Noticias de Arquitectura


Gigantes “sobrevivientes”
julio 7, 2007, 1:43 pm
Filed under: Arquitectura Mexicana

En el DF es posible ver estilos arquitectónicos representativos de cada época, a partir de los 20

Gerardo León
El Universal
Jueves 05 de julio de 2007
En este tercer recorrido por las calles capitalinas, nos decidimos a buscar los contrastes más señalados entre el pasado y el presente de nuestra urbe.

Asimismo, buscamos destacar construcciones muy representativas de los estilos arquitectónicos que marcaron cada época.

Desde los años 20 del siglo pasado hasta nuestros días, se observa una clara diferencia en las formas, los materiales y por supuesto, en la estética.

Como sabemos, la arquitectura de principios del siglo XX se convirtió en reflejo de la influencia cultural europea. Las corrientes arquitectónicas que predominaban en aquel entonces retomaban algunos de los motivos y técnicas empleadas en las artes plásticas. Un ejemplo es el art nouveau, que aún puede apreciarse en algunas fachadas y balcones de colonias como la Roma y Centro.

Se caracteriza por la representación de flores y plantas que dan una idea de movimiento y de inspiración en la naturaleza. Carece casi por completo de líneas rectas y en la plástica y en las esculturas de ese estilo, las figuras humanas son largas y delgadas, con el cabello en movimiento, simulando la acción del viento.

Otro estilo que podemos observar en la ciudad es el art deco; sus más claros ejemplos se encuentran en la colonia Condesa.

Esta arquitectura es clásica de los años de entreguerras, los 20 y los 30, llamados también los “años locos”.

Surgió en Francia en contraposición al art nouveau y rompió con las formas sinuosas, para dar paso a las líneas rectas y la geometría.

Su influencia se reflejó en el diseño de muebles, aparatos electrodomésticos y hasta de medios de transporte. El empleo de las rectas y la geometría en la arquitectura prevaleció en nuestra capital hasta principios de los años 50.

El arquitecto mexicano Mario Pani, inspirado en grandes obras de Le Corbusier (1887-1965) y de Mies van der Rohe (1886-1969), precursores del deco, creó en aquella época varios edificios que sobreviven al paso del tiempo.

Entre ellos están el Conservatorio Nacional, la Escuela Normal, el multifamiliar Miguel Alemán, un edificio de condominios en Paseo de la Reforma, la Unidad Nonoalco de Tlatelolco y algunos otros en Acapulco, además de que participó en el trazado del plan maestro de Ciudad Universitaria.

En aquella mitad del siglo XX se tenía un concepto de la arquitectura en el que la sencillez sustentaba el diseño y la concepción de cada estructura. Permanecían las rectas y la geometría estaba en todo su esplendor incluso en la creación del mobiliario.

Genios como José Villagrán y Enrique del Moral, entre otros, se guiaron por esta filosofía basada en la armónica y sobria arquitectura.

Segunda mitad del siglo XX

Después de los años 70, esta forma de expresión artística comenzó a sufrir algunas modificaciones.

El aluminio en color oro se impuso como la última moda en fachadas, marcos de ventanas y acabados.

Después vinieron los años 80 y con ellos los cristales para ventanas polarizados o ahumados, que se utilizaban en combinación con el aluminio. Ese tipo de vidrio resultaba una novedad, porque se podía observar el exterior sin ser visto desde ahí.

Cada época tiene sus aciertos y sus errores, y un buen número de edificios de los 80, con sus fachadas cual fichas de dominó, de cristal reflejante o polarizado, no representan el mejor momento de la arquitectura mexicana. Todavía podemos ver algunos de ellos en avenida Chapultepec, Reforma, Insurgentes, Periférico y otras importantes arterias de la ciudad.

La urbanización, hoy

Para nadie es novedad que la construcción vive un boom en el Distrito Federal. Lo que sí puede serlo es que este fenómeno acarrea tanto ventajas como desventajas. Una de estas últimas es que los edificios buscan ser atractivos a escala masiva, razón por la cual, su diseño es muy comercial.

Las fachadas son muy similares entre sí, creadas en su mayoría con base en el concreto aparente, acero inoxidable y cristal, en algunos casos, esmerilado.

Muchos de los edificios nuevos o remodelados de las colonias Del Valle, Condesa, Narvarte, Polanco y otras, nos dejan ver que en México, la arquitectura se ha convertido en un negocio monopolizado por las grandes constructoras y no por los profesionales amantes de su disciplina, del arte, la historia y la estética.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: