ganado. Primero estuvieron entre los siete preseleccionados, compitiendo con los grandes estudios británicos o norteamericanos. La presión por saber contra quién competían era proporcional a la ilusión que despertó el hecho de haberse «colado» entre los elegidos. «Así que imagínate cuando supimos que estábamos entre los dos finalistas y había que ampliar la información y dar más detalles de lo que queríamos hacer. Nos pusimos manos a la obra, utilizamos horas robadas al sueño hasta incluir las modificaciones que solicitaban… No nos importó. El objetivo lo teníamos muy claro y el esfuerzo merecía la pena».

Y vaya si han rentabilizado el esfuerzo y energía dedicados. Es difícil entrar, pero una vez allí las cosas resultan mucho más fáciles. Tanto, que sin haber iniciado las obras de este primer proyecto aprobado, A-cero ya tiene en mente otros tres más, uno de ellos también con varias torres que completarán el sky-line de una ciudad que se ha convertido en referente mundial de una arquitectura espectacular apta únicamente para los bolsillos más pudientes.

Joaquín Torres es muy consciente de ello. Sabe que cuando el proyecto que ha firmado se convierta en realidad, sus clientes serán multimillonarios. Incluso antes de colocar el primer ladrillo ya tiene vendida parte de la obra. «Una de mis primeras dudas, quizá la que más me preocupaba, tenía que ver con la salida que iban a tener los apartamentos que vamos a construir. ‘¿Quién va a comprar todo esto’, me pregunté. Pero claro, rápidamente vimos que aquél es un mercado en auge, con posibilidad de atraer la inversión de los cerca de 20 millones de millonarios indios y los 30 de chinos –por poner algún ejemplo– con capacidad para comprar o alquilar algo allí. Y entonces, claro, las cuentas salían. Sólo con que el 8% de estos inversores con la cartera llena pongan su vista en el emirato significaría que aún está todo por hacer».

El perfil de Dubai ha cambiado desde que hace ya más de una década el desierto se convirtió en una enorme zona urbanizable en la que las obras no paran de multiplicarse. Hace seis años, la dinastía Al Maktoum deslumbró al mundo con un proyecto faraónico que cambiaría para siempre el perfil del emirato. En 200?, se anunció la construcción de The Palm Jumerai, una isla artificial con forma de palmera en terreno ganado al mar que se podría ver desde la Luna. Fue tal el éxito de la propuesta que en poco tiempo surgieron nuevas islas, una de ellas con la forma del globo terráqueo, que añadieron 360 km de costa a los 72 km del emirato. Además, en 2002, las autoridades dubaitíes permitieron por primera vez a los ciudadanos extranjeros ser propietarios de algunas de las miles de villas, casas y apartamentos de lujo que se estaban construyendo. Todas ellas bajo la supervisión de Nakheel, la empresa estatal responsable del megaproyecto, convencida de la necesidad de diversificar las fuentes de riqueza y de convertir al turismo en el sustituto del petróleo (cuyas reservas se agotarán en 40 años) a la hora de reportar beneficios.

Una empresa relacionada con Nakheel, Al Burj Real-State, y, por tanto, con el emir y la familia real (propietaria del suelo de Dubai) es quien seleccionó el proyecto español entre todos los presentados. «Querían algo espectacular y es lo que les presentamos. Éramos unos desconocidos, pero contamos con paisajistas o ingenieros agrónomos, de forma que planteamos una intervención integral», explica Torres, que ya tiene reservado para sí mismo un apartamento en primera línea de playa.
El volumen de trabajo comprometido ha obligado a A-cero, con oficinas también en La Coruña, a doblar el personal contratado en el último año. Su arquitectura vanguardista, atrevida y libre de prejuicios se traslada ahora fuera de nuestras fronteras, pero esto no quiere decir que vayan a abandonar sus compromisos y clientes españoles. «Crecer de esta forma da vértigo, no cabe duda, pero también significa que ganamos en libertad. Es decir, podremos elegir nosotros los proyectos que nos interesen», reconoce el arquitecto.

Trabajo en casa. Pero que nadie piense que estamos hablando de un estudio que hace pequeñas reformas domésticas. En su cartera de clientes se encuentra media plantilla del Real Madrid. Jugadores como Raúl, Fernando Hierro, Michel Salgado o Zidane los eligieron para que levantaran sus casas en los alrededores de Madrid. Y también están los directores o consejeros delegados de empresa capaces de desembolsar entre 8,5 y ?2 millones de euros por las viviendas exclusivas que construyen. Hechas a medida, eso sí. Con gimnasio, spa… o todo lo que se le antoje al comprador.

–¿Te puedes creer que desde que se conoció que vamos a construir en Dubai hemos recibido en nuestra web más de ?.200 visitas de ciudadanos chinos interesados en nuestro trabajo?

–¿Quiere decir que también se plantean trabajar allí?

–No, no, por favor. Vamos tan rápido que aún no nos planteamos otros mercados como China.

–¿Ese «aún» quiere decir «quizá en un futuro»?

–[Risas] Dejémoslo en un «aún».

+ Sobre el estudio de arquitectura A-cero, en http://www.a-cero.com

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: