Noticias de Arquitectura


Oscar Niemeyer, un nombre universal de la Arquitectura
diciembre 14, 2007, 3:53 am
Filed under: Niemeyer

Oscar Niemeyer es a la Arquitectura lo que Pablo Picasso a la pintura: un nombre universal, un maestro de la estructura curvilínea, uno de los padres del modernismo, pero también un humanista y un hombre comprometido.

Es la opinión más extendida en las filas de sus colegas de profesión como sir Richard Rogers, Renzo Piano, Alvaro Siza, Richard Meier, Zaha Hadid, Ricardo Legorreta, Teodoro González de León, Juan Herreros y Gae Aulenti, quienes han compartido sus impresiones sobre Niemeyer con Efe en vísperas de su centenario.

‘Oscar Niemeyer es un gran arquitecto, uno de los maestros originales que dieron forma al movimiento moderno’, afirma el británico Rogers, quien destaca sus edificios ‘hermosos, plásticos, bien proporcionados, dinámicos y blancos’ que ‘combinan la escultura, la funcionalidad y la ciencia con el arte’.

Premio Pritzker (el Nobel de Arquitectura) como Niemeyer, sir Rogers no oculta su amor por la obra del arquitecto brasileño y muestra una especial debilidad por el pabellón de la Galería Serpentina, una especie de vela blanca en el Hyde Park londinense.

‘Es como si hubiese pasado cien años depurando su obra hasta alcanzar una sencillez mágica’, se extasía el autor, junto al italiano Piano, del emblemático Museo Georges Pompidou de París, quien transmite a Niemeyer un efusivo mensaje: ‘¡Feliz cumpleaños y ojalá que puedas seguir haciendo nuestro mundo más hermoso!’.

Para Piano, la arquitectura de Niemeyer, quien estuvo en el jurado que le asignó a él y a Rogers la construcción del Pompidou, ‘canta, tiene voz y las ciudades necesitan edificios que canten, porque si no todo es demasiado plano, gris’.

También premio Pritzker, Piano estimó que más allá de las enseñanzas de Niemeyer con las formas y la ‘profunda huella’ que ha dejado en la profesión su forma de entender el ‘compromiso político y el papel cívico’, lo que le viene a la cabeza cuando piensa en el artífice de Brasilia es ‘la alegría de la arquitectura’.

Esa ‘magia’ que él busca en sus edificios es ‘un poco la alegría de Niemeyer’, que ‘no es vacía’ porque ‘detrás hay un papel político, el de hacer arquitectura para que la gente la goce y para que la ciudad sea un lugar de felicidad’.

Para otro premio Pritzker, el portugués Alvaro Siza, Niemeyer era conocedor de las dificultades políticas que afectan a la evolución de la arquitectura y fue capaz de superarlas ‘con el coraje de un sueño nunca interrumpido’.

La referencia a Niemeyer ayudó a ‘la reconquista de la libertad creativa, la conjunción de tradición y modernidad’, señala Siza al rememorar la fascinación que producían en su generación sus diseños: ‘Pilares como puntos, paredes como finas líneas ondulantes, casi disuelta la forma, con todo tan nítida y tan nueva y tan evolutiva’.

Niemeyer es una ‘figura que inspira a todos aquellos que quieren crear edificios maravillosos como los que él ha hecho a lo largo de toda su carrera’, dice el estadounidense Richard Meier, a quien le gusta la pureza y claridad que transmiten sus obras, como la sede del Partido Comunista francés en París, la editorial Mondadori en Milán o el Museo de Arte Moderno Niterói de Río de Janeiro.

Meier, que también tiene el Pritzker, le agradece por ello ‘su enorme contribución al mundo de la arquitectura’.

Su influencia ha sido ‘profunda y duradera’ en la obra de la iraquí Zaha Hadid, según reconoce ella misma, y destaca que ‘su originalidad, sensibilidad espacial y talento virtuoso son absolutamente únicos y no superados’.

Ideas que comparte el mexicano Ricardo Legorreta, para quien Niemeyer está dotado de ‘una creatividad y un talento natural impresionantes’ y ha sabido crear ‘una arquitectura universal’.Su ‘obra maestra’ es, en su opinión, el Palacio de la Alvorada.

Su compatriota Teodoro González de León considera a Niemeyer un ‘fuera de serie, porque rompió el estigma de los arquitectos que necesitan edad’ para lanzar proyectos interesantes.

‘No hay un Mozart en la arquitectura porque es un arte de la experiencia, pero hay personas que absorben la experiencia con una rapidez bárbara, como Oscar’, a quien van como una seda las palabras ‘libertad’, ‘ligereza’ y ‘frescura’, según González de León.

A pesar de la ‘voluptuosidad’ de su trabajo, Niemeyer emite en su obra ‘un mensaje de sencillez’ y ‘transcenderá todas las épocas pues nadie puede sustraerse a la fascinación que produce una obra gestada desde la seguridad de que la imagen, silueta y experiencia espacial’, apunta, por su parte, el español Juan Herreros.

‘La puesta en valor de la belleza como ingrediente funcional es seguramente su legado más fértil y útil’, añade.

Lo que nunca olvidará la italiana Gae Aulenti, discípula como Niemeyer de Le Corbusier, es el espíritu ‘independiente y libre’ del arquitecto brasileño, a quien conoce bien y a quien considera un ‘gran testigo’, que ha dejado su huella del paso del siglo XX al XXI.

Terra Actualidad – EFE

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: