Noticias de Arquitectura


Antonio Gaudi, genio de la arquitectura del siglo XX
junio 25, 2007, 8:20 pm
Filed under: Barcelona, Gaudí

El español dejó un importante legado de construcciones arquitectónicas, entre las que se encuentran “La Pedrera”, La Colonia Guell y El Colegio Teresiano.

México, D.F.- Conocido como uno de los grandes genios del siglo XX, el español Antonio Gaudí Cornet (catalán), creador prolífico que revolucionó la arquitectura, y entre sus obras cumbres se encuentra la iglesia de la Sagrada Familia, nació el 25 de junio de 1852 en la provincia de Tarragona.

Hijo de un modesto calderero, Gaudí, renombrada figura de la arquitectura que engalanara con sus construcciones la ciudad de Barcelona, vivió una infancia enfermiza en la que padeció frecuentes dolores reumáticos, que en muchas ocasiones le impidieron jugar con los niños de su edad.

Con sólo 17 años de edad, el joven Antonio se trasladó a Barcelona con la intención de cursar estudios de Arquitectura, que a falta de recursos económicos tuvo que combinar con el trabajo de delineante y proyectista.

Esto le permitió trabajar junto a conocidos arquitectos, como Josep Fontseré y Joan Martorell.

Seis años más tarde, cuando Guadí obtuvo el título de arquitecto, estaba a punto de iniciarse una nueva etapa en su vida: mientras esperaba realizar obras de mayor envergadura, llevó a cabo algunos pequeños trabajos de carácter decorativo.

Entre ellos diseñó una vitrina para una conocida guantería de Barcelona, la “Casa Comella”, para la Exposición Universal de París de 1878. Eusebi Güell, importante empresario del sector textil, quedó prendado de la modernidad y elegancia de aquella vitrina y se convirtió en el mecenas del arquitecto español.

A decir de sus biógrafos, Gaudí revolucionó la arquitectura y fue un creador prolífico que diseñó muebles, mosaicos, elementos decorativos, hierro forjado y cualquier elemento que formara parte de sus construcciones.

Su primer encargo como arquitecto fue para la “Casa Vicens”, que le permitió construir un edificio neogótico; más tarde, construyó caballerizas para la finca de Eusebi Güell, para después dedicarse a la construcción del Palau Güell (1885-1889) en Barcelona.

En esta primera etapa de carácter historicista, Gaudí construyó algunas de sus obras fuera de Cataluña, entre las que se encuentran el Palacio Episcopal de Astorga (comenzado en 1887) y la Casa de los Botines, en León (1891-1892).

En 1883 se hizo cargo de la continuación de las obras de la Sagrada Familia en Barcelona, para, a comienzos del siglo XX, construir en la capital catalana el Parque Güell (1900-1914), la Casa Batlló (1904-1906) y la Casa Milá (1904-1906).

Gaudí fue un importante y destacado diseñador por las forjas que caracterizan sus balcones y canceles y por el mobiliario que fabricó por distintos encargos privados.

Sus piezas más destacadas, entre otras, son el Sillón Calvet, la bancada del Parque Güell, la silla y el banco Batilló. Su desconcertante personalidad, destacada en la historia de la arquitectura como la de un visionario, inspiró el camino estructuralista de Pier Luigi Nervi y Félix Candela, así como el brutalismo expresionista de las últimas obras de Le Corbusier.

Su obra fue menospreciada por sus compatriotas novecentistas, defensores de un catalanismo basado en la cordura, antes que en la aparente locura del genio mediterráneo.

En 1910 llegó a tener la máxima fama y renombre y llamó la atención de los estadunidenses, que le encargaron un hotel en Nueva York; un año más tarde, la fortuna se apartaría de su lado cuando tuvo fiebres de Malta y se marchó una temporada a Puigcerdá, donde empeoró.

El siete de junio de 1926, Antonio Gaudí fue atropellado por un tranvía, accidente del que intentó recuperarse en el hospital de la Santa Cruz, pues al no portar documento alguno que lo identificase, fue tratado como un auténtico indigente.

Tras su fallecimiento a los 74 años de edad, media Barcelona se vistió de luto para rendir el último adiós a un hombre que, aunque pocos lo habían conocido en persona, se había vuelto muy popular.

Su cuerpo fue enterrado en una cripta de la obra donde trabajó casi los 43 últimos años de su vida, la iglesia de la Sagrada Familia. Gaudí dejó un importante legado de construcciones arquitectónicas, entre las que se encuentran “La Pedrera”, La Colonia Guell y El Colegio Teresiano.

Notimex

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: